martes, 24 de septiembre de 2013

F.A.N.T.A, con vosotros vamos a donde sea porque un nuevo disco con lo "mismo" nos da mucho más

Portada del Lp 
El grupo de punk pop F.A.N.T.A. ha sacado este 2013 un nuevo álbum titulado “Así no vamos a ninguna parte”, editado en vinilo por Rufus Recordings con un tema más, y en Cd por Rumble Records con distribución en el Japón a cargo de Waterslide Records. Mientras gran parte de la critica de este país, especializada o no, sigue apostando por la fusión entre el Indie y el folklore patrio, considerando esa mezcla como nuestra máxima aportación musical al mercado discográfico internacional, Magic Pop cree sinceramente que el punk pop, en manos de grupos como los Nikis en el  pasado, o los Fanta en el presente, por citar solo un par de grandes ejemplos, son una de nuestras más firmes señas de identidad en la que podemos encontrar una idiosincrasia altamente creativa y una actitud francamente evolutiva. Que a los media les entusiasma el pseudo flamenco con pared de distorsión de fondo, o la rumba achilifunk, pues muy bien, allá cada cual con sus gustos. Pero que no intenten convencernos, porque nosotros preferimos “más de lo mismo”, título de uno de los mejores temas de este nuevo disco de los siempre geniales F.A.N.T.A. Tras oír a conciencia sus 19 canciones originales, nos atrevemos a afirmar que, en manos de los Supporters (club de fans de Fanta), esa máxima se convierte en “lo mismo, nos da más”  de la misma manera que el título genérico del álbum podría transformarse en un devoto: “Con vosotros vamos a donde sea”.  Pero para que nuestra opinión no parezca excesivamente incondicional (aunque lo es y qué…), trataremos de explicarnos con fundamento profesional.
          
F.A.N.T.A. 
F.A.N.T.A. se forma en el año 1999 en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) por   Noe (bajo), Beto (batería) y Oscar (guitarra). Influenciados por los Ramones, graban su primera maqueta con el título de “Quiero ser tu Johnny Ramone”. En 2001 sacan tres demos más con los títulos de “Mi chica salió de la morgue”, “Operción Bikini” y “He creado un Ramone”. Al año siguiente, 2002, la bajista Noe deja el grupo y es substituida por Gabi. Graban otra maqueta “Solo quedamos tu y yo” previa a su primer álbum de 2003 titulado “Vacaciones en marte” primera referencia del sello 'Música para Top'. Cabe destacar que fue producido por Joaquín Rodríguez, bajista de Los Nikis y Los Acusicas. Entre tantas canciones memorables, podemos citar temas como “Berlín”, “Manicomio”, “Mi novia fue actriz porno”, “Solo quiero”, “Vacaciones en Marte”, “No muerto” o “La chica del metro”. Contaron también con la colaboración de Baby Horror más Nacho y Mauro Canut quienes les regalan una canción titulada “Si yo soy un robot”.

En 2005 saldría su segundo álbum titulado "Nada volverá a ser como antes” con grandes temas como “Bruce Lee”, “Soy un idiota”, “Bazar Oriental”,  “Yo quiero ser un Zombi”, “Halloween”, entre otras, también con el sello 'Música para Top' producido, en este caso, por Pelayo de los DDT. El grupo también participa en el homenaje a los Nikis “10 años en Sing Sing”  o en el de los castellonenses Depressing Claim titulado "Radio Surf Resintonizado".  Su música se incluye en recopilatorios como ¨Viva el Pop¨ de Subterfuge records o en el Bublegum World Compilation. En 2007 vería la luz “El Chico con Rayos X en los Ojos” con temas como el que le da título, más “Iker Jiménez”,  “Adicto a tu fotolog”, “Cambio climático”,  “Mi coche fúnebre”, “Ya no quieres verme más”, “2084 Planeta Tierra”, o “Cómics de Marvel”. En 2010 sale su anterior álbum titulado “Está escrito en tu mano” con canciones como “Código azul”, “Metas Volantes”,  “Este invierno va a ser largo”, “Hombre lobo en la Barceloneta”, “Pegado a ti”,  o “Yo maté a miss mundo”, entre otras perlas sin desperdicio alguno que figuran en el catálogo del mejor punk pop internacional.   

Portada del Cd
Este nuevo disco fue grabado y masterizado en los Gabba Studios por Oscar F.A.N.T.A. durante los meses de junio y septiembre de 2012. La producción corrió a cargo del propio Oscar y el resto del grupo. La portada del Cd, con una imagen relacionada con el tema “Calamity James” a modo de homenaje al spaguetti western, es obra del ilustrador y tatuador, Allan Graves. En el caso del vinilo, hay que remarcar la también magnífica portada, con el grupo acosado por los zombis, original del conocido dibujante de Elche, Fernando “Rayos X”, y una maquetación genial a cargo de Rufus Recordings.       

Las canciones

El disco arranca con la fuerza de un motor a reacción que da paso a dos tremendas canciones con un leitmotiv central: huir, bien sea de un amor finiquitado o de un virus con reproche incluido. Mientras que con “Destino al azar” acaban llegando “sin demasiada suerte” a Albacete donde les va a resultar difícil olvidarse de "que fui tuyo"; con “28 Dias” critican la irresponsabilidad de los ecologistas al liberar un chimpancé que infecta a todo el mundo en ese mencionado periodo de tiempo. En ambas canciones, las guitarras transmiten una gran pasión mediante los acordes justos y bien escogidos. De este modo consiguen diseñar una pared de sonido que recorre a toda pastilla los escasos minutos del tema, indispensables para contarnos una pequeña pero, a su vez, intensa historia.


F.A.N.TA.
FANTA son unos maestros para crear micro relatos en ocasiones existencialistas, y en otras, propios de una imaginativa y divertida ciencia ficción. En la siguiente canción llamada “Capsula del tiempo” deciden  enterrar recuerdos, fotografías, un disco de los Ramones,  monedas, comics… de todo, menos la foto de la chica que ya ha olvidado. Y cuando lo tiene planeado, le pica la curiosidad de elucubrar si, quien la encuentre, se emocionará con ella, en el caso de que coincidan en gustos; o quizá quede enterrada por toda la eternidad sin que nadie nunca la descubra. Un tema en el que ponen de manifiesto, una vez más, su habilidad para diseñar extraordinarios riffs de guitarra como en “Calamity James”, fantástico homenaje punk pop a un actor de reparto de westerns en el desierto de Almería que distrae a los pocos turistas que acuden a verle.      

Ese deseo de mantener vivas las ilusiones y mostrarse firmes, sin olvidar los sueños a pesar de que no lleguen a materializarse, se entrelaza con el siguiente corte llamado “No puedo cambiar”. Aunque lo prometió, le es imposible intentar ser otro. Canción de amor tan difícil como pretendidamente incondicional entre repetidos perdones y con una  novia “hipnotizada” como la protagonista de la siguiente canción. Una compañera sentimental con la voluntad aniquilada por aquel que antes había rechazado y que con esas artimañas podrá presumir ahora de relación ante sus amigos quienes no se explican cómo es pisible tal noviazgo.      

En directo, descargando adrenalina punk pop
Con “Yo no toco el casiotone” se endurecen aún más si cabe con esos arreglos de enérgica guitarra que resulta ideal para criticar, sin treguas rítmicas, a esos modernos de gafas de pasta, con bigotes, que tocan el ukelele, o el casiotone, y bailan en el Apolo de Barcelona… Una descripción que les distancia de una sosa juventud, uniformada y a la moda… “aunque igual es que ya está muy viejo y todo le da palo”, como aclaran al final. Le sigue “Tendencias suicidas”, relato de un suicida con muy mala pata, que no consigue materializar sus propósitos y fracasa de la forma más penosa. Incluye uno de los pocos solos de guitarra del disco, sin florituras por otra parte innecesarias, con el que cierran este gran tema.

“Record Guiness”, perceptible por esas guitarras cotantes, es el título de la siguiente canción donde nos manifiestan el propósito de “dejar en el mundo algo profundo, matar al presidente, secuestrar a alguien influyente…”. Como en todas las canciones,  nos regalan una excelente melodía que borda esa necesidad de “buscar su oportunidad, que le hagan caso, aunque acabe en el calabozo y quemarse a lo bonzo”. Al final decide inscribir su nombre en el record guiness con algún record absurdo.      
 .
“Fiesta en alta mar” da por terminada esta primera cara del vinilo cabalgando sobre olas con sintonía  “Vacaciones en el Mar” a modo de preludio de una descarga de adrenalina en unas accidentadas vacaciones para solteros. En lugar de ser embarcados en un barco con chicas, un fallo informático les lleva a uno equivocado con chicos cachas que les sacaban a bailar. Divertida historia con momento de paso de bajo sensacional, en el que al final dicen: “y reconozco que no ha estado tan mal”.

Gabi y Óscar 
La cara B empieza inteligentemente con el tema titulado “Más de lo mismo”, en el que nos explican que son conscientes que cantan: “las mismas letras, los mismos ritmos, cada dos años lo mismo… no cambiaremos, no queremos hacer otra cosa… verano, zombies, surf y vampiros”. Y para quien eso le parezca monótono, que sepan que: “No nos importa, no queremos tocar de otra forma… son solo tres acordes, más de los mismo…”. Absolutamente genial.

“Un año sin ti”, es un tema más romántico, con la influencia del paso de tiempo, pura poesía, distribuida de forma mensual, para explicarnos “qué largo se hace un año sin ti”. Bonitos coros, con otro pequeño solo de instro surf. Precede a “Todo acabo”, tema contundente en el que nos desvelan, sin tapujos, que “nunca pensé que podría odiar a alguien tanto como a ti… esto se terminó… ahora tengo que pensar en mi, todo acabó, ya no hay solución… lo nuestro solo era un puto juego para ti”. Desamor envuelto en distorsión luminosa y rabia contenida que da paso a “Rocket Racoon (la mascota psicopata), canción sobre esos típicos héroes del baloncesto universitario, y antihéroes con traje de mapache, que se visten de mascota para impresionar a una chica que suspira por la estrella del equipo. La humillación acaba por convertir al antihéroe en un asesino en serie. “La mascota es el puto psicópata, y la próxima víctima eres tú”.          

El amor no correspondido sigue siendo protagonista en “Pagafantas”, con esos acordes ramonianos que provocan el entusiasmo. Un chico le recomienda a su mejor amiga: “tienes que ser valiente, no le perdones, dejarle, que ese tío no se merece, que te dice cosas muy fuertes… ese capullo no te merece, y si vienes conmigo pronto de él te olvidarás y todo cambiará… no quiero ser solo tu amigo perfecto”.  Con “La casa magnética”, recuerdan antiguas relaciones sentimentales cuando todo era inocencia y emoción; cuando compartían atracciones en un parque ya cerrado y que ahora ha sido substituido por la  realidad virtual.      

Esto sí que es más de lo mismo, y no tiene precio. Sorrofest
Y hablando de relaciones, quizá sea el siguiente tema una aproximación a lo difícil que puede resultar mantener esos contactos cotidianos que solemos crear en nuestro entorno,  y no solo en el amor, también con un grupo de amigos, incluso en una banda de rock. Con “Asi no vamos a ninguna parte”,  el protagonista se queja de tantos “reproches, de tus puntos cambios mentales, basta de decir que todo lo que hacemos es malo, de chantajes emocionales, no te das cuenta de que así no vamos a ninguna parte, basta ya de criticarme, de hundirme”. Con la siguiente canción, vuelve a aparecer esa tercera persona que intenta evitar lo que le parece una injusticia vital. En “Olvida ese cretino”, el ignorado se decide por evitar que ella cometa un error y se case con el equivocado: “salgamos corriendo los dos y olvida a ese cretino”.  Acaba el disco, en su versión en vinilo, con la imprescindible “Roller derby”, tema extraordinario y uno de los mejores del álbum, en el que nos hablan de una chica competitiva, dura y sensual que practica roller derby deporte de contacto, que se lleva a cabo mediante patinaje sobre ruedas en una pista oval. Cuentan con la colaboración estelar de un magnífico coro femenino formado por Susana (Urogallos), Eva M.A.I., Montse y Maribel.
   
Beto con la camiseta de Naranja y Negro (Rufus) 
Este poderoso trío de Santa Coloma de Gramenet ha vuelto a demostrarnos mediante este gran álbum que, con el propósito de perfilar su propia idiosincrasia irrenunciable,  consiguen adaptar el legado de grandes bandas de punk pop de la historia mundial, con extraordinaria creatividad  e imaginación. De este modo, delimitan su propio espacio vital, sonoro y literario, con una capacidad innata de reproducir en pocos minutos pequeñas historias tan intensas como emotivas. Las canciones de F.A.N.T.A. son un compendio de velocidad, melodía y letras. Pero que nadie se  confunda: esa combinación de factores no es tan fácil de conseguir como estamos seguros que les parecerá  a esos envidiosos de siempre que todo lo saben; no al menos con la efectividad y fantástico atractivo musical que consiguen transmitir este poderoso trío gracias a ese envidiable “más de lo mismo”. 

Nota: Puedes adquirir una copia del vinilo en la página de Naranja y Negro aquí y escuchar los temas en el bandcamp del grupo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario