lunes, 5 de noviembre de 2012

Monterey llena El Loco de Valencia para celebrar su V aniversario con psicodelia, “garage” y hard rock

Miguel de los Sex Museum. Foto: Magic Pop
Discos Monterey celebró el pasado día 2 de noviembre de 2012 su quinto aniversario con una fiesta multitudinaria en la Sala El Loco de Valencia. Actuaron los italianos Giöbia, los valencianos Glurps y los madrileños Sex Museum recuperando los temas de sus primeros trabajos discográficos con raíces “garage”. Si estuviéramos obligados a resumir, con una sola opinión, la experiencia vivida, ésta sería sin duda de completo elogio y agradecimiento por muchas razones. Los resultados globales así como los pequeños detalles a tener en cuenta fueron verdaderamente magníficos. La fiesta discurrió en un auténtico lujo visual y sonoro resultado de una conjugación de multitud de aspectos que se sumaron a la gran capacidad de convocatoria de esta prestigiosa tienda y sello discográfico valenciano gracias, por encima de todo, al gran carisma de su responsable, Víctor Monterey. 

Megumi. Foto: Magic Pop
Las razones de nuestro entusiasmo informativo van de la originalidad a la entrega de sus participantes,  desde el atractivo diseño del cartel a cargo de Mik Baro hasta la pinchada posterior seleccionada por Dj Cheko pasando por los tres excelentes directos, y la intervención estelar de una acróbata de nombre Megumi que, a ritmo de “garage” japonés, encantó a los presentes subiendo y bajando por una barra fija con sorprendente agilidad y ritmo. Pero también merecen un aplauso caluroso los técnicos de sonorización o el servicio de atención al público de la sala cuyo esfuerzo de complacernos en todo momento es digno también de mención.

Así que, tras estos comentarios genéricos, vamos a compartir con todos vosotros algunas de nuestras sensaciones y opiniones sobre los grupos que actuaron. Giöbia fueron los primeros en situarse en el escenario del Loco con su propuesta psicodélica en la que no faltaron buenas canciones de cosecha propia más una portentosa versión del "Magic Potion" de los Open Mind. Como era de esperar, gustaron más a los aficionados de los sonidos lisérgicos que a los “garajeros”. De lo que no hay duda es que fue todo un acierto que abrieran la noche. Fue una decisión que obedecía a cuestiones de operatividad que obligaron a los Glurps a empezar más tarde de lo previsto pese a haberse ofrecido, en un primer momento, a ser los primeros en tocar por cortesía con la banda visitante.

Giöbia. Foto: Magic Pop
En nuestra opinión, la propuesta de los Giöbia fue más brillante cuando basaron su ejecución instrumental en la intuición psicodélica que cuando trataron de crear bloques sonoros al modo de unos Pink Floyd época Syd Barrett. Rítmicamente mantuvieron una estructura sólida en la que su cantante y guitarrista acaparó gran parte del protagonismo con solos dilatados, con solvencia instrumental no solo con guitarra sino también con el buzuki. El órgano estuvo correcto sin excesivas florituras y las aportaciones electrónicas como motivo  predominante destinado a extasiadas pistas de baile, se limitaron al tema que cerró su actuación. El concierto de los italianos gustó a la mayoría aunque una minoría disconforme podría aportar razones igual de convincentes para criticar algunos aspectos puntuales analizados con visión subjetiva y muy respetable.

Los Glurps. Foto Magic Pop 
Los Glurps se adueñaron del escenario del Loco con una brillante actuación en la que nos dejaron a todos absolutamente maravillados ante su enorme entrega. Destacaron los excelentes cambios técnicos en el sonido de la guitarra que se lució en todo momento y la gran compenetración rítmica entre su bajista y baterista. No faltó la imprescindible aportación, con detalles de cualidad, de su organista así como la excelente voz de su cantante principal que lleva camino de convertirse en uno de los mejores frontman de la escena de rock and roll de, al menos, este país. Costó arrancar al público de su letargo pero los continuos malabarismos escénicos, la contundente interpretación de sus temas más esas convincentes versiones, y los detalles de complicidad entre los músicos, consiguieron que los presentes se apuntaran a la fiesta moviéndose al ritmo de unas descargas de fuzz y ritmo altamente poderosas que permitieron una excelente cobertura a la voz de su solista que encandiló a todas y todos con toda una exhibición de actitud y seguridad escénica.

Los Glurps. Foto Magic Pop  

Suponemos que para la mayoría del público valenciano, que ha tenido la suerte de verles más veces en directo, el cambio experimentado en los últimos meses habrá pasado un tanto desapercibido pero para nosotros, que la última vez que disfrutamos de un concierto suyo fue en el festival Wáchina Wàchina de febrero de 2012, los Glurps han entrado, en un tiempo récord y por la puerta grande, en el ranking de nuestras mejores ofertas profesionales de bandas de rock and roll. Situarse en el altar de los seguidores del “garage punk”, que no son pocos ni se convencen con cualquier cosa, no es tarea fácil pero los Glurps lo han conseguido a base de dedicación y entusiasmo, saliendo al escenario a darlo todo y con muy buenas maneras.

Ellos insisten en que, por encima de ínfulas por otra parte innecesarias, lo que buscan es divertirse pero lo genial del caso es que lo consiguan con excelente actitud y buenas canciones que merecen hasta el interés de sellos de ámbito europeo. Sin lugar a dudas, si su single de debut hubiera estado disponible esa noche, agotar la primera como la segunda edición habría sido cosa de días. Aún así, estamos más que seguros que su debut discográfico con Kuma Records les va a comportar otro salto notable, en este caso hacia la escena internacional.  Vista y oída su trayectoria hasta el momento, creemos que tienen recursos más que suficientes para asumir ese reto con extraordinaria creatividad y entrega. Nuestros mejores deseos para que obtengan el éxito de público y crítica que bien se merecen.  

Sex Museum. Foto: Magic Pop
Tras el portentoso concierto los Glurps, los Sex Museum lo tenían ciertamente fácil para seguir entusiasmando al público presente y no solo por la gran actuación de los valencianos sino porque la solera y calidad de este banda madrileña de ámbito internacional es ciertamente enorme. La profesionalidad de sus músicos y sus varios discos editados hasta el momento atraen a un nutrido club de fans irreductibles que les siguen desde prácticamente sus inicios. La mayoría de esos seguidores lo son desde, principalmente, su etapa más hard rock, posterior a sus comienzos “garage”, pero el objetivo de ese espectáculo era precisamente recuperar las raíces sixties de sus comienzos. La duda era cómo lo harían y el resultado fue que los Sex Museum interpretaron sus temas “garage” con su criterio actual, demostrando una vez más sobre el escenario que son nuestros Deep Purple. Y esa posibilidad que, en un principio, podría habernos parecido poco recomendable porque en el fondo habíamos venido a escuchar fuzz a mansalva, acabó siendo un polo de atracción más convirtiendo su actuación en probablemente insuperable.

Sex Museum. Foto: Magic Pop 
A aquellos que les gusta el rock and roll, saben que es muy difícil que un concierto de los Sex Museum no convenza, porque sus integrantes, extraordinarios músicos, saben muy bien cómo debe sonar en directo un buen grupo. Su propuesta se sustenta en una base principal de órgano y guitarra en manos de una pareja que un día de hace muchos años compraron un pedal de "fuzz face" en una tienda de electrodomésticos, y cuyo sonido les enganchó. Pero en la banda no falta un portentoso baterista que consigue una ejecución rítmica envidiable, un buen bajista más entregado en los temas de hard rock que en los de índole “garajera”, y un cantante con excelente voz más una elegancia escénica digna de elogio.

Sex Museum. Foto: Magic Pop
En cuanto a las versiones, escogieron temas no exactamente de esa primera época sino aquellos que les permitían meter detalles de “garage hardcore a lo Motorhead” como comentó su guitarrista e histórico miembro que actuó también como maestro de ceremonia comentando algunos aspectos que fueron cambiando el sonido de la banda con el tiempo. Incluso tocaron su única canción en castellano que al encantar al público presente arrancó la apreciación graciosa de Fernando Pardo quien dijo que menos mal que no estábamos en esa época porque por el entusiasmo que demostramos, ellos habrían acabado siendo otros “Ronaldos”. No fue éste el único comentario jocoso sobre el final de la movida madrileña que proclamaron hace unas cuantas décadas unos originales Sex Museum que no querían sonar como Alaska ni tampoco utilizaban el castellano como lengua vernácula sino el inglés ante unas discográficas que no veían en ellos un grupo de éxito y que como ha demostrado la historia, se equivocaron estrepitosamente.      

Sex Museum. Foto: Magic Pop  
Fernando también aprovechó para pedir, muy acertadamente, el apoyo a nuestra escena, a esas bandas que no paran de ensayar y luchar por grabar un par de canciones y a las salas o las tiendas de discos como Monterey para que esa música, nuestro rock and roll,  siga siendo posible en un futuro que se escribe cada día, yendo a conciertos y comprando discos, pese a todos los males económicos y sociales que nos acechan.   

En nuestra opinión, la fiesta del quinto aniversario de Discos Monterey ha sido genéricamente la mejor de sus celebraciones hasta el momento porque en ella han confluido de forma excelente numerosos aspectos, entre ellos la gran cualidad de los grupos, que si bien nunca ha faltado en anteriores ediciones, en esta ocasión coincidió con una abundante y merecida entrada que siempre ensalza el ánimo de los artistas e impide que se vacíen en exceso los bolsillos de los siempre sacrificados organizadores.

Felicidades, Discos Monterey, por estas magníficas fiestas siempre tan divertidas como originales, y por esos cinco años repletos de buena música y amistad. 

Nota: Si quieres más información sobre los grupos que tocaron, aquí puedes leer un reportaje resumen de su trayectoria musical.                                

6 comentarios:

  1. Vaya conciertazo y vaya festival, a ver si Discos Monterrey supera esto en el sexto aniversario, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alex, esos halagos viniendo de tí son, si cabe, todavía más especiales.
    Gracias a Víctor por dejarnos celebrar a su lado el V aniversario de Discos Monterey junto a gente de la talla de Giobia y por supuesto Sex Museum. Es muy fácil disfrutar sobre el escenario en un evento tal.
    Esperamos verte pronto por estas tierras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cierto, difícil de superar... gracias por vuestros comentarios y a los Glurps en especial por regalarnos esas perlas de auténtico "garage punk". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. sr. Alex, siempre un placer tenerle por aqui!
    Mk

    ResponderEliminar
  5. Placer compartido, amigo Mik. Me apasiona la escena rock and roll valenciana, y la considero entre las mejores del mundo, con sus fiestas, grupos y excelentes creadores como tú. Hasta la próxima, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una fiesta impresionante,un lujo estar al lado de SEX MUSEUM de nuevo en esta ciudad,y un abrazo a mis queridos GLURPS porque siempre se salen.

    ResponderEliminar