martes, 17 de octubre de 2017

Gentle Brent presenta su disco “Just Dandy” que, como su nombre indica, suena tierno y maravilloso

En inglés, el adjetivo “Gentle” puede servir para calificar a alguien que es amable, tranquilo, gentil o tierno, mientras que la expresión “just dandy” se puede traducir, según contexto, como un  estado de ánimo perfecto, agradable, o maravilloso. Ambas expresiones coinciden en el álbum del músico canadiense Brent Randall quien firma como Gentle Brent su primer disco en solitario titulado “Just Dandy”, editado por el inconmensurable sello español You are the Cosmos en vinilo y en Cd por Jigsaw records de Seattle. Tras oírlo detenidamente, te aseguro que éstos y otros tantos calificativos te parecerán acertadísimos. Las canciones que lo integran tienen un encanto especial que las convierte en únicas. Son ejemplos precisos de cómo la melodía, como ente mágico, es una forma de comunicación que varía al antojo de quién la moldea para convertirse en la enésima muestra del impacto emocional que produce la música bien hecha. De este modo, el atento oyente logra identificarse con el creador de ese particular, y a la vez universal, mundo sonoro hasta el punto de que las creaciones entran a formar parte de nuestra propia historia vital como si siempre hubieran estado ahí en algún rincón de nuestras mentes y corazones, a la espera de que alguien como Gentle Brent nos las detallara con un amplio abanico de matices.     

Trayectoria 

Brent Randall es un músico canadiense, compositor y multiinsturmentista, quien en 2003 ayudó a crear el sello Just Friends en Halifax, Nueva escocia (Canadá) con el que sacó su primer Ep bajp el título de “Quite Precisely Brent Randall & His Pinecones" (2004). En 2009 editó otros disco más elaborado y orquestal “We Were Strangers In Paddington Green” (2009 Endearing records) como Brent Randall And Those Magnificent Pinecones que fue producido por Jason MacIsaac y David Christensen de Heavy Blinker. Se trasladó a Toronto en 2010, y ​con Paul Linklater creó un grupo de power pop llamado The Pinecones.  El grupo lanzó dos LPs: “Sage” (2010 Just Friends Records) y “Ooh” (2014 Reel Cod Records). En ese proyecto le acompañaban Joel Goguen al bajo, Brian O'Reilly a la guitarra, Marshall Bureau a la batería, y el mencionado Paul Linklater a la guitarra. También ha formado parte de la banda The Taste sacando el álbum “Sea legs” (2014) con Brian O'Reilly, Daniel Girard, y Jay Anderson, y ha colaborado con Suitcase Sam & The Suits, Dusty Sorbet, Benn Ross, Jonhatan Andrews, Tyler Messick, entre otros.    

“Just Dandy” fue grabado y mezclado por Jason Ball y masterizado por Peter Letros en Wreckhouse mastering. Las canciones son originales, cantadas e interpretadas por Brent Randall quien ha contado con la colaboración de Marshall Bureau a la batería, Jim MacAulay a la guitarra, Doctor Ew (Drew Smith) a las harmonías en las que también participó Jason. El artwork corrió a cargo de Mat Dunlap en la fotografía y diseño, más Steven Millington (Dry British) a las ilustraciones.  

Las canciones 

El disco empieza con “Tea & Butter Tarts”, un tema en el que confluyen esa facilidad para completar bonitas melodías con riffs impetuosos. Excelentes arreglos de beat, con una fantástica voz principal, emergen entre cambios de tempo que crean intensidades sonoras. Detalles de piano, potente órgano, guitarras luminosas, y una percusión certera dan forma a la priemra de las perlas de este gran álbum. A continuación nos ofrece “Lollipop Girl”, exquisita muestra del  talento de este gran compositor quien es capaz de sonsacar fascinantes momentos melodiosos con una sencillez desbordante. Canciones que crecen y explotan por arte de gracia en secuencias instrumentales de popsike con enorme calidad. 

El siguiente corte se titula “Never Wanna Make You Cry” y en este tema de pop brillante se sucenfden las secuencias entusiastas de guitarras arropadas por una batería meticulosa dando cobertura a la voz principal que recorre las frases entre sorprendentes detalles de paso armónico con los que consigue efectos emocionantes. No falta un buen solo lisérgico de guitarra y, de nuevo, esas variadas concepciones rítmicas que enriquecen las canciones. Le sigue “The Lonely One”, una canción grandiosa en la que confluyen momentos bailables perfilados con piano, percusión,  y detalles de guitarra eléctrica. Un tema de pop ambivalente que crece en varias líneas argumentales cautivándonos de principio a fin, entre coros, crescendos y un buen solo de piano, sencillo pero conmovedor, así como otros instantes de fuzz rabioso y ácido en segundo plano. Finaliza la cara A con  “Coney Island Girl”, otra exquisitez que deambula con serenidad pasional y una envolvente calma dando forma a una balada emotiva, entre nebulosas cariñosas de guitarra, y teclados, xilofón, más sensacional voz solista. 

La cara B se abre con “By My Side” y sus guitarras dialogando en trenzados de pop luminoso con la voz principal respaldados por una excelente sección rítmica. Otra fascinante melodía que va generando intensidades beat manteniendo un interés indisoluble hasta el acorde final.  El siguiente tema se llama “There's A Girl”. Cuenta con momentos sensacionales de bajo, órgano, guitarra y teclados arropando a la voz principal en un ejercicio de estilo propio en el que no faltan momentos corales exquisitos. Continúa el album con  “A Twinkle Of Your Eye”, canción que arranca con una marcada concepción rítmica que se compenetra con la dulzura melódica de una canción con detalles de pop soul. Un breve pero intenso fraseo de teclado y algunos coquetos riffs de guitarra más marcados golpes de efecto a cargo de piano son también otras señas de identidad de esta convincente canción en la que, por supuesto, Brent Randall vuelve a demostrarnos sus habilidades vocales.        

Le sucede  “Ooh, You'll Believe In Love” en la que los arreglos musicales son expuestos con una compenetración instrumental mágica, mediante una presencia esencial de piano, ecos,  guitarras poderosas, y batería perseverante. Un tema con un cautivador tempo que avanza con seguridad pasmosa y en el que también saboreamos momentos varios de guitarra solista en diferentes voces. Llegamos a los momentos finales con “No Foolin'” y su irresistible mezcla de voz con instrumentación impecable. Momentos de swing procurados por guitarras y teclados  inolvidables y sorprendentes dan vida a un tema altamente sensible en el que su responsable da rienda suelta a una imaginación portentosa repleta de salidas imprevisibles. Acaba el disco con “At The Bazaar”, la última de la exquisiteces de este inusual disco, en la que todo el mundo relaja músculo y se dispone a ofrecernos una maravillosa balada con increíbles juegos de voces, acordes de acústica, teclados atmosféricos, y el enternecedor toque personal a la voz de su principal factótum, un inspiradísimo Gentle Brent.        

Reflexión final 

Brent Randall ha adoptado el siguiente párrafo, como presentación de su idiosincrasia artística. Un texto que  que puedes leer en su Facebook: “Algunos días es un travieso pianista de cabaret que canta baladas caprichosas como un millennial Tiny Tim. Otros días está al frente de una banda de jangly garage o un desaparecido grupo de merseybeat”. El espectro que se abre entre esos puntos de referencia es tan amplio y suculento que nos permite perfilar no solo las referencias claves de su arte sino también las filias compositivas y pasionales de un músico, tan buen compositor como instrumentista, capaz de dar vida a canciones sencillas que emanan una emotividad a raudales pero también una destreza bien definida, repleta de secuencias pensadas al milímetro, audaces en tanto que no persiguen repetir esquemas fáciles, sino mucho más imprevisibles de lo que algunos están  dispuestos a aceptar en un autor de pop con raíces sixties. En este Gentle Brent cohabitan recuerdos, manuales de pop 60’s, imágenes y sonidos del pasado, pero también deseos de expresarse con un lenguaje actual, original y natural, sin ínfulas que valgan pero con la firmeza del que está dispuesto a reclamar un espacio propio en el que, hayan pocos o muchos con quien compartir deseos, siempre tendrás la puerta abierta para disfrutar de sus canciones brillantes tan “Just Dandy”.    

Nota: Puedes escuchar las canciones en el bandcamp y adquitir una copia del vinilo en la web de You Are The Cosmos.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario