lunes, 21 de enero de 2013

Los Galerna consiguen nuevos retos con su disco "Surfusion" repleto de talento y entrega

“Surfusion” es el título del segundo Lp de los Galerna que fue editado en 2012 por Pantano Records con la colaboración de Mauka Musikagintza.  Con este segundo disco, esta banda de Arrasate se ha atrevido a cabalgar la ola más grande cumpliendo con las mejoras expectativas de crecimiento que se intuían ya en su anterior trabajo de debut. Contiene once brillantes temas de rock instrumental, sin desperdicio alguno y con una elevada dosis de experimentación tanto melódica como rítmica.  Aunque, para ser precisos, cabe mencionar que el álbum se inicia mediante una canción con doble título que alberga suficientes ideas como para grabar, al menos, un par de discos más aprovechando el generoso filón temático y rítmico que contiene este trabajo.  

Con “Surfusion”, los Galerna se convierten en una de las propuestas de instro rock más consistente a nivel internacional. Esta excelente banda de  Arrasate, País Vasco, está formada por Jokin (batería), Iago (guitarra), Josu (guitarra), Moreno (bajo) e Ibai (saxo-armónica). Se creó en 2008 con los cuatro primeros, músicos procedentes de otros grupos como 5 Twisters, Shaggy Daddy & The Troublemakers, Lost Souls y Foxy Boxxi, a los que recientemente se uniría un saxofonista como su quinto miembro. En el mes de septiembre de 2009 Pantano Records incluyó dos de sus temas en el recopilatorio “Extrañas Criaturas Volumen 3”.  Al año siguiente, 2010, sacaron su primer álbum titulado 'En el purgatorio' con diez temas grabados en Guadalajara también para el mencionado sello independiente alicantino, Pantano Records,  editado conjuntamente con Sonámbulo records en el que desarrollan con destreza sus influencias tanto de los Shadows como los Ventures.

El disco “Surfusión” se grabó en directo en el Purgatorio de Loranca de Tajuña (Guadalajara) con Lon Atómico. El diseño del disco corrió a cargo de Iagoba Domingo y destaca por el predominio de los azules y ocres, que colorean cráneos con boina o con el cerebro a la vista y ataviados con  antifaces, pieza habitual en  los directos de la banda, más ese cofre del tesoro rodeado de una maroma unida por un candado al que le falta la llave.  En la contraportada podemos disfrutar de una buena foto de la banda a cargo de Ion Usual Rodríguez.


El tema que abre el disco se titula “Come/Escupe”. Se trata de una canción larga y repleta de detalles que, como hemos señalado antes, contiene varias líneas argumentales.  Con un desarrollo rítmico impecable, las guitarras se explayan con destreza, a su antojo, con excelentes resultados melódicos. Aparecen ya los primeros toques de saxo, en este caso de acompañamiento, que engrandecen el conjunto, y se permiten el lujo hasta de introducir momentos de jazz con algún que otro motivo de blues. Un tema sensacional que figura entre las mejores composiciones de 2012 por su complejidad instrumental, con sus variados arreglos que sorprenden y fomentan  una atenta escucha.  Le sigue “Dale fuzz”, en el que aparece acompañamiento de distorsión, como el nombre indica, y que otorga a ese aire latino una dimensión especial como contraposición al juego melódico limpio y luminoso de las guitarras principales.

La canciòn que da nombre al disco, “Surfusion”, tiene unos momentos iniciales casi aflamencados y árabes; en definitiva, aires del sur que desembocan en una excelente concepción rítmica procurada por la batería que arropa a una melodía ensoñadora.  A destacar la intervención estelar del saxo en un pasaje de R&B y funk que me parece muy bien interpretado porque no intentar emular, como sucede en otros casos actuales poco acertados, a esos voluntariosos saxofonistas de los cincuenta cuya enorme pasión tendía a disimular sus limitaciones y una evidente desafinación, que no es el caso que nos ocupa.
 
El  siguiente tema se titula “Duelo” y, como su nombre indica, incorpora los efectos peculiares de un emocionante duelo en el far west con un medio tempo muy elegante, guitarras con reverb, viento del desierto y percusiones envolventes. Cierra la cara, “Bocanegra” otro excelente juego melódico de misterio con un buen riff de guitarra, acompañamiento milimétrico de bajo, cambios armónicos y un final que se acelera por momentos.
  
La cara B se abre con “El Coche del Crimen” otra gran secuencia misteriosa gracias al talento instrumental de sus intérpretes que se abocan a un final galopante de batería. El siguiente corte está dedicado a Quetzalcóalt, uno de los dioses de la cultura mesoamericana,  considerado como el dios principal del panteón prehispánico.  Un tema con un agradable toque festivo entre magníficas rítmicas, con solos de batería incluidos, entre una hipnótica melodía. “Cocktel The Gambas” tiene unos dejes paradisíacos y  playeros. Con participación del saxo, es un tema ciertamente bailable, con astutos solos de guitarra, semejando a esas grandes orquestas  de buenos profesionales que amenizan con su música la hora del cocktail en cualquier bar elegante. Y tras el  cocktail, sin apenas tregua, nos regalan su interpretación sonora del “Zurrakapote”, que como bien sabéis se trata de una bebida típica del norte con una base de vino más frutas y especies, que macera durante días. Destaca por su ejecución solemne con apasionantes arreglos y cambios rítmicos que nos trasladan hasta la contundencia del siguiente corte protagonizado por el “Perdonavidas”, otra de las mejores muestras de la experimentación que comporta este grandioso álbum. La canción “Xirimiri”, llovizna pero también expresión que deriva del vocablo vasco txirri-txirri, aquello que se realiza poco a poco pero con constancia, cierra este álbum con un leve pero curioso toque de tango, bordando intensidades gracias a unas guitarras encomiables que juegan entre sí para interpretar uno de los temas más bonitos del disco.
      
Desde luego, los Galerna estuvieron muy inspirados en la grabación de este fabuloso compendio que han titulado, de forma genérica y acertada,  “Surfusion”. Si en el primer disco  no faltaba voluntad, buenas ideas y un evidente entusiasmo, en este segundo álbum se nos muestran de forma mucho más convincente,   experimentando con todo tipo de referencias para diseñar canciones propias que deslumbran por su variedad y por su consistencia. Momentos instrumentales sin grandilocuencia, por otra parte innecesaria, y con la intensidad más que suficiente para emocionar a aquel oyente inteligente que, como el Magic Pop, prefiere sorprenderse por las posibilidades melódicas y rítmicas del llamado instro surf antes que con las digitaciones circenses obsesivas de otros combos que al final siempre resultan menos comunicativos.   

2 comentarios:

  1. Muy buena banda de surf instrumental y en algunos momentos hasta con algunos toques de western. Y yo te cuento que justo en estos momentos Josu, el guitarrista de la banda, se encuentra de visita en México, apenas la semana pasada estuvo en una entrevista en un programa de radio y dijo que trajo varios vinyles de la banda así que en cuanto pueda seguro me lo compro que tengo muy buenas referencias de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Te va a gustar el disco, seguro, es muy bueno.

      Eliminar