domingo, 12 de enero de 2014

Pepper Pots presentan su reflexivo “We Must Fight” con un cautivador concierto en Tarragona

Foto: Magic Pop
Pepper Pots volvieron a la ciudad de Tarragona para presentar su quinto trabajo, el reflexivo y, a la par, combativo nuevo disco llamado “We Must Fight”.  Con este propósito, la noche del 11 de enero de 2014, la banda catalana ofrecía un excelente concierto en la sala Zero en el que sonaron gran parte de los temas de su nuevo trabajo y recordaron algunos de sus grandes éxitos incluidos en sus dos anteriores álbumes. El espectáculo, articulado de forma extraordinaria, calculada hasta el mínimo detalle con varios bloques sonoros, contaba con muchos alicientes para los fans de la banda así como para todos los amantes de la música negra. No solo pudieron oírse en directo los nuevos temas sino que se añadía la curiosidad de escuchar cómo se desenvolvían en directo las voces principales de este combo gerundense que, como ya sabrás, han pasado de trío a dueto.

En la historia del soul  son muy conocidos los dúos mixtos, como por ejemplo los formados por Tammi Terrell y Marvin Gaye; Ike y Tina Turner; Roberta Flack y Donny Hathaway, Otis Redding y Carla Thomas, entre otros; e incluso en el mundo de la música pop y folk no son inusuales dos voces masculinas como solistas. Por supuesto, también fueron comunes las formaciones de tres chicas o más pero resulta más complicado encontrar solo a dos mujeres cantando juntas, si no es el caso de grandes divas que hayan decidido medir sus fuerzas en directo o en situaciones muy puntuales como el tema "Do I Make Myself Clear " que cantaron juntas Etta James y Sugar Pie Desanto en 1966.  Aun así, algunos ejemplos memorables podemos citar como por ejemplo las Soul Sisters, dúo formado por Tresia Cleveland y Ann Gissendanner, quienes en 1966 grabaron temas como “I can’t  stand it”; o las hermanas  Gaskins, Barbara & Brenda con su “If I'm Hurt You'll Feel The Pain” de 1967; o Dottie & Millie con su “Talkin' About My Baby” de 1966. Supongo que en estos momentos te vendrán a la cabeza otros dúos femeninos destacados como nuestras Grecas pero no es el caso, ya que estamos hablando de soul y del esfuerzo que han tenido que realizar los Pepper  Pots para pasar de una sección de tres voces a composiciones para solo dos cantantes.

Foto: Magic Pop
Tras el abandono en 2012 de Marina Torres quien crea su propio proyecto en solitario, una banda de funk soul con el nombre de BBface & The Beatroots, los Pepper Pots se adaptaron a un dueto solista formado por Adriana Prunell y Aya Sima. Pues bien, podemos aseguraros que ambas estuvieron sensacionales sobre el escenario de la sala Zero de Tarragona, bien sea en su papel de solista, como en el de segunda voz y cumpliendo como coro unipersonal.  Ya no lucen esos vestidos a juego tan habituales en los sesenta, ni realizan tantas coreografías como cuando eran un trío, pero siguen demostrando, con igual elegancia, una tesitura, una entrega y una convicción fascinante. Aya brilló especialmente en la balada “Time Has Won  This One” y Adriana en la interpretación de uno de los momentos culminantes de la noche, el “I won’t say I love you” en el que contaron con la participación en los coros de un público entregado.  Justamente es en este tema donde se pudieron notar, en vivo, algunos de los cambios experimentados por la banda que ha pasado de componer grandes canciones con estilo Motown, en el que amor y el desamor son sus principales motivos, a otros más combativos con raíces en el deep soul  de finales de los sesenta y principios de los setenta con momentos incluso de soul psicodélico procurados por una gran guitarra con acompañamiento de bajo y batería impecables, más metales y órgano de lujo.

Foto: Magic Pop
Los Pepper  Poyts son mucho más que dos voces femeninas con talento. Son una gran banda de música negra formada también por Lluís Rodríguez “Luigi King” a la guitarra; Ireneu Grosset, a los teclados; Enric Fluvià al bajo; Joan Vergés a la batería; Tomy Muñoz, al saxo tenor; Gerard Xifra al saxo barítono; y Roger Montsant a la trompeta. Todos ellos trabajan la base rítmica y melódica de los temas con una profesionalidad extraordinaria y sobre las tablas no solo demuestran su enorme solvencia instrumental  sino que disfrutan con lo que hacen y, al mismo tiempo, les divierte compartirlo con el público.

Las canciones 

Foto: Magic Pop
El concierto de los Pepper Pots en la Zero arrancó con un  instrumental llamado “Soul Kiss”, tras el que presentaron el tema que da nombre a su nuevo disco “We Must Fight” con el que formaron un primer bloque ininterrumpido en el que sonaron otras canciones de ese disco como “Got My Crazy”, más el “Wanna blindly trust in you” del álbum “Train to Your Lover” (2011).  Le siguió otro gran apartado musical empezando con el corte  que cerraba ese anterior disco de 2011, “Gladden your soul”, combinado con canciones más recientes como “You’ve got the future”; y el “Real tru Love”  que nos transportaba a su álbum “Now” de 2009; para volver a dos temas de 2013, “Fallen Angel”  y “Don’t let no one”.

“Let me go away” que abre la cara B de “We Must Fight”, con parada por sorpresa para enfátizar el momento, se situó casi en el meridiano del concierto con el público dispuesto por completo a bailar a ritmo de la música de estos geniales Pepper Pots quienes siguieron con más canciones de ese nuevo disco como “Free my mind”; el mencionado “I wont say, I love you”; y “Waiting for you”.

Foto: Magic Pop
Llegados a este punto,  con una sala abarrotada hasta los topes, con una temperatura elevada, se pidió silencio para oír la fabulosa balada “Time has won”, otro de los temas de desamor que también se trata en este nuevo trabajo.  Después de ese omento intimista, la banda encaró la recta final del concierto con una versión del “That’s my baby for you” interpretado por el grupo vocal de Chicago, The Chi-lites, en 1971.  Siguieron con “Let’s go to dance” de “Train To your Lover”; “Time to live” del “Now”; y para acabar el “Good times”, canción que abre su quinto Lp de 2013.

Para el bis, reservaron tres temas, uno de cada disco de su etapa de soul, empezando por su “Come back to me” de su último trabajo de 2013, subieron la intensidad con el “Can’t let him go” del disco de 2011 y nos llevaron al éxtasis colectivo con “Highway” de 2009.  

Pepper Pots no solo consigue los mejores resultados con cada uno de sus discos sino que se trata de una banda compacta con un directo muy convincente, divertido, diseñado e interpretado con una vitalidad y entusiasmo contagiosos. Así lo han podido comprobar sus numerosos fans en varios puntos del planeta como Tokio, Osaka, San Francisco, Los Ángeles, Berlín, París, Londres, Moscú, Helsinki, Viena, Verona, Praga, Berna, Barcelona, Madrid… o en grandes festivales de prestigio tanto de música jamaicana en el pasado como de R&B y soul en el presente. Tarragona no fue una excepción y la sala Zero vivió uno de los primeros conciertos multitudinarios de este año que permanecerán en el recuerdo durante este 2014 en el que ojalá volvamos a tener muchas experiencias musicales colectivas tan satisfactorias como la vivida en la sala Zero la noche del 11 de enero de este año en curso gracias a Produccions Vòrtex

Una década de Pepper Pots  


“We Must Fight” editado por Double Back en 2013 es el quinto álbum de los Pepper Pots tras diez años de intensa y fructífera trayectoria.  Combinan el sonido Motown con el nuevo soul  al que añaden detalles de deep soul, ese soul reflexivo que bebe directamente del góspel y el blues, de finales de los sesenta y principios de los setenta. Con magníficos arreglos de cuerdas, percusiones, teclados, guitarras, y metales fue grabado de julio a septiembre de 2013 por Jaume Figueres, en su estudio Black Pepper Studio, con material analógico, y contaron con la coproducción de las voces a cargo de Binky Griptite de The Dap Kings. Figueres y Grossset realizaron la mezcla, Juan Muñoz la mezcla, del artwork se encargó Marc Verdaguer con foto de Marcel Asso. Colaboraron también Joan Ciurana a la percusión; Andreu Vila a los timbales y vibráfono; y en la sección de cuerda; Dolors Vidal, Sabina Ayats, Jaume Francesc, Nicole Fons, Alfredo Salcedo y David Morata.
 
Con este nuevo álbum,  la banda se muestra disconforme con la realidad que nos envuelve, y reivindica la acción con la protesta colectiva en contra de las injusticias en materia de derechos humanos que vivimos en esta sociedad que nos ha tocado vivir.

Foto: Magic Pop
Los catalanes The Pepper Pots grabaron en 2004 su disco de debut, “Swingin’ Sixties” (Brixton Records 2005), después de dos años perfilando su proyecto musical basado en un sonido con raíces jamaicanas. Más tarde lo editaría el sello japonés Ska in the World. En ese disco cuentan con la colaboración de de "RockSteady" Freddie Reiter de los New Yprk Ska Jazz Ensemble y  Ben Jammin (UK).  Su segundo trabajo sale dos años después, con el nombre genérico de “Shake It!” (Brixton Records 2007). Un álbum que cuenta con la colaboración de los legendarios jamaicanos The Pioneers, el polifacético artista alemán Dr. Ring Ding y el combo de ska francés ASPO. El disco también se edita en el Japón por Ska in The World, y un año más tarde en los Estados Unidos por el sello americano Megalith Records.  Con ese trabajo empiezan a realizar sus exitosas giras internacionales.

Con “Now!” (Black Pepper Records 2009), la banda adapta sus necesidades creativas a un nuevo estilo, el soul de los sesenta, con una producción de lujo a cargo del neoyorquino Binky Griptite (Dap-Kings, Sharon Jones, Amy Winehouse…). Se grabó en los estudios Music Lan (Catalunya) y Dubway Studios (Manhattan), mezclado analógicamente en Brooklyn y finalmente masterizado en los estudios Trutone Mastering Labs de Nueva York.  “Waiting for the Christmas Light” (Black Pepper 2009) fue le título de un single que contenía una rareza navideña de la banda de Northern Soul The Flirtations, titulada “Christmas Time is Here”.  En el cd single incluyeron el tema “You’re Still in my Mind”, adelanto de su próximo álbum. Tras ese disco, Aya Sima substituyó a Mercè Munné.

Foto: Magic Pop
"Train To Your Lover" (Double Back Records 2011) se grabó en el Black Pepper Studio, en Cornellà de Terri  (Girona) con un equipo totalmente analógico y con instrumentos similares a los utilizados en los años sesenta. El grupo se encargó de la composición, arreglos, producción hasta la mezcla, y el toque final de masterización corrió a cargo del mítico Bob Ohlsson, ingeniero de sonido de Motown entre los años 1965 y 1972, que trabajó con leyendas como Stevie Wonder, Marvin Gaye, The Four Tops, The Temptations, Smokie Robinson & the Miracles, The Spinners o Gladys Knight & the Pips.  Un año después veía la luz un Ep con el título de “Time And Place” (Double Back, 2012), con la colaboración de Eli "Paperboy" Reed que también se encargó de la producción, en el que interpretaron cuatro versiones: el mencionado “Time and Places” (1971) de Lee Moses; “Don’t mess up a good  thing” de Oliver Sain interpretasda en 1965 por Fontella Bass y Bobby McClure, ;  “There ain’t no man that can’t be caught” (1974) Jimmy Lewis y “Take it like a man”  interpretada por Kip Anderson en 1966. Per últim, destacar que el pasado mes de marzo de 2013 acompañaron a los Impressions en el Black Music Festival de Girona.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario