domingo, 6 de marzo de 2011

Acaba el Sixties con un arrebatador Chico Boom, los Confidents y los Jaybirds,“los putos amos”

The Confidents
Acabó el Sixties Rock Weekend con los “putos amos”, unos Jaybirds inconmensurables, más unos Confidents entregados y unos sorprendentes Chico Boom que decían adiós a ese proyecto para iniciar otro con el nombre de Supersweet. La escudería “metalera”, gorra de plato y sombrero italiano incluidos, estuvo representada por los Imperial State Electric como gran foco de atención para los fans del líder de Hellacopters, al que precedieron como aperitivo durante el primer concierto de la noche, sus amigos y protegidos, los italianos Small Jackets. Pero mucho antes, por la mañana tarde, en el recinto del Auditorio de Castellón se concentraron una veintena de scooters más algunos Minis para la exhibición y posterior ruta por la ciudad y alrededores. Amenizando el mediodía, tocaron versiones el grupo local Neil Jung.  La lluvia de las anteriores jornadas fue la responsable de que la asistencia motorizada no fuera la deseada pero los que estuvieron, nos comentaron que se lo habían pasado muy bien.

Ya por la tarde noche, empezaron los conciertos y en primer lugar tocaron los italianos Small Jackets quienes no quisieron ahorrarnos ninguna de las principales características que definen a los grandes grupos de “heavy metal” aunando detalles de Led Zeppelin con los riffs de Ac/Cd. Los que gustan de ese tipo de exhibicionismo tan apabullante, lo pasaron de fábula, pero quien más bien le resulta indiferente, tuvo que esperar a la siguiente actuación para volver a empaparse de sonidos, digamos menos agresivos.

Los Confidents de Barcelona aparecieron en el escenario del Magic Box para retrotraernos, con un estilo elegante y bien estructurado, a la forma de vida creativa de los grupos femeninos, con solista, coros y banda de acompañamiento, de finales de los cincuenta y principios de los sesenta. El R&B, el rock and roll, el pop, el beat, el Mersey o el surf  se combinaron con encantadoras versiones y canciones propias que consiguieron los primeros pases de baile de un público que se iba incorporando al festival. Confidents, pese a ser un grupo cuyos miembros no se encuentran presicamente en una franja de edad propicia para empezar proyectos sin importarles los resultados a  largo plazo, son una banda fresca, que cuida sus arreglos, el vestuario de las cantantes y músicos, incluso monta coreografías propias de la época con unas bellas chicas que no paran de bailar y sonreír al público. Todo ello hace posible que su espectáculo sea vistoso, muy agradable y tremendamente divertido. Sin duda, otro de los grandes atractivos del festival.

Chico Boom
Y de atractivos a sorpresas. Para hablaros del concierto de Chico Boom, es preciso primero reconocer que este grupo donostiarra no entraba, en principio, dentro de nuestras prioridades y tras haberles oído en el Sixties, os podemos asegurar que fue de lo mejorcito que se pudo degustar. Su directo fue absolutamente arrebatador, tal y como tan acertadamente lo resumió nuestra compañera Pat, tras el último de los acordes. Hacia diez años que no pisaban las tablas de Castellón. Los Chico Boom presentaban una formación de trío: cantante armado de una guitarra afilada, sin bajo, con teclados que llenaban lo indecible, más una batería omnipresente a la que se rompió el pedal de bombo. Nos regalaron una descarga de rock and roll con toques de punk, garage, psicodelia que mereció, con creces, los gritos, aplausos y saltos de un público que conectó con ellos y al que no le importó participar del juego de agacharse a indicaciones de su rabioso y entregado cantante.

The Jaybirds
Tras los Chico Boom y su adiós a su anterior proyecto, vino una de las propuestas más sólidas, inteligentes y creativas del panorama sixties a nivel internacional. Unos Jaybirds para los que necesitaríamos todo el diccionario de sinónimos, sueños y cumplidos para resumir el impacto que nos produjo verles tocar en directo. Son, sin lugar a dudas, “los putos amos”, expresión que utilizó su bajista entre las sucesivas muestras de acercamiento al español con calificativos del tipo “muy buena”, o somos “la polla” aportada por el cantante. Para intentar definir cómo sonaron esos grandiosos Jaybirds, podríamos echar mano a la imaginación y suponer cómo podrían haber sonado en vivo nuestros mejores mitos de los sesenta. Su directo fue conjuntado, casi milimetrado en las entradas instrumentales y rítmicas. El bajo estuvo sensacional,  virtuoso, la guitarra no paró de redondear los acordes con florituras ácidas, el baterista se mantuvo firme y muy seguro para no permitir ni un solo tropezón, y el cantante puso la guinda con una voz poderosa y una armónica que fue más allá de lo anecdótico.


The Jaybirds
The Jaybirds son mucho más que un grupo “sixties”, son un grupo de canciones, de tremendas y preciosas canciones, que superan los parámetros ineludibles del R&B para construir un microcosmos propio donde la melodía es la principal fuente expresiva, los ritmos son fuelles engrasados para nuestros pies y los continuos “crescendos” consiguen un climax extraordinario que estremece y despierta los sentidos. Tras el directo, conseguimos una muy deseada entrevista con el grupo, de nuevo con la ayuda de la organización y de su atento jefe de prensa.

Si ya habían conseguido embelesarnos con su música, en el camerino nos confirmaron que son unas excelentes personas, atentos, amables y con un trato exquisito. Como muestra de lo especial del momento, quetremos compartir con vosotros tan solo un par de detalles a modo de anécdota: Durante el concierto, en plena efervescencia desbocada de R&B, el guitarrista se fijó que las letras VOX de su amplificador estaban torcidas. Pues bien, no dudó en colocarlas correctamente sin dejar por ello de tocar unos riffs que ponían los pelos como escarpias. Sin duda un detalle que nos da una perqueña muestra sobre el ideal de  perfección que forma parte de su trabajo artístico y personal. La segunda anécdota no tiene ningún desperdicio y se produjo durante la entrevista, de nuevo dirigida y enfocada con nuestra hábil compañera entrevistadora, Pat Sarrais. En un momento de la conversación, les preguntamos sobre si no creían que con su trayectoria, y tras sus sucesivos éxitos en la escena “sixties”, no se había creado ya una cierta “escuela Jaybirds” de la que los grupos "sixties" actuales tomaban buena parte de sus referencias. Ante tal pregunta, un cierto incómoda para el humilde o perfecta para el vanidoso, los entrevistados nos miraron un tanto perplejos y nos contestaron, dubitativos, con otra pregunta: ¿os referís a los grupos españoles?. En ese momento, nosotros pensamos: Si solo fueran los grupos españoles…Sin lugar a dudas, los “putos amos”, amables y tremendamente generosos.  

The Jaybirds
Extasiados con una entrevista, que fue especial y que reproduciremos en próximas entregas, nos perdimos la actuación que cerraba el festival: los Imperial State Electric, durante la que se vieron un montón de cuernos balanceándose en el aire al ritmo de unas guitarras dispuestas a ser generosas con el ansia trallera y ruidosas de sus fans. Esa parte importante de un público que había acudido al festival solo para verles a ellos y que probablemente permitió cuadrar un poco mejor las cuentas de la organización. Con su presencia se llenaran tres cuartas partes de una sala en la que algún día, y estamos convencidos que ese día no se hará de rogar, se llenará con las más de mil personas que podrían caber perfectamente.

The Jaybirds con Pat Sarrais y Alex Magic Pop
Una última pinchada con los Dj’s Captain Groovy y Toni Valer-Oh, sirvió de banda sonora para despedimos del festival y de su última noche no sin antes saludar a nuevos conocidos como los responsables del blog 'Yo ya te lo dije', o amigos como los ya citados en anteriores crónicas, más los Dj’s Ham’a’Cuckoos, o Robert Abella, autor del libro Revival Mod, con el que intercambiamos algunos pareceres sobre lo mejor y lo no tanto del evento, entre otros. Incluso nos dio tiempo para entrevistar al cantante de los Sweet Leef con el que pudimos charlar a última hora.

Abrazos y besos de despedida fueron las últimas emociones de un festival que ha sido perfecto a pesar de no compartir ni vibrar con todo lo que se pudo oír en el escenario. Gracias a la impecable organización, que ya ha empezado a trabajar en la próxima edición, más la creatividad, vitalidad y amabilidad de los grupos, se ha conseguido que la tercera edición de este festival de Castellón, cada vez más internacional, sea una razón poderosa para demostrar, incluso a los más incrédulos, que los sonidos sixties están muy vivos y nosotros con ellos, que no es poco. Hasta el año que viene, ahí estaremos para disfrutarlo y contároslo con todo lujo de detalles.     

Nota: Si quieres leer la crónica del viernes día 4 entra aquí, y la del jueves día 3, aquí.

Para más información del festival, puedes acceder a la página oficial o leer nuestro reportaje con los datos de los grupos que participaron en la edición de este año.

7 comentarios:

  1. Gracias por la crónica Álex

    Tu cara de felicidad en la foto lo dice todo :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por leerla, realmente he sido muy pero que muy feliz. Hacía años, demasiados, que no lo era tanto.

    ResponderEliminar
  3. De parte de Supersweet-Chico Boom no hay palabras para agradeceros la gran acogida y la excelente critica que nos habéis hecho desde Magic Pop. Estamos muy contentos por la gran acogida que hemos tenido de la audiencia del Sixties Rock Weekend. De verdad, muchas gracias y un gran abrazo.
    www.supersweetsound.com

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestras palabras. A nivel más personal, puedo aseguraros que los desarrollos musicales y la intensidad de vuestras canciones me pusieron los pelos como escarpias. ¡Qué capacidad para cautivar al público!, impresionante. Yo estaba en la primera fila, y hasta un amigo que estaba más atrás vino a decirme que lo que allí estaba pasando era grande, muy grande. Un millón de gracias por ese concierto.

    Un abrazo
    Àlex
    Magic Pop

    ResponderEliminar
  5. Fué una experiencia muy bonita también para mí, no paré de escuchar buenos grupos, Chico Boom estuvieron bárbaros, encima fuí muy bien acompañada, ya cuento los días para el próximo festival y quedan unos cuantos... jeje

    ResponderEliminar
  6. yo no pude quedarme el sábado pero estuve el viernes y debo decir que el Sixties es un festival a reivindicar por el magnífico criterio de los organizadores al escoger las bandas y una organización y emplazamiento impecables. Baby Woodrose demostraron ser una de las bandas actuales más representativas de la escena psycho-rock y menos reconocidas al mismo tiempo.
    Ayudemos que el Sixties siga creciendo como se merece.
    Jorge Ortega
    Ruta 66

    ResponderEliminar
  7. Gracias Jorge por tu comentario, es un placer contar también con la opinión de expertos periodistas con conocimiento de causa como tú.

    ResponderEliminar