viernes, 6 de diciembre de 2013

Muere el gran pianista de boogie-woogie, Aaron Moore

Aaron Moore nació el 11 de febrero de 1918 en una plantación a 28 millas de Greenwood,  Mississippi, y falleció a consecuencia del cáncer en el Rush University Medical Center el pasado 27 de noviembre de 2013. Fue un virtuoso pianista de blues experto en boogie-woogie así como cantante y compositor quien, a pesar de su gran talento, no tuvo excesiva repercusión más allá de la escena de Chicago donde había residido los últimos cuarenta años.

Aaron Moore no tuvo éxito como otros grandes del blues a los que acompañó en varias ocasiones como por ejemplo Little Walter , Muddy Waters, Howlin 'Wolf , BB King o David " Honeyboy " Edwards . Volcado en su familia, Aaaron vio pasar las oportunidades de triunfar pero siempre será recordado como uno de los grandes por los expertos y ese público amante del blues. Una de sus grandes virtudes, como pianista, era que dominaba por igual las dos manos. La mayoría de los teclistas de blues tienen una mano derecha muy buena pero una izquierda no tan brillante. Aaron dominaba por igual ambas manos ofreciendo una excelente resolución de bajos como el gran Roosevelt Sykes del que aprendió mucho.


A Aaaron le enseñó a tocar el piano su madre, maestra de música pero pronto se alejó de las canciones de la iglesia que le enseñaba para empaparse del sonido de la calle. Tras terminar la escuela secundaria en Greenwood, se mudó a Chicago en los años de la gran migración del sur al norte. En Chicago empezó a tocar con todo el mundo empezando por el mencionado Sykes durante los siguientes cuarenta años. Tocaba los fines de semana mientras trabajaba para el departamento de calles y saneamiento de la ciudad.

 Cuando se retiró  estuvo una temporada viviendo en Millwaukee.  Su primer álbum salió en 1996 con la discográfica Delmark Records y el título de “Hello World” al que siguió para el mismo sello en 1999, el disco titulado “Boot’Em Up”.   También tocó en varios trabajos discográficos como “Back Around Here” de Rob Stone y “The Blues Sessions” de Tim Woods.


Su esposa Katie Moore informó de su fallecimiento y le recordó con las siguientes palabras: “He was a hell of a piano player” y explicó la siguiente anécdota. Aaron había dejado de tocar en directo hacía un par de años pero recientemente, cuando ella se dirigía a la residencia donde estaba ingresado para visitarle, oyó desde el aparcamiento a alguien tocar el piano. Le recordaba a su marido y efectivamente era él rodeado de otros residentes ofreciendo una de sus memorables y últimas actuaciones. 

Documento sonoro:

En 1999 sacó su segundo disco para Delmark records con el título de “Boot’Em Up”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario