miércoles, 8 de enero de 2014

Aullido Atómico “asalta el corral” con suculentas historias cotidianas de bellas y bestias


Portada 
El auténtico rock and roll conjuga ritmos y  melodías contagiosas con historias suculentas gracias a mentes despiertas, más o menos perturbadas, con actitud férrea y una imaginación desbordante.   Así ha sido siempre,  desde la década de los cincuenta, le pesara a quien le pesase, con más o menos censura mediática según la época, hasta llegar a nuestra actualidad en la que siguen sorprendiéndonos formaciones que heredan ese espíritu primitivo con propuestas propias y ciertamente originales. Bandas como este poderoso trío valenciano llamado Aullido Atómico  al que la idea genérica de “Asalto al Corral”, título de su primer Lp para Discos Calamidad (2013),  resulta más que idónea para entender cómo irrumpen con su enérgica asalto musical en el mayoritario panorama actual un tanto gallináceo.

Formación actual 
Aullido Atómico es otro de los fascinantes proyectos del dibujante, ilustrador y músico, llamado Rogelio J. Pérez Blanquer, más conocido como Don Rogelio J., principal factótum de otras formaciones como  Desguace, los Tracahombres, o su proyecto en solitario, Tumba Swing, del que también te hablamos en este blog aquí.

Actualmente le acompañan una formación de lujo con Quique Medianoche (ex Midnight Shots) a la batería; y Rolando Bruno (ex Peyotes y actualmente con su orquesta Midi) al bajo. Empezó siendo un dúo con el mencionado Don Rogelio J. cantando y tocando la guitarra,  acompañado por Letxón a la percusión.  Los temas ardientes, ruidosos y con excelente nervio de su primer Ep son ‘El Consejo’, ‘la Cruz del Violador’, ‘La Vendeta’ e ‘Imagen de Extrarradio’.  Fueron editados en 2011, con 320 copias, por Discos Calamidad/Disundead records más la colaboración de Willy a muerte ediciones, con un trabajo de ilustración espectacular a cargo también de su principal factótum.

Formación de la grabación
“Asalto al Corral” fue grabado por Don Rogelio J a la guitarra eléctrica y “aullidos”; Quique Medianoche a los tambores y “lamentos”; y Galbis al bajo y “lamentos”.  Se grabó en directo el 8 y el 9 de julio de 2013 por Pepo  Valero con su estudio ambulante en el Magazine Club (Valencia), quien también se encargó de masterizarlo en New Rockers.  Está editado y distribuido por Discos Calamidad. De nuevo vuelve a destacar el artwork a cargo de  Don Rogelio J. quien nos presenta a ese malvado lobo protagonista el cual, tal y como indica el título del disco, asalta el corral entre imponentes torres de refrigeración nuclear  y con la mirada de una mujer, que bien podría ser esa Lady Basura de la que nos hablan, cautivada por los encantos y actitud de rock and roll del temido licántropo. La carpeta abierta cuenta también con las imaginativas letras de las canciones, en una combinación de detalles visuales  que hará las delicias de los amantes del cómic, más el famoso pollo guitarrero de la contraportada, que se ha convertido en uno de los personajes principales de su merchandising.  

Las canciones 

Fiesta Monterey 3-01-2014. Foto: Alex Ruiz "Bop Street" 
El disco arranca en su cara A con el tema “Cien por Cien Pagano” en el que ya destaca esa guitarra y ritmo tan propio del rock and roll 50’s, interpretado con dominio y desenvoltura, con el que nos invitan al baile desenfrenado. Añaden un buen solo de guitarra y la voz penetrante de Don Rogelio J. con la que nos habla de esa ciudad pagana, que ya no existe, en la que la razón se anteponía a la “cruz”. Le sigue “Ambición”, canción con ese toque de country rural, ideal para contarnos la  historia de ese hombre insatisfecho que solo piensa en sobrevivir entre rutina y mediocridad, hasta que se le aparece el diablo en forma de mujer y se enamora. Cuando ya se había acostumbrado a su presencia,  le abandona y solo logra verla de nuevo en su funeral para llevárselo al infierno.  Genial el toque final con los coros y esa guitara repicando para dar la despedida con el deseo de volver a verla “una vez más, por favor”. “Ramona” es una canción con toques  de beat en el que lucen juegos de guitarra fascinantes y en la que nos describen a una chica sensacional, de las de verdad, con los nudillos rojos de trabajar, chupa de cuero desgastada,  y que va a los conciertos en moto.

Contraportada
El siguiente tema, “Tranquilo Rogelio”, contiene toques de Surf y rockabilly mediante esas vibrantes guitarras y ritmos bailables. En esta ocasión nos hablan de la debilidad del agresor, un enfermo en el que viven esos “sapos que salen de mí, aunque nunca los puse allí”.  Aportan otro buen solo de guitarra con esos coros bien tramados para relatarnos con extraordinaria solvencia un problema, el de los malos tratos, con realismo y sin contemplaciones. Con “Imagen del Extrarradio”,  siguiente corte, se muestran más calmados, con un toque que recuerda al Tulsa sound, en el que sus protagonistas son esas “madres fumando, muriendo, esperando en el supermercado, a sus retoños”.

El disco continua con “Amor Gitano”, a modo de balada con la que recuerdan a una mujer gitana de ojos verdes oliva, de beso narcótico, con la que pasó una noche de pasión,  tras la cual apareció “sin mi corazón ni mi cartera”. A destacar ese crescendo espectacular que desemboca en unos arpegios muy sentimentales que se pierden hasta el acorde final.

Fiesta Monterey 3-01-2014. Foto: Héctor Álvarez 
La cara B,  empieza con “Sexo”, tema en el que dejan muy claro que  “no es amor, no es amistad, es solo sexo y rock and roll”. Canción de “pura diversión” que da paso a los peliagudos “Asuntos del pantano” en los que ese cocodrilo vestido de azul, con reloj de oro y mala actitud (que podríamos relacionar con la sociedad de consumo), acecha a una barcaza color bermellón, con poco dinero y toda la razón ( en la que viajarían por ejemplo Aullido Atómico).  A tener en cuenta también ese excelente riff  de bajo que perfila el ritmo convincente del tema.

Con  “El conde Valdemar”, dedicada al “hombre lobo español” como ellos mismos dicen, el conocido Paul Naschy,  el trío nos ofrece una buena muestra de su dominio con sus instrumentos mediante unos  enérgicos tambores y riffs de primitivo rock and roll que surgen de guitarras hirientes y salvajes. Un excelente instrumental que va creciendo hasta el éxtasis y que precede a “Oh mama”, de nuevo con entrada de batería, ritmo de Tulsa, y detalles de country blues, para sonorizar una gran verdad: “oh mama no quieras saber quién es tu hijo,  si en realidad no puedes soportar la verdad, ni qué tipo de persona es…”.

Con “La cruz del violador”, vuelven a referirse a un tema sensible socialmente con palabras, a nuestro juicio, cargadas de valentía y determinación.  En este caso nos hablan de los violadores, “ese monstruo que no puede evitar el violar, depredar, humillar…”. Para finalizar, otro de los temas estrellas del disco, esa “Lady Basura”, experta en novelas “pulp”, sobrada de actitud, una chica trash con una colección infernal de pinturas idiotas, posters de burdeles de los años treinta, libros eróticos sin ortografía y estampitas de la Virgen María.  Un tema que va creciendo y que da por finalizado este gran disco con otro original solo de guitarra, acompañamiento rítmico perfecto, más esa voz penetrante apoyada en momentos geniales a base de coros.

Fiesta Monterey 3-01-2014. Foto: Héctor Álvarez 
Aullido Atómico han dado vida a un disco excelente, de principio a fin, en el que todos y cada uno de sus componentes han sido cuidados hasta el más mínimo detalle, desde el artwork hasta la instrumentación incluidas esas historias de las que te hablábamos al principio de esta reseña cuyo propósito es resumir el  mundo que nos rodea desde la perspectiva audaz del rock and roll. Relatos cortos muy bien construidos en los que nos cuentan vivencias límites muy reales, mediante una capacidad de síntesis memorable.  Situaciones delicadas en las que sus protagonistas masculinos sobreviven entre la rutina, son narcotizados por bellas mujeres que les engañan;  o bien son chicos que solo quieren diversión y no pueden evitar comportarse como monstruos. Por otra parte, los personajes principales femeninos son chicas de “verdad” aunque más putas que las gallinas, que van en moto a los conciertos, o mujeres de sobrada actitud que presumen de extravagancias y que quizá acaben por ser madres que esperan a sus retoños en el super sin saber quiénes son en realidad sus propios hijos.


“Asalto al corral” es, en resumidas cuentas, una embestida enérgica y convincente, tanto a nivel musical como temático, a nuestra realidad cotidiana con una sencillez contagiosa que, a su vez,  esconde complicadas relaciones interpersonales entre bellas y bestias como diría el conocido cuento existencial. Aullido Atómico nos recuerda mediante estas brillantes canciones de rock and roll que en esta vida, todos y todas tenemos nuestro propio corral en el que seguiremos quejándonos o acostumbrándonos, como añaden al final del álbum, “según se presente el futuro…” .
 
Nota: Puedes escuchar el disco en el bandcamp, comprar una copia en Discos Calamidad, Consulta también las fechas de su gira de presentación de enero de 2014 en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario