martes, 1 de septiembre de 2015

Max Gamuza presenta un single ideal para ganar y bailar, magnífico adelanto de su nuevo Lp

Portada 7"
Si hay algo que realmente hace falta, y mucho, en el panorama musical actual, así como en la vida en general, es una limpieza a conciencia mediante una buena gamuza que elimine tanto polvo acumulado desde los viejos tiempos gloriosos así como de prejuicios consecuentes a clichés ya un poco obsoletos.  Por ejemplo, cada vez que oigo los calificativos de “granuja” o “canalla” asociados al de “rockero”  me imagino que son licencias literarias más o menos acertadas, aunque en la mayoría de ocasiones difícilmente se ajusten al carácter cotidiano del artista que protagoniza ese proyecto concreto de rock and roll. Aunque su uso resulte coherente, para muchos críticos y gran parte del público, supongo que resultan altamente recurrentes e imprescindibles;  como si formaran parte de una denominación de origen con manual de actitud incluido. Al final, se incluyen sin malicia en el uso de un lenguaje un tanto manido, estructurado por un diccionario monotemático en el que no faltan vocablos y conceptos tan habituales como  “callejero”, “aves nocturnas”, “guitarras afiladas”, mezclados con mayor o menor soltura con “las drogas”, “el sexo”, o “el desamor”...  Un manual que está ahí en el fondo de cajón de cualquier músico “underground” que se precie y que puede ser de mucha utilidad para que el “eterno perdedor”  componga esa música “salvaje” con letras “al margen de la ley”.

Max Gamuza. Foto: Fiumfoto
Por suerte, no todos los artistas quieren morir jóvenes ni destrozan hoteles a mansalva, ni se drogan como si no hubiera mañana. Pero no por ello son menos capaces de escribir canciones convincentes, en las que el ritmo y  melodía destilan imaginación  y buen gusto al tiempo que imprimen el entusiasmo necesario para que, de una vez por todas, empecemos a ganar en la vida y nos dejemos ya de tantas lamentaciones cansinas.  Creo que Busta, factótum de este gran grupo llamado Max Gamuza, es uno  de esos músicos que conciben, con escrupulosa profesionalidad, toda su obra sin echar mano a esos clichés. Multiinstrumetista, con las ideas muy claras, y sobretodo capaz de dosificar los sentimientos con las palabras justas sin aspavientos que valgan, da vida a temas cautivadores, muy originales, acompañado siempre por los mejores. En este 2015 presenta su nuevo single, editado por los insustituibles Clifford records, con un par de canciones, “Hoy no perderé” y “Allnighter’s Call”, adelanto de su próximo y esperado segundo disco que tienen previsto empezar a grabar en las próximas semanas. 

Trayectoria 

Max Gamuza. Foto: Fiumfoto

Max Gamuza es un grupo asturiano formado por Busta (voz, guitarra), David Fernández (batería), Chusín Fernandez (bajo) y Dimas Obaya (guitarra). El proyecto arranca en las navidades de 2011 aprovechando que Mike Mariconda vivía en Gijón. Busta le mostró parte de su material y las canciones gustaron al famoso músico de los Devil Dogs y prestigioso productor norteamericano. Entraron a grabar en la primavera de 2012 en el estudio de Busta, el que se convertiría en su primer Lp con Iñigo O. De Zarate de The Allnighters, al Hammond B3,   Farfisa y piano; Iván Mirech a la batería; Joseba Irazoki y Mike Mariconda a las guitarras más producción, y el propio Busta a la voz, bajo, guitarra y percusión. El álbum con 14 canciones lo edita Munster en setiembre de 2012 con el título de “Los Buenos Momentos Están Aquí. Durante ese verano preparan la gira por varias salas del Estado y se producen un par de baja incorporándose una nueva base rítmica formada por  Joseba Baleztena al bajo y Guanche a la batería. Los temas de rock and roll incluidos en ese disco van del “garage” al blues punk con algunos detalles melódicos del mejor pop, trabajando referencias de los sesenta y ochenta. Reciben buenas críticas por la prensa especializada, actúan por festivales y a finales de 2013 ya cuentan con un nuevo bajista,  Chusín Fernández de los Supersiders.


Ya en 2014 entran a grabar un nuevo single que será adelanto de un segundo Lp y prodiguen dan algunos conciertos. En ese momento Tony Uría se encarga de la batería y Pedro “Teclas” del farfisa. Tras un periodo de incertidumbres, desde junio de 2014 David Fernández se encarga de la batería con el que se cierra una formación estable. De este modo, y tras numerosos directos,  llegamos a  julio de 2015, mes en el que sale su nuevo 7” con el título genérico de “Hoy No Perderé”  producido por Kaplan y mezclado por Rosillo. Editado por Clifford Records, es el flamante adelanto de su nuevo Lp que este mes de setiembre de 2015 tienen previsto entrar a grabar bajo la producción de JM Rosillo.

Los dos temas de este single que te presentamos son originales de Busta. “Hoy no perderé” fue grabada y producida por Angel Kaplan, y mezclada más masterizada por JM Rosillo, con Busta a la guitarra y voz, Pedro Teclas al farfisa, Dimas Obaya a la guitarra, Iván Mirech a la batería, y Chusín Fernández al bajo“. “Allnighters Call” fue interpretada por Busta al bajo, guitarra y percusión, Iván Mirech a la batería, Iñigo O. de Zarate al Hammond B3, y contó con la producción de Mike Mariconda.  El sencillo cuenta con una par de fotos de la banda a cargo de Fiumfoto, y el diseño de Mik Baro con el atractivo logo del grupo resaltando con extraordinario contraste de colores.    

La canciones 

Max Gamuza, grabando

En la cara A nos encontramos con “Hoy no perderé”,  canción que insufla ánimo tanto en su letra como en su concepción melódica. Un tema que afronta las consabidas adversidades que emergen, sin remedio,  de las relaciones personales, en especial las amorosas. “Pasa el tiempo, todos  cambiamos, lo que fue bueno ahora es malo… ¿por qué tengo que perder otra vez?” . Un órgano poderoso mantiene un colchón sonoro sobre el que una guitarra puntea con extraordinaria agilidad rítmica. Completa el arreglo un bajo y una batería, muy bien compenetrados, quienes moldear el tempo con gusto impecable.  La peculiar y apropiada voz solista, más un solo de guitarra bien ideado, culminan este fantástico himno para perdedores redimibles que no están dispuestos a dejarse arrastrar por la negatividad apremiante. “Todo tiene un final, lo malo también”, nos recuerdan acertadamente. 

Max Gamuza, grabando.
Y en la cara B, nos ofrecen otro temo de fantástica concepción armónica llamado “Allnighters Call”. Arranca con un poderoso riff de fuzz “garajero”  acompasado por un bajo espectacular y una batería percutiendo con enorme solvencia más otros detalles de percusión que aportan un aire lisérgico .  Juntos crean una base muy bien conjuntada sobre la que se luce el órgano Hammond ideando unos fraseos entre ácidos y sensuales. De este modo se añaden capas de matices instrumentales con una habilidad muy profesional sin cargar de motivos una canción pensada para las mejores pistas de baile.  El resultado es una fabulosa canción que teje momentos de soul con descargas lisérgicas, y percusión hipnótica que acaba por redondear un auténtico hit a modo de homenaje a esos Dj’s especialistas en convertir los allnighters en una fiesta tan memorable como inolvidable.   

Reflexión final:

Max Gamuza. Foto: Fiumfoto

Max Gamuza ostenta tantos recursos temáticos y sonoros de calidad, todos ellos aprehendidos con los años y  procedentes  de diferentes estilos y épocas,  que resulta imposible que sus creaciones te dejen indiferente. Estoy convencido de que su música te conquistará de inmediato gracias a  esa frescura encomiable que desprenden sus canciones mediante unos arreglos elegantes en los que se pone de manifiesto un tratamiento melódico muy peculiar aunado con una conjunción rítmica férrea nada desdeñable.  Busta y su banda tienen ese ingrediente secreto que todo músico ansia: una pócima que al profano le parece sencilla, aunque no lo es en  absoluto, porque desconoce que, en realidad, surge de una marmita laboriosa que cuece sobre fuego lento durante toda una vida. Sin embargo, no se trata solo de experiencia, otro de los conceptos más sobrevalorados del  manual del viejo rockero que nunca muere, sino más bien estamos ante una evidente mezcla indisoluble de actitud, humildad y respeto, aderezada con mucho, muchísimo, trabajo de ensayo. Son los condimentos imprescindibles para que las canciones resulten  creíbles y, de este modo, puedan defenderse en directo, sin ningún tipo de fisuras, tras plasmarlas, con todo lujo de detalles, en sencillos tan poderosos como éste. Sin lugar a dudas, ha llegado el momento de empezar a ganar y que los inmejorables resultados se oigan hasta en los allnighters más exquisitos porque tienen todo lo necesario para acompañarte en esos momentos de tu vida tan satisfactorios. Amigos y amigas, es hora de pasar la Max Gamuza  y que todo quede brillante y reluciente para bailar al ritmo de esta extraordinaria banda y, de paso, deleitarse con su original música más allá de manuales previsibles para posibles "canallas”  y reitrerados “perdedores” del rock and roll.

Nota: Puedes oír las canciones del single en el bandcamp y adquitir una copia en Clifford records




No hay comentarios:

Publicar un comentario