lunes, 20 de enero de 2014

Los Brioles dan una lección magistral de rock and roll en la Traviesa de Torredembarra.

Los Brioles. Foto: Magic Pop
No vamos a engañarnos: las posibilidades de presenciar un gran concierto de rock and roll, un domingo por la tarde de un mes de enero, en estos tiempos que corren, con una sala abarrotada de público entregado, son más bien remotas por no decir inexistentes. A no ser que hayas tenido la suerte de estar en el sitio adecuado, en el momento propicio y con la compañía idónea: un domingo 19 de enero de 2014 en el Bluegrass Bar la Traviesa de Torredembarra, escuchando a los Brioles regalándote toda una lección magistral de actitud, agilidad instrumental, grandes canciones propias, versiones memorables y hasta cuatro bises si no es que contamos mal.  

Anclado en la primera fila del concierto de la Traviesa, uno oye y ve cómo son en el escenario dos auténticos genios del rock and roll: los hermanos Nunes, Jorge a la guitarra y voz principal más Daniel al contrabajo y voces; acompañados para la ocasión por su nuevo baterista, Pep de Sabadell, “un hombre elegante”, que con su semi batería mostró el entusiasmo y la constancia necesaria para estar a la altura de estos dos grandes músicos.     



Los Brioles. Foto: Magic Pop
El concierto fue un repaso a algunos de sus mejores temas. Canciones cantadas en español como “Pegado a ti”, o “Los hombres muertos no hacen ruido al caminar”,  y otras en inglés como el “Down,down,down”, tema estrella de su más reciente disco. El poder de convicción en ambos idiomas es francamente enorme. Por lo que se refiere a las versiones, nos ofrecieron unas cuantas, todas ellas impregnadas de su excelente talante instrumental y sobre todo, bajo ese manto compacto que define su estilo original. Mediante esos parámetros propios no solo mantienen toda la energía y la pasión de los originales, sino que consiguen dotarles de una vitalidad reforzada. Nos referimos a temas míticos como “It’s Only Make Believe” de Conway Twitty; el “Should i Stay or Should i Go” de los Clash;  el “Goo Goo muck” de Ronnie Cook y los Gaylads; o el “California Sun “ de Henry Glover y Morris Levy.  


Los Brioles. Foto: Marilen Jett
Tanto Jorge como Daniel son dos auténticos genios que, con los años, más de treinta sobre los escenarios,  han sabido rentabilizar su virtuosismo  con el objetivo cumplido de procurarse un sonido propio, con raíces en los cincuenta y con actitud punk. Tras verles cantar y tocar sobre un escenario, es fácil reconocer muchos de los esquemas, guiños y recursos de otras bandas de rockabilly y psychobilly posteriores, y no solo a nivel estatal. Daniel saca un rendimiento brutal a su depurada técnica del slap con una ejecución impresionante. Sigue tirándose por el suelo, se sienta sobre el instrumento, y toca con tal fuerza que hasta saca las cuerdas del puente.  Por su parte, Jorge a la guitarra  es pura magia. De su guitarra Grescht surgieron unos riffs espectaculares, interpretados con una agilidad  pasmosa, entre subidas y bajadas por el mástil probando casi todas las posibilidades de formación de acordes, incluidos solos de fantasía  presentes tanto en los temas cantados como en los instrumentales.  Por su parte, el nuevo baterista, pese a ser su segundo bolo con la banda, no paró de bailar y estuvo a la altura. Demostró una gran predisposición a formar parte de una maquinaria perfectamente engrasada que funciona a la perfección sin fisuras, pase lo que pase. Para muestra y a modo de  anécdota podemos mencionar que hubo un tema en el que el baterista se paró un breve instante para pillar el rimo preciso. En su descargo hay que mencionar que los temas casi se encadenaban uno con otro, sin apenas descanso. Pues bien, los hermanos Brioles siguieron tocando con una compenetración fantástica mientras que el baterista se adaptaba. Jorge comentó en broma por el micro: “Se creía éste que nos íbamos a parar… “. Pues no, el baterista fue el que se amoldó al ritmo, eso si, perfectamente.        

Los Brioles. Foto: Magic Pop
En definitiva, si estuviste en tan magistral concierto seguro que coincidirás con nosotros que fue una ocasión especial y casi única. A nuestro modo de ver, uno de los mejores directos que hemos presenciado últimamente y eso que, como ya hemos remarcado al principio, tuvo lugar un domingo por la tarde;  aunque, todo sea dicho, este emblemático local de Torredembarra nos ha acostumbrado ya a un habitual programa dominical sin desperdicio alguno. 

Los Brioles triunfaron en la Traviesa como si fueran un grupo que se encontrase en su mejor momento mediático. Pese a los comentarios del paso del tiempo, de ese “down,down,down” que, según ellos, resume su carrera, así como de los años que acumulan estos veteranos músicos, el público bailó y disfrutó de todas y cada una de sus canciones repletas de esas virtudes que identifican a  estos grandes músicos. El tremendo  espectáculo que nos ofrecieron fue el resultado, a partes iguales, de esa indiscutible veteranía pero también de esa actitud comunicativa de rock and roll que mantiene su y nuestra juventud intacta. Unas características esenciales para poder afirmar con rotundidad de que los Brioles son unos auténticos maestros dispuestos a seguir aprendiendo para compartir con nosotros momentos memorables ya sea en disco como en directo.   
      
Más de treinta años de rock and roll 

Los Brioles. Foto: Magic Pop
La historia musical de los hermanos Jorge y Daniel Nunes, hijos del conocido director de cine José María Nunes (n. 1930 – d. 2010) empieza con  grupos de rock and roll de primeros de los ochenta en los que se mezclaba el rockabilly de los cincuenta con el punk de finales de los setenta.  Bandas como ¿No hueles a Perro? , formada en 1981, en la que tocaban temas propios y versiones de los Ramones o de Eddie Cochran.  A mediados e la década forman parte de los Boppins y con su batería, Javier "Bugs", más el cantante Trashmike, crean los Brioles en 1986. Tras diversas circunstancias de encaje, Jorge Nunes se encarga finalmente de cantar, Daniel al contrabajo y Bugs la batería. Con esa formación dan su primer concierto el 8 de agosto de 1987. Fue el primero de sus bateristas que han ido cambiando con el tiempo pasando otros percusionistas como  Jordi, Salvador "Joker", Blas Picón y hasta hace poco Pedro A. Ortega.

Su discografía está compuesta por “Brioles” (Macaco Records Lp 1991), “Enmedio de la Jungla”( Macaco Records Ep 1993), “Train of Fools” (Burningcrew. Cd 1998), “Rocket Men” ( Revel Yell Music 10 2000), “Jungle Jamboree” ( Revel Yell Music recopilatorio Cd 2006), “Love, Rhythm and Hate” ( El Toro Records Cd y 10 2009) y “Down, Down, Down” (El Toro Records Ep y Cd 2012). También han incluido varios de sus temas en una decena de recopilatorios o compartiendo disco con Cohetes, Moonshines y Broncats para Don Gato Records de Asturias. En 2014, el Toro Records edita un picture disc con el título de “Hit The Floor with…” (+ info), y Carajillo records saca en Ep de vinilo una maqueta que vio la luz en 1988 en formato K7 con cinco temas: "Los dos", "Un monstruo entre nosotros" en su cara A; más "El cerdo humano", "Cien kilos" y "Esta noche" en su cara B. La grabaron Jorge a la voz y guitarras; Daniel al contrabajo y Jordi Clemente a la percusión.  

Los Brioles. Foto: Magic Pop
Entre sus proyectos paralelos cabe destacar The Rockin´Roosters banda de rockabilly creada en 1992 con Blas Picón al que siguieron los Bop Pills con Mario Cobo; los Roosters de rock and roll clásico más R&B y blues con una cantante llamada Paz que se convertiría en Ella; o los Swindlers; más los Thunderbird Head y los Hog Valley Tompers con Spike Neil de los Frenzy, Inspector Tuppence, y Hellmaniacs. Picón dejó la banda en 2007 para formar con Mario Cobo los Nu Niles recientemente separados. Por otra parte, cabe mencionar que Daniel forma parte de Matt and The Peabody Ducks, un trio creado con músicos de The Quasars y Legacaster Hillbilly Trio.

Entre sus mejores temas, están “Pegado a Ti”, “Los Hombres Muertos no Hacen Ruido al Caminar”, “Cuando el Gato no Está Los Ratones Bailan”, “Down Down Down”, “Show Me”, “Rocket Men”, o “I’m Gonna Ride”, o esa grandiosa versión del "It’s only make believe" de Conway Twitty.


No hay comentarios:

Publicar un comentario