sábado, 4 de febrero de 2012

El Wáchina Wàchina 2012 de Valencia fue todo un éxito musical y de público

Foto Magic Pop. Ukelele Zombies 
La primera edición del Wáchina Wàchina de Valencia celebrada el 4 de febrero de 2012 empezaba en El Loco Club con la actuación de los Ukelele Zombies. Se trata de una joven banda valenciana, respetada ya en el prestigioso circuito de su ciudad, que descargaron elevadas dosis de “garage”, interpretado con contundencia y sobre todo con sobrada actitud de rock and roll, ante un público congregado con ganas de pasarlo bien ya desde las primeras horas del festival. Un grupo que empieza su trayectoria así y consigue parroquia antes de editar disco, merece el mejor de los reconocimientos posibles que, con toda seguridad, se verán recompensados con posteriores y sucesivas entregas discográficas dignas de pasar a la nutrida historia rocanrolera estatal que emerge desde la capital valenciana. Esta empatía solo es posible con las ideas muy claras y sobre todo con perfecta capacidad de comunicación que es, en resumidas cuentas, lo que demostraron en escena entre merecidos aplausos.


Foto Magic Pop. Los Glurps
Tras el apabullante directo de los Ukelele Zombies, tocaron los Glurps, otra de las bandas recién creadas en la siempre importante escena “garage” de Valencia. Los Glurps demostraron, con creces, haber realizado en los últimos meses un excelente trabajo global para mejorar su interpretación en el escenario. Esta banda ha hecho acopio, tanto individual como colectivamente, del entusiasmo necesario para buscar la complicidad en el público y ese ejercicio de autoconvencimiento, acompañado de mejoras instrumentales considerables, consiguieron llegar tanto a expertos como a neófitos para obtener un éxito más que justo. En resumidas cuentas, los Glurps agradaron sin tapujos y nos avanzaron, mediante excelentes muestras de buen rock and roll, que están dispuestos a crecer mejorando sin parar, concierto a concierto, y sobre todo sin conocer ni aceptar límites gracias al excelente criterio de sus músicos. A destacar también la presencia en el escenario de Leighton Koizumi, cantante de los míticos Morlocks, quien interpretó en su indiscutible estilo, uno de los temas con los Glurps.


Foto ;Magic Pop. Magic Dildoss 
Las exhibiciones musicales a cargo de los Ukelele Zombies y los Glurps ya habían justificado la asistencia obligatoria al festival para todos aquellos amantes del “garage” de todos los tiempos. La jornada del Wáchina Wàchina presagiaba un cúmulo de grandes momentos, con presencia masiva de público ante el que los grupos no podían permitirse el lujo de dejar escapar la ocasión para brillar al máximo de sus posibilidades como así acabó siendo. Los siguientes en tocar fueron los Magic Dildoss y lo hicieron en un abarrotado Natura Dub. El local se quedó pequeño para disfrutar de la música de estos castellonenses que están capitaneando las propuestas estatales de “garage rock” más cercanas al pub rock setentero. Un concierto con suficientes muestras de creatividad durante el que regalaron a los presentes convincentes trallazos de buen rock and roll. El listón seguía muy alto, a un nivel que iba a ser difícil de superar ni siquiera por la esperada sesión “salvaje de medianoche” en la sala Wah Wah de Valencia. 

Foto Magic Pop. Midnight Shots
Los Salvajes y los Midnight Shots dieron una lección de carisma, interpretación y buen rock and roll, en la Wah Wah de Valencia con un lleno absoluto y las entradas agotadas. Los Midnight Shots, que en los últimos meses han ganado un nuevo teclista, un saxofonista y una enorme capacidad para pulir los temas con una autenticidad “ritmanblusera” sin parangón, deslumbraron y nos ofrecieron una nutrida selección de sus mejores perlas y versiones. Su música entusiasmó, con razones sobradas, a todo el mundo presente desde la primera fila hasta la barra del bar, incluidos algunos grandes entendidos en la materia que pudieron asistir a la cita. Estos valencianos, expertos ya en el R&B de los sesenta, son autores de canciones tan originales como cualquiera de los clásicos que muchos conocemos. Presentaron un repertorio bien seleccionado, forjando una crucial intensidad temática y sonora “in crescendo”, con recursos bien cuidados y una puesta en escena elegante. Todos y cada uno de sus músicos dieron lo mejor de si mismos con el propósito de permitir que la carismática voz de su cantante principal tuviera la oportunidad de proyectarse debidamente. Sus fans nos quedamos a la espera de un necesario nuevo disco, ya grabado y que probablemente pronto vea la luz editado por una de las mejores discográficas a nivel internacional.


Foto Magic Pop. Los Salvajes
Los Salvajes se hicieron dueños del escenario de la Wah Wah respaldados por una tremenda emoción de las primeras filas que se abalanzaba sobre los monitores antes de oír siquiera uno solo de los acordes de sus legendarios temas. Aparecieron con su cantante original Gaby Alegret acompañado por Quique Tudela (guitarra, que estuvo con los Gatos Negros, Sirex..), más otros veteranos músicos como Albert Ponsa (bajo), Francis Rabassa (batería durante muchos años de Serrat) y el holandés Peter Dijsterhuis (teclados). Desde el primer tema hasta el bis, se sucedieron todas sus mejores canciones que fueron cantadas a pleno pulmón por la multitud enfervorizada ante una ocasión que, sin duda, pasará a la historia. Convertirse en testigo de excepción de cualquiera de sus éxitos, canciones que forman parte de la memoria colectiva musical de los años sesenta, acabó siendo casi una ceremonia religiosa coreada por una multitud devota de jóvenes y no tan jóvenes cuya entrega ponía los pelos como escarpias. Dudo muchísimo que ni en sus mejores tiempos, los Salvajes tuvieran un público más fiel y selecto como el que no solo les admiró, sino que les amó durante ese histórico concierto. Gaby cantó como si los años no hubieran pasado y su banda creció con el apoyo impagable de ese público volcado.

Fue una noche inmejorable durante la que también aportaron sus mejores artes Dj’s de prestigio como Alejandro Efe Erre, Alex Lorenzo, como ya lo habían conseguido antes también con excelente nota, (durante la jornada así como finalmente en el Excuse me), Jaume, Vicent y Àlex de los Doctor Octopus Dj’s más el Sr. Mezcal. Para finalizar esta reseña tan solo me queda dar mi mejor nota y agradecimiento, con todos los parabienes posibles, a una organización impecable, encabezada por Tono y Suso, que consiguió materializar un impresionante festival de lujo del que estoy convencido que se hablará y muy bien como mínimo hasta su necesaria perpetuación en la escena “garage” de este país con posteriores y esperadas ediciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario