martes, 30 de octubre de 2012

Scorsese afronta la ruptura emocional con “Un mundo por delante”, título de su primer disco

La banda valenciana Scorsese sacaba al mercado discográfico el mes de septiembre de 2012 su primer disco, un Ep de ocho canciones autoeditado, en el que hacen gala de un dominio compositivo e instrumental con el que crean temas tremendamente emotivos. En la mayoría de las canciones, la ruptura amorosa es su principal motivo temático. Los desengaños y la esperanza son tratados con una áurea de tristeza contenida y una  serenidad encomiable. Sus explicaciones son conmovedoras y estoy convencido de que gran parte de las persoans que escuchen su música, podrán ver reflejada su propia experiencia en alguna de las circunstancias que nos cuentan. De este modo los propios recuerdos van a crearnos, como poco, un nudo en la garganta. Sin embargo la sensación final no es precisamente de abatimiento ni mucho menos domina la resignación, más bien prevalece el convencimiento de que se han tomado las decisiones acertadas o quizá tan solo las únicas posibles para afrontar con dignidad ese mundo que nos queda por delante.

Scorsese se crea en 2007 y empieza siendo un proyecto personal de José del Olmo. Ese mismo año graba su primera demo, "Canciones" y al año siguiente, mientras busca otros músicos afines a sus necesidades creativas para formar un grupo, graba su segunda maqueta con el título de "Dias de cine". En 2009 se incorpora Manu Martínez a la guitarra, y después Agustín Pascual, al bajo y voces. Tras meses de ensayo, la búsqueda de un baterista acaba culminando con la incorporación de Christian Boynak. El grupo ya está formado.  Desde entonces han sido semifinalistas del Contempopranea tres años consecutivos entre 2008 y 2010, entre otras posiciones destacas en varios concursos. De  marzo a abril de 2012 graban éste, su primer disco, en los estudios Blackout de Valencia con Carlos Soler Otte a los mandos. Enrique Soriano se ha encargado de la masterización en Crossfade Mastering también de Valencia.


El disco se abre con “Vida en la Ciudad”, un precioso tema que nos sumerge en un “mundo perfecto cuando cae el sol” mediante una melodía que nos recuerda mucho a los Cure más pop pero con la habilidad inconfundible de esta banda valenciana para construir estribillos que ponen los pelos de punta. Convencidos de que en este disco “nada va a salirles mal, no esperamos más”, nos predisponen para escuchar esas “Noches de Silencios”, en las que nos hablan de “cuando todo se acabó, y ya no hay necesidad de volver a estar juntos”. Un tema que destaca por ese medio tiempo, entre deseos y frustración, en el que los arreglos  construyen rituales envolventes de sonido. Le sigue “Gilda”, brillante tema de powerpop, donde inciden en esas complicadas relaciones amorosas. El protagonista se dirige a su ex compañera diciéndole: “siempre quisiste todo, y a mí, girando a tu alrededor, a cualquier precio… si entendieras todo el daño que causaste en mi interior”. Un tema muy emotivo con buenas guitarras, solo incluido, ritmo preciso y una vez más, una magnífica voz solista  ayudada por coros.


“Un mundo por delante” empieza con batería y de nuevo esas guitarras atmosféricas que llenan todos los espacios posibles y que dan paso a una cautivadora melodía con la que nos explican esas cosas que en una pareja “quedan por hacer y esas pasiones por revivir a pesar de los errores del pasado”.  A continuación nos ofrecen “Senderos de Gloria” con inicio psicodélico y tambores after punk, más guitarras poderosas que definen un tema épico en el que nos explican cómo cada vez más, “cuesta sobrevivir y encontrar algo por lo que seguir después de haber dejado hace tiempo de fingir”. Un tema ideal para cuando solo queda el recuerdo, ese momento existencial también presente en su siguiente tema llamado precisamente “Voy a hacerte recordar”… “aunque tu no me hagas caso”, que se inicia con la acústica y en el que se dirige a una chica que se siente “perdida, sentada en la orilla, entre vidas que vuelven a naufragar”. En la canción nos explica cómo la echa de menos, le dice que no volverá a hacerle daño y espera que algún día vuelva a su lado aunque para él, ella nunca se ha marchado.   

Scorsese en la Albufera. Foto: Pilar Moreno  
“Boulevard” empieza con sonido ambiente en el que se introduce esa poderosa guitarra omnipresente en las canciones de Scorsese. Un tema en el que también se echa de menos la persona amada para “compartir escenas que saltarán de la pantalla a la realidad y para disfrutar esas vidas perfectas en el boulevard donde pueden recuperar las sensaciones de verdad…”

Acaba el disco con la intimista “Cuando las estrellas se enfríen”, acompañado de acústica, que también sirve como punto final a unos amantes que lo fueron como nadie, que creyeron en la eternidad… “no habrá peleas, discusiones ni reproches, y ya no habrá marcha atrás intentando fingir lo que ya no será”…

Scorsese demuestra con este disco su extraordinaria capacidad de comunicar sentimientos mediante recursos sonoros que, si bien evidencian referencias pop que muchos compartimos, ha sabido delimitar para dar forma a un mundo de guitarras penetrantes, ritmos envolventes y una agradable voz con la que imaginar lo imposible y recordar antiguas promesas puede servir para seguir luchando en ese mundo que nos queda por delante.   

Nota: El disco estará disponible en las plataformas de Spotify, Itunes y Amazon, y quienes lo prefieran pueden solicitar el Cd al precio de cinco euros al siguiente correo: scorsese78@gmail.com. Puedes escuchar las canciones en bandcamp o en soundcloud. Más información en su facebook.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario