domingo, 15 de abril de 2012

Los Nu Niles cierran su gira en Tarragona con un magistral concierto que empequeñeció la sala Zero

Foto Magic Pop
Los barceloneses Nu Niles actuaron la noche del 14 de abril de 2012 en la sala Zero de Tarragona. Probablemente fue su último concierto de la gira de presentación de su sexto álbum, de título homónimo, que editaron con Buenritmo en 2011. Llevan un año de rodaje con este magnífico trabajo y tras una pequeña gira por México, van a descansar, dedicarse a sus proyectos en solitario y quizá graben un álbum de homenaje a uno de sus cantantes favoritos del rockabilly.  


Mario Cobo, guitarra y voz; Ivan Kovacevic, contrabajo y coros; más Blas Picón a la batería y coros, demostraron sobre el escenario, por enésima vez, que tienen un repertorio extraordinario, unas tablas inmejorables más unas ganas tremendas de agradar y llegar a un público que, pese a ser un directo al que acudir sin pensárselo dos veces, no llegó a completar una media entrada más que justificable. Sin embargo, la sala Zero, como ya viene siendo habitual con sus problemas de sonido, se quedó pequeña para absorber la potencia desbordante de una gran noche.

Foto Magic Pop
Durante el concierto sonaron todos sus mejores éxitos, tanto de su etapa cantando en inglés como en castellano. En ambos idiomas se desenvuelve Mario Cobo con soltura y convicción a tiempo que consigue que su guitarra destaque ya sea con acordes de quintas de punk o mediante fraseos de rockabilly de una precisión envidiable y una belleza sublime. Ivan Kovacevic estuvo espectacular con su contrabajo, moviendo por momentos su brazo derecho a una velocidad difícil de seguir con la mirada, así como doblando la melodía de la guitarra, o con solos de una textura jazzística digna de los mejores genios. Por su parte, Blas Picón, imperturbable, seguro y justo director rítmico, supo completar la escena con desarrollos de batería sensacionales, incluso cuando le llegó el momento de sorprender a la audiencia con unos compases de jamaicano. 

Entre las canciones más destacadas de la noche, me quedo con las de su último álbum, temas como “Para que esperar”, “Cada día”, “Bajo tu colchón o “Nada será eterno”, que fueron interpretados con solvencia entre mensajes “positivos”, como comentaba el mismo Mario Cobo, sobre la realidad que nos toca vivir, la esperanza que nos hace seguir adelante, alguna que otra crítica al sistema y a las aficiones cinegéticas del Rey de España pagadas con el erario público. También recuperaron enormes canciones contenidas en sus anteriores trabajos como el “Destination Now” (2005), el “You didn’t come to my funeral” (2007), su conocido single de 2009 con "El Crujir de Tus Rodillas” o su también destacable anterior trabajo de estudio, “Sin Rendición” (2009). Incluso interpretaron una versión del “Teenage Kicks” de los Undertones con demostrada maestría.    

Foto Magic Pop
Tras dieciséis años, los Nu Niles han atesorado un repertorio amplio de excelentes temas originales a medio camino entre el punk, los sonidos americanos de los cincuenta, o el revival de finales de los ochenta, entre otros detalles de calidad instrumental y creativa.  Sus inicios fueron mas cercanos al purismo del hillbilly, con toques de R&B y rockabilly, aunque ahora a nadie se le ocurre llamarles banda de rockabilly, no al menos entre el circuito especializado en ese género. Tras su debut con el single “Haircut Boogie” (El Toro Records 1998) y el primer larga duración  “Good Luck, Good Friends & Good Rockin’ ( Part Records 1999) más la salida de su primer cantante, Miguel Ángel García, el grupo empieza a redefinir su proyecto para conseguir un sonido propio que les distancia de otras propuestas similares. Incorporan actitudes y arreglos con determinación punk y crean nuevos trabajos como “Get Set Go!” (Alpina Records 2003) y sobre todo “Destination Now” ( Rebel yell Music/El Toro Records 2005) donde pulen cada canción hasta el más mínimo detalle para conseguir ese propósito de originalidad con un gran disco que debería haber creado escuela. Le siguió el también genial “You didn’t come to my funeral” ( El Toro Records 2007) y “Sin Rendición” (Arañazo Records 2009), su primer trabajo cantado íntegramente en castellano.  

Su último álbum hasta el momento, de título homónimo, editado por Buenritmo fue producido por Martin “Boz” Boorer, miembro fundador de The Polecats y director musical de la banda de Morrisey. Se grabó en los portugueses Serra Vista Estudios en marzo de 2011 y contó con la participación del baterista Anton Jarl que se incorporó a la banda para grabar el disco después de que Blas se rompiera el talón durante una actuación con uno de los grupos paralelos de los Nu Niles, los Mambo Jambo, pocos días antes de desplazarse a Portugal. Un disco excelente con solo ocho pero emocionantes temas, con buenos arreglos y textos extraordinarios, con ayuda de Eduardo Izquierdo, envueltos en una portada preciosa y editado con vinilo azul eléctrico.


Foto Magic Pop 
Con todo este extenso repertorio sin desperdicio alguno, los Nu Niles han demostrado que dominan como pocos los sonidos de raíz americana de los cincuenta pero que no se han conformado con repetir esquemas sino que han impregnado su música de otros estilos como el punk, el instro surf, el powerpop, o el ska, para conseguir una oferta propia identificable que debería situarles en lo más alto del panorama musical estatal. Su paso al castellano les llevó a que se les comparara con algunos de nuestros grupos de los ochenta que hicieron enseña del rockabilly como los Rebeldes pero, con el mayor de mis respetos y admiración por los de Carlos Segarra, los Nu Niles han dado bastantes pasos más allá de ese primigenio sonido revival para consolidar su propio proyecto, verdaderamente único, que deberíamos reverenciar si no queremos que irremediablemente pase a ser historia, memorable eso sí, pero historia, con obligada rendición, al fin y al cabo. Pero como dijo Mario Cobo casi al final del concierto en la sala Zero de Tarragona: “sin vosotros no somos nada, pero si algún día no estáis ahí, que os den por el culo”.

2 comentarios:

  1. M'encanten, com tu bé descrius són una bèstia al escenari...

    ResponderEliminar
  2. Completament d'acord, tenen un domini bestial, gràcies pel comentari.

    ResponderEliminar