miércoles, 8 de mayo de 2013

Munster 2013, una gran fiesta entre amigos ideada sin ínfulas para los amantes del rock and roll

El escenario Munster 2013. Foto: Magic Pop  
La segunda edición de la Munster Raving Loony Party se celebró los días 3 al 5 de mayo de 2013 en el Hotel Koppers de Pineda de Mar (Barcelona), la misma sede donde tuvo lugar su primera entrega de 2012, la cual puedes recordar entrando aquí. Como en el año pasado, uno de nuestros corresponsales acudió a la cita con el propósito informativo de compartir con todos vosotros el relato de gran parte de lo acontecido, que no fue poco, mediante reseñas individualizadas para cada una de las propuestas musicales del evento. Se intercalan también  algunas sensaciones y opiniones de carácter estrictamente personal así como un breve resumen de la trayectoria de las bandas  que participaron en esta exitosa segunda edición.  Este amplio reportaje ha sido confeccionado sin ánimo de sentar cátedra, por otra parte imposible e innecesario,  ni siquiera con necesidad alguna de que prevalezca el parecer subjetivo de nuestro enviado sobre el de otros de los presentes, del que tomó nota a raíz de amenas conversaciones que, de una forma u otra, aparecen reflejadas en las siguientes críticas.
  
Kitty B. Shake. Foto: Magic Pop
Advertidos de que la trascendencia de las siguientes reseñas es indivisible de una actitud meramente voluntariosa y sobre todo entusiasta con eventos tan especiales como el Munster, quede claro también que no nos parece justo fijarse excesivamente en pequeñeces acontecidas que pudieran servir para decir que no todo salió a pedir de boca. Nunca ha sido nuestro objetivo editorial reproducir esa habitual predisposición del crítico insobornable que arde en deseos de encontrar algo que salió mal para conseguir un titular que no viene a cuento. Quien conoce el trabajo de este blog sabe que preferimos ser tan subjetivos como amables, y si algo no nos gusta, pues no lo explicamos y punto. La razón es bien sencilla: hubo momentos más que suficientes, con conciertos y relaciones interpersonales que nos encantaron, como para ir perdiendo el tiempo y fijarse en menudencias supuestamente negativas. Tampoco es que huyamos de la crítica como tal, no es eso. Así que en las reseñas encontrarás algún que otro relato de algún instante puntual que no estuvo a la altura que todos deseamos pero también podrás apreciar que nuestra crítica es, ante todo, siempre constructiva.

Con estas premisas, te invitamos a que nos acompañes para recordar o para informarte,  concierto a concierto, de los dieciséis grupos y solistas que tocaron en esta gran fiesta, que no festival según puntualizan los mismos organizadores de este evento “monstruoso”. Este año estaba dedicado al bigote como elemento estético quizá más propio de otras épocas y que fue recuperado dentro de un programa enfocado en rememorar varios  estilos que integran el macrouniverso temático del rock and roll con raíces en los cincuenta y los sesenta.  La organización se encargo de facilitar, a la entrada, uno de esos bigotes de pega y por eso en algunas de las fotos de los grupos verás a algunos  de sus componentes transformados en “bigotudos y bigotudas” para la ocasión.

 Fumie C. Kikuchi. Foto: Magic Pop
En cuanto al cartel, tuvimos ya desde un principio la sensación de que un elevado tanto por ciento de los asistentes, nosotros incluidos, desconocía a priori buena parte de los datos de la mayoría de los grupos que actuaron. Por ello es por lo que añadimos a cada una de las reseñas un breve resumen sobre su trayectoria. 

Creemos sinceramente que la  segunda fiesta del Munster, al igual que en su primera edición, no tiene como principal objetivo ofrecer un cabeza de cartel, más un relleno de bandas para alargar la noche y así de este modo justificar una supuesta oferta variada dominada por el propósito mediático. El Munster va más allá de esas estrategias publicitarias propias de otros macro festivales que acaban por derrumbarse si la cosa va mal con su principal reclamo.  En realidad, cualquiera de los grupos que tocaron  este pasado fin de semana podrían haber tenido el gran honor de cerrar la noche así como también cualquiera de las bandas que tocaron se hubieran, probablemente, ofrecido a afrontar la difícil tarea de abrirlo con sumo gusto. Incluso puede resultar chocante que tres de las propuestas  del cartel volvieran a actuar en la segunda edición, pero os podemos asegurar que no resultaron en absoluto repetitivas.

Anette Voladora. Foto: Magic Pop
Hablaremos de todo ello y de muchas otras cosas en las siguientes reseñas pero antes creo que es de justicia dar un caluroso aplauso, a modo de ovación de gala, para todas las Dj’s que nos deleitaron con sesiones musicales durante las tardes y noches, antes, durante y después de los conciertos. Aunque algunas pincharon, para escándalo de puristas, desde un ordenador, e incluso alguna que otra Dj resultó tener, sorprendentemente, casi la mitad de sus incunables rallados para desesperación  tanto de su propietaria como del público, creemos que todas ellas, porque todas ellas eran chicas, tuvieron un gusto exquisito para escoger grandes temas de rock and roll, rockabilly, R&B, “garage”, pop, y psicodelia con el propósito, más que  conseguido, de tener la pista de baile llena hasta los topes de hábiles y entusiastas danzantes. Los y las presentes no dejamos de mover el cuerpo hasta el último de los temas pinchados por estas maestras de la cabina como demostraron ser Kitty B Shake, Anette Voladora, Fumie C. Kikuchi, Moomba & Cherry, , entre otras tantas que estaban previstas como Tula Trash, Cherry Fuz, Johanna Carlsson,  Slania de Pau, Savage Deniz, Linda Go Go, Fizzgerald,   Savage Deniz…

Por otra parte, sirva esta introducción también para felicitar efusivamente a la organización por su buen criterio, amabilidad  y absoluta entrega  para que todo saliera dentro de los límites más que recomendables de la diversión garantizada, y sin nada que ver con los impuestos por orden de la autoridad, desde la segunda noche, a raíz de las quejas recibidas por personas ajenas al festival y quizá también a raíz del comportamiento incontrolado, a altas horas de la madrugada, de algunos de los asistentes al evento. 

Detalle de los conciertos de día. Foto: Magic Pop
Pues bien, sin más preámbulo, y corriendo el riesgo de parecerles algo pedantes en ocasiones con  nuestras palabras, les ofrecemos a continuación esas prometidas reseñas en las que más de uno y una de los asistentes más próximos a este blog encontrará reflejada alguna de sus siempre sabias opiniones. Efectivamente, Magic Pop es consciente, una vez más, que nos complicamos demasiado la vida escribiendo largas críticas que quizá pocos lean pero no es menos cierto que nos apasiona hacerlo. Quizá sería mucho más fácil resumir que lo mejor del festival era sin duda que la habitación donde reposar tras las largas sesiones musicales estaba situada en el mismo hotel con lo que se podía llegar a ella incluso a gatas si la ingesta de bebidas alcohólicas así lo obligaba.  Sin duda, se trata de un comentario para  nada desdeñable, pero insuficiente para destacar el enorme atractivo de una fiesta en la que tienen tanto valor y peso los grupos que actúan como las personas que acuden desde diversos puntos de la comunidad europea.

Reseñas de los conciertos del Munster 2013:

(los nombres de los grupos te llevarán a su respectiva reseña) 

2 comentarios:

  1. Viva el Munster Raving!! Excelente y salvaje "fiesta" que no festival (como a los organizadores les gusta decir). Contando los minutos para que llegue el año que viene. Eso sí, desde esta mañana, porque como se suele decir "el cuerpo las hace el cuerpo las paga" ;-)
    Como siempre, Alex, una crónica "de categoría", como diría un gran amigo nuestro. Imprescindible seguir tu blog para conocer los entresijos de cualquier sarao y poder revivir momentos pasados inolvidables rodeados de R'n'R y amigos.
    Nos vemos en el Surforama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, sin duda fue una excelente como salvaje fiesta que ya tarda en celebrar una nueva edición. Un placer coincidir ocn vosotros, charlar distendidamente y sobre todo escucharos en un concierto intenso con sobrada actitud.

      Eliminar