domingo, 5 de diciembre de 2010

Munlet, talento a cañonazos

Portada
“El silencio se ha roto, sólo escuchas mi voz”, es uno de los versos que conforman el extenso universo lírico y sonoro de Munlet, dúo de Mendaro (Guipúzcoa) que para la ocasión se ha ampliado a quinteto con el objetivo de girar este verano presentando su tercer disco  titulado Cañón. Este nuevo álbum, editado recientemente por Gaztelupeko Hotsak, es el más completo de su carrera discográfica. En él encontrarás referencias directas a la muerte en nueve de las quince canciones que lo componen, melodías de una belleza inimaginable como Electricidad o Mitocondria; secuencias rítmicas apabullantes y una destreza musical y poética electro punk que les confirma como una de las mejores ofertas del momento a nivel internacional.
 

Munlet
Munlet se forma en 2002 como dúo obstinado en recuperar, con enorme criterio, el protagonismo de la electrónica con condimentos punk y rock. Tras publicar tres EPs, Anita Lady Fingers, voz, sintetizador, theremin e Ina Herr Professor, programaciones, guitarra, teclados, sacan en 2007 Clínica de Ruidos (Transpop), disco que les coloca de inmediato en los altares electrónicos estatales. Un año después, Munlet obtiene una meritoria segunda posición del concurso XX Villa de Bilbao, así como el premio al mejor grupo de Euskal Herria. En 2009 se edita Pong (BiBateanDiskak), un mini LP con curiosas, divertidas y originales versiones de grupos como Nuevo Catecismo Católico, Décima Víctima, Derribos Arias o Eskorbuto, más un single para Ghost Highway Recordings con los temas “Perturbadora de Mentes/Turismo Extremo”.  Con este nuevo disco, Cañón, la formación se amplia de forma transitoria a quinteto mediante Oscar Alvarez, batería, voz, (Inserta, Ex Cápsula) Arkaitz Garai, bajo, (Los Brebes) y Sergio Llanos, guitarra, voz (Eureka Hot IV, Ex Atom Rhumba).

Lo que primero llama la atención de este gran disco, grabado en Lamiña (Mungia) y El Cubo (Mendaro), es su espectacular portada a cargo del pintor e ilustrador donostiarra Pablo Fermín que también es el autor de todo el diseño e ilustraciones más el videoclip de su tema estrella, Cañón. La imagen de ese animal con cabeza de cañón es una de las referencias temáticas de Fermín iniciadas con ilustraciones como el Pobre Hombre Perro. El artwood es muy apropiado con dominio del rojo crepuscular y detalles magníficos como el juego de las letras del grupo y título del disco en forma de pliegues del cerebro que encontramos en la galleta del vinilo. Por cierto, el orden de canciones es diferente del Cd ya que, como bien aprecia el mismo grupo, no es lo mismo oírlas de un tirón que en dos caras. Como puede comprobarse, este disco está cuidado hasta el último detalle. La masterización corrió a cargo de José Lastra.

El premio, antes mencionado, les permitió sacar este álbum y les ha garantizado un presupuesto y un plazo adecuados para grabarlo. Entre las variaciones con respecto a sus anteriores trabajos, destaca el paso de la caja de ritmos a la batería con el consecuente espectro rítmico que eso conlleva y la inclusión de motivos pop en algunos de sus temas. En líneas generales los preceptos electrónicos y punk del Munlet, ya saboreados en anteriores entregas, se mantienen bien presentes. La capacidad de Anita Lady Fingers para discurrir entre universos atormentados, muerte, infierno, infecciones, utopías y electrodos a base de  metáforas e imágenes conmovedoras, sigue siendo  genial. Destacable es también su enorme capacidad como vocalista. Por otra parte, el dominio de programaciones diversas, entre otras habilidades, por parte de Ina Herr Professor se mantiene apabullante y demoledor. El resto de los integrantes de esta versión Munlet aportan sus vicisitudes con personalidad propia y con todo el bagaje adquirido tras su paso por otras bandas insignes del panorama actual del punk rock.

Cañón se inicia con el tema Control donde máquinas y guitarras entran en conjunción para dar forma a ese “siniestro androide protegido de embestidas tubulares”. Tras “la lluvia de topo-moscas”, la batería emerge en el siguiente tema armada de tambores a juego con guitarras a lo Joy Division para “esnifar amor sobre tu piel”. En esta canción  titulada Radial, Anita nos grita “Sabes que no” con una voz narcotizante. Le sigue Electricidad, temazo maravilloso con una melodía que engancha y que crece entre un aislamiento tenebroso hasta llegar al estribillo donde “todo en ti es electricidad”.

El siguiente corte titulado Decapante destaca por sus guitarras febriles que buscan expectantes crear un clima de ansiedad entre distorsiones. Tras el “dolor y la amputación”, surge la Infección con toques funk, bacterias inmunes y frases de una belleza extraordinaria como “Mis córneas gritan sin poder oír”. Más de una diva del after punk daría su vida por cantar una canción tan maravillosa como ésta.

Los dos temas que cierran la cara A son Tormento , puro y emocionante punk tecno, cargado de detalles oscuros, visiones, láser, desvaríos, más el Doctor Muerte que cierra       
el sueño eterno con estribillos sin concesiones: “estos vivos están muertos” y versos poderosos como “veo las voces de tu oscuro terror, no sé si estás conmigo o con tu dolor”.

La cara B empieza con la enorme canción titulada Cañón donde se aprecian toques de punk hardcore en esa “conspiración en la menor”. Munlet se rebela contra el orden imperante de perros rabiosos oteando y se niega a seguir en la prisión de la asfixiante realidad. Las secuencias electrónicas vuelven de la mano del siguiente tema Alquitrán,  a la que pertenece la frase que abría esta reseña así como otras gemas del tipo: “electrodo ardiendo saliendo de ti, mi amor”. A continuación aparece Mitocondria, otro de sus mejores temas con un desarrollo rítmico impecable y un más que merecido éxito a cualquier nivel, con una letra poderosa que se refiere al desorden psicótico y mental, y la sinceridad que nos lleva a explotar.

Ritmos sincopados que “anochecen en tu cerebro” sirven de entrada a Invertebrado, una canción con el “metabolismo acelerado” y que precede a ese Mundo Infierno donde sobresalen las guitarras afiladas de acordes cortantes y cortes temáticos geniales. Caníbal Café y Cuerpos son dos temas cortos, enigmáticos y penetrantes donde el simbolismo se adapta a los juegos electrónicos, susurros y cuerpos en alcohol.

Cierra el disco el tema D-30 el único cantado por el Professor, autor también de la letra, con una habilidad considerable. Son los últimos acordes siniestros donde el protagonista siente “la rutina de su aliento y el hedor, ácida su orina…”. Versos duros y penetrantes hasta que la máquina se desconecta y acaba la epopeya sonora y poética de este maravilloso álbum.

Munlet
Munlet han conseguido, con este alarde de creatividad, comunicar sus sentimientos a sus seguidores habituales, que no son pocos, mediante el dominio de esos parámetros  que les hacen ser únicos. Pero también han abierto la puerta a estilos no tan desconocidos para ellos como el pop en una estrategia que les confirma como un grupo de múltiples recursos. Algunos les considerarán un grupo de rock a secas, otros una banda de electrónica punk. Con justicia, habrá quienes, como yo, no hayan disfrutado tanto de un disco con estos preceptos combinados, desde los albores de los grupos tecno, post punk e industriales. Como ellos mismos han dicho en alguna ocasión, este álbum “no es una colección de canciones”, sino mucho más. A mi parecer, es puro talento a cañonazos.

Nota: Puedes escuchar el disco en el bandcamp.

Te invitamos a disfrutar del video con el tema que titula su disco, "Cañón" realizado por Pablo Fermín.


No hay comentarios:

Publicar un comentario