domingo, 18 de diciembre de 2011

Sonido Alfredo presentan su segundo Lp de tropicalismo punk asturiano

Portada
Sonido Alfredo son un trío de músicos con todas sus posibilidades artísticas escrupulosamente estructuradas para manifestarse en todo su esplendor en cada una de sus canciones. Quiero decir con ello que son una banda donde los tres instrumentistas tienen un papel asignado y bien trabajado dentro del resultado conjunto. De este modo, tanto la batería como el bajo como la guitarra adquieren su protagonismo en cada una de las 10 canciones que conforman este sorprendente segundo Lp editado en 2011 por Discos Humeantes.

Los tres músicos de Sonido Alfredo proceden del valle asturiano de Alto-Aller y actualmente residen en Oviedo. Con el objetivo de perseguir un proyecto musical sin demasiadas pretensiones más allá de pasar un buen rato, en 2005 se unieron el baterista Pablo Muñiz Pérez con Ángel Herrero Tejón, bajista que había pasado a la guitarra, a los que pronto se añadiría el hermano de Ángel, Ignacio Herrero para hacerse cargo de las cuatro cuerdas. Nacía el Sonido Alfredo como seña de identidad de estos tres músicos dispuestos a aportar al mundo del rock and roll un estilo propio bien definido con unas influencias “garage” y toques “punk” pero con la inquietud de ir más allá del revival y en especial de los cuatro acordes más que previsibles. Primero fue una maqueta y al año, en 2007, entran en los estudios de Circo Perrotti donde graban nueve temas que se recogen en un CD. Más tarde añaden cuatro temas más, con Mike Mariconda y Jorge Explosión a la producción, y en 2008 sacan un primer Lp con el título de “Sonío Fredo”, en el que destaca visualmente un curioso art-work, en vinilo transparente, para un 12” a 45 rpm. Ese Lp, distribuido por Discos Humeantes, se agotó gracias a la excelente respuesta que obtuvo entre el público y las buenas críticas que ensalzaron con razón ese sonido que sentaba las bases de un grupo furioso pero muy convincente, con canciones memorables como ‘Mata al Bolas’, ‘Checho en NY’, o ‘Krápula’.

Sonido Alfredo
En 2010 vuelven al estudio del Circo Perrotti donde graban 10 nuevos temas que editan de nuevo con Discos Humeantes, sin título, y con una tirada de 500 copias en vinilo de 12” también a 45 rpm. En esta ocasión destacan un par de dibujos en portada y contraportada, obra de Pedro Vera, artista murciano autor del conocido Nick Platino y de la serie Ortega y Pacheco que publica El Jueves desde los noventa. La portada es una recreación de la conocida escena mediática de John Lennon y Yoko Ono en la cama hablando de paz para el mundo, cuya historia se reinterpreta y son los tres asturianos quienes, disfrazados con pelucas, acompañan a la Yoko mientras John yace en el suelo con una guitarra partiéndole la cabeza. El otro dibujo recrea a los músicos con el traje regional asturiano.

En este segundo disco incluyen una versión del ‘Das Model’ de Kraftwerk que reinventan para ubicarla dentro de sus emocionantes esquemas musicales. El resto de temas son originales y confirman que el Sonido Alfredo tiene denominación de origen y resulta difícil encasillarles en ninguna corriente que nos permita saber, con innecesaria seguridad, hacía donde va el río y encima con esos salvajes remolinos tan imprevisibles que nos ofrecen en cada tema. Este segundo álbum está repleto de detalles de calidad ya sea con la voz de Parsley The Lion (Solar Flares y Adventures of Parlsey) presentando el trío tras un magnífico tema como es ‘Rock de Estadio’; con guitarras persuasivas en canciones como ‘Telediario negro’ o ‘Rosita’; más baterías precisas y contundentes como en los instrumentales ‘Normal man’ y ‘Gilibili’; líneas de bajo que encienden los ánimos; tratamientos punk siniestros como en ‘Rocker 666’ o ‘Ovni’ y finales asombrosos como esa ‘Charanga’ que cierra el disco con toques de tropicalismo demencial tal y como se abría con la genial ‘Loli Tropical’ que destaca por su estribillo exquisito.

Sonido Alfredo
Habrá quien interprete su música con los parámetros “sixties” del garage punk: otros notarán la mano “explosiva” en la producción; e incluso es probable que algunos destaquen una apuesta más calmada y melódica que el primer disco, aunque no exenta de toques arriesgados que definen esquemas poco complacientes. Sea cual sea la forma de explicar con palabras las sensaciones experimentadas con este álbum, estoy convencido de que, si se escucha con atención, se coincidirá en destacar su vibrante apuesta por un rock and roll nada contemplativo, muy original, con tratamientos rítmicos que evolucionan de lo latino y letras sensacionales cercanas a la demencia poética, que consiguen comunicar, y van dos veces, un compendio musical tan excelente como es el del Sonido Alfredo.

Nota: Puedes escuchar el disco de Sonido Alfredo en el bandcamp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario