miércoles, 15 de julio de 2009

“Surf suite” con mar de fondo, disco de debut de los Dirty Surf


Dirty Surf es un grupo de rock instrumental que nunca va a cejar en su empeño de seguir cabalgando, una y otra vez, sobre las olas más grandes. Esa necesidad vital de los grandes y experimentados surfistas viene a significar, en términos musicales, el deseo irrefrenable de afrontar con gallardía el motivo instrumental más difícil así como la predisposición voluntariosa para satisfacer al público más exigente en cualquiera de sus memorables conciertos. No van a desfallecer porque si tuviéramos que destacar una sola de sus cualidades, ésta sería sin duda la constancia por encontrar esa siempre endiablada perfección a la que uno se acerca tras un tortuoso camino que sólo los más grandes saben recorrer con la elegancia necesaria.

Creados el año 2006 en Benidorm (Alicante), este cuarteto de enmascarados está formado en la actualidad por Azote Tonal (bajo), Dirty Blasco (guitarra), Peter Sonámbulo (guitarra) y Hombre Pez (batería) que cubre la vacante dejada, por motivos laborales, por su primer baterista Cristian Dos Caras. Los artífices de este peculiar combo proceden de otras bandas cuyos estilos, aunque distintos, han contribuido a construir un proyecto genérico basado en la música surf’n’roll. Nos referimos a The Harry Sons, Bastardos, Huesos de Gato Negro, Vickyleytones, Tio Tinajas, Los Arañas, Tuperman, Gel Zombies, todas ellas formaciones con propuestas altamente enriquecedoras.

Quienes les seguimos desde el principio, sabemos que sus primeros pasos no fueron fáciles. Donde se notaba voluntad, había que añadirle maestría y se puso, claro que sí, gracias a un gran trabajo de equipo con el que han sorprendido a propios y extraños. En los inicios, el objetivo primordial de los Dirty Surf no era otro que una imperiosa necesidad de divertir a los amantes del rock instrumental, mediante unos rabiosos bailables y así, de paso, pasar un buen rato tocando rodeados de amigos y amigas.  Casi sin darse cuenta, esa ilusión colectiva, que emergió como meramente lúdica y con un cierto aire provocativo, fue adquiriendo una fuerza inusitada más allá del concepto festivo. El esfuerzo por diseñar ese siempre necesario espacio vital propio dio lugar a un sonido que hoy reconocemos como original. Con las ideas claras, asistidos por el siempre sugerente reverb y esas guitarras propicias, han conseguido situarse entre los mejores con las habituales referencias a los maestros como Link Wray, Ventures, o Dick Dale, pero añadiendo detalles “garage”, punk y otras pinceladas magníficas. El resultado final es una capacidad melódica fascinante y un dominio instrumental ejemplar que puedes comprobar en este “Mar de Fondo”.  

En 2007 se enfrentaron al siempre autoexigente estudio de grabación para plasmar cinco temas con los que se presentaron ante la comunidad “surfer” de este país.  Ese primer disco consiguió atraer la atención de un público fiel al estilo y obtuvo sus merecidos parabienes por parte de la crítica especializada que ya vio en ellos un grupo a tener muy en cuenta. Tras su paso por festivales y conciertos de prestigio, compartiendo escenario con lo más granado del rock instrumental de este país, dos de sus temas más conocidos, “Fantasmas del Pasado” e “Isla Benidorm”, saltaron el charco para integrarse en los recopilatorios mexicanos de “Marea Misterio”, dos volúmenes de instrumental surf acoplado con grandes temas compuestos, casi en su totalidad, en ese país centroamericano donde la “surf music” es casi religión. 

Convencidos de que el siguiente paso a dar, tenía que ser la grabación de un álbum de larga duración, los Dirty Surf siguieron triunfando, cada vez más, mediante sus aclamados directos y preparando sus guitarras para este momento culminante. De nuevo, se han enfrentado al estudio y el resultado es este álbum que tienes en tus manos, al que podemos considerar como una auténtica suite de música surf.

Una suite es una pieza musical compuesta por varios movimientos breves cuyo origen son distintos tipos de danzas. Aunque el concepto sea más propio de una orquestación clásica, su interpretación para este caso no es tan descabellada porque, al fin y al cabo, este disco aporta también, con cada uno de sus trece temas, retablos de imágenes, movimientos y sonidos íntimamente relacionados con el rock instrumental, en forma de danzas.

Desde ese efecto de mar de fondo que oímos en el primer y sensacional corte titulado “Barracuda” hasta ese final poderoso del disco denominado “Abraxas Stomp”, el dios del bien y el mal de las culturas antiguas, Dirty Surf nos ofrece un sinfín de emociones donde caben perfectamente los sonidos latinos o los motivos más propios del rock’n’roll, por ejemplo, en esa maravilla llamada “Raunchy Boggie”, con fraseos de guitarra de una elegancia estremecedora como en “Blue Zone”; en ocasiones, desarrollando ritmos playeros salvajes como en “Chicas Playa” y en otras, mezclando referencias cinematográficas de los populares “western” como en ese inquietante “Forajidos”.  

Se añaden también un par de versiones magníficas de esa “Malaguenya” (con “ny” valenciana) que precisamente pertenece a la suite “Andalucía” de Ernesto Lecuona, o el cover de la conocida “Cecilia Ann” de los Surftones interpretada aquí bajo un prisma más contundente y menos dulzón de lo habitual. También destaca ese guiño aflamencado en el “Crepúsculo”; o ese aire entre gracioso y despreocupado en el “Tonto”; o la vitalidad contundente para reponerse frente a la siempre temible “Resaca”; y esos breves pero precisos compases de pasodoble en el tema “Wave Fighter”. Cualquier oyente atento y sensible  podrá observar en cada una de las canciones, esa danza original interpretada con ese estilo inconfundible del surf’n’roll. Mención especial merece también el tema “Gran jefe”, una composición de sus inicios con un nuevo arreglo que denota esa impresionante evolución que antes mencionábamos. Si las comparamos, separadas ambas por apenas un par de años, comprobaremos cómo el grupo ha ganado con ese sonido conjuntado, una precisa ejecución rítmica y un dominio solista, pero sobre todo han adquirido esa peculiar forma de interpretar con la majestuosidad propia de los grandes combos de surf.

En definitiva, este “Mar de fondo” es un placer para los sentidos que confirma al grupo como uno de los más imaginativos de la cada vez más prolífica comunidad musical “surfer” de este país.  Disfrútalo a tu manera porque está repleto de sorpresas que te surgirán con cada nueva audición.   

Nota: puedes escuchar el disco aquí en el bandcamp

No hay comentarios:

Publicar un comentario