domingo, 22 de abril de 2012

Acaba el Sixties 2012 con una tercera jornada de muchas guitarras tras el fascinante R&Barakaldo

Brand New Sinclairs. Foto Magic Pop
La última noche de la cuarta edición del Sixties Rock Weekend 2012 tuvo como indudable y casi principal protagonista a las guitarras, muchas guitarras, sonando tremendas, apabullantes, con riffs que recordaban a los grandes mitos de las seis cuerdas, algunas formando una pared inquebrantable de distorsión, otras ofreciéndonos algunos solos de excelente textura, y todas por lo general entregadas a satisfacer un público que disfrutó de unos grupos contundentes en el amplio abanico del hard rock. Pero antes y para abrir la noche,  todo un lujo para los sentidos, los Brand New Sinclairs. Pudimos disfrutar de una magnífica banda que apareció, con esa elegancia que les caracteriza, en el escenario de la Magic Box alrededor de las diez de la noche, tras el consabido partido de futbol que retrasó el horario previsto, y con ganas de dar un buen concierto. Y lo dieron, vaya que sí, con el mejor R&B actual que tiene en su ciudad, Barakaldo, a unos auténticos maestros del género. Supongo que todo el mundo debe ser más o menos consciente de que no es lo mismo tocar ante un reducido grupo de personas, encima alejadas unos cuantos metros del escenario, que hacerlo delante de una masa enfervorizada que corea y baila las canciones con auténtica entrega. Pues bien, los  Brand New Sinclairs son capaces de rendir con igual entusiasmo ante ambas situaciones  y demostrar una enorme profesionalidad como quedó demostrado en su directo frente a un reducido número de personas que disfrutaron de lo lindo de su música. En ese concierto tocaron canciones de sus dos álbumes editados hasta el momento, “Ten blue pills" (2009) y "Healing souls" (2011), más una versión del "Scorched" de Varetta Dillard, incluida en su  nuevo proyecto en directo llamado Brand New Sinclairs Vs. Black Oldies. Un espectáculo que se podrá disfrutar el 3 de mayo de 2012 en el teatro Arteria Campos Eliseos de Bilbao en el que adaptarán varios temas de R&B de Chuck Berry, Ray Charles, James Brown, Marvalettes, Bo Didley, o Larry Williams entre otros.
Brand New Sinclairs. Foto Magic Pop
El concierto de los Brand New Sinclairs vino a demostrar una vez el enorme atractivo  de esos temas que ya destacan en disco por su creatividad y que resultan en vivo especialmente conmovedores. En ambos álbumes encontramos excelentes momentos para la historia de la música con raíces “sixties” tomando como base el R&B y el soul de los sesenta, y añadiéndoles detalles muy bien escogidos de revival mod y punk de finales de los setenta, entrelazados con una actitud modernista y un dominio de las tablas ejemplar. Ana a la voz principal y percusiones, Andi a la guitarra, Rafa a la batería, y Julio al bajo demostraron que su propuesta musical se integra entre lo más granado, convincente y creativo del panorama actual a nivel internacional. Todos sus recursos instrumentales, sucesión de acordes, cambios de ritmo, solos precisos, más la poderosa voz y simpática  puesta en escena de su cantante principal, convirtieron a los Brand New Sinclairs en uno de los mejores grupos de la noche y del festival en general.    


Smokingdog. Foto Magic Pop
A partir de ahí y hasta altas horas de la madrugada, se pisaron todos los pedales de distorsión posibles. Tras los Brand New Sinclairs, subieron al escenario los Smokingdog, grupo de Castellón formado por Nacho Fandos (guitarra y voz), David Franch (bajo), Iván Chabrera (guitarra y voz) y Carlos Cruz (batería). Esta era su segundo concierto aunque nadie lo diría porque en realidad se trata de músicos experimentados que han militado, hasta el pasado verano, en los Stolen Jackets o en los míticos Búhos, en este caso Iván, uno de los organizadores del festival. Ofrecieron un buen repertorio de temas propios más un par de versiones como el ‘Hit the Road Jack’, de Ray Charles y el coreado ‘Baba O’Riley’, de The Who”. En sus canciones propias se intuyen muy buenas maneras que aúnan detalles de grunge, hard rock, melodías pegadizas y desenvueltas entre conocidos riffs de grupos legendarios como los Led Zeppelín o surgidos del imaginario de Pete Townshend. Los Smokingdog construyen  pasajes de buen rock and roll  que entusiasmaron al público no solo local y fueron el preludio perfecto para que aparecieran en el escenario las primeras estrellas foráneas, los Dandies, uno de los primeros grupos que fue contratado tras su actuación en el FIB de 2011.  

The Dandies. Foto Magic Pop
Los Dandies es una banda londinense que está formada por los hermanos Adrian Weber (voz principal y guitarra), Eric Weber (guitarra solista), Fabian Voirol, (baterista) y Dimitri Schubiger (bajo). Su música es una mezcla entre el rock americano, el grunge, y el Indie británico menos pop. En estos momentos están trabajando en su álbum de debut y presentan su primer single “Battle Cry”. De su concierto, al margen del aspecto musical, cabe destacar la curiosa forma de intentar atraer al público a las primeras filas colocando Cd’s a lo largo del escenario que si bien en un principio no fueron vistos por el respetable, volaron en segundos al percatarse del regalo. También arrojaron 7” vinilos y, en definitiva, consiguieron no solo agradar por esos detalles sino por una actuación más que correcta, con grandes momentos de guitarra, buena voz y una sección rítmica potente tal y como mandan los cánones de todos esos grupos herederos de la Velvet Underground y el rock americano dotado de dosis de grunge. A destacar la gran amabilidad de su cantante que estaba enormemente agradecido por estar en el festival, por tocar esa noche, por tener un hermano pequeño a la guitarra y por el público que le había tocado. Un buen tipo sin lugar a dudas que acabó bajando del escenario para tocar con su guitarra y abrazándose a alguien del público tras su interpretacón.   

Thee Attacks. Foto Magic Pop 
Tras los británicos aparecieron en el escenario del Auditorio de Castellón, el grupo que gustó más en general, sin que faltaran razones para ello, por su propuesta de guitarras contundentes, voces de puro rock and roll setentero, sin contemplaciones, interpretado por unos músicos que elevaron la temperatura de la sala a base de ruidosos riffs de guitarra y cierta actitud de “rompecorazones” como llegó a identificarse el bajista en un forzado español de cantina mejicana. Se trataba de los Attacks, una banda danesa formada por Jimmy, voz y guitarra; Terry, guitarra; Johnny, bajo; y Ritchie, batería, que han evolucionado su sonido, y por lo visto también su concepción estética, desde su primer single “Love in disguise”, y su álbum de debut, That's Mister Attack To You  (2010) eminentemente sixties y cercano al mundo mods, hasta una concepción actual más cercana al rock ruidoso y añejo sin que por ello dejaran de notarse esos detalles de calidad a lo Kinks, los Who pero también a los T. Rex y los Faces.  

Thee Attacks. Foto Magic Pop
A destacar el solo de batería que nos ofreció Ritchie, de los dos que pudieron oirse en todo el festival, el otro a cargo del siguiente grupo. Por cierto, casi todos los bateristas tuvieron algún que otro problema: quien no perdió una baqueta al primer compás, se le movió la tarima o tuvo alguna que otra dificultad técnica solucionada con rapidez por el equipo técnico que estuvo atento en todo momento. Otra de las anécdotas de la noche la protagonizó el guitarrista de los Attack que, en plena interpretación de uno de los temas, dejó su guitarra, bajó del escenario y se fue directo a la barra a pedir una cerveza. Mientras el resto tocaban unos compases de espera. A su vuelta, un par de minutos escasos (el servicio era bastante rápido), dio de beber al resto de la banda y siguió tocando con más entusiasmo si cabe. Los Attack están en pleno proceso de edición de su segundo álbum grabado a principios de este año y que debería editarse próximamente.  
   
The Right Ons. Foto Magic Pop 
La noche, ya madrugada, llegaba a su punto final, que debería haber sido culminante pero que no lo fue en algunos aspectos, con unos Right Ons que gustaron a quien ya acudía a su directo apreciando previamente su trabajo ecléctico así como a aquellos que ya, siendo la hora que era y con una cuantas cervezas, eran fáciles de contentar con entrega y esos trallazos de guitarra envueltos en ritmos trepidantes por doquier. Los Right Ons son un buen grupo aunque no sean santo de mi devoción, lo reconozco. No tienen mal gusto al escoger, de los múltiples estilos que conforman su microuniverso  discográfico, lo mejor que les parece como por ejemplo guitarras funk, ruiditos Indie, pasajes post-rock cercanos a lo atmosférico, rock and roll de alto octanaje, ritmos tribales, actitud de estrellas… Todo ello permite dar vida a un espectáculo que si te gusta, puede llegar a encantarte, pero si no, al menos no te dejará indiferente porque existe un buen trabajo de ensayo y una puesta en escena atractiva.

Foto público. Magic Pop
Sin embargo, no dieron ni un solo bis, y eso quedó muy mal siendo la banda que cerró la noche y el festival, aunque eso sí, agradecieron su presencia a todo el mundo así como a los organizadores por haberles contratado. Los Right On son Alvaro, voz y guitarras; Rams, voz y batería; Rafa, guitarra y voces; Utah, bajo y voces; Martin, teclados, ruidos y percusiones. Interpretaron principalmente los temas de su reciente disco “Get Out” (2011).  
Y eso fue todo, al menos por lo que respecta al terreno musical de las tres jornadas del Sixties Rock Weekend, sin que pueda aportar nada sobre las actuaciones,  a las que lamentablemente no pude asistir, y que se celebraron durante la mañana y tarde del sábado a cargo de grupos como los Bitters, versiones, y los Harry Kane, rock Indie.  
Para acabar esta triple reseña, quiero manifestar un vez más mi mayor agradecimiento a los organizadores, María e Iván, que como cada año sacan tiempo a sus vidas personales y no escatiman esfuerzos, a riesgo de resultados económicos nada favorables, para hacer posible el Sixties Rock Weekend. Año tras año, y van cuatro, nos ofrecen un festival  emocionante y divertido de principio a fin, con propuestas variadas, elegantes y creativas, que provocan el entusiasmo de un público que sin duda les seguirá siendo fiel, en mayor o menor cantidad, el año que viene en su ya esperado quinto aniversario al que acudiré para contároslo con la misma ilusión y devoción de siempre. 

Nota: Puedes conseguir más información del festival y de los grupos que actuaron en la página web del Sixties Rock Weekend. También puedes leer la reseña de la primera noche aquí. y de la segunda jornada aquí.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario