martes, 28 de noviembre de 2017

Roctopus recupera en “9 surf shots” la contundente primera maqueta de culto de los Longboards más dos temas inéditos

Portada
The Longboards son una de nuestras mejores bandas de rock instrumental con una proyección venerada incluso a nivel internacional. No solo atesoran una larga trayectoria con unos cuantos discos imprescindibles sino que además sus tres componentes manejan sus instrumentos con una habilidad y una pasión que les convierte, si se me permite la vehemencia,  en uno de los combos originales, creativos, y sorprendentes de instro surf que más han aportado a la escena mundial del rock and roll. Por ello me parece una excelente idea que el sello Roctopus Tea Party Records haya reeditado en vinilo su primera entrega discográfica, más dos temas inéditos, bajo el título genérico de "9 Surf Shots" (2017). Toda una delicia para los amantes del género que incluye unos sensacionales covers didacticos más un tema de cosecha propia. Siete cancioens de 2004 más dos de 2014 con las que se nos hará más ligera la espera hasta su próximo y esperado trabajo que anda ya muy avanzado.

Trayectoria

The Longboards. Foto: Pablo Medrano
Los Longboards son Alfredo Romero (miembro de bandas punk como Isidoro y su Colección de Puertas Plegables y Yo Soy Julio Cesar), el bajista Jordi Porras y Ander Bada a la batería quien también milita en Jon Manteca's Army. Se forman en Bilbao en 2004. Graban la maqueta “7 Surf Shots" (2004) al que sigue en 2006 el disco “Big surf”  (El Toro records).  El mismo sello les saca el siguiente disco,  “Motorhythm” (2008) así como los álbumes  “Present Gnarly Surf” (2011), “Insane” (2013) más el single “Dragger Joe” (2015) con Iván a la batería. En todos estos años han girado por Europa, California y Costa Rica, cosechando elogios tanto de crítica como de público especializado. 

Artwork. Foto de su facebook
Las canciones de la demo “7 Surf Shots” se grabaron en 2004 y los bonus tracks en 2014 con  Iván Cano a la batería, durante la sesión de su más reciente single, producidos por Mike Mariconda y también con Jorge Explosion quien los masterizó todos los cortes en el Circo Perrotti en 2016. Han colaborado al saxo, Izkander Vesga y al Hammomd , Joseba Baltza, con los que Alfredo tiene montado un grupo de soul instrumental llamado The Bardulians en el que también toca el bajo Lando Stone y la batería  de Xa Urrutik.  El artwork es de Ander Bada, autor de otros trabajos visuales para la banda. Es el diseño original de 2004 retocado por Flaco Favor, diseñador del último single de los Longboards, entre otros.  

Las canciones

The Longboards. Foto de su facebook
El disco se abre con “Mr. Moto” , versión de la conocida canción de los Bel-Airs editada en 1961. Sin piano ni el saxo original, los Longboards mejoran ostensiblemente la ejecución de guitarra, bajo y batería dando numerosas muestras de su habilidad instrumental expandiendo la melodía principal con un julo de matices extraordinario.  Sigue con “Jack The Ripper”, cover del tema grabado en 1962 por Link Wray And His Ray Men, original de Wray y Mark Cooper.  Alfredo recrea las tenebrosas figuras del maestro para que el tema no pierda su intensidad al tiempo que mueve los dedos con gran agilidad acompañado por una sección rítmica impecable. 

The Longboards. Foto: Pedro Medrano
A continuación oímos el “Rumble At Waikiki” de Jon & The Nightriders incluído en su disco “Surf Beat '80” más abriendo el colosal directo “Recorded Live At Hollywood's Famous Whisky A Go-Go”.  Con los Longboards, el tema mantiene toda su fiereza con cambios de tempo espectaculares, un sonido de guitarra espectacular, filigranas por doquier muy bien ejecutadas y la presión del  bajo completando una ejecución brillante. Acaba la cara A con “Big Surf”, genial adaptación del tema de Kenny Hinkle con los Sentinals editado en 1963. De nuevo se hacen notar las raíces punk que también influyen para convertir este clásico, sin el saxo original, en una andanada salvaje oscura en la que prima la expresividad con el propósito de generar un conmovedor impacto emotivo.  
          
The Longboards.
La cara B arranca con el “Squad Car” tema de Paul Johnson con los Bel-Airs. La versión se acerca más a la andanada que ya grabaron Eddie and The Showmen  en 1963. Los Longboards  aportan fraseos muy bien definidos entre punteos y trinos excelentemente respaldados por el bajo y la batería.  Continua con “Johnny Guitar”.  Como sabes se trata una canciìn escrita por y Peggy Lee (letra) y Victor Young (música), incluida en la película de 1954 del mismo nombre dirigida por Nicholas Ray con Joan Crawford. Destaca entre las versiones instrumentales la de los suecos The Spotnicks quienes la sacaron en 1963. Los Longboards incinde en su belleza melódica que, con la templanza del ritmo, nos regalan una estupenda recreación de este legendario tema a su manera.  Ni tan melosos como los Shadows ni tan country como The Clee-Shays.  Le sucede “Nit De Llampares”, adaptación de la “Nit de Llampecs”  (1965) de los Relámpagos.  A ritmo contundente de sardana, los Longboards se desenvuelven con maestría en este conocido tema esencial para la historia de nuestra escena instrumental.                  

The Longboards. Foto: Dena Flows
Los dos bonus tracks son “Atxabiribil”, un tema propio con el nombre de esta playa de Sopela, (Bizkaia)  también conocida como El Peñón.  Con introducción de bajo, se suman la guitarra, el órgano y el saxo solista desdibujando la melodía entre fraseos de surf and roll o soul jazz con acompañamiento impoluto de batería. Finaliza el disco con “Bullwinkle theme”, adaptación del tema “Bullwinkle P. II” de los Centurians incluido en su disco  “Surfers' Pajama Party Recorded Live On The U.C.L.A. Campus” (1963). El cover fue incluido en el recopilatorio “A Christmas Chin para ti Vol. 03” (2015).  En este último de los cortes, la banda ampliada con el envolvente sonido del saxo y el órgano se expande con un cúmulo de excelentes recursos que generan una  ambientación misteriosa, estratosférica y sumamente sensual.  Los solistas, saxo, guitarra, más órgano, aportan su indudable destreza dialogando mediante  fraseos muy bien hilvanados y bien respaldados por bajo y percusión. 

Trayectoria 

The Longboards. Foto de su facebook
The Longboars son una banda veterana de rock instrumental, una etiqueta que por razones de empatía temática solemos definir también como surf and roll, aunque en ocasiones no tenga demasiado que ver, estrictamente, ni con la playa ni con el apasionante deporte de cabalgar olas. En este disco que Rocktopus les edita con el título genérico de “9 surf shots”, tiene y mucho ver. Como te hemos explicado, se recoge toda una sesión didáctica de  2004 a base de versiones más dos bonus tracks de 2014 no menos fascinantes, un tema propio y otra adaptación más reciente. Por tanto, una década separa los  temas que marcaron los inicios de tan imprescindible formación de los dos últimos que corresponden a su última edición hasta el momento. Sin lugar a dudas, en manos de este poderoso y habilidoso trío, los covers adquieren una fuerza inusitada que detona su enorme aportación al rock and roll pero también connota  el camino que muchas de las bandas posteriores españolas han recorrido tomando como referente el trabajo realizado por estos grandes músicos.  Los dos temas más recientes cuentan con aportación de saxo y órgano Hammond, en manos de dos grandes instrumentistas que redimensionan el sonido "longboard" para tamizarlo de magníficos matices, extraordinariamente trenzados con la conocida destreza de su guitarrista más la seguridad de su sección rítmica con bajo y batería. De forma genérica, estamos ante la edición de un fabuloso disco que se justifica no solo como un trabajo arqueológico que completa la edición de su fructífera obra sino que también nos gratifica con una muestra amplia del abanico de recursos y creatividad que distinguen a tan poderoso combo.  

Nota: Puedes escuchar las canciones y adquitir una copia del vinilo en el bandcamp de Roctopus 

No hay comentarios:

Publicar un comentario