miércoles, 13 de julio de 2016

Muere el cantaor de flamenco, “El Lebrijano”

El Lebrijano
Juan Peña Fernández nació en Lebrija (Sevilla) el 8 de agosto de 1941 y falleció en Sevilla el 13 de julio de 2016. Más conocido como Juan el Lebrijano, fue un músico, cantaor, miembro de la familia gitana de Perrate de Utrera, que empezó su carrera en 1950 como guitarrista de la Paquera de Jerez y tras triunfar en el concurso de Mairena del Alcor en 1964, ya como cantaor, se decidió por dedicarse especialmente al cante y las posibilidades del flamenco más allá de las raíces ortodoxas.  Entre sus primeros trabajos destacados figura  la colaboración con Antonio Gades, en cuya compañía cantó durante muchos años. Destacan sus discos “La palabra de un dios a un gitano”, (1972) o “Persecución” (1976) y su esencial trabajo “Encuentros” (1985) con la Orquesta Andalusí de Tánger, investigando en las raíces árabes del flamenco así como en sus posibilidades sinfónicas.

El Lebrijano es miembro de una familia gitana y cantaora de prestigio, la de Perrate de Utrera  a la que pertenece su madre, María la Perrata. Considerado como uno de los mejores cantaores de este tiempo, interpretaba con maestría los diferentes estilos del cante jondo.  Durante su larga trayectoria le acompañaron grandes como Paco de Lucía, Niño Ricardo, Manolo Sanlucar, Juan Habichuela... Por otra parte destacó su voluntad de abrir el abanico musical del flamenco y en este sentido, decía: “…hace falta darle nuevas fórmulas, porque el cante básico está hecho, lo hemos grabado todos veinte veces. Entonces, si todo lo que sabemos lo podemos interpretar de otra manera más asequible a oídos que no están acostumbrados a oír flamenco, pienso que es importante que lo hagamos".  

Fue el primer cantaor que llevó el flamenco al Teatro Real de Madrid (1979), entre otros grandes escenarios y festivales, destacando en trabajos como “La palabra de un dios a un gitano”, (1972), “Persecución” (1976), “Evangelio gitano” (1981), “Encuentro” (1985), con la Orquesta Andalusí de Tánger, “¡Tierra!” (1989), “Casablanca” (1998) con la Orquesta Arábigo Andaluza, “En directo” (1997), o “Lagrimas de Cera” (1999),


Dotado de una espectacular voz y un fascinante sentido del compás, fue uno de los más grandes. Otros artistas le colmaron de elogios aunque quizá el más conocido sea el que pronunció el escritor Gabriel García Márquez, quien dijo "cuando 'El Lebrijano' canta, se moja el agua", que dio título a un disco conjunto de 2008. 

Documento sonoro: 

"Dame la libertad", El Lebrijano con la Orquesta Andalusí de Tánger.  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada