viernes, 23 de enero de 2015

Mater Dronic, magistral poesía y música ácida para “Veinte mil leguas de viaje psicoactivo”

Portada. Obra de Mercedes de la Zarza

Mater Dronic es el proyecto personal del compositor y multiinstrumentista jerezano, José Carlos Sisto quien, acompañado por amigos, músicos de igual destreza, grababa en 2014 su segundo álbum con el título genérico de “20.000 leguas de Viaje Psicoactivo”. Se trata de un espectacular trabajo discográfico, editado en doble Cd y triple vinilo, que destaca ya de entrada por su vistoso y sensacional artwork. Contiene 18 canciones, de una profundidad melódica deslumbrante entre una rítmica embriagadora, arropadas por unos arreglos instrumentales altamente lisérgicos con los que musicaliza unas letras de elevada carga onírica, ácida y espacial. La obra de Sisto argumenta un macrouniverso de sensaciones con las que nos procura una dimensión única y apasionante. La esencia y la pureza de su música comportan un impulso de auténtica libertad frente a la decadencia de un mundo superficial y nos ayudan a sobrevivir en estos tiempos difíciles, tal y como nos lo explica su propio autor en una reflexión sobre la realidad cotidiana y existencial incluida en la carpeta de este grandioso disco que te comentamos a continuación.   

Trayectoria


Portada Fuzz Machine
José Carlos Sisto lleva años dando forma y sentido a su pasión por la música aunque sus proyectos no hayan encontrado, hasta hace poco, el suficiente apoyo para materializarse como es debido. Jerezano de nacimiento, se trasladó en 1999 a Madrid donde residiría durante 12 años tras los cuales vuelve a su Jerez natal. En el año 1994 monta en Jerez un grupo llamado los Expresionistas, powerpop con toques ácidos. En el año 2001 montaría el grupo Fuzz Machine con los que graba una maqueta y consigue buenas críticas. A punto estuvieron de sacar un Ep con el título de "Púrpura Ardiendo" pero una gestión desastrosa por parte del sello que iba a encargarse de editarlo, frustra el proyecto. Los temas de ese disco aparecererñian años más tarde en un Cd.

Portada Mater Dronic
El grupo pierde a dos de sus componentes, mientras José Carlos sigue adelante solo dispuesto a grabar un disco incidiendo en sus planteamientos psicodélicos.  De este modo, edita en 2005 el primer disco de su nuevo proyecto, Mater Dronic, con el título de “Mundo Espectro”. De nuevo topa con personas que apuestan de palabra por su trabajo sin apenas colaborar e incluso acaban aprovechándose de la situación. Por ello, se ve obligado a distribuirlo por su cuenta. Los medios especializados nacionales no muestran interés, los sellos estatales tampoco y solo una distribuidora holandesa llamada Clear Spot mueve el Cd con lo que se genera una expectativa muy positiva allende nuestras fronteras. A mediados de la década de los dos mil grabaría "Sesiones Drónicas Vol. 2.", en un proyecto llamado Fuzzy Lady y con otros músicos graba un cd con el título de “Espacio negativo” para Mentes de Ácido, entre otros trabajos personales como “Gemini Suite”.  Hacia 2009 entra en contacto con Enrique Rivas quien le propone editar el disco "Mundo Espectro" en vinilo. El proceso culmina en 2013 con la salida al mercado mediante una edición personal de Discos Juana Granados, nombre que corresponde a un querido familiar de Enrique. La edición de 200 copias se agotó en un mes principalmente porque el álbum se publicitó en el extranjero con una buena reseña del responsable del sello alemán Shadocks.

José Carlos Sisto
Al año siguiente, 2014, José Carlos tiene compuesto suficiente material como para sacar nuevos álbumes y Enrique le convence para seguir editando su monumental trabajo. Se mete en un estudio y, con la ayuda de amigos, en nueve días de registro más cuatro de mezclas, graba su segundo trabajo discográfico. El objetivo ha sido, desde un principio, sacarlo en vinilo, pero antes de que esto suceda, otro amigo llamado Mario Montoya le ayuda a editarlo en un digipack de edición limitada que aún puedes conseguir escribiendo a jcsistogarcia@yahoo.es. En todo este proceso, cabe destacar también la ayuda de otro amigo del autor,  David García.

Finalmente, en este 2015 se edita la edición en triple vinilo por Discos Juana Granados con otro orden de temas que obedece a cuestiones técnicas y de concepto teniendo en cuenta la división en seis caras de los tres Lp’s en los que pasará a la posterioridad.  

Folleto interior del disco
Las canciones, todas ellas originales de Sisto, fueron grabadas y mezcladas en el Estudio 79 de Jerez de la Frontera por el técnico de sonido, Rafa Camisón. Se masterizaron en Kadifornia Mastering pot Mario G. Alberni.  Sisto se ha encargado de cantar y tocar las guitarras acústicas y eléctricas, más bajo, flauta y Microkorg. Ha contado con la ayuda de Rafa Camisón en la batería y percusión; Borja Aguilera en el bajo eléctrico; Patricio Espejo en el piano, sintetizadores y theremin; Pablo Moreno con la darduka, timbales y pandero; Sandra Raña al violín; y Llibertat Aguilar al chelo.  Con respecto al sensacional artwork, es obra de Mercedes de la Zarza. En la portada podemos leer el título del disco en japonés sobre una imaginativa combinación de colores vivos y formas expresionistas  alrededor de un enigmático personaje central de cuyo interior surge toda una experiencia vital lisérgica que envuelve al ser humano. El cielo, el mar, el horizonte, se tiñen de  tonalidades conmovedoras mientras en el interior del digipack, navega por la inmensidad del universo un vistoso dirigible.

Las canciones del Cd 1

“Alma, espacio y tiempo” es la primera canción y la única acústica del primer  disco. Empieza con el sonido del agua y los pájaros. Un momento bucólico que se completa con unas fantásticas guitarras acústicas que acompañan a esa “galaxia cósmica que se expande en tu mente” entre magistrales detalles de cuerda. Los impulsos mágicos envuelven la alquimia de sueños entre arreglos grandiosos, con detalles de eléctrica y solos de acústica. Un tema en el que “respira lo abstracto” con lenguaje hipnótico. Pura “realidad surreal”, reverberación, entre momentos sublimes de teclados y descargas  de eléctrica con las que llega a nuestro interior con “la energía que quiero transmitir”.  Le siguen esas “Cometas brillantes”, tema con guitarras enérgicas y distorsiones progresivas. “Conéctate a la sensación…abandona tu cuerpo, lejos del mundo y sé un vagabundo astral”.  En esta ocasión nos servimos de los ojos del alma entre arranques de hard psicodelia, con riffs contundentes, perfilados por una batería potente, ideal para “desintegrar la realidad y deslumbrar la luz del sol”. De nuevo una sucesión de magníficas aportaciones de guitarra eléctrica ácida nos deslumbran de principio a fin. 

Artwork del disco. Mercedes de la Zarra
Seguidamente nos encontramos con “A cámara lenta”, canción con un curioso ritmo cercano al powerpop que se entrelaza con una melodía misteriosa creada con toques oscuros de teclados. Un autómata dulce realiza un viaje hacia el último cielo, con un nuevo mundo en el interior. Allá en el ciberespacio, las guitarras tejen momentos instrumentales lisérgicos con los que se “abre el corazón” creciendo, creciendo sin límites. Amor a cámara lenta con unos calmados acordes finales de descompresión. 

“Hipnoguiñol” tiene una melodía preliminar de cuento infantil que precede a la magnífica entrada de guitarras con percepciones ácidas modificadas por el pedal wah wah. La percusión  contribuye a crear esa magia propia de un “carrusel de eternidad”, con el Mago de Oz, soldados eléctricos de plomo, caballitos de mar, princesas… Con “Círculos Zen”, canción posterior, las guitarras emergen descomunales en recorridos envolventes con percusión salvaje. Impactante hard rock psicodélico con arranques progresivos de gran calidad. Voces tratadas y guitarras rugiendo con extraordinaria destreza en la inmensidad del tiempo y el espacio, y que nos transportan a esas determinantes “Cosmografías” en las que su autor nos anonada  con ritmos tribales y guitarras gimiendo con pasión. El resultado es un instrumental francamente poderoso. Los acordes distorsionados crean paredes de sonido con una contagiosa excitación mientras los motivos solistas se suceden con una habilidad pasmosa.  

José Carlos Sisto
El siguiente corte, “Electroadagio”, arremete con batería y riff de rock ácido sirviendo de base para más filigranas guitarreras exquisitas al tiempo que la voz principal crea vibraciones emocionantes a modo de electroadagio “como un asteroide, un pentagrama que aterriza en ti” con otro solo final de eléctrica ciertamente memorable. Cerrando ya el primer disco de este doble trabajo en Cd, Mater Dronic nos propone esos “Mil Reflejos”  con diálogos de guitarras portentosas, entre fenomenales ritmos. “El futuro tiene huella en la memoria con la impresión del recuerdo”. “Los reflejos viajan hacia atrás” en “un millón de leguas psicoactivas” a través de la fenomenal imaginación de este gran músico. El tiempo se detiene en la mirada antes de finalizar con otra perla eléctrica en forma de cascada de “Versos mágicos” con los que construye movimientos sonoros miríficos entre símbolos y monstruos identificados por riffs interconectados por variantes rítmicas hipnóticas.    

Las canciones del Cd 2

Artwork del disco. M. de la Zarra
El segundo Cd de “20.000 leguas de viaje psicoactivo” es eminentemente acústico, aunque no está exento de algunos recorridos eléctricos poderosos que ponen los pelos como escarpias. Comienza con “A través del sol”. Las guitarras de acid folk nos sitúan en otro escenario complementario dentro de la concepción genérica de este fascinante viaje. Una flauta canta al día acompañada por percusión pastoral. “Vidas que vivir y sentir, en un mundo de imaginación, entre fábulas y ciencia ficción… A través del sol,  cuando no seas tú, te encontrarás”. Mediante las acústicas, su autor nos demuestra otras tantas habilidades que le permiten extraer otras tantas texturas de las seis cuerdas. “Muy suavemente”, siguiente canción, la guitarra se complementa con el bajo para flotar “como un niño” entre estrellas, contemplando el espacio, la vida y la eternidad…Pedales de teclados y algunos riff espaciales amplían el espectro para colarse en nuestra mente “muy suavemente” como niebla. Y precisamente “Niebla de araña”, es el título del tema con el que nos embelesa seguidamente.  Arpegios como efluvios de alucinación tejen esta niebla sonora que lo empapa todo de una belleza poética inusual. Sin duda un prodigio de canción inmensa como un laberinto magnético de sensaciones entre detalles de percusión y llamadas que proceden del firmamento con un solo final de violín muy sentido y cariñoso, arropado por la omnipresente guitarra. Una prodigiosa transmutación que nos lleva hasta la “Canción del Alacrán”, otra belleza melódica sin parangón que nos aconseja retroceder, volver a atrás quizá en busca de un replanteamiento de los objetivos “cuando todo sea la inercia”. 

José Carlos Sisto
“Conjuro eléctrico” es el título de otro de los temas de base acústica de este segundo disco al que se suman efectos electrónicos de teclados entre solos de guitarra psicodélica emergiendo entre un ambiente oscuro, “cuando Dios está cansado y con miedo de su imposible amor” entre una “religión de muerte, vida en penitencia, cultura de infección”. Con “Sutra diamante”, respiran acordes atmosféricos de teclados entre fragmentos orientales de guitarra. Se trata de un tema un tanto críptico entre formas que aparecen y desaparecen, entre el vacío y la verdad, con fuerzas opuestas que nos indican que “en lo distinto existe lo igual”. Reflexiones sobre la vida y la muerte universal que nos cautivan tanto musical como literariamente gracias a un trabajo compositivo exquisito y profundo, al igual que esa potencia activa que lleva por título “Shakti’s Delirium”. Tremenda descarga energética “divina” con un cúmulo de espectros sonoros absorbentes con acompañamiento de percusión indostaní y visiones poéticas como: “No te reflejas con tu imagen, último espejo de placer, última luz de amanecer, guarda el secreto del abismo”.

En los momentos finales del segundo disco nos ofrece contemplar las “Lunas del sur” con un preludio electrónico absorbente en el que se cuelan las guitarras aflamencadas estableciéndose un diálogo lisérgico con los meticulosos efectos sonoros. Finalmente el ritmo se apodera de la secuencia en este casi instrumental de lujo para que emerjan esas lunas del sur. Ellas son las protagonistas de los últimas leguas de un disco entre profusas explosiones magnánimas de sonido y escalas generosas de guitarra absolutamente fascinantes. “Epitafio” cierra este magistral trabajo y lo hace mediante un reposado como sensual piano acompañando a la voz dulce de su autor. De este modo emerge la magia y la imaginación ritual en medio de la explosión de sensaciones. Son las últimas visiones del alma, un epitafio en un mundo de espectros, ángeles que son opio en el amanecer, lágrimas que viajan en el tiempo entre arreglos sublimes de cuerda que elevan el tema hasta lo inconmensurable. La música, la belleza y la creación, vence a la muerte. Ahora sí, llegó el final y aquí  puede regalarte a Dios en forma de sueño. Un mundo onírico que de desdibuja en un  último y flamante solo de guitarra.  

Reflexión final

José Carlos Sisto
Las extraordinarias narraciones de “20.000 leguas de viaje Psicoactivo” denotan la imperiosa necesidad, vital y creativa, de un músico único como es José Carlos Sisto. Con el nombre artístico de Master Dronic, consigue dar forma a un proyecto grandioso en el que se entremezclan los paisajes infinitos del alma con la meticulosidad de un universo propio forjado con auténtico sentimiento y destreza.  En su obra transpira esa devoción única por la belleza que tan solo nos inspira el arte y que nos salva de la mediocridad de unos tiempos insulsos, grises y faltos de imaginación. El trabajo compositivo es ciertamente descomunal. Todos y cada uno de los temas, desde los más reflexivos y acústicos hasta los más ampulosos y energéticos comportan un cúmulo de habilidades e ingenio armónico sin parangón alguno. Una tras otra, las canciones se construyen con multitud de motivos instrumentales, ente  toques orientales, espaciales, lisérgicos, clásicos, vanguardistas, con los que arropa mensajes poéticos elegantes, oníricos, impactantes… Pocos, muy pocos músicos son capaces de dar vida a un viaje psicoactivo tan memorable como éste en el que el oyente se siente tremendamente confortado y protagonista de sus fascinantes canciones.

Nota: Podéis consultar una biografía más pormenorizada de José Carlos Sisto en Mentes de Ácido entrando aquí.  Para adquirir una copia del doble Cd o el triple vinilo de "20.000 leguas de viaje psicoactivo" puedes contactar con su autor en el facebook o escribe a su dirección de correo: jcsistogarcia@yahoo.es

Documentos de audio: 

Un par de ejemplos de la obra de Mater Dronic. Por una parte, su vertiente más hard rock psicodélica con detalles progresivos. Video con imagen de la portada del disco "20000 leguas de viaje psicoactivo" con la música del tema "Versos Mágicos" incluido en el Cd 1.
 


Segunda muestra sonora de la obra de Mater Dronic. En este caso, su faceta más acid folk con el tema incluido en el segundo Cd de "20000 leguas de viaje Psicoactivo" con el título de "A través del Sol".



2 comentarios:

  1. Muchas gracias, el viaje descriptivo, que has hecho y compartido, a lo largo de todos y cada uno de los temas del trabajo de JC Sisto es una maravilla y te lo agradezco. Siempre es una ayuda, para el artista, ver que hay gente que comprende su obra, trabajo y todos sus esfuerzos.
    Un cordial saludo
    Mercedes de la Zarza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tu comentario y felicidades por las ilustraciones. Son magníficas. Creo que has captado a la perfección el espíritu y el sentido de la música de este fantástico viaje.

      Un saludo.
      Àlex
      Magic Pop

      Eliminar