jueves, 4 de febrero de 2016

Los Fogbound amplían su vivaz universo sonoro con un nuevo 7” en pleno estado de gracia lisérgica

Portada
Los Fogbound forman un grupo extraordinario y sorprendente, por escoger un par de adjetivos laudatorios entre el montón de calificativos susceptibles de añadirse a la lista de sensaciones  que me procuran cada una de sus magníficas entregas discográficas.  Con tan solo unos pocos singles en el mercado, les considero como una de las formaciones de pop psicodélico más originales de los últimos tiempos, no solo dentro de nuestra escena estatal  sino también a nivel internacional.  Sus canciones rescatan unas formas y unos contenidos del pasado que comportan referencias extraídas de la mejor producción ácida inglesa de finales de los sesenta,  y las renuevan con resultados inmejorables mediante un trabajo personal  muy original y convincente.  Con la no menos indispensable discográfica gallega The John Colby Sect, acaban  de presentar en 2015 un nuevo sencillo con dos canciones, una original llamada “Lazy Lad” en estado de gracia compositiva más una versión del “Strange House” que enriquece el  conocido tema de los británicos Attack, a unos límites ciertamente tan satisfactorios como escalofriantes. 

Trayectoria

Fogbound. Foto: Pablo Rivas

Fogbound nació a principios de 2012 en A Coruña cuando Fabio Mahía (voz y guitarra), Borja Fernández (bajo), y Adrián Seijas (batería y voces) unieron fuerzas para diseñar un proyecto que empezó versionando conocidos temas de bandas "freakbeat" británicas. La banda se completaría con Fernando Vilaboy (Hammond).  Fabio no tenía otra experiencia musical anterior,  al margen de algunos proyectos previos que no llegaron a cuajar; Adrián sumaba en su currículum otras grandes bandas como Wolrus o Misterioso Viaje Holanda; Borja procede de los Twin-Sets; y Fernando aportó su veteranía más que consumada ya que, como bien sabes, estuvo en la Elephant Band y los Mega Purple Sex Toy Kit, y actualmente toca también en la banda progresiva One Of These Days & Thee Heavy Random Tone Colour Lab.  La formación actual cuenta con el baterista y cantante Pablo González “Pibli” de The Cynics, Feedbacks, Dr.Explosion, Peralta, The Legs, entre otras formaciones.

Fogbound. Foto: Chris Barnett
Tras esa primera etapa de ensayos y alguna que otra actuación con adaptaciones ciertamente contagiosas, surgen inevitablemente esas canciones propias que fueron desplazando de su setlist a las versiones con las que consiguen sorprender gratamente a aquellos que han tenido la gran suerte de verles en directo como, por ejemplo, en el Euroyeyé 2013 en el que ganaron la prestigiosa batalla de bandas. El siguiente paso fue ponerse en manos del experto Jorge Explosion y grabar en su estudio del Circo Perrotti sus primeros cuatro temas. En 2014, Sunny Day Records les editaba su primer sencillo con dos temas propios llamados “Whispering Corridors” en su cara A y “Come and See” en su cara B.  Su segundo sencillo fue también producido y grabado por Jorge Explosion en el Circo Perrotti.  Se puso a la venta a principios de 2015 por  la discográfica The John Colby Sect con dos canciones que responden a los títulos de “Purple Wax” en su cara A más “Kicking Eucalyptus Seeds” en su cara B.  Por otra parte, en 2015 aportaron el tema "Castles in a Sandbox" a un Split con el grupo Mega Purple Sex Toy Kit, para celebrar el 5º aniversario del club sixties "Pop Think In!".

Contraportada


El disco fue grabado en Monte Alto y masterizado en el Circo Perrotti. El artwork es de Fab y recuerda al diseño con el que las compañías Decca y Philips editaron en Holanda algunos singles a partir de 1966 de grupos como The Dukes,  The Alligators, o The Small Faces entre otros.  Cabe mencionar que las 150 primeras copias incluían unas bonitas postales psicodélicas de regalo.

Las canciones

Fogbound. Foto de su facebook


En la cara A nos ofrecen el tema propio “Lazy Lad” que arranca con esa impactante secuencia de órgano a la que se añaden notas precisas de bajo más detalles de percusión que nos cautivan en sobremanera para situarnos ya extasiados frente la entrada triunfal de la voz principal arropada por una banda que teje varios motivos instrumentales de auténtico lujo.  Cambios armónicos en la mejor tradición del popsike sixties, más un solo elegante e incisivo de guitarra, completan este sensacional tema que pasará a los anales de la mejor producción psicodélica de todos los tiempos por su vitalidad melódica, su entrega rítmica y su originalidad manifiesta en todos y cada uno de los recovecos de sus conmovedores arreglos.

Fogbound. Foto: Elena Lenguas
“Strange House” es una conocida canción de los Attack, banda muy respetada y reverenciada entre los amantes de la música ácida británica de finales de los  sesenta, cuyo original nunca fue editado por sus autores en el momento que fue compuesta y grabada en 1968. Los británicos  no tuvieron la suerte que merecían y cerraron su proyecto con cuatro singles editados, más otro en proyecto,  pero en ninguno de ellos figuraba esta fundamental canción con la que su peculiar sonido evolucionaba  hacia parámetros más oscuros y contundentes.  En manos de los Fogbound, el tema conserva toda su potencia, ganando en su instrumentación a un órgano que refuerza el poder envolvente del riff  principal en el que sigue manteniendo el bajo un papel fundamental.  La adaptación resulta deslumbrante y poderosa, con esa voz extraordinaria ayudada por las geniales intervenciones de una banda tremendamente conjuntada y vivaz.         

Reflexión final

Fogbound. Foto de su facebook
Los Fogbound  tienen un poder de persuasión y una capacidad de comunicación  francamente memorables.  Su obra se sustenta en el excelente criterio de unos músicos hábiles y audaces, con un bagaje melómano destacable, algunos de ellos con remarcada experiencia profesional,   que aúnan motivos  aprehendidos a nivel personal   con un trabajo de grupo meticuloso.  Todos esos factores les permiten alcanzar unos objetivos colectivos tan seductores como los demostrados hasta el momento.  El proceso comporta una entrega absoluta, una complicidad férrea entre ellos y, de paso, con el público testigo de todos y cada uno de sus pasos agigantados,  porque nunca resulta nada fácil dar vida a un espacio sonoro propio que no se conforme con repetir esquemas, por muy respetuosos y voluntariosos que sean los proyectos.  Al oír cada una de sus fascinantes canciones, el atento como sensible oyente notará, sin tapujos que valgan, que sus grupos de cabecera les han servido de inspiración pero ese fundamento temático y referencial, que les honra, no es lo que en verdad les distingue.  Ellos van mucho más allá de seguir los pasos de los maestros.  Gracias a una inventiva descomunal,  aportan un amplio abanico de matices, ya sean instrumentales como imaginativos, con los que consiguen que su proyecto se sitúe por derecho propio en el limbo del  pop psicodélico de todos los tiempos.

Nota: Puedes escuchar los temas y adquirir una copia del 7" en la web de The John Colby Sect.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario