lunes, 19 de diciembre de 2016

The Hellbuckers cantan sobre los “Demons” con fuerza, una pasión encantadora y una profesionalidad encomiable

Portada
En toda buena obra de arte que se precie confluye la pasión y el trabajo de sus factótums. Dos aspectos que generan un estado comunicativo con el oyente, quien enriquece su experiencia personal cuando se trata de discos tan bien hilvanados como este “Demons” de The Hellbuckers, editado en  vinilo LP y CD conjuntamente por H-Records y Tualmonteyoalmar.  Se trata de un álbum de doce emocionantes canciones en las que convergen  diversos estilos,  esquemas de blues y folk, pero sobretodo mucho rock and roll y soul del mejor, para dar forma inequívoca al peculiar imaginario de una banda formada por excepcionales instrumentistas y una de las mejores voces femeninas de la escena actual.  Un grupo capaz no solo de expresarse con una soltura encomiable sino que, además, imprimen en sus distinguibles referencias un deje personal con aportaciones sorprendentes  que les convierte en ciertamente magistrales e inigualables.

Trayectoria
The Hellbuckers. Foto: X. Gantes

The Hellbuckers son una banda de A Coruña formada en 2014 por la cantante Carla de Figueredo y los Eternos.  El nombre lo propone un amigo, Edu Válvulas, y es un juego de palabras entre Hell y Humbuckers que son unas pastillas de doble bobinado que llevan algunas guitarras eléctricas. Ellos son Chewis a la guitarra; Cudi al bajo; y Marcos a la batería. Carla de Figueredo, es directora de Inquietas Compañía Artística, una asociación coruñesa creada por siete amigas en 2012 para dinamizar la vida cultural de su ciudad mediante espectáculos, pinchadas y exposiciones de fotografía. Con formación de canto en Galicia, Italia o la Berklee School of music at Umbria Jazz Clinics, Carla es conocida por su extraordinaria voz y ha formado parte de  varios proyectos de jazz, blues o soul, así como ideado e interpretado espectáculos de cabaret o burlesque.

Los Eternos empezaron como banda en 2003. Son experimentados músicos que han pasado por bandas como Os Maruxas, Rock a Hulas o los Studerbakers. Han editado tres Cd’s, siendo el último de ellos el premiado “Back On The Road” con Warner Music Spain. Entre los años  2012 y 2013 realizan una gira a nivel nacional como banda del guitarrista de Radio Birdman, Chris Masuak, con quien graban un single que también editaría el sello H-Records.

The Hellbuckers. Foto: X. Gantes

Cudi y Chewis habían tocado juntos en Os Maruxa y Malostragos, y cuando el segundo deja a los Rock a Hulas, deciden poner en marcha los Eternos. Se trata de un proyecto de rock and roll que se completa con Cristóbal a la batería y Torres al bajo. Juntos sacan su primer disco autoeditado llamado “Estás al Límite” (2003) en los que Cudi canta.  Después, Oscar Millarengo de Bang 74 se hace cargo de la batería y graban su segundo álbum autoeditado en 2006 con título homónimo.  Torres se descubre como un buen cantante y se encarga de la voz principal. Inician una nueva etapa en la que dominan los detalles country. Mecha de Os Maruxa substituye a Millarengo y en 2010 entran a grabar su “Back on the Road” (Warner / Miña Terra Galega) con la colaboración de otros músicos como Álvaro Lamas de Los Limones al pedal steel guitar y Paco Mezcales al banjo.  Se producen más cambios: Marcos Sánchez se hace cargo de la batería, presentan el nuevo álbum en directo y conocen a Chris Masuak, con el que editan el sencillo "Chris Masuak & Los Eternos" (H-Records, 2013).  Masuak se había establecido en Viveiro (Lugo) con su mujer y su hijo recién nacido.  Puedes leer una reseña de ese sencillo en el Magic Pop aquí.


Ya como Hellbuckers  debutan en vinilo con “Won't Be Long / Roll With The Punches” (H-Records, 2014). El primero “Won’t be long” es un tema de 1960 compuesto por J. Leslie McFarland e interpretado por Aretha Franklin con producción de John Hammond, y “Roll with the punches” fue grabado en 1967 con Roulette por la cantante de soul Carol Fran. Puedes leer una reseña de ese sencillo aquí

Presentan el sencillo en directo con excelentes críticas, pero la banda  aparca el proyecto a mediados del 2015 tras el triste fallecimiento de una persona muy importante para uno de los miembros del grupo.  Transcurrido un tiempo, reinician su faceta creativa, los ensayos y las ilusiones que se ven plasmadas en este nuevo disco que te comentamos.   Producido por la banda, fue grabado con el técnico de sonido Victor Gacio quien aporta también teclados. Las letras son de Arantza Navarrete y Marcos Sánchez. Colabora además Samuel Beceiro a la trompeta.  El diseño, sobrio y muy apropiado,  es de Conosco Design con magníficas fotos en portada, con atrezzo y maquillaje de Siempre Digo No, y contraportada tomadas por Xavier Gantes y Andrea Botana.

Las canciones

The Hellbuckers en directo. Foto de su facebook
El disco se abre con “Devil's Coming”, un magnífico tema en el que se ponen de manifiesto las habilidades instrumentales de la banda creando riffs de antología, acompañados por ritmos precisos de blues and roll, más la extraordinaria voz de Carla que completa la exhibición de talento con una tesitura única y un poder de convicción único, al menos en este país.  Redondea el tema un buen solo de guitarra y una compenetración descomunal.  Le sigue “Drag Me Down to Hell”, canción de suculenta melodía en la que confluyen la fuerza de las guitarras, la pasión de su solista, y la meticulosidad  de su sección rítmica bien distribuida por bajo y batería. A destacar esos crescendos que nos llevan al estribillo en clave de soul, otra de las claves del poderío de esta banda, más otro buen solo de guitarra.  

Llegamos así a “Demons”, tema profundo, con descarga bluesera de una fuerza indescriptible a base del palpitar solemne del bajo, los disparos al corazón de la guitarra y esa locura de solo ácido, el marcaje irreprochable de la batería y esa voz, indudablemente sublime, de su cantante.  A continuación nos sitúan en los dominios endiablados del  “Hate And Love”, corte espeluznante de blues eléctrico, con la banda en estado de gracia arropando a su voz solista que desgrana una excelente melodía con una destreza y profesionalidad  memorable.   Tras la dicotomía amorosa, nos hablan de esa “Sweet Baby”, y lo hacen mediante unos arreglos sensacionales de guitarras, con aporte de teclados, una rítmica impoluta, y un swing envolvente en el que juega un papel muy importante la voz.  Riffs compenetrados de guitarras dan paso a un no menos fascinante ejercicio solista de excepcional blues.     

The Hellbuckers. Foto: Manuel Parada

Cierra la cara A “A Change Is Gonna Come”, tema de Sam Cooke grabado en 1963 y editado en  1964. Impresionado por el tema de Bob Dylan "Blowin' in the Wind", Cooke compuso esta gan canción que ejemplificó el Movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos de la década de los sesenta.   En este caso, los Hellbuckers adaptan a su buen quehacer, este clásico con unos resultados inmejorables en los que destacan sus habilidades y una inyección pasional nada desdeñable entre arpegios y acordes que reverberan al paso de la batería y bajo, con una Carla conquistando nuestros corazones desde lo más alto del Olimpo de las grandes divas del soul.
  
La Cara B arranca con “Brother And Sister” tiene un enorme encanto protagonizado por toda la banda en conjunto y en especial por esa trompeta que nos ofrece un buen solo cargado de sentimiento y matices.  Le sigue “Hot Air Balloon” con la que entramos  en territorio salvaje gracias a esas guitarras que rugen y avanzan con una precisión demoledora marcando el paso de la cantante y desembocando  tras varias voces en una bacanal de sonidos lisérgicos apabullantes que te pondrán la piel ya no de gallina, sino más bien estucada, para finalizar en un tempo calmado de voz y punteos crepusculares.  
Foto: Chris Andina

Con “What About You” toma especial relevancia la sección rítmica que descarga con bajo persuasivo y batería habilidosa en esos  compases iniciales que marcaran la entrega de guitarras, solo incluidos, y voz principal, el resto de este gran tema.  Llegados a este punto no vamos a perder “The Last Train” para empaparnos de la sencillez y a su vez toda la fibra enriquecedora de este blues propia interpretado con la precisa templanza de los más grandes.   Otro movimiento solista de guitarra nos deja anonadados y dispuestos a degustar los  penúltimos surcos de este álbum con la seguridad que estamos disfrutando de un momento vocal e instrumental único.  Con “Shooting Star” la banda  regresa a su versión más bravía (léase hard) dando vida a tempos rabiosos y melodías indómitas que te cautivan desde principio a fin.  Y para finalizar, la calmada y templada  “Along The Road” donde la guitarra acústica y el piano aportan los últimos acordes,  abrazando esas reiteradas excelencias vocales que distinguen un disco impecable, uno de los mejores trabajos de rock and roll que hayamos podido disfrutar, al menos, durante este 2016 que ya nos deja en breve.
 
Reflexión final

The Hellbuckers. Foto: X. Gantes

Dijo en una ocasión Gabriel García Márquez, que "a los demonios no hay que creerles ni cuando dicen la verdad".  Aunque a veces, uno puede sentirse tan engañado de oír a los Ángeles contándole mentidas sinsentido que, al final, no puede evitar escuchar ese foro interno maligno que todos tenemos.  Puede  incluso que, de esa experiencia, surja una obra de arte tan emocionante como este disco de The Hellbuckers que acaban de editar este 2016 H-records (por cierto, con un logo ciertamente muy significativo para este caso) y Tualmonteyoalmar .  Su primer álbum, “Demons”  es tan intimista como penetrante, te llega al corazón anestesiando el  miedo a lo desconocido, con temas de arreglos instrumentales preciosos, desde la dulzura que proporciona esa oscuridad en la que todos nos enfrentamos tras superar un momento traumático de muestra vida y empezamos a ver una luz, tenue pero prometedora, al final del túnel.  No faltan en el repertorio de tan excepcional obra, canciones hirientes, de guitarras poderosas, con las que te hervirá la sangre, contagiándote una poderosa fuerza que te procurará motivos más que suficientes como para renacer de las cenizas de cualquier fuego emocional que te haya consumido en el pasado, presente o, quién sabe, futuro.   Así que, querido lector o lectora, hazte con una copia de tan excepcional trabajo y tenlo bien cerca de tu tocadiscos, a modo de ideal genérico medicinal, para curar males de espíritu mediante canciones perfectas que te indicaran, a buen seguro, si a los Demonios vale la pena escucharles y, al final, creerles.    

Nota: Puedes escuchar las canciones y adquirir una copia del disco en el bandcamp del sello H-Records, en su web o en su tienda en Reus, calle Santa Anna, 38.

Te invitamos a visionar también el vídeoclip del tema incluido en el disco, "Drag Me Down To Hell".

2 comentarios:

  1. Que bé que sonen! Quines cançons! Quina elegància! Quina senyora veu! I el nom de la banda m'encanta! Gràcies per la descoberta!

    ResponderEliminar