lunes, 3 de julio de 2017

“Y del cielo nacen Monstruos” entre geniales canciones de rock ácido de Mater Dronic con Discos Juana Granados

Portada Cd
“Y del  cielo nacen Monstruos” es el título del álbum conceptual que José Carlos Sisto ha sacado recientemente al mercado discográfico con su proyecto Mater Dronic, editado por Discos Juana Granados, sello de su gran amigo así como imprescindible colaborador, Enrique Rivas. Se trata de una obra magistral, de las que perduran por su ingente valor emocional y artístico, en la que su principal factótum reinventa su imaginario musical para profundizar en los cambios culturales y psicológicos que comportan los trastornos de personalidad así como en las múltiples consecuencias que se derivan de la gestión personal de las emociones alteradas.  El disco incluye nueve temas que conforman una descomunal “pócima ácida” tal y como nos lo presenta de forma genérica su discográfica. Un álbum que condensa todo el enorme acervo musical de su autor quien da vida a un referencial fondo compositivo e interpretativo que va del rock psicodélico a los sonidos de vanguardia pasando por el hard rock, el punk, el after-punk, o el “garage”.        

Trayectoria

JC Sisto. Foto: Antonio Lobo
José Carlos Sisto lleva años dando forma y sentido a su pasión por la música desde numerosos proyectos como Expresionistas, Fuzz Machine, Mater Dronic, Shakti’s Delirium, Ángeles de Opio… Jerezano de nacimiento, se trasladó en 1999 a Madrid donde residiría durante 12 años tras los cuales vuelve a su Jerez natal. En el año 1994 monta en Jerez un grupo llamado los Expresionistas, powerpop con toques ácidos. En el año 2001 montaría el grupo Fuzz Machine con los que graba una maqueta y consigue buenas críticas. A punto estuvieron de sacar un Ep con el título de "Púrpura Ardiendo" pero una gestión desastrosa por parte del sello que iba a encargarse de editarlo, frustra el proyecto. Los temas de ese disco aparecerían años más tarde en un Cd.

Mundo Espectro
El grupo pierde a dos de sus componentes, mientras José Carlos sigue adelante solo dispuesto a grabar un disco incidiendo en sus planteamientos psicodélicos.  De este modo, edita en 2005 el primer disco de su nuevo proyecto, Mater Dronic, con el título de “Mundo Espectro”. De nuevo topa con personas que apuestan de palabra por su trabajo sin apenas colaborar e incluso acaban aprovechándose de la situación. Por ello, se ve obligado a distribuirlo por su cuenta. Los medios especializados nacionales no muestran interés, los sellos estatales tampoco y solo una distribuidora holandesa llamada Clear Spot mueve el Cd con lo que se genera una expectativa muy positiva allende nuestras fronteras. A mediados de la década de los dos mil grabaría "Sesiones Drónicas Vol. 2.", en un proyecto llamado Fuzzy Lady y con otros músicos graba un cd con el título de “Espacio negativo” para Mentes de Ácido, entre otros trabajos personales como “Gemini Suite”.  En 2006 se edita en CD por el sello El Ajo Rojo de Madrid el disco de Ángeles de Opio que reedita Guerssen en 2016 en vinilo.

Hacia 2009 entra en contacto con Enrique Rivas quien le propone editar el disco "Mundo Espectro" en vinilo. El proceso culmina en 2013 con la salida al mercado mediante una edición personal de Discos Juana Granados, nombre que corresponde a un querido familiar de Enrique. La edición de 200 copias se agotó en un mes principalmente porque el álbum se publicitó en el extranjero con una buena reseña del responsable del sello alemán Shadocks.

Al año siguiente, 2014, José Carlos tiene compuesto suficiente material como para sacar nuevos álbumes y Enrique le convence para seguir editando su monumental trabajo. Se mete en un estudio y, con la ayuda de amigos, en nueve días de registro más cuatro de mezclas, graba su segundo trabajo discográfico bajo el título de “20.000 leguas de Viaje Psicoactivo”. Con su amigo Mario Montoya edita un digipack de edición limitada. En todo este proceso, cabe destacar también la ayuda de otro amigo del autor, David García.  
20.000 leguas de Viaje Psicoactivo
Finalmente, en 2015 se edita la edición en triple vinilo  con su vistoso y sensacional artwork a cargo de Mercedes de la Zarza. Ese mismo año, sale “Electroshock!” firmado como Shakti’s Delirium.  Ya en 2016 saca un disco llamado "Opium Guitars" bajo el nombre de Astrovudú.

Este nuevo disco de Mater Dronic fue grabado, mezclado, y masterizado en el Estudio 79 de Jerez de la Frontera (Cádiz) en cinco días de abril de 2017 con Rafa Camisón como técnico de sonido. Ha sido autoeditado por su principal factótum con la ayuda de Enrique Rivas, Mario Montoya y David García. José Carlos Sisto se ha encargado del bajo, guitarra y voz, y ha contado con la colaboración de Rafael Camisón a la batería, la voz de Alicia Alba, más Cristian Moreno al saxo en el tema “Dragones Sónicos”. De la maquetación se ha encargado Enrique Rivas, el logotipo es de Alicia Uvi, y las imágenes de la portada y contra, son cuadros de Thomas J. Wright.   Se incluyen las letras de las canciones.     

Las canciones

JC Sisto. Mentes de Ácido 
El disco se abre con una introducción de corte clásico bajo el título de “Impresión”, escasos segundos que nos predisponen a la primera de las genialidades de este disco llamada “Nueva eternidad”. Un compendio de excelentes recursos melódicos, de marcada rítmica, con guitarras imaginativas, un persistente bajo y una letra que nos describe un cielo personal de “dolor, miedo y confusión, como un laberinto de irrealidad”. Arreglos grandiosos, con absorbentes juegos de riffs a cargo de la guitarra, construyen una amalgama de sonidos cautivadores que crecen hasta la inmensidad como “una mente en espiral”.   Sigue otro corte magnificente como es “En la Nada” que arranca con arrebatador bajo sobre el que la guitarra teje momentos oscuros, y la voz descarga poesía enérgica, desgarradora. Nos habla de ”la sombra, la negación de la verdad” con “un lenguaje desesperado que grita: protégeme de lo que soy”. Desquiciados y lisérgicos solos de guitarra crean el caos en momentos lisérgicos, sin parangón alguno, para que entendamos en su máxima profundidad “lo duro que es vivir sin mi… la violencia del cielo es lo que me ha hecho así”.        

Con “Cápsulas”, Mater Dronic se torna especialmente selvático a la par que liviano, mediante esos ritmos de casi “tropicalia” oscura con la que vas “a sentir el universo, la electricidad, huyendo de mi mente en cápsulas, como un refugio espiritual, una alquimia cósmica de amor”. De nuevo, vuelve a sorprendernos con ingeniosos cambios armónicos, estribillos mágicos, múltiples solos estratosféricos de guitarra y esa concepción tan original del cosmos con un ideal poético y sonoro propio. En el siguiente corte, “Dragones Sónicos”, nos anonada con descargas de hard rock aderezadas con una clara transfusión de after-punk y vibraciones “garajeras”. “Un escenario de ultrapoder” en el que Sisto convierte su música en parte indisoluble de la existencia; “una fuerza bicéfala en explosión” entre distorsiones, solos que turban, y ese enorme diálogo de guitarra y saxo en la mejor tradición krautrock de los setenta. No faltan los “multiversos” que te pondrán los pelos como escarpias, incluido un final apoteósico que se funde con tu mente en la inmensidad del universo.   
      
Foto de su facebook
En “Mi Paraíso”, título de la siguiente canción, el autor se confiesa “poseído por la lujuria, mártir del placer”. Un tema en el que se muestra su brutal “impulso arrollador” a base de una pulsión rítmica espeluznante, y una melodía que rebosa excitación “…fecundando un sepulcro de pasión…con mi alma en descomposición”. Cambios de tempo espectaculares, solos de batería fascinantes, y múltiples efectos con la guitarra consiguen tejer varias líneas argumentales ciertamente soberbias en una compenetración instrumental que te deja sin habla sumiéndote en un campo sonoro lisérgico propio de los más grandes del rock ácido.   
       
“Plegaria de la Sombra Inerte/Abstracciones” da nombre compuesto al siguiente corte, el más largo y conceptual del disco. Más de doce minutos de excelencias poéticas, instrumentales y vocales que empiezan con arrebatadores aires de folk progresivo entre arreglos vanguardistas, a los que se suman varias secuencias de guitarras estremecedoras y aportaciones enigmáticas de cuerda y piano. Un tema ideal para cautivar el tempo sin nada que temer. “Mi mente bomba, si me abandonas creo que va a estallar!!”. Otra muestra irrefutable del enorme talento de Sisto como compositor, guitarrista, y cantante capaz de engendrar una obra imprevisible. Un creador siempre abierto a nuevas fórmulas que acrecientan indudablemente su condición de maestro.  Toda una sinfonía lisérgica irreprochable, sumamente perfecta y altamente embriagadora.      

Foto de su facebook
Tras el final etéreo del anterior tema, llegamos a la parte final del disco con “Vuelvo a ser Mr. Hyde”. Una andanada dramática de batería, guitarras y voz viscerales. Una conjunción de recursos de rock and roll con solos de guitarra de hard psicodelia. Dos minutos enloquecedores que nos llevan a “Precipicios”, tema que cierra el disco entre delirios de “oración-redención”. Un “brillo de amanecer, quema oscuras fragancias” que nos indica que “hay algo más de lo que ves”. La belleza y el misterio de esta canción transcurre de forma solemne, vagando desde el cielo al infierno y aún más allá. Se manifiestan las últimas exquisiteces instrumentales con la guitarra psycho-fuzz emergiendo poderosa, a varias voces, sobre el marcado tempo de la batería y el bajo para culminar en esta frase altamente  sintomática: “soy mucho más de lo que crees”.  Otro fascinante momento instrumental en  los últimos compases clausura físicamente este imprescindible disco. Un álbum que resulta francamente arrebatador de principio a fin, incluida esa aportación vocal femenina que nos dice a modo de colofón: “ya he aprendido a quererme”.        
  
Reflexión final:


Dice Sisto en su presentación del álbum, incluida en la hoja interior del Cd,  que “esta humilde plegaria de sonido y verbo gemebundo se releva, por su urgencia desgarrada y trasfondo espiritual  lacerado a fuego, como un punto de inflexión personal; reflexión, análisis y búsqueda, herida abierta al mundo…o al submundo, o al inframundo que en la mente se dispersa y perece sin remedio, una llamada de socorro en cualquier caso…exorcismo interior desesperado cual vivencia apocalíptica…”.  Entendemos humilde como lo que es, es decir, que no ostenta sus virtudes, porque la “plegaria” a la que se refiere es, en realidad, un descomunal ejercicio compositivo “de un riesgo y de una valentía admirables, llena de fuerza y sensibilidad, con un sonido atronador…” como muy bien lo define Enrique Rivas en su escrito de promoción desde su sello Discos Juana Granados. Todas y cada una de las canciones de este álbum han sido posibles gracias a la enorme creatividad de su compositor José Carlos Sisto auxiliado tan solo en la batería por el inefable percusionista y técnico de sonido, Rafael Camisón, sin olvidarnos de las puntuales pero brillantes aportaciones al saxo y cuerda. Nadie en este país, ni siquiera a nivel internacional, es hoy en día capaz de crear un disco tan sumamente perfecto como éste y, mucho menos, en solitario. No hay un solo detalle ni aportación personal, ya sea instrumental, vocal o compositiva, que no esté pensada en el beneficio genérico de unas fascinantes canciones que arropan unos versos conmovedores. 

JC Sisto. Foto: Sergio Guzmán
“Y del cielo nacen monstruos” se sustenta con temas diseñados hasta el más mínimo detalle, interpretados y grabados con una profesionalidad encomiable, mediante variadas líneas argumentales que se compenetran hasta el punto que, de cada canción, se podrían extraer, como poco,  dos o más temas más. Sin embargo, lo verdaderamente genial se manifiesta al presentar junta e indisoluble  tanta pasión e información musical como poética. José Carlos Sisto es, como bien se dice en el tema final de este cautivador disco, “mucho más de lo que crees”. Con este nuevo trabajo discográfico queda demostrado, una vez más, que siempre tiene algo más para  ofrecernos. El resultado de su trabajo es, incluso, muchísimo más de lo que cualquier melómano que se precie consideraría satisfactorio. He ahí quizá el secreto, la mejor fórmula para combatir esos monstruos que no solo nacen del cielo sino que se instalan en nuestras vidas y tratan de impedir que hagamos realidad nuestros sueños. En su caso, y seguro que también en el tuyo tras oír tan especial álbum, van a tenerlo muy pero que muy difícil.    

Nota: Puedes escuchar las canciones así como adquirir una copia del Cd en el bandcamp.  Magic Pop ha publicado varias reseñas de la obra, más una entrevista, con José Carlos Sisto que puedes leer entrando aquí.   

2 comentarios: