miércoles, 12 de febrero de 2014

Enésimo manual de creatividad a cargo de Delanada para un “duelo al alba” existencial

El arte se manifiesta mediante un proceso de plasmación de las ideas cuyo nivel de  autosatisfacción depende de la obsesión con la que se persigue una sobrevalorada perfección absoluta. Hay artistas que, pese a su enorme talento, perseveran en sentirse, una y otra vez, frustrados e impotentes para alcanzar ese estado divino de plenitud y acaban, en muchas ocasiones, por autodestruirse. En cambio, hay otro tipo de creadores, más realistas, que canalizan su trabajo, y sobretodo su esfuerzo, con el propósito, mucho más importante, de comunicarse con nosotros, mediante una gran imaginación y hábiles recursos. Si en el primer grupo, se corre el riesgo de que esa perpetua insatisfacción acabe por derivar hacia una peligrosa neurosis; en el segundo, encontramos el placer de disfrutar de la sensibilidad y el buen quehacer de escritores, pintores, músicos, cineastas, personas como nosotros cuya creatividad nos resulta mucho más gratificante y enriquecedora porque entienden, con humildad, que la perfección se encuentra precisamente en su búsqueda y que la imperfección nos convierte en seres humanos con nuestras alegrías y nuestros miedos.

Javier Molina y su proyecto personal Delanada, está en ese segundo grupo de artistas, inteligentes, que nos conmueven con su excelente criterio tanto literario como musical. Con una sencillez encomiable, logra transmitirnos emociones a flor de piel mediante unas canciones que son paisajes del alma, en ocasiones agrestes pero en otras, tremendamente cariñosas. Ayudado por un magnífico elenco de músicos y artistas plásticos no menos fascinantes, ha vuelto a ofrecernos un enésimo manual de creatividad con el título genérico de “Duelo al alba” editado este 2014 por Ovejasydiscos.

Foto: Pilar Pascual 
Delanada es el nombre del proyecto artístico con el que nos presenta su obra, desde 2006, Javier Molina, nacido en Cornellà de Llobregat en 1978. Anteriormente había creado en 2003 la banda barcelonesa de pop Indie Cuaderno Gris en la que cantaba y tocaba la guitarra acompañado de Rubens Molina (bajo) y Jordi Farreras (batería). Ya en solitario graba en 2007 un trabajo intimista compuesto por tres canciones para Ovejasydiscos, sello con el que en 2009 vuelve a sorprendernos con un CD bajo el título de “Cuatro canciones para no dormir y una declaración de intenciones”. Con ese disco cierra una época errante de su vida, tras la cual crea la mencionada discográfica con Pilar Pascual, artista plástica responsable de las portadas de los diversos trabajos editados hasta el momento por Delanada.  El año 2012 salía al mercado discográfico, con la ayuda de Buen Ritmo, su anterior álbum con el título de “El enemigo silencioso” (reseña de Magic Pop). 

Artwork: L'Orangerie Studio
El disco “Duelo al Alba” fue grabado y producido por Javier Molina en su casa en Rubí durante agosto y septiembre de 2013. Yves Roussel se ha encargado de la masterización. Las canciones son propias y en ellas, Javier canta, toca la guitarra y el piano acompañado por Jordi Funes con la slide en “La canción de los Muertos”; El Lega con la eléctrica en “Presente continuo”; así como Dani Masgoumiery al hammond en “La canción de los muertos” y “Enésimo manual de conducta”, más el piano en “Presente Continuo”.

Pilar Pascual y Laia Palau (L’Orangerie Studio) se han encargado de las imágenes y el diseño gráfico del que destaca esa portada con la tierra como principal protagonista y que invita a coger un buen puñado para sentir todo su poder vital; así como esas composiciones interiores de jarrones con elementos naturales que se retuercen con una belleza extraordinaria.

Las canciones: 

El disco empieza con “El Tiempo de hallar”, un instrumental en el que es protagonista esa dulce guitarra acústica que nos ofrece unos primeros compases intimistas que flotan en el aire y que acaban por perderse en el silencio antes de que Delanada nos ponga sutilmente “Mi dedo en tu llaga”, extraordinario tema con melodía encantadora en el que se incorpora la profunda voz de Javier quien nos invita a desprotegernos, a despojarnos de calumnias, tensiones, miedos, sudores, para poder mejorar. Le sigue “Despierta inconsciente”, otro instrumental en el que esa guitarra acústica de folk se tañe de sonidos americanos creando un entrañable y precioso medio tiempo en el que los dedos comulgan con las cuerdas logrando que esas vibraciones se cuelen en nuestro cuerpo con el propósito conseguido de emocionarnos y, si es posible, llegar a despertar nuestro subconsciente.

Con Jordi Funes grabando para BTV
“Presente continuo” título de la siguiente canción, tiene un fascinante juego de guitarras que avanzan con calidez para hablarnos del amor sin miedo al final. “Para que anticipar algo que se nos escapa”, nos dice Javier en tan realista canción con la que nos recomienda vivir el presente. “Hombre mira piedra” da título al tercer instrumental que, como los anteriores, preludian con enorme prestancia, entre arreglos sutiles, los temas  cantados. En este caso nos ofrece la “Canción de los Muertos” con acompañamiento de piano y guitarra. Un tema muy emotivo en el que los días pasan, y en el que el tiempo nos enseña primero a reír, para después llorar. Al final quedan los recuerdos que pasan por la garganta, que vienen y que se van, como todos. Aparece al final ese órgano que confiere un aire especial y solemne al momento.    

Con “Campo a través”, regresa esa peculiar guitarra en solitario y, como su nombre indica, nos confiere con sus notas una sensación de inmensidad contemplando ese paisaje imaginario que precede al “Enésimo manual de conducta”. En este tema final,  Javier realiza un ejercicio de reflexión extraordinario, “encontrar la fuga y sellar para construir, sin dejarse engañar”. Una canción reveladora del proceso creativo con la que se nos antoja preciso asumir que no hay cambio sin lucha y que nadie nos ahorrará el dolor. Un tema para cuestionar lo establecido con el propósito de anticiparse y no dejarse llevar. Sin lugar a dudas, se trata de un gran momento final genial al que añade un extraordinario arreglo musical con órgano y  guitarras eléctricas mediante las que consigue ponernos los pelos como escarpias. Un punto culminante para un disco memorable con el que logra delimitar los parámetros necesarios para seguir luchando por un sueño con creatividad y emotividad latente. Ese esfuerzo vital es, en realidad,  la auténtica  perfección.

Acompañado de la banda con Jordi Funes, Xavi Martinez,
Stefano Durante, y Edu Durán (técnico).
El nuevo disco de Delanada trata, como toda su magnífica obra anterior, de lo verdaderamente importante: de la vida, del amor, de la muerte, de las experiencias creativas, de todo aquello por lo que luchamos para alcanzar la felicidad. Por ello es por lo que quizás se titula genéricamente “Duelo al alba”; porque esa búsqueda no está exenta de una lucha consciente contra esa realidad cotidiana tantas veces injusta y absurda, asumiendo nuestros propios miedos y al margen de ese anhelo poderoso que nos tienta a alcanzar la supuesta perfección absoluta. Y en esa batalla existencial  no exenta de dolor, es donde podemos situar, entre paréntesis como en el fabuloso artwork del álbum, a esta maravilla de álbum que, sin lugar a dudas, nos ayuda a "ser mejores, cuestionando las reglas, anticipándonos a los cambios, y resituando lo inalcanzable con nuestra propia conducta".    

Nota: El nuevo álbum de Delanada "Duelo al alba" ya se encuentra disponible en plataformas digitales como Spotify o Deezer, y en descarga gratuita (Paga lo que quieras) desde el Bandcamp. También se puede comprar el CD-Álbum en Bigcartel.


2 comentarios:

  1. Querido Àlex,
    Esta semana entrevistamos a Javier en nuestro programa. No sé si lo sabes, pero te voy a dar una primicia: Pilar Pascual y su familia son de Alcañiz. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocía ese dato porque me lo explicaste tú en su día. Lo que comentamos de los años que pasan, jajaja,... No pienso perderme esa entrevista. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar