martes, 27 de mayo de 2014

Los Blind Crows sintetizan la brutal adrenalina del rock'n'roll con su disco “Primitive Loud Blues”

Portada
Si el blues se expresa con el alma en un puño y el punk comporta una actitud salvaje, el rock and roll de Thee Blind Crows recurre a la descarga visceral, tanto sonora como temática, de ambos espectros vitales para crear un espacio emocional propio. Este enérgico dúo de Pontevedra nos presenta esta primavera de 2014 su primer álbum de estudio con una lujosa edición en vinilo en la que han colaborado los sellos KOTJ Records, Ghost Highway Recordings y H-Records.  El disco, titulado “Primitive Loud Blues”, recoge canciones cuya perversidad creativa va a anonadarte de tal manera que te resultará  imposible recordar nada igual.
   

Alberto “Al” a la guitarra, más voz principal, y Diego “dddelirio” a la batería llevan tocando juntos desde 2008. Tras ser presentados por un amigo,  ambos deciden formar un nuevo proyecto musical al que llaman The Noisy Room con el que versionan clásicos de rock and roll y “garage punk”. De la simbiosis de sus variados intereses y a raíz de su buen criterio personal, surgen los primeros temas originales. El dúo alcanza el equilibrio creativo necesario y adoptan un nuevo nombre, Thee Blind Crows. Tras ganar un concurso de bandas, graban en 2010 su primera maqueta con cinco temas entre los que destaca “Wrong decisions” con el que sacarían un videoclip con Producciones Mutantes. Al año siguiente, recogen en una segunda “demo” dos canciones de sus inicios con el título de “Thee Lost tapes” y graban un segundo videoclip en directo “Last Train”, para la Velvet Live, en una iniciativa conjunta entre Velvet Cave Records y Producciones Mutantes. En 2012, graban y se producen ellos mismos una nueva exhibición de talento contundente en un disco llamado “Too blues to be punk, too punk to be blues”. Algunos de esos temas forman parte de otras maquetas con títulos como “Rough-and-tumble” y “Fly with the crows”. Durante 2013 dan vida a más documentos audiovisuales para programas de televisión, ganan otros concursos de bandas, y afrontan la necesidad imperiosa de editar su primer Lp de estudio.

Contraportada
Las canciones, todas ellas propias, de “Primitive Loud Blues” se grabaron y se mezclaron en Litium Records de Pontevedra con Rafa Darrosa y Gonzalo Maceira. Se masterizó en Detroit, concretamente en Ghetto Recorders con Jim Diamond quien ha trabajado con White Stripes, Left Lane Cruiser, Dirtbombs, Jon Spencer Blues Explosion, entre otros. Cabe destacar que el sonido conseguido es verdaderamente espectacular.  

Merece también una mención especial esa impactante portada, obra de “dddelirio”, responsable de todo el artwork del grupo, desde su recién creado Guillotina Estudio. Como se puede apreciar, la imagen resume el universo musical del dúo con ese cruce de caminos en el que Robert  Johnson vende el alma al diablo; así como esas calaveras de sus barbudos autores más un icono muy original que condensa la fiereza rítmica y melódica que se deriva de la confluencia entre el blues y el punk. Para redondear el estreno del disco, han sacado un videoclip con el tema "Leaving Alone", de nuevo con la inestimable colaboración de Producciones Mutantes.

Las canciones

Thee Blind Crows. Foto: Virginia de Virginia de 
El disco se abre con “John Balan”, preludiada por una descarga atmosférica de penetrante distorsión  que deriva, con la brillante incorporación  rítmica, a un flujo de latigazos sonoros acompañando a una espectacular voz principal. Como detalle de referencia, recordaremos que John Balan era el nombre artístico de Manuel Outeda (nacido en Gorita en Seixo, Marín, en 1934 y fallecido en Pontevedra en 2008). Este conocido artista gallego, hombre orquesta vestido de cowboy, empezó a cantar en los sesenta y a participar en programas de televisión, donde se hizo famoso, a partir de los setenta. Entre recitados salvajes y cargas de tensión placentera, logran conferir a la canción una enorme vitalidad que nos lleva a su siguiente corte, “Rambling For you”. De nuevo, nos sorprenden con otro hiriente riff  de guitarra, esos recorridos ebrios de armónica, y la prestancia de una batería dosificada en su justa medida. A destacar el resultado sonoro  tan acaparador con el que sus ideas llegan a nuestro cerebro con su máximo esplendor agresivo.

Con “Boom boom Baby”, este potente dúo pontevedrés logra sumirnos en un trance hipnótico de rítmica y melodía. Las notas de la guitarra, con el slide de los dedos, te envolverán hasta traspasarte con total permisibilidad. Las andanadas se repiten en “Wape Up”, aunque en sus primeros compases nos concedan una tregua simulada con el bombo copiando los latidos de tu corazón acelerado. Un buen solo de guitarra de blues se apoderará de tu intimidad y te abandonará, sin compasión, al punto de partida donde empieza “The Curse”, una carrera endiablada con riff de antología acompañado por una batería que cabalga con fiereza al compás de una voz que ruge desde las entrañas.
“Leaving Alone” tiene un aire, entre tétrico y primitivo, de hard rock con otro recorrido memorable de eléctrica y percusión, en el que se intercalan momentos solistas que van subiendo y bajando, entre persecuciones y gritos desaforados. De este modo, absolutamente anonadados pero satisfechos, llegamos al último tema de esta apabullante cara A. “My Friend Jon”, que así se llama la canción, se inicia con un juego espectacular de guitarras y batería de rock and roll, con cierto aire latino.
La dinámica de grados incluye matices sorprendentes de piano del que resurgen con crescendos sublimes que generan una pasión inolvidable.

Thee Blind Crows. Foto: Virginia de Virginia de 
La cara B arranca con  la espectacular “Troublesome Woman”. La voz de ultratumba, con su risa siniestra, se mezcla con las guitarras que rugen como poderosos motores a cuatro tiempos procurándonos un intercambio de placeres melódicos con rítmicas de cadencia tribal. En el siguiente tema, “Good Times”, los acordes cortan como espadas afiladas, con golpes certeros de muñeca, mientras la batería va marcando las descargas con meticulosidad fascinante. Con ese gran dominio del tempo, se apoderan de los sentidos mediante riffs decididos que se abren camino hasta  “Nevermore”. En este tema, el dúo se desliza con oscura parsimonia invitándonos a un baile que embelesa los sentidos y encoge el alma.  Con “Wait for me” recuperan el traqueteo de un siniestro tren de mercancías surcando la llanura mientras la guitarra se comunica con nosotros con la distorsión como parte fundamental del mensaje.    

Las dos últimas sacudidas del disco contribuyen a ratificar esa fabulosa dinámica de perversión y lujuria sonora a la que ya hemos caído rendidos desde el primero de los temas. En “Hot Rod” el desmadre emocional alcanza cotas inimaginables simulando a la perfección una loca carrera de poderosos vehículos donde la velocidad es el “Leitmotiv” principal. Cierra el disco la no menos genial “Crossin the river” que aporta una última lección de pasión desaforada mediante esas guitarras convertidas en metralletas pasionales disparando a diestro y sinistro, con los dedos desplazándose por el mástil con una agilidad asombrosa mientras que la batería tira de las bridas para mantener en todo momento un control rítmico absoluto.    
             

Reflexión final

La agresividad de una guitarra magistralmente omnipotente y el primitivismo de una batería desenfrenada acompañan a una voz impactante para recrear, desde las mismas entrañas y con una fuerza inusitada, temas inolvidables en los que se entrelazan con enorme creatividad detalles de “garage”, “blues punk” y “hillbilly”.

Sin lugar a dudas, “Primitive Loud Blues” va a convertirse en uno de los trabajos indispensables para el presente y el futuro del rock and roll en sus múltiples escenas y a nivel internacional. Con sus composiciones propias y mediante un tratamiento ejemplar de los recursos habituales para el siempre sorprendente formato de dúo, los Blind Crows han logrado sintetizar la adrenalina necesaria para que su música excite los sentidos a cotas auténticamente brutales.     

Nota: Puedes escuchar algunos temas de Blind Crows en su bandcamp, y adquitir una copia en cualquiera de las webs de las discográficas que lo editan. Este mes de junio de 2014 realizan una gira de presentación del álbum acompañados por los también gallegos  The Murrays,  que pasa por Ferrol, Ordes, Tarragona, Sant Feliu, Badalona, Madrid, Valladolid, Santiago de Compostela y Ourense. En Portugal tocarán con The Evil Twins en Gondomar y Porto. Más detalles de esa gira en su facebook.

 Videoclip, creado por Producciones Mutantes, del primer single de Thee Blind Crows con el tema "Leaving Alone" incluido en su álbum "Primitive Loud Blues". Dirigido y producido por Gero Costas y Romina Doce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario