martes, 15 de marzo de 2011

Brand New Sinclairs deslumbran con su segundo álbum, “Healing Souls”

El rock and roll se inventó para renovarse o morir, y desde el primitivo blues del Delta hasta la actualidad, cualquier grupo amateur o profesional debería tener la imperiosa necesidad de subir al escenario y grabar sus temas con el propósito, ya no de repetir la historia sino para formar parte de ella con una propuesta original y propia. Afortunadamente, ese objetivo se cumple en más ocasiones de las que la crítica especializada parece darse cuenta, abrumados como están con el cansino papel del cascarrabias eternamente insatisfecho. Pues bien, dicho esto, creo que el segundo álbum de los Brand New Sinclairs, con sus doce brillantes temas, no sólo ha logrado superar con creces a su anterior disco, sino que el resultado final obedece a un titánico esfuerzo creativo por parte de sus autores. Un esfuerzo que logra situarles, en mi opinión, en lo más alto del panorama musical de nuestros días y a cualquier nivel que se tercie.

Tras esta introducción, puede que os preguntéis a qué viene tanto entusiasmo si en el fondo se trata de un disco más de R&B, con las habituales raíces sixties, y con canciones que os recuerdan a vuestro reverenciado grupo de cabecera. Desde luego, cualquier lectura simplista es válida pero difícilmente razonable ni compartible. El trabajo de ensayo, de superación, de constancia que esta banda vizcaína ha llevado a cabo en estos últimos meses y que ha culminado con este disco, merece una reseña más pormenorizada y eso es lo que voy a intentar hacer con mi habitual vehemencia no exenta de contrastes verificables.

Brand New Sinclairs, antes sólo The Sinclairs, es un cuarteto de Baracaldo que se estrenaron con su nueva visión musical sixties en diciembre de 2007. Con unas ideas muy creativas y una clara actitud mod, en 2009 presentaron su primer disco con Bip Bip Records, titulado “Ten Blue Pills”, con diez canciones donde se pueden encontrar detalles de soul, garage, funk y mucho rhythm & blues, como por ejemplo ‘Eleven’, ‘Magic Man’ o ‘Last One’, entre otras. Ese primer álbum lo grabaron a finales del 2008 en los estudios Montreal de Pamplona con Hans Krüger. Brand New Sinclairs son Ana, voz principal y percusiones, Andi, guitarra y coros, Julio, al bajo, y Rafa a la batería.

Su segundo álbum se titula “Healing Souls” y fue grabado también en Montreal Studios de Subiza (Navarra), con Hans Krüger a los mandos, entre octubre y diciembre de 2010. Tras un proceso de negociación con algunas discográficas, finalmente ficharon por Flor y Nata que lo ha puesto en circulación en versión CD y vinilo este 2011.

El nuevo álbum contiene 12 excelentes temas en los que se notan referencias temáticas propias del R&B y el beat pero también con detalles de garage punk y revival mod. Tras una primera escucha ya se percibe claramente que el grupo ha llegado al estudio con las ideas muy claras y tras un excelente trabajo de ensayo. Si en el primer disco se notaba una gratificante necesidad de compartir con los potenciales oyentes su pasión por la cosmología mod, en esta segunda entrega ese mismo objetivo se ha cumplido tras una fructífera reflexión que les coloca en la órbita profesional actual más allá de las fronteras “sixties”.

Desde la voz de Ana hasta los desarrollos instrumentales de cada uno de los músicos, podemos notar una fructífera mejora que nos procura grandes emociones. Anna canta más convencida que nunca y mediante esa seguridad consigue que su voz aporte un estilo propio; su voz gustará o no, pero a nuestro juicio, no solo es magnífica sino que también es apropiada y está bien definida en su registro. Por lo que respecta al resto de la banda, las canciones suenan más ágiles que nunca, el sonido más compenetrado, los juegos de guitarras son más originales, y los solos, precisos, incluso algunos de ellos hasta virtuosos. Si en el primer disco, esos músicos se entendían a la perfección, en este segundo trabajo han logrado pulir algunos aspectos por lo que respecta al sonido de conjunto y han conseguido con ello mucha más fuerza interpretativa.

Empieza el disco con un instrumental ideal para dar paso al gran espectáculo de ‘Healing Souls’, un álbum que termina precisamente con otro “instro soul”. Entre ambos, se abre un gran abanico de música con raíces sixties, bien sea en su vertiente interpretativa blanca cercana al rock and roll como en sus aspectos temáticos metidos de lleno en las raíces de la black music, desde el blues al funk pasando por el jazz y el soul.

Entre esas dos puertas sonoras, ambas abiertas: la primera “Here we come” a modo de introducción al disco y la última “Here my go”, con vistas a nuevos y futuros trabajos, podemos escuchar una amalgama de sonidos con la que el grupo hace gala de su bagaje musical sacando a colación estilos consecuentes y bien entrelazados. Así en “Heal my soul”, un vibrante R&B, expresado con un simple pero efectivo punteo de guitarra, con ese vital corte onomatopéyico, los coros y un solo de guitarra excelente, nos aseguran los primeros pases de baile que no cesarán hasta el final. A continuación, en “Ronnie” o en la siguiente “A way of life”, se perciben esquemas de puro garage y desarrollos rítmicos de una concreción extraordinaria. El R&B más primitivo hace acto de presencia en ‘Were you real?’ y otra vez la voz de su cantante consigue llevarlo a su terreno personal con un estribillo a modo de himno. Les sucede el tema ‘Last Bun one’ que nos traslada al mod revival de los setenta con toques punk mediante esa repetición de coros en las frases centrales del “join man”.

La segunda mitad del disco se abre con ‘Ready to love’, un tema con un buen juego de voces, en el que no faltan hasta un leve guiño psicodélico en el estribillo pero contenido con las habituales guitarras afiladas de powerpop. El octavo corte, llamado ‘Hangover in Brick Lane’ nos devuelve al microcosmos “garage” más revival pero siguiendo la tónica demostrada hasta el momento ante la que no debería costarnos ni un ápice reconocer su impronta. Atención a los últimos compases donde se crecen hasta el éxtasis final. Y si hasta el momento la expresividad del grupo nos recuerda a los esquemas del rock and roll blanco, con ‘Going Home’, cambian los parámetros, aunque de forma leve, para meterse de lleno en la música negra mediante una demostrada solvencia. Tras esta canción, el “garage” vuelve a manifestarse con “Wanna be your girl” a un leve paso de meterse de lleno en el rockabilly. El último tema cantado, “Hold it tight” se inicia con percusiones y guitarras penetrantes, coros inmejorables y solos milimetrados. Cierra el álbum un instrumental ya mencionado en el que se luce de forma sensacional el bajista.

Sería injusto finalizar este repaso al disco, sin mencionar el excelente artwork y no solo por el bonito bar escogido para realizar las fotos o el elegante vestuario de nuestros protagonistas, sino por los colores y la luz de esas fotografías, todas ellas con un atractivo especial. Mención de honor pues para sus autores Photofreelance y Borja L. de Guereñu (Nitelife Soul).

En definitivas cuentas, un disco donde no faltan los himnos, eso sí, todos ellos originales porque el trato, aunque respetuoso con las referencias, no resulta en ningún momento sumiso. El trabajo instrumental es muy profesional, desde las guitarras a la batería, y permite que la voz solista se luzca ayudada por unos coros meditados que aportan detalles de cualidad más allá del habitual papel secundario. ‘Healing Souls’ es un álbum hecho con el alma pero también es producto de un trabajo creativo abnegado y constante; un disco construido con ilusión pero también con la lucha contra la realidad mediocre que nos envuelve, utilizando los elementos que haga falta para superarse a uno mismo, y con el objetivo, conseguido, de no repetir situaciones sino para formar parte de esa historia musical que nos motiva por mérito propio.

El resultado final es un buen disco no solo para los amantes de los sonidos sixties, incluidos aquellos que defienden una actitud mod, sino también para todos aquellos que disfrutan oyendo a un buen grupo de rock and roll que tiene algo emocionante que contar. Con “Healing Souls”, Brand New Sinclairs han creado su propia parcela sonora en la que se mueven con soltura y entran a formar parte del mejor panorama musical estatal con posibilidades internacionales.

Nota: Puedes escuchar el disco en bandcamp.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario