martes, 17 de septiembre de 2013

Happy New Year, por fin surgió la luz tras la larga noche, con un extraordinario álbum de powerpop

Portada
La música y en especial el rock and roll esconden pequeñas grandes historias de grupos y músicos con vidas cotidianas que dificultan, o incuso entorpecen por decirlo sin tapujos,  la culminación de un trabajo extraordinario. Es el caso, por ejemplo, de estos extremeños llamados Happy New Year, formado en los albores del siglo XXI que sacan su primer álbum trece años después, con la discográfica Sweet Grooves records, filial del sello cacereño, Sunny Day Records.  Entre medias, unas cuantas maquetas y una larga pausa a modo de noche  oscura tras la cual llega la mañana por medio de un fantástico álbum de canciones nuevas, entre clásicos de su repertorio, titulado precisamente “The Morning After The Night Before”.


Sala Mercantil. 2010. Foto: Pablo López   
La banda está formada por los hermanos Carlos, guitarras, voces y guitarra, más David Sánchez, bajo y banjo; acompañados por Alfonso Sáez a la guitarra y Luis Vera a la batería. Tras un periplo de ensayos para definir los objetivos de su proyecto, la banda empezó a funcionar  hacia el año 2000 con una primera maqueta llamada “The near west EP”. Ese mismo año ganan  el concurso de ámbito nacional Zorrock 2000,  entre más de 300 grabaciones.  Empiezan a actuar por varios escenarios de su ciudad y provincia de Badajoz. Al año siguiente, 2001, graban su segunda maqueta  titulada “Melancoholic” que presentan por Extremadura entre otras comunidades limítrofes. Les seleccionan para el Festival Contempopranea de Alburquerque y participan en el concurso de maquetas Promúsica 2002 donde consiguen un  tercer puesto.

El grupo sigue actuando durante 2002. Logran ser semifinalistas de los Proyectos Demo de 2002 y 2003. Actúan en el Zorrock’02, en la Sala Mercantil de Badajoz y consiguen un segundo puesto en el Concurso “Villa de Don Benito”.  Grabarían dos maquetas más tituladas “Star and One” y “Texaco”. Después vendría una larga pausa por motivos profesionales hasta que deciden regresar para plasmar su producción musical en el que es, por fin, su álbum de debut. En 2011 ganarían el certamen de maquetas  Musiva de Villanueva de la Serena y durante 2012 siguieron mostrando su buen arte por los escenarios principalmente extremeños como el ParqueSonoro 2012 de Badajoz. 

Sala Mercantil. 2011
Este disco fue grabado y masterizado en los Silence Studios de Badajoz con David Capellán. Se masterizó en Kadifornia Mastering por Mario G. Alberni en el Puerto de Santa María. Está producido por David Capellán y por los hermanos Sánchez, autores de casi todos los temas menos “Hello” que es de Sergio Piedehierro con la colaboración de Carlos Sánchez.   Colaboraron en la grabación: Rafael Márquez Gordón tocando teclados en el tema “We are Back II” y  “Wish I Hadn’t said I Love You”;  Sergio Piedehierro, guitarra en “Hello”; Andreas Bartella, dobro y guitarra; y Daniel Cardiel, batería en “The Morning after The night before”.  

El artwork, con esa portada y contraportada a base de curiosos detalles de la naturaleza surgiendo de la oscuridad,  más la foto del insert que contiene las letras de las canciones, son de Pablo López y Laura Covarsí.

Las canciones
El disco empieza con “Daddy, what’s a record shop?”, posible conversación cotidiana entre un hijo y un padre sobre los soportes de la música, con el que ponen de manifiesto, ya desde el primer surco, que tienen un dominio melódico excelente entre guitarras crepitantes, trazando acompañamientos potentes  mientras nos cantan un tema con buen estribillo sobre distorsiones de punk’77. A destacar también esos arreglos que introducen cortes temáticos que ralentizan la canción sin por ello perder intensidad.  Le sigue “I think, I feel, I remember” con un espectacular comienzo que da paso a un tema emotivo mediante guitarras envolventes en la mejor tradición del powerpop. Merece la atención fijarse en esos cambios armónicos que ponen los pelos de punta y que fundamentan  intensidades a flor de piel dirigidas por una voz pasional. 

Fotos: Pablo López y Laura Covarsí.
Con el siguiente corte, “Hello”, incorporan un sabor netamente americano, con esas guitarras persuadiendo con momentos incisivos, sin descanso, obligando a la voz principal a lucirse por octavas más altas y penetrantes.  “Sore” aporta nuevos riffs espaciosos suspendidos en el aire cruzándose con la voz principal entre un perfecto acompañamiento rítmico. Melodías ensoñadoras que van ensanchándose a la búsqueda del estribillo, incluso con algún que otro momento  intimista, de suave acompañamiento, antes de volver a la fuerza premeditada del tema.  “We are back I”, título de la siguiente canción, se articula mediante un medio tiempo con el propósito de ofrecernos secuencias de pop poderoso con referencias californianas y sixties entre riffs imaginativos. Buen solo de guitarra con esos fraseos cercanos incluso al  hard rock.  Su segunda parte, “We are back II”  arranca con buen bajo percutiendo las cuerdas  y batería imperturbable. Con la incorporación de esas guitarras penetrantes, los teclados y  la entrada de la voz principal, ya tenemos montado otro himno de powerpop con agilidad y energía provocando el baile, el salto, la emoción... todo junto, a partes iguales e indisolubles.   

“The fat lady sings” accede a nuestros oídos con batería y guitarras acústicas. Fabuloso  y  cariñoso tema que se desarrolla entre breves momentos de distorsiones que lo redimensionan a cotas aún más emocionantes si cabe. La rapidez en la ejecución, que tan bien dominan, regresa con  “Wiskh I hadn’t said I love you” con ese bajo poderoso, y esas guitarras descargando como metralletas de la pasión por lo ancho y largo de la canción. “October” es un tema más calmado con preciosa entrada psicodélica y detalles de rock americano, entre los que surgen juegos de voces acompañadas por guitarras emergentes construyendo uno de los temas más sensacionales del disco.  A destacar también un buen solo de guitarra que ejecuta sus correspondientes compases con gran destreza.

“Fuck up the band” implica a esas guitarras tan extraordinarias de rock and roll que sirven de acompañamiento perfecto para una buena melodía entregada, con un control absoluto del género, entre riffs duros pero a su vez conmovedores. Arreglos en constante evolución con respecto a lo primeros temas de powerpop para dibujar potentes canciones como “Dreamer”, en las que el bajo y las guitarras descargan adrenalina a raudales acercándose incluso al punk. 

Pablo López y Laura Covarsí.
Cierra este completísimo álbum “The morning after the night before” , canción relajada con guitarra acústica y momentos de eléctrica americana, entre escobillas, banjo, y voz relajada. Precioso tema  ornamentado con múltiples recursos que permiten aportar luz a la oscuridad mediante una bonita melodía y un final emotivo que se crece para recuperar la melancolía del principio y desaparecer.

En la canción “We are back I”  los Happy New Year nos dicen que van a tocar canciones de ilusión no de confusión.  Sus temas nos hablan de sueños, de amor; son vitalistas y esperanzadores, porque como ellos mismos dicen: “la vida es tan fácil cuando retiras todo lo que es malo”.  Podríamos pensar que este álbum ha sido posible gracias a esa especie de  justicia del destino en la que a veces recurrimos para seguir siendo optimistas.  Puede que así sea pero prefiero darle las más efusivas gracias a Sweet Grooves y Sunny Day records, o sea a Rafa Lasso y Juanma Cañas, sus principales fáctotums,   por haber hecho posible que esté sonando en estos precisos instantes en el tocadiscos o en el reproductor digital de tantos amantes de la buena música.   

“The Morning after the Night Before” es un álbum que contiene grandes canciones de pop creadas con deseo y esperanza, interpretadas con cariño y profesionalidad, y sobre todo al margen de ínfulas innecesarias.  Tanto el grupo, como sus potenciales fans incluidos aquellos que aún no lo sabíamos, merecíamos encarecidamente que viera la luz un álbum así de emotivo y convincente.  Disfrutémosle como bien se merece bailando al ritmo de sus persuasivos recorridos rítmicos y recreándonos en sus sugerentes arreglos melódicos,  con el convencimiento de que sus autores van a darnos muchas muestras más de su gran talento durante una fructífera y larga carrera discográfica.

Nota: Puedes escuchar el disco en el bandcamp o adquirir una copia en la tienda de Sunny Day Records en vinilo o en Cd.

No hay comentarios:

Publicar un comentario