lunes, 5 de junio de 2017

David Brookings, un “King Without a Throne" con un esperanzador “vaso medio lleno” de bonito powerpop

Las canciones de David Brookings podrían servir como banda sonora perfecta para musicalizar cualquier planteamiento teórico que se te antoje sobre el pensamiento positivo. Su magistral trayectoria, ya sea desde el punto de vista compositivo como interpretativo, es un ejemplo fehaciente para entender que, si bien la perseverancia no da necesariamente la clave del éxito, sí que sirve, y con creces, para extraer lo mejor del artista gracias al trabajo abnegado y la creencia en uno mismo. Todos esos años que van desde su primer álbum en 2000 hasta el más reciente de 2016 se resumen en un recopilatorio que el sello zaragozano You are The Cosmos ha titulado como “King Without a Throne” y ha editado este pasado mes de marzo de 2017.  El disco, con doce magistrales canciones, sin un solo momento flojo, se entiende también como un éxito personal más del gran Pedro Vizcaino en su  encomiable cruzada por llevar al merecido trono a todos esos reyes del powerpop que, inexplicablemente o quizá no tanto ante tal despliegue de mediocridad reinante en los mass media, siguen en sus castillos viendo, afortunadamente, como sus vasos vitales, incluidos los musicales, siguen medio llenos a la espera de que, al menos los amantes del mejor pop, beban de ellos a gusto.      

Trayectoria 


David and The Average Lookings. F: Patrick Carver
Nacido el 12 de noviembre de 1978, David Brookings creció en Richmond, Virginia, y a los nueve años ya cantaba y tocaba la guitarra. A los 15 años actuaba por clubes de su ciudad, formó parte de bandas locales y grabó en otoño de 2000 su primer disco con ayuda de amigos y bajo el título de "Sounds Off". En verano de 2001 se trasladó a Memphis y sacó su disco “End Of An Error” a principios de 2004. Desde 2003 a 2009 trabajó como guía turístico en los estudios Sun donde grabó también tres discos más “Chorus Verses The Bridge”(2004), “Obsessed” (2007), y “Glass Half Full” (2009).

"Sounds Off..." (2000)
En otoño de ese 2009 se trasladó a San Jose, California, y a finales de 2013 sacó su sexto disco “The Maze”. Ya el 10 de junio de 2016 fue editado su nuevo disco bajo el nombre “David Brookings and the Average Lookings”.  El recopilatorio que te ofrece You are the Cosmos en vinilo de 12” tiene en su portada una foto de su protagonista, obra de JoAnn Schilb, y en su contraportada las portadas en miniatura de sus siete discos hasta el momento autoeditados desde 2000 a 2016.  Entre julio de 2010 y febrero de 2011, David Brookings grabó nada menos que 209 versiones de The Beatles, a razón de una por día. Todas están disponibles en Youtube.

Las canciones

"The End of An Error" (2004)
La cara A se abre con “Time To Go” tema de su más reciente disco de 2016 con The Average Lookings. Una excelente carta de apertura con melodía cautivadora,  estribillo poderoso, y una banda bien compenetrada que nos lleva a “King Without a Throne”, canción de su disco de 2004, “End of an Error”, con penetrante combinación de ritmo y melodía que explota en el estribillo de forma genial, más cambios armónicos y un solo de eléctrica que pone los pelos de punta.  Le sigue “Tough Crowd” del álbum “Obsessed” (2007), otra exhibición del talento compositivo de este músico con el dominio de los recursos del folk pop, mediante su enternecedor criterio, con especial momento solista de piano.   

"Chorus verses the Bridge" (2004) 
A continuación nos ofrecen “Dead Battery” del trabajo de 2005 “Chorus Verses the Bridge” mediante esas guitarras luminosas que tejen secuencias de powerpop de auténtico lujo. Le sucede “Hook It Up” del álbum  “End of an Error” con sus intervalos cautivadores de fina acústica y percusión dominante, dando cobertura a la excelente voz de su protagonista. Finaliza la cara A con “Cora” del disco de 2013, “The Maze”, otro tema suculento en el que emergen matices de pop fascinante combinados con una sensibilidad a flor de piel, entre crescendos que lograrán hacerte levitar de felicidad.

"Obsessed" (2007)
La cara B se inicia con “Sand in the Hourglass” de “End of an Error”.  Un  tema que pasa de un pedal envolvente de órgano al ritmo marcado de percusión y bajo más guitarras sublimes que arropan otra melodía de ensueño.  Saltamos  al álbum “The Maze” con el tema “The Greatest Songwriter No One Ever Heard” en el que, sobre un ritmo calmado y cadencioso, va creando una ambientación de pop sereno, un auténtico placer para cualquier melómano en el que la voz y la banda se complementan a la perfección. Una vez más, no falta otro buen solo de guitarra.  Sigue con “Flashlight Love” del disco “Glass half Full” de 2009. En este caso reluce su enorme capacidad para dar vida a canciones que rezuman amor por todas partes, con arreglos cariñosos, y crescendos de fantasía.

"Glass Half Full" (2009)
Regresamos al album “End of an error” con “Looking for the One”, tema en el que las acústicas contribuyen, de manera excelente, para dar vida a este tema rápido de pop poderoso que invita al baile y a celebrar la vida con luminosos riffs de guitarra. Seguidamente, recurren a “Always be the Same” de “The Maze”, canción en la que se pone de manifiesto la influencia que ejerció el country en su obra durante su estancia en Memphis  y finaliza el recopilatorio con “Obsessed”, canción dulce que daba título genérico a su trabajo de 2007. La última de las exquisiteces de este meticuloso recopilatorio que reúne buena parte de lo mejor de este creador sublime de powerpop del que, seguro, podríamos seleccionar otras tantas canciones susceptibles de ser igualmente destacadas como lo mejor de su obra. 
   
Reflexión final:
"The Maze" (2013)
El magnífico fotógrafo norteamericano Duane Michals, (n. 1932) comenta su obra de la siguiente forma: "Cuando observas  mis fotografías, estás observando mis pensamientos". Puede parecer una frase simple por evidente, pero no lo es tanto. Hay en ella una muestra irrefutable de la opcional sinceridad del artista que implica una imperiosa necesidad de  compartir con todos nosotros sus importantes momentos de intimidad. 


2016 
En mi opinión, la máxima resume, como pocas, cuál es la función comunicativa y emocional del arte. Pues bien, si la aplicamos a este genio del powerpop, a este "rey sin trono", que es David Brookings, nos servirá como resumen perfecto para entender su deslumbrante obra: “ cuando escuchas su música, estás oyendo sus pensamientos” … y, por supuesto, también sus referentes pero no de forma tan indispensable como insisten, erróneamente, algunos críticos que no valoran  en su justa medida la enorme aportación que realiza este gran músico, compositor, cantante y no menos excelente guitarrista. “King Without Trone” contiene una docena de canciones que van a maravillarte con sus armonías luminosas, su golpes de efecto mediante estribillos que explotan como bolsas repletas de confeti de colores que inundarán tu vida de buenas vibraciones, las suficientes para darte cuenta de que tu vaso existencial está afortunadamente medio lleno y puedes bebértelo a la salud de este gran artista que es David Brookings.


No hay comentarios:

Publicar un comentario