miércoles, 4 de octubre de 2017

Dentro de las tinieblas "La vida no vale nada", pero el corazón se ilumina emocionado al oir la música de Leone

Portada del Lp
Dijo Antoni Gaudí: "La originalidad consiste en volver al origen; a la simplicidad de las primeras soluciones". Y ese retorno pasa, según el maestro arquitecto catalán, por mantener el poder de seducción aunque sea en detrimento de la evolución estética. Su obra nacía de la naturaleza, del mismo modo que las canciones de Leone emergen de la intensidad del alma, de los principios de nuestra música, de esa pasión hilvanada con instrumentación fina y elegante, no exenta de arrebatos de fuerza, acompañando poesías sinceras, agridulces, a veces hirientes otras tremendamente divertidas, aunque eso sí, siempre con la verdad por delante. Este 2017 han sacado su primer Lp con el título de "La vida no vale nada" en la que misterios y amores se entienden y complementan mediante fascinantes arreglos propios que nos recuerdan a la copla y el flamenco vía los preceptos del mejor rock and roll. "Son las cosas de la vida, que no tienen explicación" las que nos cuentan con 10 canciones estremecedoras, envueltas en una llamativa portada y editadas por Clifford records. Parafraseando uno de sus versos: Dentro de las tinieblas, siempre ilumina un buen corazón emocionado por la música de los Leone.  

Trayectoria


Leone. Foto: Fran  Úbeda Lorente 

La banda Leone está formada por Jesús Canet (guitarra y voces, Motel 3), Juan Pérez Marina (guitarra, Cartografía del Ruido, Corcobado), Manuel Cahuchola (bajo y voces, Ventura Dijo, Paul Collins), Jesús Alonso (batería, Les Rauchen Verbotem, Corcobado). Se forma a finales de 2013 con un par de demos grabadas en casa con temas como "Sed de mal". El nombre es un homenaje al cineasta Sergio Leone, conocido por sus obras de spaguetti western. Ya en 2014 se estrenan en directo, y en verano de ese año empiezan a grabar su disco de debut con cuatro canciones que acaban autoeditándose en formato vinilo y digital. Con el título homónimo de Leone Ep se graba en el Estudio La Reserva, con David Acero a los mandos, más Jesús Rodríguez Chinchilla (Hazte Lapón) al bajo y David Talbaila (Ornamento y Delito) a la batería. Ambos son substituidos más adelante por la actual base rítmica por la que pasa también Rubén Lizana (percusión).


Leone. Foto: Fran Úbeda Llorente

Con el respaldo de algunos medios especializados, realizan varios conciertos con éxito en salas del Estado, al tiempo que graban un nuevo sencillo con dos temas, "Tus Huesos" y "Quien quiere ser JC (Jesús Canet)". El single está disponible en el bandcamp en formato digital y en 2016 lo editaba en vinilo 7" Monasterio de Cultura y Delia Records. Aportaron una versión de "Jaleo en la zona deprimida" de 713avo Amor para el recopilatorio "Atardecer naranja infierno", homenaje a Carlos Desastre y editado por El Muelle Records (Málaga). Cabe destacar también que vuelven a colaborar en el artwork, Fran Ubeda Llorente.

Todas las canciones de este Lp fueron compuestas por Jesús Canet más Leone. Fue grabado por OJO en la Zona Autónoma Temporal (Torrijos), mezclado por Pablo Gregor, con magnífica ilustración en portada de Fran Hotdog, y diseño gráfico de Jiwnani. Contaron con la colaboración de Jesús R. Chinchilla a la trompeta. El vinilo incluye un cupón de descarga digital.
  
Las canciones


Leone. Foto: Fran Úbeda Llorente

El disco empieza con "El Presidiario" y esa espectacular combinación rítmica aupada por riffs de guitarra que le dan un aire misterioso, entre arabescos de fantasía y pasiones aflamencadas. "Si te encerraron fue por malvado, por repartirnos tu corazón", nos cantan en una melodía de ensueño con excelente voz principal, magistral solo de guitarra, una banda muy bien conjuntada y desbocada trompeta aportando un toque desquiciado entre acoples perfilando un momento instrumental lisérgico. Brotan gotas de compasión para pedir perdón y de genialidades varias como en el siguiente corte. "Sed de Mal" tiene una combinación melódica y rítmica envolvente, muy cautivadora, entre guitarras finas y percusión no menos fascinante. "Anda que no ha dolido cada minuto que me faltabas…". Un tema muy sentido que presenta un tratamiento musical pegado al alma percutiendo en cada parte de nuestro cuerpo, sedientos de la magnífica obra de estos inspiradísimos Leone.
 

Leone. Foto: Fran Úbeda Llorente

A continuación nos ofrecen la encantadora "Amanecerá" con esos bonitos pasos de mayor a menor. "Se oyen tacones lejanos y la luna brilla en soledad… los pensamientos de miedo que recorren todo el cuerpo, ya desaparecerán… anoche el mundo entero, luego ya amanecerá". "Cuando te sientas perdido, y no encuentres la salida", escucha está canción que, por lo poco, te levantará la autoestima y "en un momento certero, volverás a estar contento y a sonreír". Seguro que al final bailarás con frenesí al compás de su ritmo.

El siguiente tema lleva por título "A tu vera", excelente ejercicio sonoro de beat envolvente "para acallar el llanto y vivir toda una vida junto a ti". Leone son nuestros guías que nos llevan a los campos de Andalucía, una brisa que alumbra nuestra vida, "el barco de nuestro corazón" para agasajarnos con canciones de amor tan profundas como ésta en la que sobresalen esa guitarra imaginativa, bajo poderoso y perseverante percusión, más excelente voz principal, muy buen conjuntados.  


Leone. Foto: Fran Úbeda Llorente

Cierra la cara A "La Nana del caballo chico", otra exquisitez con arreglos un tanto psicodélicos que te arropan sonorizando una carta de amor "para contarte sincero las cosas que yo siento, que te llevo muy dentro, por más que lo intento no puedo escapar. Una mañana en el after te dije te quiero y ahora no me arrepiento… que lo sepa el mundo entero que te voy a cuidar y estoy casi seguro que te va a gustar". Tal y como recen en la canción: "Como un perro sin dueño, siempre corriendo va por las calles desiertas y ahora que ella está a su lado, ya no tiene miedo, ya no soy marinero, que ahora soy capitán, un hombre nuevo que se atreve a dejarse llevar". Sencillamente, estremecedor.
       
La cara B se abre con "La puerta abierta" y ese sensacional arranque de guitara eléctrica tan sutilmente aflamencado, vibrante y pasional, que nos lleva a una duda: "¿cómo eres tan bonita y al tiempo tan cruel, tienes cara de niña, y cuerpo de mujer?… me dices que eres tan valiente pero te asustas de mi querer". Excelente corte melódico perfilado con impecable acompañamiento rítmico con todo lo mejor de esta banda capaz de convertir la fusión de géneros en seña de identidad inquebrantable. "Vuelve a tu casa niña, no me hagas sufrir, no me digas que me quieres porque es imposible querer así". 


Leone. Foto: Fran Úbeda Llorente
Le sucede "El inmoralista" con ritmo trepidante. "Me voy a olvidar de esta vida y voy a volver a empezar, me voy a volver egoísta, siguiendo la pista que me lleva en espiral… no hay muros ni cadenas ni castigo que me pueda castigar". Entonces ya pueden decir los demás que solo tengo prisa para "bailar" tan estimulante corte, "no pienso sufrir más, apártate que no quiero parar". Otro excelente solo de guitarra completa tan suculento tema a modo de declaración vital de intenciones. Llegamos al tema que le da título, "La vida no vale nada", otra exquisita muestra de su talento con ese ritmo tan latino, con esencial presencia de trompeta, "Que se me seque la hierbabuena de mi jardín, que me parta un rayo muy grande si te mentí". "Era tan joven que no sabía que esta vida hay que vivir, que pasa el tiempo, y que nunca sabes lo que está escrito en tu porvenir, para darte cuenta lo que te hace realmente feliz". Elegancia y distinción a raudales en una maravilla de canción, melodiosa y bailable, que acabará de raíz con cualquier de tus penas. Fascinante el momento final con el solo de guitarras a varias voces dialogando con la trompeta con acompañamiento exquisito de la percusión.
   



El álbum sigue con "Semana Santa", tema oscuro, perturbador, con ese ritmo tribal, y esas guitarras rugiendo con determinación para definir ese misterio que no se puede entender: "para que dices que me quieres, si no me das tu querer, y me tratas como a un perro… déjate de juegos, hace tiempo que te espero como un niño para que me lleves de la mano lejos". Y es con en esas cosas de la vida inexplicables que los Leone arremeten con sus guitarras profundas, su voz emotiva, y su percusión medida al milímetro con líneas de bajo absolutamente geniales. El último corte lleva por título "Carmencica la churrera", la última de las genialidades de este álbum tan suculento, repleto de matices absorbentes, grandiosos, emocionantes, que en este caso se tejen con guitarra acústica y voz entrecortada a la búsqueda de ese amor inmortal, "que el barquito que se aleja, no va a regresar nunca más, que se pase pronto el frío, que me ponga pronto viejo, que tenga mi casa en el mar, que los besos que me has dado, son míos pa’ siempre jamás… Carmencica no seas loca, no te peines los pelos pa’trás, no te pintes más la boca que ya no tienes edad… Carmencica de mi vida, un día te voy a cantar".
  
Reflexión final



"Esta vida no vale nada, pero a veces, mejor así, que te levantes cada mañana como si fuera a llegarte el fin ", así reza el tema que da título de tan magnífico Lp de los Leone editado por Clifford records. Con un título, que no pretende ser tremendista aunque pueda parecerlo a simple vista, les entronca no solo con el post punk de los ochenta con raíces españolas sino también con la técnica literaria de la novela española de postguerra, y por supuesto con la copla, el flamenco, el rock and roll, o con cualquier exhibición de talento que se te ocurra en el que música y letra se complementen de forma inequívoca para expresar los sentimientos con pasión desgarrada, toques de humor agridulce, y elegancia a raudales. "La vida no vale nada" es un disco conmovedor de principio a fin, repleto de secuencias rítmicas que invitan al baile y melodías que buscan la introspección, y al revés. Repleto de matices sabrosos, detalles de cualidad instrumental inconmensurable, y poesía existencialista de calidad desbordante, los Leone se sitúan en lo más alto de la escena actual del rock and roll con un producto propio que, si se me permite, se me antoja ideal para vivir y para, como bien dicen, "que se acabe la guerra y que nuestro amor se vuelva inmortal".






Nota: Puedes escuchar las canciones en el bandcamp, donde también podrás comprar una copia, o en la web de Clifford Records. El grupo presenta el disco en varias ciudades. Los detalles en el cartel  que acompaña este texto o en su Facebook.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario