miércoles, 3 de julio de 2013

Fuerza, pasión y arte sin límites, aspectos inmanentes en el álbum "TRES" de las Rodilleras


Artwork: Don Rogelio J.
Aquellos quienes, allá por los ochenta, adquirimos los discos de Parálisis Permanente, las Vulpes, Seres Vacíos, Desechables, Décima Víctima, o Gabinete Caligari, lo hicimos porque nos gustaban, atraídos por su revolucionaria aportación artística dentro de lo que, por entonces y ahora, conocemos como after o post punk. No solo destacaban por un original tratamiento musical, dentro del amplio espectro del rock and roll, sino que también se distinguían por un código ético y estético que resultó francamente revulsivo para la época, y eso los convertía en más apasionantes aún si cabe. En mi caso, recuerdo perfectamente que, a parte de esa realidad tangible, tuve la visión premonitoria de imaginarme que aquellos sencillos, maxis y Lp’s valdrían, con los años, una suma considerable de dinero tal y como ha sido el caso. Pues bien, con el segundo trabajo de las valencianas Rodilleras, titulado genéricamente con el número “3” y editado este 2013 por los sellos Flexidiscos, Discos Calamidad, más Solo para Punks, he recuperado esas mismas y extraordinarias sensaciones. No solo porque nos ofrecen un disco repleto de detalles musicales y conceptuales memorables e inmanentes, sino que encima está envuelto en un magnífico artwork, incluido un libreto donde podrás leer las letras ilustradas por grandes dibujantes de la escena valenciana, y que convierten a este fabuloso álbum en algo verdaderamente original.

Detallados los habituales referentes musicales, que siempre vienen bien pero que al fin y al cabo acaban por ser un tanto prescindibles, tengamos en cuenta que las Rodilleras no son ni las Vulpes, ni Parálisis Permanente, ni siquiera los Desechables. Las Rodilleras tienen un estilo propio, bien definido, con un extraordinario valor poético con el que rezuman pasión a raudales con una inmejorable voz principal, entre arreglos potentes de guitarra y bajo, más una contundente aportación de una precisa batería. Por otra parte, su disco está muchísimo mejor grabado que las obras de las leyendas mencionadas y el artwork le da cien vueltas a la gran mayoría de los publicados en esos ya lejanos ochenta. Lo único que las sitúa en inferioridad de condiciones es que, en esa época, esos grupos formaban parte de una escena con numeroso público, y ahora me temo que no.

Las Rodilleras
Las Rodilleras se formaron en Valencia en 2009 y cuentan con María Pedro a la batería, María Inglés al bajo y voces, y Gema Germen, guitarra y voz, conocida cantante de Putilatex, así como parte fundamental de otros proyectos como Redentoras Humilladas, o Permafrost. Tras una maqueta, en 2011 sacan su primer álbum titulado “Horror Pleni” coeditado con Disundead, que contiene trece tremendas canciones, once originales y dos versiones: del “She said destroy” de Death in June, y del “Forming” de los Germs. A destacar que el diseño de la portada corrió a cargo del gran artista, músico y dibujante, Don Rogelio J. (Tumba Swing, Tracahombres, Aullido Atómico,...) quien también se ha encargado del artwork de este segundo álbum. Puedes leer nuestra reseña que publicamos en su día de ese disco de debut en este mismo blog (+ info).  

3” se grabó, mezcló y masterizó en los estudios Millenia de Valencia. Contaron con la colaboración de Aullador Thurston III cantando en el tema “Mr.& Mrs. Marmite” y Don Rogelio J. tocando slide en “Aprieta”.  El grupo también agradece la colaboración de la Residencia, Pedro Navarro y Rocco Rodríguez (videos), Pedro Serra (bajo) y Bernar (puerta). A parte del curioso diseño físico que rompe con la habitual carpeta cerrada de los vinilos, cabe resaltar también la inclusión de un libreto con las letras de las canciones ilustradas por geniales artistas como Carmen Burguess, Martín López, Susi Quiu, Raquel Aaparicio, María Gea, Jorge Parras, Gema Germen, Mortimer, Luis Galbis, Ernest Graves, Tono Inglés, Luis Demano, Mik Baro y el mencionado Don Rogelio J. quien también es el responsable de una portada impactante por su fantástica sencillez y, a su vez, por esa impresión tan retorcida, y enigmática que logra transmitirnos con motivos vegetales, propia del romanticismo más oscuro y tenebroso.      

Pues bien, tras comentaros algunos de los detalles, a nuestro juicio importantes, de este nuevo trabajo, ha llegado el momento de intentar resumir con palabras qué sensaciones nos transmiten las canciones.

"Amparo surfea sola su propia ola... las canciones"
 
Artwork: Don Rogelio J.
Abre el disco una fascinante “Amparo” quien se nos presenta acompañada de ritmos tribales, bajo penetrante y guitarras desbocadas, marcando los pasos de una excelente voz siniestra pero a su vez muy melódica “templando la tenacidad…sin rehuir el dolor, con veneno en el corazón, masturbándose con devoción”.

Le sigue “Ansiedad relativa 99,9%”, tema que relaciona la “humedad de Valencia” y el vacío existencial: “mi cuerpo está vacío, qué me vas a contar, no seas cretino, tú estás hueco igual”. Gran tema con pared de guitarras distorsionadas que da paso a “La carta”, con guitarras más ambientales, propias del after punk, para referirse a “una mujercilla flaca y ruin, por ti olvidé todo lo que fui”. A continuación nos ofrecen una canción llamada “Ernesto”, a modo de himno amoroso punk dedicado a ese tal Ernesto por el amor del cual “irían a patinar, tomarían un batido y hasta dejarían los cigarrillos”.

“Vida Social” es el título del siguiente tema, tremenda descarga de adrenalina punk con melodía casi pop para hablarnos de la basura que nos envuelve, el vertedero en que se ha convertido la sociedad… “te crees que mola, pero NO”. Tema corto pero muy contundente que precede a otra erupción volcánica de guitarras y batería persuasiva, cantado a dos voces, y con el título de “Mr & Mrs Marmite”. Se trata de una dura canción de desamor para recordar esos momentos en los que “la avaricia rompió la pasión… tus frías lágrimas no traerán redención…y solo tu cuerpo muerto me dará la solución”.   

Artwork: Don Rogelio J.
“El Picaporte” es el penúltimo tema de la cara A. Se trata de una canción de pura poesía existencialista punk que empieza recitando unos hirientes versos que dan paso a un pequeño instrumental al que se suma la voz principal “enfadada” para explicarnos que “tu cabeza está fatal, no me quiero contagiar, no soporto esta vida, quema, agobia, duele e irrita”. Cierra la cara A uno de sus temas más coreados en sus directos, ese contagioso  “La la la la” construido con aires de rock and roll primitivo de los cincuenta.

La Cara B se abre con  “Yo soy la justicia”, donde destaca un elemento principal, ese “hombre honrado que salda sus deudas, que mata por honor”. Fascinante tema de punk con detalles siniestros, interpretado con su peculiar estilo, mezclando referentes sonoros históricos, con un notable componente melódico amplificado por ese arreglo final donde toma protagonismo los coros siguiendo a la voz principal.  “La sangre corre” y se convierte en “deseo que atraviesa el cuerpo” en el siguiente corte llamado “Inmanencia”, concepto filosófico que significa el ente intrínseco de un cuerpo, opuesto a toda trascendencia, y que para el caso nos lo presentan cargado de imágenes tremendas como “aplastada en la autopista, pasan los camiones por encima”. Por otra parte, añaden unos acordes que nos recuerdan a ese famoso y vitoreado after punk cañí de los ochenta.


Ilustración de Raquel Aparicio
“Las queremos lejos” es otro temazo del álbum, sin desperdicio alguno, con guitarras que arrojan acordes desgarrados para deshacerse de indeseables, “maniacas, bastardas, retorcidas, colas de rata”.  Para ello utilizarán su talento, como bien dicen en el tema, el mismo con el que componen un “Aprieta” que arranca con preciso bajo y batería, tétricos y elegantes a la vez, y en el que nos dicen cosas tan extraordinarias como “ es la conciencia su mayor debilidad, flexible órgano en función de la frivolidad”. Le sigue “La incomunicación del abandonado cuerpo”, otro ejemplo de su extraordinaria destreza para conjurar letra y música con el objetivo de regalarnos momentos perdurables que en principio parecen intrascendentes “no quiero sol ni calor” pero que se retuercen con frases como “camino hacia el infierno encontré mi redención…ofrecí mi alma al diablo y no la aceptó…la soledad dio acceso a mi salvación”. A continuación construyen un curioso rock and roll llamado “Nº 29 pta 37”, “la última canción que canto para ti, olvida tu sufrimiento, olvídate de mi”. Una divertida forma de esperar a la muerte aunque, llegado el momento, cambiarán el DNI para que se “te lleve a ti”.  


Artwork: Don Rogelio J.
En la parte final de este gran disco, con muchísimas cosas que comentar como seguramente apreciaras tú mismo o misma tras una atenta escucha, tenemos el tema “La verdad está ahí fuera” que en el libreto se convierte en toda una fotonovela. Se trata de una disparatada historia de abducciones extraterrestres, con un desastre de marcianos que devuelven a la protagonista al año equivocado, antes del primer disco de las Rodilleras  y sin la carrera aprobada!!!. Acaba el álbum con toda una declaración de intenciones, entre ritmos de surf, para quitarse de encima a esos típicos plastas ligones, a los que alejan con esa advertencia: "déjame surfear sola mi ola…”. De este modo llegan a otro final genial propio de todo un himno de punk pop.

Las Rodilleras

Con respecto al anterior trabajo, ese no menos fascinante “Horror Pleni”, cabe destacar que las Rodilleras han profundizado más en ese efecto melódico inmediato, buscando incluso el estribillo para convertirlo en uno de los principales pilares de las canciones aunque, eso sí, sin perder ni un solo ápice de su gran valor pasional y energético siempre presente mediante ritmos contundentes, un bajo omnipresente y una guitarra espeluznante acompañando a una voz ideal y siempre convincente.

Como comentaba al principio de esta reseña, han pasado unos treinta años desde que me hice con una copia del single que compartieron Parálisis Permanente y Gabinete Caligari, con sus famosos temas “Autosuficiente” y “Golpes” respectivamente. Recuerdo que lo escuché en innumerables ocasiones, entusiasmado por unas canciones muy originales, rabiosas, con las que muchos y muchas logramos sentirnos muy identificados. Esa misma empatía y admiración puedo experimentarla, en estos precisos momentos, oyendo este nuevo disco de las Rodilleras titulado "3". Espero que no tengan que esperar otros treinta años más para lograr la excelente repercusión artística que bien se merecen porque no solo será tarde sino completamente injusto aunque sus discos sean, como preveo, lujoso material de coleccionista.  

Nota: Puedes escuchar el disco en el bandcamp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario