lunes, 13 de julio de 2015

La Moto de Fernan dispara 18 temas de punk rock en su fenomenal “Marsupial Mediterráneo”

Portada 
El crítico cultural Greil Marcus destaca en su libro “La historia del rock and roll en 10 canciones” (Contra 2014) que Pete Towshend dijo en 1968: “Coge toda la música pop, métela en un cartucho, ciérralo y dispara el arma. Da igual si las canciones suenan en términos generales igual. Es la maldita detonación que producen cuando disparas el arma. Eso es el rock and roll”. Pues eso es precisamente lo que han hecho los alicantinos la Moto de Fernan en su primer Lp titulado “Marsupial Mediterráneo” (Rufus recordings 2015): meter en el mismo cartucho de vinilo 18 canciones nuevas de su flamante como demoledor imaginario en el que confluyen Benidorm, sexo, drogas, el Funtastic, la televisión, el stress, y las noches de verano empalmando, acelerando o haciendo el animal. Ellos mismos nos lo presentan como “un atentado terrorista de pedos y mocos, una declaración de principios mediterráneos y un disco de rock and roll hijo puta que tira rayos por los ojos y fuego por el culo".  Una vez más, los de la Moto de Fernan, ese par de grandes chavales "sentimentales", nos colman de canciones agudas, tan deslumbrantes como provocadores, en su misión de desfasar en el ojo del huracán de la vida aunque todo sea una mierda.    

Trayectoria 

La Moto de Fernan. Foto de su Fb. 
La Moto de Fernan son un dúo de Benidorm formado por Pedrito aka Peter Sonámbulo a la guitarra y voz, más Cristian Aguado aka Grasas a la batería y voz. Ambos proceden de lo más granado de la escena de su ciudad alicantina como son las bandas Harry Sons, Dirty Surf, MotoCross…  El Grasas toca también en el dúo Islas Marshall y Peter en el quinteto Bloody Bollocks. Empezaron grabando una maqueta con el título de “La Puta ta mare”.  En 2011 grabaron en los estudios Tigruss de Gandía, con Pepe Tigruss que se encargó también de la mezcla, un Ep con el título genérico de "yeh,yeh,yeh"  con seis temas: ‘Caneo’, ‘Hazme el harakiri’ y ‘Dirtys molan’ en la Cara A; más en la B: ‘Déjame’,’Marcas en mi piel’ y ’Llévame al cielo’. La edición corría a cargo de Devil Records, Botella Records, Puño en Alto Records, Sonámbulo Records, Pantano Records y Motofer Discos. En el proyecto colaboraron Mik Baro, autor de la portada, más Sr. Muerte que se encargaría de la galleta.
 
La Moto de Fernán. Foto de su Fb. 

A principios de 2013 sacaban un segundo Ep (reseña en Magic Pop aquí) con el título de “El primero mola más”, editado por Devil records, Rufus recordings, Blondes Must Die y Disco Subterráneos. Contiene seis potentes temas de punk rock titulados “Buenos Aires”,  “Somos la Moto de Fernan”, “Mi hijo ya se droga”, “Chica Joven”,  “Johnny sé bueno”, versión del Johnny B. Goode de Chuck Berry, y “Patinetas en la Playa (con tupé)”. Fue grabado y mezclado por el Bola en Monophoni Studios (Alicante) en el verano de 2012 y fue masterizado durante el invierno del mismo año por Mihran Mongotronics en Manhattan (New York). En este caso la portada es obra de Lluís Fuzzhound. Colabora El Bola tocando el bajo en uno de los temas, en concreto el que cierra el disco llamado “Patinetas en la Playa (con tupé)”.

La Moto de  Fernan. Foto de su Fb.  
Su siguiente trabajo, el Ep “Vuelta al mono” fue grabado y mezclado por Pepe Tigruss el 10 de agosto de 2013 en los Estudios Tigruss (Gandía) y masterizado por Mihran Mongotronics en Manhattan (Nueva York) en septiembre del mismo año.  Contiene los temas “Secta cachonda”; “Resaca me matas” en su cara A; más “We love CSC” y ”Iaio tropical” en su cara B. Tres temas propios y una versión, “We Love CSC” de los valencianos Concentrations Summer Camps. En la grabación participaron Pepe Tigruss al bajo, en la mencionada versión; más Devrinna, Haydée y Priscilla haciendo coros en “Iaio Tropical”.  El fantástico diseño del Ep, con sus expresivos dibujos en portada y contraportada, es obra de El Nerdo.  El vinilo se presenta en lujoso tricolor, y dentro de la carpeta se incluye una pegatina más un "parche tó guapo" del famoso dúo beniyorkense. Puedes leer una reseña de ese disco aquí.  

Instrumentos de la Moto de Fernan. Foto de su Fb. 
"Marsupial Mediterráneo" fue compuesto y grabado, tal y como se destaca en la información del álbum, en solo siete días  “contra todo pronóstico”. Un récord mundial que tuvo lugar en los estudios Tigruss de Gandía en una semana de octubre de 2014. Su responsable Pepe Tigruss contribuyó de forma notable en muchos aspectos intrínsecos para la culminación del álbum ya sea en los arreglos como en las apoteósicas letras de las canciones.  Por lo que respecta al artwork es obra de Guillermo Urdanibia aka el Nerdo quien dibuja para su carátula una selección de motivos que aparecen en el álbum con esa cara de Koala en el centro, un ejemplo de marsupial que destaca por un tercer ojo capaz de tener percepciones avanzadas. Alcohol, drogas, navajas, tumbas, serpientes, muelas, cuernos, un individuo con fez y monóculo, más una calavera y un cáliz completan la disposición simétrica de esta excelente portada. El disco cuenta también con una hoja interior en la que se pueden leer las interesantes letras de las canciones.

Las canciones      

La Moto de Fernan. Foto de su Fb. 
El disco empieza con el tema “Soy un poco marsupial”, la primera de las descargas estruendosas de este álbum facilitadas por una desquiciada guitarra y una apabullante batería de rock and roll. “Me siento fenomenal, en mi casa soy feliz, nena hay sitio para ti… Trabajar me sienta mal y nunca tomo represalias”. Y del descalabrado parido en Australia pasamos al riff  salvaje de “Dame el crack” para “untarse crema en la piel e intimar al coche”.  “Ya no hay viejos en Benidorm, todos en bolas toman el sol” nos dicen antes de explotar: “Llama a Fernan dame el crack”.  Y de este modo llegamos al “Ojo del huracán”, para irnos de fiesta, tomando drogas y desfasar.  Punk rock sin contemplaciones en esta versión de los australianos Onyas, banda de Brisbane, Queensland. Aderezan el tema con detalles ácidos de guitarra con lo que te aseguro que te resultará imposible mantenerte impasible. Más vale que estés dispuesto a disfrutar al máximo de esas “Noches de verano” y calor en las que la peña desfasa, en las que te tiemblan las piernas y te suda la frente bailando “juntos al amanecer”. Placer al 100% que no cesa, tema tras tema, y con el que llegamos a ese “RnR en la carretera” con “medio cuerpo ventanilla fuera”. Ha llegado el momento de acelerar, tenemos un condón, las discotecas han cerrado, “vamos a la casa de tu vieja”.

La Moto de Fernan. Foto de su Fb.  
El vendaval de guitarras y batería, con esas voces abrasivas, sigue imparable su camino en  “Spanish macho man”, sátira de “un ser humano en peligro de extinción, cadena de oro, sobaquillo lleno de sudor”. Un portento con “pelo en el pecho sensacional”, especialista en el salto del tigre, con una misión en la vida. Es una pieza clave para la reproducción que le pone “cariño y todo mi esfuerzo, pero tengo mucho curro si te he visto no me acuerdo”.  Un super ser que “huele masculino” y precede al tema con el nombre del grupo. Esa “Moto de Fernan” auténtica, un “ser superior que va escupiendo detrás de la gente, perseguido como un delincuente”.  Trallazos salvajes por gentileza de las vibrantes seis cuerdas completan el insistente estribillo con una fuerza sin parangón alguno. Y hablando de ciclomotores, en el tema que cierra la cara A, ese “Psycho-lettes”, hacen referencia a la trama de un corto de 1996 dirigido por el cineasta malagueño Pedro Temboury con banda sonora a cargo de los Pink Flamingos de Granada. Un grupo de chicas punk se desplazan en ciclomotores y atacan a todo aquel hombre con el que se cruzan al que, tras violarle, le seccionan el pene. Perseguidas por la Guardia Civil, llegan a su altar donde preparan, con los aparatos sexuales masculinos, una pócima que les produce alucinaciones. Al final, un monstruo en forma de pulpo verde las estrangula y los agentes del orden se atribuyen su captura.  En el estribillo, la Moto de Fernán dice: “coge mi polla, córtamela, ya forma parte de tu collar”.   La cara A acaba con “Llename de Fixo”,  un hecho real que sucede cada verano cuando los turistas invaden Benidorm y realizan todo tipo de estupideces alocadas completamente enpastillados y borrachos.  Se trata en este caso de una versión de los Zero Boys, banda de punk rock de Indiana.

La Moto de Fernan. Foto en el Funtastic
Ya en la cara B, le recriminan a una mujer que “Ya no bailas RnR”. Llega la noche y no se pinta rojo sus labios, ni siquiera baila. Otro ejemplo fehaciente de cómo saciar al oyente con muy buenas maneras punk a base de un par de acordes, efectos guitarreros, y una batería percutiendo en las sienes de forma obstinada. Un minuto y medio de rabia sonora original, el mismo tiempo que dura el siguiente tema “Todo es unas mierda”,  versión de The Dirtys, combo de hardcore de Detroit. “La gente escucha pop, te sientes solo, te vas a morir”, nos dicen. Un riff demente atropella a esas cuatro escasas frases con las que consiguen volvernos majaras. Le sigue “Nariz de oso”, otro personaje singular con “talento sobrenatural…  un buen chaval que no sabe bailar pero tiene un sex appeal particular”.  Un maestro en arte marciales que está muy loco y del que no sabemos si asiste al prestigioso y multitudinario festival de Benidorm, el “Funtastic” al que el dúo le dedica el siguiente corte.  Un excelente  tema de rock and roll en el que nos describen tan imprescindible y magno acontecimiento musical: “ Esta noche voy a un festival…con la mente en blanco en busca de diversión, un ambiente natural. Mi cerebro dónde está. Nena voy a perder el control”.

La Moto de Fernan. Foto de su Fb. 
“Ya no huelo a alcanfor. Voy más fresco que una flor” nos confiesan antes de recomendarnos que acabemos con la televisión.  En “Rompe la TV” relatan cómo “la tele de mi abuela sale por la ventana. Con la nueva de plasma voy hacerme una tabla de surf”” a base de gritos, golpes de percusión, y descargas eléctricas que van a ayudarte a superar, si es tu caso, ese “Bajón Importante” con el que titulan su siguiente canción.  Ha llegado el momento en que “todo fluye en mi mente.  Las neuronas no están presentes. No me encuentro, no me busques”. Con la sucesiva canción llamada “Robertito Summer Camps”, nos explican la historia de un individuo que aparece confundido y desnudo, tirado en la calle, con la cara ensangrentada.  Un desastre total, aunque, cuando lo piensa, se siente mejor. No sabemos qué cojones le pasó pero sí que os podemos asegurar que emerge por los altavoces como una explosión de rabia “con los pelos de mis huevos convertidos en cuerdas de acero”. Llegando ya al final de este enorme álbum nos ofrecen una rapidísima, casi esquizofrenia y, ante todo, realista “Stress” tras la que afrontan la última explosión temática y sonora de este disco con la canción “Chaval sentimental”: Un buen salvaje liberal, un casanova al que le gusta el rock and roll no el indie folk.      

Reflexión final 

La Moto de Fernan. Foto de su Fb. 
En el mismo libro mencionado al inicio de esta reseña, su autor Greil Marcus se refiere a la opinión del crítico y guitarrista Robert Ray quien un día exclamó: “lo interesante del rock and roll es que el aspecto realmente radical tiene lugar en el ámbito del sonido”.  Ese sonido, cambia las ideas de la gente y su concepción sobre el mundo. La Moto de Fernan es un ejemplo perfecto para entender esa máxima en toda su grandeza. Sus canciones suenan con una amplitud sonora desbordante que transforma nuestra visión del entorno hasta límites insospechados mediante letras descarnadas, a medio camino del hipersurrealismo y la sátira social, acongojadas por la no menos imprescindible distorsión de la agresiva guitarra y las tajantes voces, y, por supuesto, al ritmo espeluznante que marca la incansable batería. Tras oír varias veces este álbum, a la que ellos mismos llaman, “pura poesía del paraje más antropológico del planeta tierra” a cualquier oyente atento se le representará sin duda “la involución de un ano sobre sí mismo en la industria musical”. La Moto de Fernan han conseguido con su Lp de debut un ritual musical y poético hilarante, insidioso, disparatado, y sobre todo muy divertido, con canciones que degluten las vísceras de la realidad a ritmo de punk rock con un resultado ciertamente embriagador.      

Nota: Puedes escuchar las canciones en el bandcamp de la Moto de Fernan o en el de Rufus Recordings donde además podrás comprar una copia del disco.

Te invitamos a ver el videoclip del tema "Chaval Sentimental" de la Moto de Fernan grabado por Fernan y Albert en la tienda de discos Naranja y Negro de Alicante, sede comercial y social del sello Rufus Recordings.      


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada