lunes, 20 de mayo de 2013

The Lucillles, grandes temas propios y versiones en su pasional debut “Sweet Soul Music Vol. 1”

Portada del Cd
The Lucilles son una banda de soul formada en Madrid por el experimentado músico Aldo Cavaleiro y un nutrido grupo de grandes profesionales encabezados por la cantante y modelo mexicana afincada en Madrid, Lucille Hurtado. Tras sacar un single en vinilo con uno de sus temas estrella, “Speeding my heart”, del que también han confeccionado un video, nos presentan su primer Cd con doce temas, también editado por Gaztelupeko Hotsak con el título de "Sweet Soul Music Vol.1". Contiene seis canciones originales del propio Aldo más seis versiones de clásicos de Otis Redding, James Brown,  Sam Cooke y John Lennon más Paul McCartney, interpretadas con un toque muy personal.

El grupo se formó en la primavera de 2011 en Madrid con músicos de diversa procedencia como la ya mencionada Lucille; el hispano luso, residente en Madrid desde los ochenta, nacido en Bruselas y criado en California, Aldo Cavaleiro, y otros grandes instrumentistas manchegos, alcarreños, oscenses y madrileños. Hay que destacar también que se trata del primer proyecto musical de Lucille, quien empieza a cantar a finales de 2010. Con Aldo trabajan juntos el proyecto “original 60’s Soul”, para recuperar el sonido Motown de los sesenta. Los intregantes de The Lucilles, que por otra parte es un homenaje al tema del mismo nombre de Little Richard, han acompañado a grandes artistas como Chuck Berry, Nancy Sinatra, y han tocado en bandas como Respect, The Lokos, La Frontera, Pleasure Fuckers, Sin City Six, Antonio Vega, entre otros.


Portada del single
Como hemos remarcado al principio, antes de este fantástico álbum de debut, los Lucilles editaron un single de vinilo también con Hotsak que incluía en su cara A, el tema propio “Speeding my heart” y en su cara B una curiosa versión del conocido “Shake” de Cooke que no se incluye en el álbum.  Ahora presentan este disco de debut con el título de “Sweet Soul Music Vol. 1”. Se trata de un álbum planteado con una gran coherencia, que combina canciones propias con versiones de grandes clásicos del soul interpretadas con un toque muy personal y una pasión extraordinaria. Arropada por unos minuciosos arreglos rítmicos y melódicos, destaca la voz principal de Lucille con una tesitura ideal para el soul que completan unos coros y unos metales bien trabajados. De este modo consiguen un colchón armónico perfecto que nos recuerda a las grandes producciones de los años sesenta, trasladadas con elegancia y respeto, pero sobre todo con una visión propia, a la actualidad.  

Lucille y Aldo
“Sweet Soul Music Vol. 1”  fue grabado en Madrid en los estudios "Infinity Studios" con Pedro Baselga; en "El Estudio de los Huevos" con Ángel Álvarez; en el "Studio Simple" con Ángel Ramos y en “La Buhardilla” con David Garcia. Aldo Cavaleiro y Angel Ramos se encargaron de la producción. Los arreglos instrumentales son de Aldo y David Carrasco, y los vocales de Aldo Cavaleiro, Lucille, Iñaki de la Torre y María Mallán. Participaron en la grabación Lucille, cantante solista; Aldo Cavaleiro, bajo y voces; los bateristas Angel Ramos y Pablo Antón;  Davo Garcia, Richie Garcia, y Marcelino Vega, a las guitarra; Alberto Fernández, teclados; Martín García, tenor; David Carrasco, barítono; Josué García, trompeta; y a las voces, María Mallán, Iñaki de la Torre, Miriam López, Salomón Molina, Mario Edjo, y Kike Muñoz.

El disco se presenta en un estuche que incluye un libreto de 16 páginas con fotos y las letras, más una bonita portada idea de Lucille con la colaboración de Aldo, y detalles de la fotógrafa Marta Gabaldón, directora del mencionado video del grupo con el tema “Speeding my heart”.

"Sweet Soul Music", tema a tema

The Lucilles. Foto: Marta Gabaldón
Se inicia con una brillante versión del “I can't turn you loose” de Otis Redding al que sigue un tema propio, incluido en su primer single “Speeding my heart” donde ya sobresalen todos los recursos de este excelente combo de soul: desde las guitarras y el órgano, a los metales con magnífico solo de tenor, pasando por un perfecta sección rítmica de bajo y batería, a la que se suman unos precisos coros que acompañan a la gran voz de Lucille. Le sigue “Oldie Goldie”, perfecto R&B con efectos de funk. Un tema rápido compuesto con extraordinaria destreza que da paso a la fantástica versión del “Cupid” de Sam Cooke en la que se luce, y valga la redundancia temática, esta gran cantante llamada Lucille, así como un par de solos de eléctrica y saxo sensacionales . A destacar la intensidad con la que consiguen hacer crecer esta preciosa canción dotada de un toque personal al igual que la archiconocida “I feel good” de James Brown.

El siguiente tema es otro original llamado “I don't know”, canción bailable que incorpora desde campanas a coros de gospel, para discurrir cercano al rock and roll pero siempre con esa alma de la música negra como principal fundamento como sucede también con esa estupenda versión, muy personal, que redimensiona el  “Birthday” de John Lennon y Paul McCartney. 

“New life running” es el título del siguiente tema propio, un tiempo medio de blues con acompañamiento de piano, entre crescendos espectaculares que respaldan la poderosa voz de Lucille entre toques de metal y coros que consiguen un ambiente celestial al que se añade un buen solo de órgano. El siguiente corte lleva por título “You're a lie”, sensual canción de swing con toques de New Orleans con elementos jazzys a cargo de saxos y trompeta. Memorable resulta también la versión del “Papa's got a brand new bag” de James Brown que incorporan en el último tramo del disco. Un trabajo fabuloso, con otro buen solo de saxo, que nos acerca las estructuras del funk que tan bien supieron trabajar la banda del maestro Brown, interpretado con una voz que seguro haría las delicias del padrino del soul. 

The Lucilles. Foto:
“Runaway gal” es el último de los temas propios del disco en el que introducen esquemas melódicos cercanos al pop sin perder ni un ápice la pasión de la música negra. Y para terminar una apasionante versión del “A change is gonna come” de Sam Cooke cantado de forma sublime, tanto  que seguramente logrará estremecerte tanto como a nosotros.

The Lucilles ha conseguido con este álbum de debut “Sweet Soul Music Vol. 1” situarse entre los mejores combos de música negra de este país. Nos ofrecen un disco poderoso, cariñoso y bailable a partes iguales, con temas propios y versiones de clásicos que destacan por unos arreglos muy personales. El brillante resultado es, a nuestro modo de ver, consecuencia directa de una forma de componer y versionar que les identifica y que, por supuesto, les distingue de otras propuestas que siendo atractivas, rinden un absoluto y exclusivo vasallaje al R&B de los sesenta. The Lucilles tiene suficiente talento como para triunfar en cualquier escenario del mundo e incluso sin necesidad de recurrir a esas excelentes versiones. Les honra que homenajeen a sus y nuestros ídolos, pero estamos más que convencidos que solo con su temas propios, ya tienen ante sí uno de los futuros más creativos y esperanzadores del soul a nivel internacional. 
Nota: El próximo día 29 de mayo de 2013 actúan en Luz de Gas (Barcelona). Puedes obtener más detalles del concierto aquí. También están disponibles y oír las canciones en el bandcamp. Para adquirir una copia de su disco entra aquí y para ver su flamante video, aquí.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario