miércoles, 26 de marzo de 2014

Los Brioles golpean de nuevo con un elegante “picture disc” y excelente como propio rock and roll


Picture disc
Aquellos que hemos vivido las últimas tres décadas de nuestra escena de rock and roll, tendemos a aprovechar cualquier ocasión para revivir los recuerdos. Algunos nos relamemos las heridas, otros contamos batallitas que con el tiempo hemos ido ampliando para que adquieran tintes épicos, e incluso los hay quienes se sirven del pasado para desconfiar por sistema del presente y, de paso, reiterar por enésima vez, malos augurios para el futuro. La experiencia siempre es un grado pero, en nuestro país, resulta demasiado cuestionada e incluso, para algunos, un tanto cansina. La realidad es que tanto público como artistas llegan a ese fatídico momento de sus vidas en que optan por retirarse discretamente. Puede que sea una decisión meditada o que alguien les pille en un momento vital de baja autoestima, y les diga, sin darse cuenta del mal que están a punto de cometer, que el rock and roll es cosa de adolescentes y que quizá, a modo de adverbio edulcorante, ya están/estamos muy mayores para trasnochar tanto con semejante ruido. Son los conocidos arcángeles de la vejez, unos auténticos impertinentes de tomo y lomo, adalides de la arruga en el ojo ajeno, a los que algunos acaban/acabamos  por dar la razón, desafortunadamente. 


Los Brioles. Foto: Norman Leblanc
Pero antes de que eso suceda, hay quienes se refugian en una especie de purgatorio artístico para dilatar ese irremediable proceso de envejecimiento sociocultural a caballo de lo biológico. De este modo, algunos viejos rockeros se metamorfoseen en “crooners”; o bien les da por el jazz de standards; o se dedican a dar conciertos de versiones de sus propios temas solo para amigos y en el pub de toda la vida. Si nos paramos a pensar: ¿Cuántos de aquellos músicos que vimos de adolescentes siguen hoy manteniendo esa misma actitud de rebeldía y creatividad?.  Pocos quedan que se mantengan firmes a unas raíces, o que no hayan caído en la tentación de deformar su proyecto artístico inicial para parecer más adultos y así rehuir al maldito espejo de la vida. Pues bien, entre las pocas  excepciones que se nos ocurren, entre aquellos que se han mantenido fieles a su propia historia, están los incombustibles e imaginativos Brioles. De ellos y su nuevo disco titulado “Hit The Floor with…” (El Toro Records 2014) vamos a hablaros en la siguiente reseña.

Los Brioles en sus inicios
Los Brioles son de esas bandas que no solo han protagonizado una trayectoria convincente al margen de la agobiante ignorancia mediática y, por qué no decirlo, la envidia de algunos coetáneos, sino que incluso han sido capaces de crear escuela, un estilo propio con el que algunos músicos más jóvenes de prestigio han empezado a trazar su propio camino. Sin embargo, todo ello, por muy laudatorio que sea, no dejan de ser momentos del pasado;  eso sí, esenciales y reconfortantes recuerdos que corren el riesgo de diluirse con el tiempo si no se reafirman, como ha sido el caso, con esta maravilla de disco que acaban de editar. Un álbum con el que golpean literalmente la conciencia de aquellos que piensan que el rock and roll tiene edad o, en su defecto, alguna presunta fecha de caducidad. 

Picture disc y Cd

La emblemática discográfica El Toro Records les ha editado un precioso “picture disc” con un dibujo en espiral y sus caras impresas en el vinilo así como una versión en Cd con un espléndido texto de Mario Cobo en el que recuerda cómo les conoció y sus primeros conciertos. Cabe añadir que la edición en vinilo incluye algunas canciones más en un Cd de regalo. El álbum fue grabado por Jorge Nunes a la voz y guitarra; Daniel Nunes al slap bass; y Pedro Ortega a la batería en mayo de 2013 en los Red Light Studios. Todos los temas son originales de Jorge Nunes y han contado con la colaboración a los teclados de Marc Tena y el artwork es de Peter Braineater.       
Brioles 1998

La historia musical de los hermanos Jorge y Daniel Nunes, hijos del conocido director de cine José María Nunes (n. 1930 – d. 2010) empieza con  grupos de rock and roll de primeros de los ochenta en los que se mezclaba el rockabilly de los cincuenta con el punk de finales de los setenta.  Bandas como ¿No hueles a Perro? , formada en 1981, en la que tocaban temas propios y versiones de los Ramones o de Eddie Cochran.  A mediados e la década forman parte de los Boppins y con su batería, Javier "Bugs", más el cantante Trashmike, crean los Brioles en 1986. Tras diversas circunstancias de encaje, Jorge Nunes se encarga finalmente de cantar, Daniel al contrabajo y Bugs la batería. Con esa formación dan su primer concierto el 8 de agosto de 1987. Fue el primero de sus bateristas que han ido cambiando con el tiempo pasando otros percusionistas como  Jordi, Salvador "Joker", Blas Picón, Pedro A. Ortega y más recientemente un tal Pep de Sabadell. 


Su discografía está compuesta por “Brioles” (Macaco Records Lp 1991), “Enmedio de la Jungla”( Macaco Records Ep 1993), “Train of Fools” (Burningcrew. Cd 1998), “Rocket Men” ( Revel Yell Music 10″ 2000), “Jungle Jamboree” ( Revel Yell Music recopilatorio Cd 2006), “Love, Rhythm and Hate” ( El Toro Records Cd y 10″ 2009) y “Down, Down, Down” (El Toro Records Ep y Cd 2012). También han incluido varios de sus temas en una decena de recopilatorios o compartiendo disco con Cohetes, Moonshines y Broncats para Don Gato Records de Asturias. Carajillo records saca también en 2014 en Ep de vinilo una maqueta que vio la luz en 1988 en formato K7 con cinco temas: "Los dos", "Un monstruo entre nosotros" en su cara A; más "El cerdo humano", "Cien kilos" y "Esta noche" en su cara B. La grabaron Jorge a la voz y guitarras; Daniel al contrabajo yJordi Clemente a la percusión.  

Entre sus proyectos paralelos cabe destacar The Rockin´Roosters banda de rockabilly creada en 1992 con Blas Picón al que siguieron los Bop Pills con Mario Cobo; los Roosters de rock and roll clásico más R&B y blues con una cantante llamada Paz que se convertiría en Ella; o los Swindlers; más los Thunderbird Head y los Hog Valley Tompers con Spike Neil de los Frenzy, Inspector Tuppence, y Hellmaniacs. Picón dejó la banda en 2007 para formar con Mario Cobo los Nu Niles recientemente separados. Entre sus mejores temas, están “Pegado a Ti”, “Los Hombres Muertos no Hacen Ruido al Caminar”, “Cuando el Gato no Está Los Ratones Bailan”, “Down Down Down”, “Show Me”, “Rocket Men”, o “I’m Gonna Ride”, o esa grandiosa versión del "It’s only make believe" de Conway Twitty. Por otra parte, cabe mencionar que Daniel forma parte de Matt and The Peabody Ducks, un trio creado con músicos de The Quasars y Legacaster Hillbilly Trio.  

Las canciones

Brioles. Foto: Jordi González
El “picture disc” en vinilo contiene diez temas, cinco por cara. Empieza con “So Mean”, canción rápida en la que ya se pone de manifiesto los tres factores claves del sonido Brioles: la aparente sencillez con la que logran que una guitarra, un contrabajo y una semi-batería suenen así de compactos; la entrega de su cantante principal quien aporta un toque ácido a juego con solos desgarradores de guitarra; y la descarga de adrenalina que procura una combinación endiablada de ritmo y melodía con un estilo muy peculiar. Con “So Mean” se pone en perfecto funcionamiento una maquinaria de auténtico rock and roll que se apodera de nuestros pies y de nuestra alma de forma vertiginosa desde el primer acorde y que sigue hipnotizándonos con actitud y un excelente criterio. Le sigue la fabulosa “Boppin”, un tema con un toque especial tremendamente cautivador. Desde  un planteamiento primitivo, construyen una inquietante melodía, con ritmos persuasivos y esos sensacionales detalles de guitarra que ponen los pelos de punta. Con “Yes, No” surgen otros riff no menos fascinantes con los que manifiestan conocer a la perfección esas fundamentales referencias 50’s pero combinadas con una fórmula única, propia de la banda y totalmente intransferible.

Con Blas Picón a la batería
Le sucede “Ready to Cha-cha-cha”, un gran tema que destaca por la sensualidad de su  ritmo que invita al baile, ofreciéndonos a la par otro buen solo de guitarra marca de la casa, un contrabajo galopante y una batería percutiendo sus baquetas en los tímpanos y el estómago del atento oyente. Cierra esta cara, “Los Hombres Muertos..”, excelente tema, con madera de hit atemporal, que atrae poderosamente nuestra atención mediante unos riffs ácidos de guitarra, una concepción rítmicamente perfecta y una melodía fascinante… “Me gustaría poderte tocar,  pero cuando llegue, tú nunca lo sabrás…los hombres muertos no hacen ruido al caminar…”. Gritos salvajes y un final apoteósico de guitarra con poderosos contrabajo y batería nos llevan a un crescendo fantástico que cierra el tema y la primera parte del álbum.

Con Pepe Granero al saxo
La cara B del vinilo se abre con “Gone”, tremenda demostración de destreza e imaginación, dos de sus mejores virtudes, con cruda guitarra, contrabajo firme y batería imperturbable. De nuevo, un buen solo a las seis cuerdas mientras se despoja de acordes que quedan colgados bordeando sinuosos a la voz principal. Le sigue “Cavando tu fosa”, un tema ágil, impecable en cuanto a su factura instrumental, atractivo melódicamente y con un poderío en castellano tan convincente como en inglés.     

Con “I didn’t like Candy” nos demuestran que también son muy capaces de componer temas de textura más clásica en el que vuelven a lucirse en combinaciones de motivos de hillbilly. “Oh, Oh, Why” tiene esa energía del rock and roll limpio de polvo y paja, con sección rítmica golpeando el suelo de madera y guitarra hiriente acompañando a la pasional voz del solista. Y para cerrar esta segunda cara del “picture disc”, un alucinante “Plan 9 (from outer space)”, versión de sus Bop Pills, con algunos efectos espaciales y una agilidad endiablada procurada por una guitarra que se luce en su dominio del rockabilly con una participación estelar de varias voces.

Com Mario Cobo. Foto: Jordi González
En el Cd también podemos disfrutar de otras canciones como “Extraños en el Tren”, otro de los tres temas interpretados en castellano, en el que la banda se desliza por las vías con ese traqueteo instrumental tan extraordinario en el que sobresalen solos enigmáticos entre “problemas por resolver y alguien que no nos deja hacer”. También podemos oír ese “Full Moon Spell” con ritmo entrecortado, propio de una ceremonia salvaje, con golpes de guitarra, secuencias oscuras, y momentos de swing fantasmagóricos. Hechizos de luna en persecuciones nocturnas que pueden acabar por procurarnos “Marcas en la Piel”, título de otro de los temas cantados en español. “Eres un demonio con nombre de mujer que me llevaste al infierno y me dejaste arder…”. Guitarras alocadas con un  contrabajo percutiendo en el pecho que nos dejan anonadados como en ese “A nail in my shoes”, punk y rockabilly, recorriendo espacios abiertos con absoluta destreza y arreglos sencillos pero, a su vez, tan absorbentes como fascinantes. “My pig is gone”, es otra de las canciones de la versión digital en la que se apoderará de tus sentidos, una vez más, ese contrabajo tan salvaje, acompañando voces y lamentos, más guitarras tejiendo motivos tan afilados como inolvidables. 

Los Brioles en la actualidad
Los  hermanos Nunes llevan más de treinta años tocando juntos, y de la complicidad entre ambos surge un microuniverso fascinante de rock and roll salvaje y primitivo con referencias en los años cincuenta pero también con un toque personal que les convierte en únicos. Con esas tres décadas han atesorado la suficiente experiencia como para no dejarse llevar por las tendencias, y tener la mente fría y el corazón caliente para escoger, de entre la amalgama de derivados que nos facilita el mercado discográfico, aquellos que mejor les han servido para seguir fabricando su propio estilo. Este nuevo disco demuestra, por encima de todo, que un proyecto musical, tanto instrumental como vital, si es bueno, no puede más que mejorar; eso sí, siempre y cuando  uno esté completamente convencido de lo que está haciendo. Y ellos lo están, vaya si lo están, y cualquiera que los oiga en este trabajo o en directo, se dará cuenta  que nunca lo han estado tanto en su vida. Más allá de su glorioso pasado, mediante  este nuevo álbum llamado “Hit The Floor with…” (El Toro Records 2014)  se reafirman en su licencia de maestros del rock and roll dispuestos a seguir aprendiendo y experimentado con su imaginación para deleitarnos con discos tan fascinantes como éste.   

 Nota: Puedes leer una reseña de uno de sus directos en nuestro blog aquí o comparar una copia del picture disc o del Cd en la web del Toro Records

No hay comentarios:

Publicar un comentario