sábado, 18 de enero de 2014

Aullidos de rock and roll a tumba abierta para los viernes del Bule Bule en la Zero de Tarragona

Tumba Swing. Foto: Magic Pop
La Sala Zero de Tarragona fue escenario el 17 de enero de 2014 de una gran velada  musical, gentileza del club Bule Bule, amenizada con una extraordinaria banda sonora de primitivo y oscuro rock and roll.  Dentro de sus habituales citas de los viernes, este club tarraconense nos propuso el directo de los valencianos Tumba Swing y Aullido Atómico, dos impactantes e imaginativos  proyectos creados por el polifacético artista Don Rogelio J. quien actuó en solitario así como acompañado de otros dos grandes músicos como son Quique Medianoche y Rolando Bruno. La cita congregó a un considerable número de espectadores quienes, desde la curiosidad y las ganas de disfrutar de otro apasionante espectáculo, consiguen afianzar con su fiel presencia la notable repercusión que alcanza ya un programa en vivo como éste, ciertamente arriesgado pero altamente creativo, ideado por su máximo responsable, el inefable Dj. Machete.   


Tumba Swing en vivo

Tumba Swing. Foto: Magic Pop
“Cada vez me gusta más hablar en público que tocar… me tendré que dedicar a hacer monólogos…” bromeaba un Don Rogelio J. pletórico, entregado y comunicativo durante su gran actuación en solitario en la sala Zero con su proyecto llamado Tumba Swing. Entre tema y tema, fue contándonos anécdotas de su autobiografía como, por ejemplo, la abundancia de mujeres altas y pelirrojas en su familia;  o desgranando los varios motivos que han dado vida a sus tremendas canciones de rock and roll y blues trash.  En el fantástico concierto de esta “monobanda” se recordó el accidente de metro de Valencia al que hace referencia en el tema “La Parada de Jesús”  de su primer Ep; o el puticlub Marilin del barrio de Ruzafa referido en el tema de mismo nombre de su LP “Solo y mal acompañado”; o esa “Carrera Mortal” entre dos de tus peores enemigos, fantástico instrumental  de su más reciente Ep, “Lamento Eléctrico”.  También se preguntó sobre quién no ha pasado una resaca en un “Tanatorio Party”; o interpretó canciones antitaurinas como “La Orija para el Toro”, entre homenajes a la madre en “Oh mama, bababli” que tanto emocionó en su día a los italianos cuando la interpretara en ese país.  Tema a tema, entre suculentas anécdotas y reflexiones sobre la existencia, nos ofreció un buen surtido de sus potentes temas acompañado por percusión desaforada y un par de estupendas guitarras con abundante fuzz. Precisamente nos contó la historia de una de ellas, una pequeña española modelo Señorita que encontró tirada en un contenedor y que restauró con pastilla y cuerdas de eléctrica hasta convertirla en un más que efectivo instrumento a juego con su llamativa voz carrasposa.


Tumba Swing. Foto: Magic Pop
Durante la actuación también hubo un sorteo cuyo premio era una de las preciadas obras de ilustración de Don Rogelio. El premio se adjudicó en la segunda tanda ya que en la primera ocasión nadie supo la respuesta.  La primera pregunta fue:  ¿cuál es el nombre de un famoso torero español cuya personalidad, de izquierdas, republicano y homosexual, no cuaja con el mundo taurino?.  La respuesta arranca de una declaración de hace unos años que se atribuye al personaje en cuestión, y que es el torero José Tomás. La segunda pregunta versaba sobre el presentador de televisión Iker Jiménez y en concreto sobre su supuesta etnia. Esa sí que la acertó alguien del público. Según se rumorea, es gitano.   Pues bien, como podrás leer en este reseña, la primera actuación de la noche fue como poco amena y divertida, ya sea por los comentarios chocantes del músico como por la fuerza temática así como interpretativa de todas esas canciones  con las que nos deleitó de principio a fin. Sin duda, la mayoría de los presentes  disfrutamos de sus ocurrencias así como de ese genio creativo que le convierten en uno de los artistas más destacados de la escena actual tanto por su dominio musical como por su talante al afrontar el espectáculo en solitario con dominio y valentía.

Trayectoria a tumba abierta

Tumba Swing. Foto: Magic Pop
Tumba Swing es el nombre de la monobanda trash blues con la que el dibujante, ilustrador y músico, valenciano llamado Rogelio J. Pérez Blanquer, más conocido como Don Rogelio J.,da rienda a sus dotes artísticas en solitario mediante una guitarra omnipresente, voz desgarrada, y percusión en los pies. Tumba Swing empezó siendo una revista de ilustración e historieta editada por Willy a muerte Ediciones. Su responsable, Don Rogelio también es factótum de otros proyectos, a cuál más interesante, en la prestigiosa escena valenciana de rock and roll y punk, como son los grupos llamados Tracahombres, Aullido Atómico, o anteriormente Desguace, entre otros. Diseña tatuajes, artwork para otros grupos como las Rodilleras, e incluso ha participado en proyectos de guitarras con los luthiers de Nz Custom. Con esta monobanda, editaba en 2011 un Ep con seis temas en los que la slide chatarra y el blues trash más rabioso se dan la mano para ofrecernos un producto original, vibrante y enigmático como pocos. Dos de esos temas, aparecieron con arreglos diferentes, en su primer álbum titulado “Solo y Mal Acompañado”, editado por Discos Calamidad y distribuido por Disundead Records en 2012.  En 2013, salía al mercado discográfico otro flamante Ep titulado “Lamento Eléctrico” editado también por Discos Calamidad. Tienes más información de Tumba Swing y sus discos en el Magic Pop entrando aquí.  


El directo de Aullido Atómico

Aullido Atómico. Foto: Magic Pop
Tras el desparpajo y poder comunicativo de Tumba Swing, aparecieron en el escenario de la sala Zero de Tarragona  el poderoso trío que forma el mencionado Rogelio, como principal cantante y guitarra, acompañado por Rolando Bruno al bajo y Quique Medianoche a la batería. Ciertamente, fue un concierto espectacular. Si el disco te ha gustado, tienes que verles en directo porque esas canciones que, de por sí, ya funcionan muy bien enlatadas, en vivo adquieren una fuerza tremenda. Lo mejor sin duda, la compenetración  entre estos tres grandes músicos.

Los tres atesoran tablas más que suficientes como para dar unas cuantas lecciones tanto instrumentales como de puesta en escena. Rogelio siguió con el mismo chorro de voz y largando riffs de guitarra penetrantes con alguna que otra filigrana a las seis cuerdas y más relajado al contar con un extraordinario bajista a su lado. Rolando dio muestras sobradas de una gran agilidad e imaginación desenvuelta entre las cuatro cuerdas construyendo riffs elegantes, divertidos y contundentes cuando lo requería la ocasión. También cantó algunas partes de las últimas canciones del más reciente Lp de la banda que, como sabrás, no tuvo el placer de grabarlo, porque aún no formaba parte de la banda. Sin duda alguna, en directo aporta detalles memorables que hubieran merecido y mucho pasar a la posterioridad. Para completar tan poderoso trío, Quique Medianoche a la batería nos convenció, una vez más, de las razones por las que está considerado como uno de los mejores bateristas de rock and roll de la escena valenciana, y eso amigos, en este preciso momento, significa también de, como poco, estar entre la élite del panorama estatal.

Aullido Atómico. Foto: Magic Pop
Aullido Atómico consigue, en vivo, dar una visión nueva y sensacional a las ya aclamadas canciones de su primer Lp titulado “Asato al Corral” mediante brutales interpretaciones de esos auténticos éxitos del rock and roll de todos los tiempos como, por ejemplo,  los titulados “Ramona”, “Tranquilo Rogelio”, “Asuntos del Pantano”, “El conde Valdemar” (con la que se celebró un nuevo concurso para saber el nombre del mítico actor “hombre lobo” español, Paul Naschy), o esa "Lady Basura", otras de las historias basadas en un personaje real de Valencia a los que Rogelio homenajea con esa naturalidad teatral tan fascinante. Si con el primer concierto, los presentes parecieron quedar muy satisfechos, con la segunda actuación, Aullido Atómico logró entusiasmarnos y, tras un bis de regalo, dieron por finalizada la música en directo de esta nueva edición del Bule Bule. Llegaba el turno de su máximo responsable, Dj. Machete, quien desde la cabina de la sala Zero estuvo pinchando incunables y grandes éxitos de rock and roll hasta altas horas de la madrugada.

La historia de esos aullidos

Aullido Atómico. Foto: Magic Pop
Aullido Atómico es otro de los fascinantes proyectos del polifacético Don Rogelio J. Actualmente le acompañan una formación de lujo con Quique Medianoche (ex Midnight Shots) a la batería; y Rolando Bruno (ex Peyotes y actualmente con su orquesta Midi) al bajo. Empezó siendo un dúo con el mencionado Don Rogelio J. cantando y tocando la guitarra, acompañado por Letxón a la percusión.  Tras un primer Ep editado en 2011 por Discos Calamidad/Disundead records más la colaboración de Willy a muerte ediciones,  en 2013 sacaban con Discos Calamidad su primer Lp titulado “Asalto al Corral” fue grabado por Don Rogelio J a la guitarra eléctrica y “aullidos”; Quique Medianoche a los tambores y “lamentos”; y Galbis al bajo y “lamentos”. La carpeta abierta, con artwork de Don Rogelio, cuenta también con las imaginativas letras de las canciones, en una combinación de detalles visuales  que hará las delicias de los amantes del cómic, más el famoso pollo guitarrero de la contraportada, que se ha convertido en uno de los personajes principales de su merchandising.  Más información de la banda en nuestra reseña entrando aquí.

El buen criterio del Bule Bule

Aullido Atómico. Foto: Magic Pop
Una vez más, el club Bule Bule de Tarragona hizo gala de su excelente criterio al conseguir que estos dos fantásticos proyectos musicales valencianos, en plena gira de presentación de sus respectivos y recientes discos, recalaran en Tarragona y en este caso, tras triunfar la noche anterior en Barcelona donde convencieron y agradaron a partes iguales con el añadido de un Rolando Bruno demostrando, con creces, sus habilidades en solitario con su cumbia psicodélica. Aullido Atómico y Tumba Swing seguirán la presentación de sus nuevos trabajos por varios  escenarios más del Estado en los que les resultará difícil encontrar una sonorización mejor que la disponible en la sala Zero de Tarragona cuyas características fueron ensalzadas por los propios músicos.  Por su parte, el club tarraconense  está concretando nuevas actuaciones de rock and roll, R&B y “garage” para ofrecernos más música en vivo dentro de  sus habituales y sensacionales fiestas de los viernes que se han convertido ya en uno de los grandes alicientes de la noche tarraconense al margen de lo previsible.       

No hay comentarios:

Publicar un comentario