miércoles, 7 de junio de 2017

The Seasongs, jugando a sobrevivir en “Días y Noches” (Clifford 2017) con una energía creadora preciosa

Cada nueva entrega de The Seasongs se convierte, desde la primera escucha o incluso antes, ya al observar detenidamente sus siempre espectaculares carpetas, en un referente del mejor powerpop actual con esa mezcla tan sensible de armonías cariñosas, ritmos magnéticos y letras emotivas.  Acaban de editar, de nuevo con Clifford Records, un 10” bajo el título genérico de “Días y Noches”. Cuatro canciones que lograrán enternecerte con sus melodías repletas de matices originales, combinados con elegancia y habilidad manifiesta, a cargo de esta experimentada banda madrileña. Mediante una ejemplar trayectoria, este magnífico combo ha ido enriqueciendo sucesivamente, disco tras disco, nuestra  escena estatal con momentos sublimes que tratan sobre el devenir existencial entre música preciosista. Un amplio abanico de recursos y razones contundentes dispuestas para sobrevivir en un mundo en el que las casualidades no lo son tanto.        

Trayectoria
Jaime, Carlos y Óscar

The Seasongs son un trío formado en Madrid en el año 2003 tras un proyecto de “garage” de 2000 llamado Piso99. Sus miembros son actualmente Óscar Granero (voz principal y coros, guitarras, piano), Carlos L. Vigara (bajo, trompeta, voz ocasional) y a la batería, Jaime Bará. un breve espacio de tiempo les acompañó Carlos Hens (Los Elegantes) en substitución de Ramón Mejía, primer baterista, quien dejó la formación en noviembre de 2014 por motivos personales una vez finalizada la grabación de este segundo disco. Le sucedió Carlos Sánchez de los Comebacks.

Su discografía se inicia con cuatro EPs autoeditados en los años 2003, 2005, 2006 y 2009. Algunos de su temas han aparecido en recopilatorios como los de  Bon Vivant Records. Los dos primeros EPs fueron grabados por Carlos Torero en los estudios Rock Soul, y los dos últimos en los estudios Sónica de Madrid con Ramón Moreira (Ginferno) como técnico de sonido. Con el primero, titulado  "The Seasongs", llegaron a ser finalistas del concurso 5euros.com del sello Rock Indiana. Mediante el tercero, llamado "My turn", también llegarían a ser finalistas del concurso de bandas de Radio Utopía de 2007, y con el EP, "When I call her name", se subieron a tocar en el escenario del Cavern Club de Liverpool en la edición de 2010 del festival de música IPO. Volverían en los siguientes años hasta 2013, 2015, y 2017 en el que contaron con una colaboración puntual de Jeremy Morris a la guitarra. En 2012 editaban su primer álbum con el título de “Out Of The City”. Su segundo trabajo llevaría por título “Buscando el Sol” y fue editado también por Clifford Records. ( + info).


En la grabación de estas canciones Óscar Granero se encarga de la guitarras eléctricas y acústicas, teclados, palmas, sonidos de revés, arreglos de cuerdas en “In flames” y voz principal en todos los temas menos en “La Reina Blanca” en la que canta Carlos L. Vigara (coros, bajo, percusiones, teclados, arreglo de cuerdas en “La Reina Blanca”).  Han contado con la colaboración de Carlos Sánchez a la batería, percusiones y palmas en "Estoy vivo" e "Ingratitud"; Ramón Mejía a la batería, percusiones y coros en "In flames" y "La Reina Blanca";  Ana Rodrigo: piano y coros en “La Reina Blanca”; más Beatriz Zaragoza al violonchelo, y Arancha Moreno y Carolina Marcos a los violines en "In flames" y "La Reina Blanca".
Contraportada

Fue grabado, mezclado y masterizado por Pepe Bermejo en los estudios Village Green de Madrid entre abril y octubre de 2014 ("In flames" y "La Reina Blanca", de las sesjones para su anterior álbum “Buscando el Sol”) y abril a septiembre de 2016 ("Estoy vivo" e "Ingratitud"). Los arreglos son de The Seasongs y fue producido por Pepe Bermejo. De nuevo, los excelentes dibujos de portada y contraportada son obra de Óscar Herrero, autor del diseño, más color a cargo de Laura Herrero y Diana Herrero.   "Estoy vivo", "Ingratitud" e "In flames" fueron compuestas por Óscar Granero, y "La Reina Blanca" por Carlos L. Vigara. A mencionar que "Estoy vivo" está dedicada a David Bowie.  Se incluyen las letras y una descarga en digital.

Las canciones

The Seasongs con la banda de Jeremy Morris 
La cara A se abre con “Estoy vivo”, tema de pop que arranca con guitarras acústicas y la dulce voz de su cantante. Se incorpora la sección rítmica entre arpegios absorbentes con los que nos llevan hasta el grandioso estribillo.  “Un sueño sin fin… habiendo tiempo, jugando a sobrevivir”. Pasan los acordes con una seguridad pasmosa, “escuchando a los Kinks”, con riff de homenaje incorporado.  Añaden un excelente solo de guitarra que culmina esta delicatesen de canción con el que celebran sabiamente que “estoy vivo” con una secuencia instrumental fascinante con detalles lisérgicos digna de mención. Le sigue “Ingratitud”, otra maravilla melódica con unos arreglos muy bien hilvanados. En este caso, se tornan más hirientes con esa letra agridulce entre esa “sonrisa de la ingratitud… que brillará hasta explotar,… y vienes tú, golpeando una vez más entre latidos de pasión”.  El tema combina varias líneas musicales que se compenetran mediante una sección rítmica de bajo y batería, guitarras que ocupan toda el espacio sonoro, equilibradas a la perfección con la excelente voz principal.  


The Seasongs con Jeremy en el IPO
“In flames” es un tema, cantado en inglés, que trata sobre el amor en todas sus consecuencias, desde su vertiente dolorosa hasta la conmovedora, entre el cielo y el infierno.  Tras un sugerente combinado de eléctrica y acústica, se incorpora la voz principal quien desarrolla la melodía arropado por una portentosa sección rítmica y sección de cuerda. El tema va creciendo en intensidad entre varios riffs conmovedores y secuencias sonoras reforzadas por violines y violonchelo para descargar toda su intensidad en el apoteósico estribillo final.   Cierra el disco “La Reina Blanca”, canción en la que “la imagen mental  entra en conexión con la realidad”. Con una introducción instrumental cosmológica, nos hablan de casualidades que no lo son, “sincronicidades y acausalidades”.  Como en todas las cosas bien hechas  “todo lo que fue hoy,es y será, vuelve a suceder, vuelve a comenzar… Como separar  gotas en el mar entre tú y yo, no hay dualidad”.  Un tema cargado de sensualidad lisérgica, ritmos marciales, coros angelicales y una melodía pop que pone los pelos de punta entre descargas eléctricas de guitarras con las que se generan “el giro que nadie esperó”.  Una gran canción a la que se suman momentos solistas de guitarra, y efectos de cuerdas creando un colchón anímico de dimensiones estratosféricas para terminar con el ritmo de batería marcando los latidos del corazón.  

Reflexión final
The Seasongs

En la letra de una de las canciones de los Seasogns,  concretamente en la primera que abre tan flamante álbum “Días y noches” , con el título de “Estoy vivo”, se nos dice: “en los viejos tiempos soy feliz”. Sin lugar a dudas, en la música de esta banda madrileña cohabitan por una parte los parámetros sonoros de esos “viejos tiempos”, por ejemplo con el riff de los Kinks que refuerza esa aseveración vital, y por otra, una forma muy particular e intransferible de tratar las melodías con detalles minuciosos y enriquecedores de todo lo aprehendido hasta el momento.  De esta forma crean sus propios “latidos de pasión” a los que se refieren en el segundo corte “Ingratitud”.  En sus canciones emergen motivos agridulces porque el dolor y el amor comparten una causa que afecta a nuestros sentimientos.  Son temas que despiertan los sentidos y consiguen emocionarte de principio a fin. La suya es una música que está hecha con el corazón y por ello logra comunicarse con tamaña fuerza emotiva. Parafraseando los dos temas de la cara B de este álbum, “La Reina Blanca” y “In flames”, déjame decirte una sola cosa sobre la música de los Seasongs: “su energía creadora… It's so precious”. 

Nota: Puedes escuchar las canciones en el bandcamp de The Seasongs donde también podrás adquirir una copia del disco en vinilo más descarga digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario