martes, 24 de marzo de 2015

Thee Four Teens mantienen “till we die” la actitud “garage punk” con un Ep para Kotj Records

Portada Ep Kotj Records
La expresión “Fourteen till we die”, pronunciada por alguien que ha superado con creces los cuarenta años, no responde a una ilusión para mantenerse al margen del paso inexorable del tiempo y negarse, de paso, los evidentes cambios físicos que comporta envejecer. La frase implica, a mi modo de ver, una más que justiciable reivindicación del espíritu libre e imaginativo, al margen de los condicionantes de la edad. Una forma sana y fructífera de continuar adelante dispuestos a seguir divirtiéndose con el propósito de procurarse una vida razonablemente disoluta e inequívocamente creativa con capacidad para dejarse sorprender. Una actitud, en definitiva, que si bien para una gran mayoría resulta, por mera conveniencia social, inimaginable más allá de los veinte,  no dejar de ser imprescindible para otros tantos, como tú y como yo. Me refiero a  unos cuantos irreductibles amantes del rock and roll capaces de enfocar la madurez con la imprescindible salud tanto física como mental que se asocia con la adolescencia. Pues bien, con esa fuerza vital, y sobre todo con esa determinación a no dejarse intimidar por el devenir de la existencia, el incombustible Kevin Shapen, quien este 2015 cumplirá los 48 años de edad,  ha creado una nueva banda llamada The Four Teens. Acaban de sacar su segundo Ep para la no menos combativa y admirable discográfica de Valladolid, Kotj records.

Trayectoria

The Four Teens. Foto de su facebook
Los Four Teens son Kevin a la guitarra y voces; Della Slowik al bajo; Rebecca June Coryell al órgano, y Justin Laubscher a la batería, entre otros bateristas. Antes de este Ep editado con Kotj, sacaron otro single en 2013 para los suecos Ken Rock, con el título de “Right Now”, que es la  primera canción del disco seguida de “Bad Girl”, “We Know What To Do”, “Wanna Get Real Numb”, y “You're Gonna Miss Me Girl”. El Ep que ahora te presentamos cuenta con una foto de la banda en portada y con el artwork del inefable Mik Baro aportando otro de sus geniales trabajos en el que se incluye, en contraportada, un divertido personaje con flequillo, sonrisa maliciosa, orejas generosas, guitarra Vox en mano, jersey a rayas y botines. Una combinación que resulta ciertamente ideal para identificar el imaginario costumbrista del “garage punk”.  También cuenta con un texto del principal factótum del sello Oscar García, quien además agradece a Ina Munlet su ayuda en perfilar el trabajo sonoro de la grabación. Cabe destacar también que la edición está limitada a 350 copias, 250 en vinilo negro y 100 en rosa con diferente portada y colores. 

El guitarrista y cantante Kevin Shapen formó parte de las bandas de garage punk de Portland (Oregon) The Undertakers y después los Spider Babies. Con los primeros sacó un single con los temas “Time Machine” y “Look Out” (Tombstone 1992) acompañado por B.C. Morse al bajo; Todd Kinner a la batería; Pat Yonally al órgano; y Jason Hill a la voz principal. Con  los Spider Babies editó en 1994, también con Tombstone, un sencillo con los temas “I’m dead”  y “Treat my ride” con Jim Evans al bajo; Colin Gilmore a la batería, Kevin Shapen a la guitarra y Denice Hammericksen al órgano. El mismo año editaron con formación de cuarteto un par de sencillos con canciones como “Hey baby” y el Ep “The arachnophonic sounds”.

Ya como trío, sin órgano, los Spider Babies grabaron en 1995 un 10” titulado “All fucked up” con Screaming Apple. Le sucedieron otros discos como “Web of hate” ( 1996 Frisbee); “Adventures In Sex! And Violence” ( 1997 Screaming Apple); “Thinkin 'Bout You” (Shack o’shit); “Crimes Against Humanity” (1998 Mad Driver); “Undressed To Kill” (2000 Black Lung); y “The Twenty Year War” ( 2012 Sack O’Shit) con Martin Christiansen al bajo; Kasper Maarbjerg a la bacteria; más Kevin Shapen a la guitarra y voz. Cabe desatcar que en los Spider Babies también tocaron Jeremy Cage (batería) y Adam Cox (bajo), ambos de los Exploding Hearts, quienes fallecieron, como bien sabes, en 2003 en un trágico accidente de tráfico. Tras su muerte, la banda de Kevin sacó un single con Get Hip con el título de “Whats Wrong With Me?”. Shapen también formó parte de los Coca Cobra and The Killers con la cantante Coco Cobra, Adam Cox a la batería, Jim Evans al bajo de los Exploding Hearts; y Jesse Kimball de los Automatics a la guitarra. Sacaron un disco con el título de “Want You”.


Las canciones

The Four Teens. Foto de du facebook
El disco empieza rodar con el tema que le da nombre, “Fourteen Till We Die”, contundente canción en la que el riff de guitarra y el persuasivo sonido del Farfisa se compenetran con la voz principal para ofrecernos un tremendo tempo de “garage punk” en el que el acompañamiento del bajo se confunde con los latidos de nuestro corazón mientras retumba en nuestro estómago. De atractiva melodía,  mantiene la tensión de principio a fin, incluido un breve solo de guitarra punzante, y punteos de rock and roll salvaje. Le sigue la no menos extraordinaria “Waste of Time”, otra exhibición fantástica de combustión abrasadora a  base de distorsiones que rugen como acompañamiento ideal de la salvaje voz principal con el órgano como impenetrable telón de fondo. Añaden otro solo de guitarra sobresaliendo entre un ritmo tribal, con el que se acrecenta una combinación pretendidamente lisérgica.

The Four Teens. Foto de su facebook
Ya en su cara B, los Four Teens se lucen mediante ese fantástico “On the Phone” con rasgueo de guitarras cercanas a ese powerpop de entrega furiosa, manteniendo ese efecto de himno beat ideal para el baile desenfrenado. La profusión de arreglos enmarañados con descargas eléctricas se sucede con “Gonna Make You Mine”. Canción ésta que destaca por esa rica combinación de rock and roll primitivo con melodías de girl group mediante un fondo embarrado de punk agresivo. Riffs disparados con lanzallamas, entre escalas infernales de bajo y una batería esencial que podría tocarse con bidones de pintura, completan un sensacional tema que pone punto final a esta maravilla de Ep. Un disco redondo que, tras una persistente escucha, podría perpetuar la adolescencia incluso más allá de la muerte.    

Reflexión final

Dibujo: Mik Baro
Kevin Shapen nos pone de manifiesto,  una vez más con este excelente Ep de los Four Teens, su gran capacidad para crear atractivas melodías combinadas entre ritmos potentes sin perder de vista los parámetros del auténtico “garage punk” norteamericano de los sesenta. Me imagino que con este disco ha optado por regresar, tan salvaje como siempre, a los inicios de su mítica banda, los Spider Babies, cuando contaban con formación de cuarteto, órgano incluido, para persistir en esa batalla sin cuartel contra el aburrimiento propio de la madurez mal entendida como sinónimo de inactividad y resignación. De este modo, sus canciones inciden más en los componentes beat y R&B sixties que en los punk de los noventa. Para que nos entendamos y buscando un paralelismo con el título, “Fourteen Till We Die” nos retrotrae a la época anterior a ese “Today we kill, tomorrow we die” de 1998. Con respecto al resto de la  banda, creo fervientemente que ha encontrado a las compañeras ideales de trayecto para conseguir que su creatividad llegue hasta nosotros con una contundencia y compenetración fascinante. Y para redondear el proyecto nadie mejor que Mik Baro en el artwork más Oscar García de  Kotj records, ayudado por otro amigo, Ina Munlet. Todos juntos consiguen que el sonido “aracnophónico” mantenga su probada habilidad de penetrar en nuestro cuerpo y mente, mediante la contundente mordedura de esos desafiantes riffs de guitarra y órgano. Es así como los Four Teens nos inyectan ese infalible y enriquecedor veneno rebelde propio de la adolescencia con el que, si no ofreces resistencia, te procuran, tengas la edad que tengas, una actitud de resistencia frente a la mediocridad de la insoportable realidad cotidiana.

Nota: Puedes escucharu na canción en el bandcamp de Kotj Records donde podrás adquirir una copia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario