martes, 4 de junio de 2013

Born Losers se afianzan entre la élite del rock instrumental con su primer álbum “Cycle Guitars”

Portada. Foto: Ran-el Cabrera
El grupo barcelonés Born Losers no solo es uno de nuestros mejores combos de rock instrumental sino que podríamos ubicarles, con todo merecimiento y sin reparo alguno, entre la élite de este tipo de bandas, sin límites temporales, y a nivel internacional. En 2012 presentaban, tras un par de magníficos Ep’s y un sencillo, su primer Lp con el título de “Cycle Guitars”, coeditado por Kingsnake y Mean Disposition. Un álbum en apariencia sencillo, sin pretensiones descabelladas, que ya desde la primera escucha se nos antojó como un extraordinario compendio que rezuma, entre sus surcos, la auténtica esencia del rock and roll tanto a nivel melódico como rítmico. Los arreglos son impecables, la interpretación de lujo y la producción magistral. Si a esas imprescindibles excelencias, le añadimos la diversidad temática  del álbum, el resultado es una verdadera joya sonora que no solo deberían atesorar los fieles amantes del instro surf sino cualquiera con un mínimo gusto por la música. En total son trece temas de los cuales, diez son originales y tres versiones tratadas con el tamiz de estos genios. Tras deleitarnos los sentidos con esta maravilla de álbum, nuestro habitual propósito es el de compartir con todos vosotros unas cuantas de las posibles sensaciones que desprenden extraordinarios discos como éste. Pero antes, repasemos la historia de estos Born Losers, que con el título de la película de 1967 de Tom Laughlin, más que para perder, nacieron sin duda para emocionarnos.  

Born Losers

Los Born Losers se crean, con formato de trío, en 2003 en Barcelona. Más tarde añadieron guitarra rítmica, percusionista y finalmente se quedaron con formación de cuarteto. Con Pau Loewe a la guitarra, Dani Segura al bajo y Tutti a la batería graban un primer Ep en los estudios Rockaway de Castellón que edita Wild Punk records en 2006 con cuatro temas: tres originales de Loewe que son “And she riffes Along”, “Heading to Nowhere” en la cara A más “Fink’s Ride, compuesto con Segura, y una versión del “Keep Searching” de 1965 de Del Shannon. Su siguiente Ep lo edita Butterfly en 2007 con cuatro temas originales que son “The Black Rider” y “Tokyo Drifter”,  en su cara A, y “Shadowy” más “Devil’s Racers” en su cara B. En este caso la grabación se realiza bajo los mandos de Francesc Gosalves con los mencionados Pau y Dani, guitarra solista y bajo, Manu a la guitarra rítmica, y Germán a la batería, más Francesc  a la percusión, Isaac al saxo, Miquel a la trompeta, Octavi a los teclados y Lara a las castañuelas.    

En 2008 realizan un último concierto en Barcelona en el mes de octubre y deciden aparcar el proyecto durante un tiempo justo hasta 2010 en que reaparecen en el festival Surforama de Valencia con Pau y un nuevo guitarrista rítmico Hernán, Dani al bajo y Alfonso Luna a la bateria, percusionista de Tachenko y que militó en Los Blue Marinos, Lee & The Harakiris así como alguna colaboración esporádica también con Los Vibrants. Con el subtítulo del “retorno de los perdedores”, la banda se reencuentra con sus fans con el propósito de recordar sus grandes temas en un concierto memorable. Su siguiente disco es un sencillo editado por Kingsnake Records que sacan en 2011 con un par de temas: en la cara A, una adaptación del “Something Strange” de Baby Face Willette, incluido en su álbum de 1961, “Face to Face”; y en su cara B, una versión del tema “From Russia With Love” de Lionel Bart, de la banda sonora de la película del mismo nombre de James Bond. Mientras su cara B se puede escuchar en el álbum que te presentamos, así como también se incluye una mejorada “Tokyo Drifter”, el resto de canciones solo podrás oírlas en estos tres 7” antes detallados. 


Surforama 2010. Foto: Rockera Mutante

Por el grupo han pasado otros instrumentistas como Ima (Fuckin’ Bollocks), y sus diversos miembros han participado en otros proyectos de rock and roll de Barcelona. Sin ánimo de infravalorar al resto de la banda, cabe destacar la enorme relevancia del guitarrista y compositor de casi todos los temas, Pau Loewe, quien no solo ha dejado su impronta en numerosas bandas como los Kongsmen, The Stringbones, Fabulous Ottomans, Canary Sect, Excitements, etc… sino que es el máximo responsable de Akron, un proyecto en solitario donde da rienda suelta a su afición por los sonidos exóticos clásicos y esas peculiares bandas sonoras italianas de mediados de los setenta más multitud de efectos electrónicos hipnóticos y atmósferas minimalistas. Su disco de presentación fue grabado entre 2010 y 2011 en los Reclab Studio con Francesc Gosalves.

Por su parte, “Cycle Guitars” fue grabado entre 2009 y 2010 en los Red Bell Studios de Barcelona, producido por Mike Mariconda, con el ingeniero de sonido Marc Tena. Fue masterizado por Santi Garcia en los Ultramarinos Costa Brava. Con artwork de Pau Loewe, incluye una magnífica foto  de portada de un motorista a cargo de Ran-el Cabrera que aporta otras instantáneas con detalles de la máquina, cortesía de Jessy, así como una foto del grupo a cargo de Nuri Quero. Actualmente los Born Losers son los ya mencionados Pau Loewe, guitarra solista, Daniel Segura, bajo; Albert Cariteu, guitarra rítmica; y Alfonso Luna, batería.

“Cycle Guitars”, pieza a pieza

Foto: Nuri Quero
Como Davie Allan and The Arrows con su tema para "Wild Angels" de 1966, los Born Losers empiezan su álbum con su “Theme from Angels never Die”. Una canción de extraordinaria melodía, con sus guitarras ejemplares, a base de fuzz, acompañadas de precisa base rítmica. Le sigue la versión del “Funnel Of Love” (Charlie McCoy, Kent Westberry) que interpretó Wanda Jackson en 1961 con solo de guitarra de Roy Clark. Una adaptación con más tempo y que  conserva la tremenda elegancia del original, dotándola de aires de banda sonora con cierto toque oriental en la guitarra y esos peculiares aires de western. 

El siguiente tema lleva por título “Fast Shift”, enérgico desarrollo rítmico a base de entrada furiosa de batería y guitarras que ruedan a la perfección entre arreglos melódicos inmensos y que nos conducen a ese “Teenage rebel”, más reposada e ideal para dejarse llevar por la imaginación a paraísos de surf, cócteles de ensueño con muchachos y muchachas bailando en la playa ajenos a los absurdos problemas de un mundo desquiciado. A continuación, nos ofrecen una genial “Be, seeing you”, con ritmo de himno “garage”, reverb y fuzz. Una canción , oscura y poderosa, creando intensidades  sonoras con contadas pero insustituibles notas más la aportación de una guitarra solista que nos conmueve con un solo hipnótico. La penúltima canción de la cara A es la segunda versión incluida en este disco. Se trata del “Run For Your Live”, canción de los Beatles incluida en su álbum de 1965, “Rubber Soul”, acreditada a Lennon y  McCartney . La adaptación es sensacional. Consiguen darle a este tema tan archiconocido una nueva vida gracias a la originalidad de una banda que afronta incluso las versiones  en estado de gracia.

Acaba esta cara con “Mindwaves”, canción embriagadora,  con aire selvático, que, con toda seguridad, entusiasmaría al mismísimo John Barry, lamentablemente ya difunto. Sin miedo a pecar de excesivos, podemos afirmar que con sus guitarras y ritmo establecen los fundamentos de una perfecta orquestación con objetivos cinematográficos. Ayudados por ese magistral órgano y unos efectos que potencian su magnífico misterio, llegan a alcanzar sugerentes cotas psicodélicas.



La cara B se abre mediante la espectacular “Fukushima Speedway” con la que recuperan esa  energía magistral de banda instrumental con una velocidad endiablada, guitarras con aires orientales, leves pero esenciales coros, y juegos rítmicos calculados al milímetro con bajo imperturbable. A continuación nos regalan la tercera y última versión, la archiconocida “From Russia with love” adaptación del tema de Lionel Bart que fue interpretado por Matt Munro. Como ya sabéis fue la única canción que no era original del compositor John Barry, incluida en la película del mismo título de 1963 de la saga de James Bond.  No podemos más que ensalzar sin tapujos el fabuloso ejercicio de adaptación de este famoso tema que encandila al oyente sensible desde el primer al último acorde.

El siguiente tema, llamado “The Fight”, contiene un sensacional juego rítmico entre tambores, bajo y guitarras, al que se añadirán efectos de wah wah, con los que crean una atmósfera que te recordará probablemente a misteriosos ritos tribales de la cultura oceánica.  Le sigue “Tokyo Drifter”, tema que merece, como poco, el aplauso unánime no solo por sus excelencias melódicas sino por haber sido rescatado de un Ep en el que, por varios problemas, no consiguió llegar hasta nuestros oídos con el esplendor que tiene uno de los temas estrellas de la trayectoria de esta banda. De este modo llegamos al tema que da nombre al disco, diseñado con abundante fuzz y wah wah, incluso con un evidente ritmo de “garage punk”, ideal para hacer rugir los motores de esas guitarras, bajo solista incluido y rítmica obsesiva, entre efectos psicodélicos. Todo junto consigue desarrolar una gran cilindrada que nos transporta al cierre del disco.

Al igual que con su tema inicial, ese descomunal “Angels Never Die (Dirge), es otro guiño mediante el título al "The Wild Angels Ballad (Dirge)" incluido en la misma banda sonora mencionada de Davie Allan and The Arrows. Sin lugar a dudas, sirve como lamento final para dar por terminado "Cycle Guitars", una obra grandiosa sin fisuras que bajo nuestro humilde parecer, consideramos ya como esencial para la historia del rock and roll de todos los tiempos.
  
Foto Cycle Guitars: Ran-el Cabrera
"Cycle Guitars" contiene la elegancia musical de los años cincuenta y sesenta, ayudada por una producción impecable, con el dominio instrumental de unos excelentes intérpretes que se alejan de postulados circenses, por otra parte innecesarios, en favor del concepto comunicativo que procura la fiereza del rock and roll.  Con inspiración pero también con un evidente trabajo artístico de primer nivel, los Born Losers consiguen, con su música, poner a punto todas y cada una de las piezas de nuestro motor vital mediante un disco perfecto desde el primer al último de sus temas tan geniales como emocionantes.      

Nota: Puedes escuchar el álbum en el bandcamp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario