lunes, 7 de enero de 2013

Don Juan y los Blancos, ideales para una fiesta de “chido” rock and roll con su disco, “Tuff as Heck!”

No dejan de resultar un tanto chocantes las respuestas a la tópica y típica pregunta de: ¿qué disco te llevarías a una isla desierta?... en mi caso respondería que cualquiera que tuviera una bonita portada porque lo que se dice oírlo, sin electricidad, me parece que no me resultaría fácil.  Ya sé que la pregunta es intencionada, que va más allá de lo evidente y solo pretende saber cuál escogerías como tu mejor disco de cabecera. Aunque sigo sin verle la trascendencia que suele dársele.  En mi caso, francamente, me costaría mucho decidirme por el mejor de los discos. Ahora bien, si me preguntaran qué disco me llevaría esta noche para amenizar una loca, original y divertida  fiesta de rock and roll, os aseguro que en este caso, no tendría ningún tipo de duda en responder taxativamente que el  “Tuff as Heck!” de Don Juan y los Blancos, en su edición en vinilo de 2012 a cargo de Rufus recordings que encima tiene dos canciones más que su versión en Cd que sacara el mismo año Wild Records. 

Pero antes de razonar mi elección tema a tema, recordemos quienes son este combo angelino en el que se mezclan, con inusitada energía y destreza, multitud de estilos dentro del universo del rock and roll como son el R&B, el fratrock, el soul o el rockabilly. La banda de Don Juan y los Blancos se formó en 2008 en los Ángeles por Don Juan, de origen mejicano, con Becky Blanca, ambos a las voces principales, acompañados por el guitarrista solista, Aaron Blanco, el guitarrista rítmico, Larry Blanco, el bajista Roger Blanco y el baterista Doug Blanco. Wild records les editaría un álbum en 2009 con 14 temas, entre versiones como el “Don’t you just know it” de Huey “Piano” Smith o el “Reet Petite” de Jackie Wilson, más canciones propias como “Talkin”, “Give me a just a Lil’” o temas en castellano como “Ya no te aguanto más”.  Su segundo álbum es este que ahora saca Rufus recordings con el título de “Tuff as Heck!” y con dos canciones más que en su edición en digital por Wild records, que salió con el nombre genérico de “Poder Blanco” también en 2012. Un año antes Wild había puesto en circulación un single con el tema del disco “Mean Streak”.
  
Este segundo disco fue grabado y masterizado por Will Volkman en The Laboratory. La edición que nos presenta Rufus recordings está en vinilo de color frambuesa, 180 gr., y con una tirada limitada de 600 copias. La portada es básicamente la misma en las dos ediciones, con la foto del grupo alrededor de una copa de helado, con cara de pocos amigos, más un pequeño detalle, en el caso de Rufus, que nos aconseja archivarlo en muestro apartado de “Chido Rock and Roll”. Como ya sabemos Chido liro es un término mexicano, incluido en el Diccionario de la Real Academia Española, sinónimo de bonito, lindo o agradable. En la contraportada, en ambas ediciones, hay un cupón para participar en un concurso en el que puedes ganar una Pizza Party con la banda.  Ellos y ella aparecen en una foto, ya más contentos, comiéndose porciones de pizza, bajo el logo del bigote de Don Juan y al lado de la misma copa de helado de frambuesa custodiada por un puño americano y una navaja automática.

A partir de aquí te invitamos a leer nuestras consideraciones tema a tema y esperemos que sean los suficientemente claras como para transmitirte toda la fuerza que desprende este fabuloso álbum. Empieza el disco con “Sweet Beat” precedida por toda una arenga enfervorizada para invitar a las masas a participar de la fiesta que está a punto de empezar. Se trata de una ceremonia donde el rock and roll es su tótem y en la que ya se pone de manifiesto la fascinante voz de Becky, más el primero de los sucesivos y excelentes solos de guitarra, en este caso con detalles de intro surf, incluidos los preceptivos cánticos de entusiasmo que lo convierten en un álbum que se antoja desde el principio como altamente interactivo.

Le sigue la adaptación del “That’s all” de Al Garris con sus tremendos “ Oh yeah” que ponen los pelos como escarpias. Sensacional versión de R&B cantada a dos voces con Don Blanco, con buenos solos de guitarras, entre ritmos trepidantes, que la convierten en más rápida que la original  que editó Glodis en 1961. A continuación nos ofrecen “Mean Streak”, medio tiempo de rock and roll con fascinantes cambios de ritmo y cortes temáticos, que desemboca, sin apenas espacio entre tema y tema con la brillante “Chicken Walk” de Hasil Adkins, trepidante versión con batería al galope como si fuera un tren que recorre extensas planicies imparable,  acompañado por una guitarra que rasga las cuerdas y solea de forma genial. De nuevo, a destacar la participación del potencial público, con todo el espíritu de la original que publicó Air Records en 1962 aunque con un arreglo inmejorable para banda.
    
“Better This Way”, que así es como se titula la siguiente canción, es un buen R&B que va reptando por el escenario mediante esa melodía fantástica, con un buen riff de guitarra, y la participación del saxo a cargo de Erik Cho de los angelinos Elephant Hunt.  Con “Bop On” nos regalan más rock and roll de bandera con aires de hillbilly y toques punk, en el que destacan esos viscerales tambores, un potente bajo, y los cánticos a dos voces con un estilo que seguramente entusiasmaría a nuestra magnífica banda Los Chicos.  Le sigue “That Lucky old sun”, versión del tema de 1949 compuesto con música de Beasley Smith y letra de Haven Gillespie, pero basándose en la adaptación de los Isley Brothers y que incluyeron en su álbum de 1959, “Shout!” editado por RCA Victor. Resulta memorable esa entrada sensual de la voz principal en formato balada, con aire de soul muy sentimental, acompañada por un ritmo que se acelera pasando del R&B al rock and roll. 

“Creature Man” cierra la cara A de este disco y es uno de los dos temas que solo se incluyen en la versión en vinilo de Rufus.  Se trata de un primitivo rock and roll con toques oscuros que invitan a un baile desenfrenado que si bien te ha agotado ya con solo una cara, prepárate porque aún falta la segunda con siete temas más igual de fantásticos.

El "lado dos", como también se dice en el disco, arranca con “Feel so blue” otro rock and roll con un desparpajo y vistosidad melódica muy divertida, en el que no faltan toques elegantes tanto de country como de powerpop entre los que brilla de nuevo la voz desgarrada de su cantante principal. “Runnin’”, título del siguiente corte es todo un ejemplo de “garage punk” interpretado con  fiereza, y que nos lleva hasta una versión del “Don’t quit me baby” de Screamin Joe Neal, balada interpretada con mucho sentimiento y esa tremenda voz, buscando la intensidad entre un buen solo de guitarra. Un tema en el que captan toda su esencia de esa fabulosa canción que Emerge Records editaría en 1966.


Con “Bottom of the bottle”, vuelven a ese genuino rock and roll, interpretado  a dos voces, con entrada de bombo y un buen riff de guitarra, al que sigue otro potente tema de cosecha propia llamado “Wild Gal”, en el que fusionan detalles de punk pop con aires melódicos de powerpop de los Ángeles. Con ese trepidante “ Tick tock”,  regresan a su visión R&Blusera con guitarras cortantes, cabalgando sobre un ritmo que invita al baile y cierran con toda una joya, otro de los temas no incluidos en el Cd que lleva por título “Roll Your R’s”, pedazo  de instro surf con leves toques latinos en el que se lucen las guitarras para cerrar con todo un lujo de interpretación.

Repasando las notas que he escrito sobre este álbum, mientras suena de fondo en mi tocadiscos, me doy cuenta de que todo este entusiasmo crítico, se queda corto ante la belleza, energía e interactividad que propone este magnífico disco de “chido” rock and roll.  A modo de conclusión me quedo con la frase de promoción de la discográfica Rufus Recordings: “Lo mejor es que escuchéis el disco y disfrutéis de esa combinación explosiva de la desgarrada voz de Becky, la intensidad de Don Juan y una banda realmente efectiva que sabe lo que es tocar rock and roll”. Efectivamente, es así de sencillo y, a su vez,  tremendamente complicado de lograr con estos resultados tan excelentes y convincentes.  Así que, con vuestro permiso, mejor será que deje de escribir y me levante a cambiar la cara para seguir disfrutando de la música de  Don Juan y los Blancos con este flamante y divertido “Tuff as heck!”.

Nota: Puedes escuchar los temas del disco en el bandcamp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario