martes, 20 de enero de 2015

The Limboos nos embelesan con “Space Mambo”, fascinante Lp de R&B con toques latinos

Dodo Studio
The Limboos figuran entre los proyectos que más han sorprendido y, a la par, agradado en el año 2014 dentro de la escena que mantiene radiante ese amplio abanico de sonidos de rock and roll con raíces en los cincuenta y sesenta. Desde el escenario, consiguen conmover nuestras almas al tiempo que nos ponen en movimiento con una excelente mezcla de música negra con latina, de R&B y mambo. Una perfecta conjunción entre la rítmica originaria del centro y sur del continente americano que logró entusiasmar, desde principios de la década de los cuarenta, a la cosmopolita ciudad de Nueva York para fusionarse, con excelentes resultados, con ese emocionante blues eléctrico de plena vocación bailable.  Los Limboos aportan a esa tradición alguna que otra versión memorable pero se trata, principalmente, de un combo original en el que cobran vida nuevos clásicos del género  mediante un repertorio propio que, para regocijo de sus fans, puedes disfrutar también en la intimidad de tu habitación bailando sin parar al ritmo de su flamante álbum de debut que publicaba en 2014 Penniman Records con el título genérico de “Space Mambo”.   

Trayectoria 
Dodo Studio
The Limboos se formaron a principios de 2013 con Daniela Kennedy (batería y percusión), Sergio Alarcón (guitarra, órgano y percusión), Marcos Mascato (bajo) y Roi Fontoira (voz, y guitarra). Marcos y Roi forman parte de los Phantom Keys y Roi de los Allnight Workers. El proyecto lo empezaron Roi y Daniela, a los que pronto se unió Marcos y completó la formación Sergio. Juntos han dado forma a un repertorio muy original que viene a cubrir un espacio vital de mestizaje sonoro de música negra y latina con apasionantes aportaciones y un resultado final francamente enriquecedor.  Cabe destacar que en el festival Funtastic  Drácula de 2014 les acompañaron en directo un trio de saxos llamado los Saxos del Averno (+ info).      

Con la producción de Mike Mariconda y la edición de Penniman Records, tienen un par de singles anteriores a este Lp. En el primero se pueden oír los temas “Not a Soul Around” en la cara A y “Space Mambo” en la B, ambos temas originales, como la gran mayoría, de Fontoira y Kennedy. En el segundo se incluyen los temas “Big Chef" en la A y “Limbootic” en la B. La cara A del primer single como la B del segundo no están incluidas en el álbum.  El Lp que presentaban en 2014 con el título de “Space Mambo” fue grabado también en los Big Cheff Studios de Madrid con Pedro Sancho y con una excelente portada con foto de Dodo Estudio. El diseño es de Jordi Duró y las fotos de contraportada de Micoco Graphics y Dena Flows.   
   
Dodo Studio
Las canciones 

El disco empieza con “Big Chef”con ese fantástico ritmo que ya les identifica desde el primer compás dando paso a esa guitarra que contribuye a acrecentar la sensualidad de unas composiciones en las que brilla una voz principal sublime entre pequeños solos de una destreza encomiable. Mientras, el bajo y la batería mantienen el pulso, imperturbables y  ayudados por efectos de sabrosa percusión. Le sigue “Nervous”, otra exhibición que combina ese R&B tan cautivador e hipnótico con detalles rítmicos de origen latino. En este caso apreciamos otro fantástico solo de guitarra y enigmáticos detalles de teclados que completan el tema y sirven de preludio de lujo para ese “Space Mambo” que da título al disco.  The Limboos consiguen, en este corte, una textura espectacular tanto melódica como rítmica.  Se trata de un tema instrumental en el que todos y cada uno de los protagonistas tienen un papel relevante al tiempo que logran, de forma espectacular, combinar los motivos solistas, incluido un acelerando final muy bien medido que culmina un trabajo ciertamente magnífico.    
     
The Limboos. Fot: Angel Nájera
Le sigue “Early In The Morning”, otra cuidada demostración de alegría latina con sensualidad ritmanbluesera. Un tema ideal para moverse sin parar del primer al último de los compases y que condensa la exquisitez  de una gran orquesta de baile y el poder hipnótico de un combo de blues. Con “What I’m Saying”, la banda arrambla con una soltura despampanante ofreciéndonos una canción original que destacaría entre el mejor de los repertorios de música negra de los cincuenta. Francamente, muy pocos en este país son capaces de cantar y tocar con ese poder de convicción tan especial.  La cara A se cierra con la única versión del disco, ese “Tell Me Pretty Baby” de Archie Shippings que grabó para Shippings en 1959, Screamin 'Joe Neal, y en la que los Limboos son capaces de mantener todo el impulso fiero y salvaje de este R&B sonando con la misma entrega vocal de este legendario cantante y la credibilidad de la orquesta de Jerry Brown que le acompañaría en la grabación del tema. Sustituyen el solo de saxo por un par de toques excelentes de guitarra en solitario e incluso, si se me permite, me gusta más la concepción rítmica de la adaptación “limbootica”.  

Foto: Miriam Arranz
La cara B arranca con “Rockin’” que, como su nombre indica, tiene esa magia del primigenio rock and roll aún con detalles del cariñoso swing. De nuevo, nos dejan absolutamente anonadados y no solo por la destreza de sus creadores e instrumentistas sino por el resultado final tan absolutamente persuasivo.  Regresan a los ritmos latinos con “Brownie”, otra exhibición memorable en la que no faltan esos detalles de space con ritmos tribales y recitado jazzístico, entre más solos de guitarra y una rítmica que se mueve con una gracia impasible. Le sigue “Call Me A Tramp”, canción de movimientos sinuosos destinada a ennoblecer las mejores pistas de baile con la que resulta imposible permanecer al margen de ese desparpajo natural de elegancia y poderío.  “Hoodoo” tiene un ritmo calmado en el que desarrollan su vertiente más bluesera para lucimiento de su cantante principal y guitarrista solista acompañado por el talento de una banda que suena tremendamente conjuntada en todo momento.

El disco llega a su final con un par de temas, ambos extraordinarios, que anuncian un final de fiesta apoteósico como son “Keep Your Hands Off My Pocket”  en el que emergen las habilidades más salvajes de estos experimentados músicos, con bombo a mansalva, y que en directo lleva al respetable al éxtasis con un juego de recursos tan exquisito como efectivo. Cierra el álbum “Jambalaya Walk”, en el que uno puede imaginarse una conga sideral en la que desde la percusión al órgano pasando por el bajo y la guitarra, llegando a la voz principal, nos dejan embelesados con el último de sus sensacionales mambos.

Reflexión final

Foto: Dena Flows
Con un Lp tan original como “Space Mambo”, The Limboos han logrado entrar a formar parte de la historia del mejor R&B a nivel internacional con independencia de la época en la que se haya creado. Estoy convencido de que su repertorio, integrado principalmente por magníficas y exóticas canciones propias, haría las delicias de la mayoría de las leyendas del R&B de los cincuenta, tanto por su indiscutible creatividad  como por su inefable interpretación ya sea en el estudio como en sus aclamados directos. Los Limboos destacan por numerosos aspectos pero, por encima de todos ellos, creo que han logrado impactar en el público gracias a esa credibilidad innata que imprime su guitarrista y vocalista principal así como la compenetración musical extraordinaria con esa banda de lujo formada por su meticuloso organista y percusionista, más la inefable sección rítmica de una brillante baterista y un bajista ciertamente imperturbable. Con los Limboos, las raíces del blues y el mambo han vuelto a brotar con excelentes resultados para que el ritmo latino contagie de sabrosura el alma del R&B más fiero.     
   
Documento sonoro:

Video del segundo single de los Limboos con el tema "Big Chef", una producción de Dodo Estudio, dirigida por Jaime Pantoja y Julia Sáinz. 




2 comentarios:

  1. Molt bons!!! Els vaig veure en directe fa un parell de setmanes i em van encantar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi també m'agraden molt en directe, i ja els he vist un parell de cops. Gràcies pel teu comentari.

      Eliminar