lunes, 18 de marzo de 2013

Julián Maeso afronta una suma de desilusiones con un maravilloso álbum titulado "Dreams are Gone"

Portada del Lp
Tras numerosos proyectos musicales en los que ha destacado como un extraordinario organista, Julián Maeso acaba de debutar con su propia iniciativa musical, mediante un álbum titulado “Dreams are Gone”  editado en 2012 por Sony Music en formato Cd doble con 19 canciones, versión ampliada a 22 temas en ITunes y un resumen de lujo en vinilo en el que se incluyen ocho de sus mejores canciones.  Magic Pop tuvo la oportunidad de disfrutar de su actuación el pasado 2 de marzo de 2013 en la tercera edición del Datura Folk de Valencia.  Absolutamente fascinados por ese directo, que te comentamos aquí, al finalizar el concierto adquirimos una copia, la última que quedaba en la sala, de la edición en vinilo para poder reseñarla con nuestro habitual e exhaustivo estilo periodístico.

Durante estos últimos días, nos hemos informado de los detalles de este disco; de cómo Julián Maeso había afrontado en los meses anteriores al álbum una realidad personal y artística nada fácil a la que se vio abocado tras algunos cambios de rumbo personales y artísticos.  Sin duda, esa realidad vital ha determinado y mucho el aura de tristeza y hasta de angustia que se intuye en alguna de las canciones pero, tras una pormenorizada escucha, creemos que, al final, triunfa otra sensación mucho más esperanzadora consecuente con el goce espiritual y musical que desprende esta magna obra.


El toledano Julián Maeso es uno de nuestros organistas más prestigiosos a nivel internacional cuya trayectoria pasa por tocar R&B, acid jazz, pop y soul en grandes bandas como los Blackbirds, Speaklow, The Sunday Drivers y The Sweet Vandals, con los que ha grabado numerosos Lp’s a nivel internacional. Como músico de sesión, cabe destacar que ha girado con M-Clan en el tour ‘Memorias de un Espantapájaros’ y en la gira ‘Daiquiri Blues’ de Quique González. Actualmente se encuentra en plena gira de presentación de su propio álbum de debut con una gran banda en la que Julián se encarga de la voz principal, Hammond, guitarra y bajo; Pablo Gisbert, de la guitarra, pedal steel y coros; Pere Mallén, a la guitarra, bajo y coros; y Antonio Pax a la batería, más invitados especiales y la colaboración de Angie Sánchez a la voz, piano Wurlitzer,  Hammond y coros; más Sergi Fecé al Rhodes y piano.

En alguna que otra entrevista, Julián ha contado que tras el final de su anterior banda, los Sunday Drivers, pensó en dejar la música. Se trasladó a Valencia donde se vio obligado a realizar, para subsistir, varios trabajos fuera del ámbito artístico hasta que un buen día, por suerte para todos nosotros, decidió volver a componer con su guitarra. De allí salieron los temas que forman parte de su álbum de debut en solitario.

Las canciones fueron grabadas en los Tigrus Estudios (Gandía) en 2008 y en su casa durante 2011. Julián se ha encargado de la voz principal, así como de tocar el Hammond, Rhodes, guitarra y bajo, acompañado por varios músicos como Sergi Fecé (Rhodes, piano, cuerdas), Amable Rodríguez (guitarra eléctrica), Alfonso Ferrer (bajo), Juli el lento (batería), Lyndon Parish (guitarra eléctrica, coros), Obidi Tormo (coros), Shaky (ukelele), José Funko (guitarra eléctrica), Susana Ruiz (coros), Maika Edjole (voz, coros), Angie Sánchez (voz, coros), Luismi Baladrón (coros), Francisco López Loque (contrabajo), Héctor Rojo (contrabajo), Coke Santos (batería), David el Indio (percusión), Toni Jurado (batería, percusión), José Luis Sepúlveda (percusión), Buddy García (slide guitar), Camilo González (slide guitar), Pablo Gisbert (pedal steel), Martín García (saxo tenor), David el Niño (saxo barítono), Lluisa Ross (cello) y Sebastián Lorca (cello).

En la producción y logística han colaborado Patxi Rodriguez, Laurari, Miguel Pastor, Óscar y Churri de Go Producciones, Javier Vacas, Mónica y Ricardo de 5 notas. En el sonido y Backline: Miguel Gutierrez, Ángel Medina, Jose María Rosillo, Toni Quintana, Alex Martín, Luis Nájera. En la producción ejecutiva: Dinamita, Geli, Pieza, Pepa Monzó. En la fotografía y diseño: Rebeca García y Marcos Moreno. En el video: Carlos Magariños, Julia Martinez, Jaime Massieu, Escuela de la vida y el rock, y Miguel Pardo. El álbum se empezó a fraguar con un Ep de adelanto en  2011 y ha sido ensalzado por varios medios de comunicación incluyéndole entre lo mejor del año 2012. Entre otras consideraciones,  fue escogido por los premios Pop Eye 2012 del festival Cáceres Pop Art como el mejor disco de rock del año.

Los ocho sueños en vinilo

Como hemos remarcado anteriormente, nuestra reseña es de la edición en vinilo con sus nueve canciones, temas que superan en su mayoría los cuatro minutos de duración.  

La cara A del disco arranca con “A Hurricane is coming”,  que surge entre el sonido afilado del viento del desierto, a modo de lamento interpretado por dos espectaculares voces, masculina y femenina. La canción va adquiriendo fuerza melódica y rítmica entre detalles acústicos y eléctricos, a medio camino entre la psicodelia y el blues. Tremenda la guitarra eléctrica acompañada por ritmos tribales y toques de órgano Hammond que consiguen crear una atmósfera lisérgica que desemboca en un final de acid folk. Le sigue “Little by Little”, grandioso tema con toques de hard blues, con excelente riff y voz solista muy penetrante. De nuevo, nos ofrece un sobrecogedor solo de guitarra con respaldo de órgano, que condensa gran parte del protagonismo de esta memorable canción.

La siguiente “Our soul is not for sale” no está incluida en el doble Cd. Es todo un  temazo de R&B que destaca por ese espectacular piano funk  que antecede los precisos ejercicios de una sección rítmica impecable.  Espectacular tema con toques góspel a base de Hammond, que en sus registros más graves sublima el alma, entremezclados con ese genial aire que nos recuerda el blues de New Orleans. Resultan especialmente fascinantes también unos detalles de guitarra inspiradísimos. Para terminar la cara A, toda una joya titulada “Missing but singing take II”, a ritmo jamaicano, con el órgano marcando el sincopado para que se luzcan dos voces y coros con una sensualidad espeluznante más un encantador acompañamiento de saxo.  Juntos construyen un tema ensoñador que sorprende en el contexto genérico de folk, blues y country del disco pero que es, a nuestro modo de ver, una de las mejores composiciones de música jamaicana que se hayan podido componer en este país en toda nuestra historia.

La cara B empieza con “Daytona”, tema instrumental con aire melancólico a base de acústica, pedal steel y órgano. Excelente country rock con un deje inquietante, entre adormecido y algo siniestro, ideal para la banda sonora de un film de David Lynch.  Le sigue, “Far Station”, sensacional juego de voces corales entre arpegios de guitarra, melódica ensoñadora, y un medio tiempo que pone los pelos de punta en el momento que Julián se apodera de nuestros corazones con su voz. Resulta también sensacional la intervención del pedal steel, esos acertados coros, el lento caminar de la percusión y el crecimiento sonoro del tema. La siguiente canción lleva por nombre “We live behind a shadow” y en ella se nos revela el Maeso más enérgico con un excelente ejercicio rítmico y melódico, con voces que anteceden una pulsación solemne de la batería y unos arreglos de country rock sublimes. Se incorporan pasajes atmosféricos de guitarra con aires entre jazz y blues, momentos a capella, creaciones progresivas, cortes temáticos pensados al milímetro, e intervenciones de Hammond, piano, y  guitarra, que por si solas ya merecen la mejor de las notas posibles.  El final del tema resulta hipnótico con ese ritmo de funk poderoso y detalles jazzy geniales que desembocan en una acústica como único acompañamiento del maestro Maeso que desaparece entre efectos sonoros misteriosos.   Acaba el disco de vinilo con la sensacional “It’s been a hard day”, tema de country soul con el órgano como principal protagonista acompañando a una sensacional  voz principal. A destacar un precioso estribillo, la aportación de nuevo de ese imprescindible pedal steel, y los coros femeninos que enriquecen los arreglos con sensuales matices. 

Portada del Cd
La versión en vinilo de “Dreams Are Gone” tiene entidad suficiente por si sola como para merecer todo tipo de premios y elogios más allá de su papel selectivo del doble Cd. Obedece a razones de espacio ya que todos los temas no cabían siquiera en un doble vinilo. Sin duda incluye ocho de sus mejores canciones aunque en la versión digital también podrás disfrutar de otras canciones no menos memorables como  “Who Needs What”,  tema donde se aúnan detalles de folk y rock, “Tears Come From You”, con raíces en la música negra; “What Did You Want My Love For” de un generoso encanto melódico; “Jails” donde Julián se luce al Hammond,  la tremenda balada “Won’t We Come Back From More”; el country de “Back Were You Belong”; el blues de  “You’d Better Not Hurt Me Again”; la belleza acústica de “Men & Ladies”; el folk “Missing But Singing Take I”, el intimismo de “Will You Be Free” o de “Be Prepared To Change Your Plan” y la poderosa  “The Band, The Girl & The Boy”. 

Cuando se la he preguntado por el trasfondo temático del disco, Julián Maeso  ha respondido  que “el título del álbum refleja la falta de esperanza por cómo se ve todo hoy en día, es una especie de suma de desilusiones”. Con “Dreams are gone” nos habla de esos sueños que no se cumplen, de las ilusiones que se quedan atrás, pero sin conformismos,  mediante canciones que reinician el proceso vital abriendo otras puertas por las que se cuelan nuevas y fértiles  inquietudes.  A nuestro modo de ver, este fantástico álbum responde a una necesidad existencial de su autor para seguir luchando, con imaginación y creatividad, en un proceso sublime que le ha permitido ofrecernos uno de los mejores álbumes de nuestra escena estatal  de rock and roll, en un amplio abanico de estilos, y con visos de convertirse en una referencia indiscutible a nivel internacional.         

2 comentarios:

  1. Lo compre y acabe regalando,bien hecho esta pero es mas un disco de AOR que otra cosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante reflexión. Gracias por el comentario.

      Eliminar