miércoles, 23 de abril de 2014

Los Sonic Surf City vitorean a las mujeres con surf y punk pop en su excelente Lp "Viva Wahines"

Portada
Desde finales de los ochenta, los fans de los Ramones, los Beach Boys y los Barracudas han confluido en la admiración por los Sonic Surf City, un combo sueco que, con enorme maestría y fiereza, han sabido combinar los recursos de esas tres míticas bandas para dar forma a un producto propio fácilmente identificable a partir del primer compás. Tras una larga, como fructífera trayectoria, este 2014 acaban de sacar un nuevo álbum con el título genérico de “Viva Wahines” editado por dos de las discográficas que mejor pueden entenderles como son las españolas Rufus Recordings y Rumble Records, sellos ejemplares con los que comparten esa irresistible devoción por el punk, el pop y el surf. Con una artwork fascinante, repleto de colorido a juego con su  correspondiente vinilo en naranja o negro, los suecos nos ofrecen 15 fantásticos temas, dos más que en el Cd editado por  Ceilidh Productions en 2013.

Trayectoria 
Actualidad
Los Sonic Surf City se crearon en Norrköping (Suecia) en 1988 y estuvieron activos en una primera etapa hasta 1997. Tras el Ep “Let’s Go Surfin”, para Ceilidh Productions (1989), sacan un mini-lp titulado “Beach Bop” para la misma discográfica en 1990. Fue grabado por Stefan Andersson “Hot Rod”, bajo y voz; Micke Tomsen “Tee Tee” a la batería; Ola Hermansson “Woodie H.”, a la voz, guitarra y órgano; más Nina Pasadena a las voces y pandereta. Le siguió un Cd single con “Surfin’ Santa” en 1990, y otro con "Sun Sex 'N Fun” en 1992, ambos para Ceilidh Productions.

En 1993 cambian a  Stockholm Records  con los que sacan un Cd single con el tema “Sha na na na na” al que sigue el Cd “Life's A Beach”, con un nuevo guitarrista Ricki Wakiki. También con Stockholm en 1993 sacan un Cd single con “Losing My Mind”. Tres años después, 1996, un nuevo sello Trampolene Records colabora con Stockholm y les editan el Ep “Let's Make Love” más un nuevo álbum llamado “Surf Don't Walk”. 

Inicios
Tras un recopilatorio “Tune In Turn On Wipe Out” para Ceilidh Productions, en 1997, No Tomorrow records les saca el Ep en vinilo “On The Beach” en 2000. La misma discográfica castellonense pone a la venta los compilados  “The Surfers That Came From The Cold” Vol. 1, más “Best Of The Rest Vol. 2” en 2004.  En 2009 ve la luz “Lights Out”, split con Fast Food para Rumble Records con quienes también sacan el tema “Sleigh Bells” en 2011. El tema “Vote For Summer” lo edita en digital, Killer Cobra Records en 2010 con quienes, ese mismo año, ponen a la venta el cd “Pororoca!” grabado con el guitarrista Johan “Sweet Cheeks” Söderhielm de los Nifters y la colaboración de Emma Varg a las voces. En 1997 cesan la actividad discográfica y vuelven en octubre de 2004 para actuar en el Wide Out Weekend en Calella (Barcelona) organizado por el Toro Records y Just For Fun.   

Edición limitada
Si bien en su anterior disco, “Pororoca”, se referían a una onomatopeya de la lengua tupí-guaraní que significa ‘gran estruendo’ y que se utiliza para designar el oleaje  ruidoso que recorre el Amazonas aguas arriba a partir de su desembocadura, el título de este nuevo álbum, “Viva Wahines” hace mención a un vocablo de las lenguas polinesias, maorí y hawaiano. "Wahine" significa mujer, o mujer surfista, viene de la diosa Kiwe-Wahine que protege los manantiales de agua dulce que dieron la vida a las plantas autóctonas.  Así que la traducción podría ser “Vivan las mujeres surfistas”.


El disco fue grabado por Stefan Andersson “Hot Rod”, al bajo, voz y percusión;  Charlie Surf Larsson a la batería y voces; Woodie Hermansson, voz, guitarra y theremin; y Sweet Cheeks Söderhielm, guitarra y voces. Colaboraron Sara Carlsson a las voces; más Peter "PP" Samuelsson a los coros y teclados, quien también se encargó de la mezcla y de la producción en PPP Recording, Partille (Suecia). Fue masterizado por Dragan Tanaskovic en Bohus Sound, Kungälv (Suecia). El artwork del disco, con su excelente portada, es obra de Niklas Wrångberg. Ambientado en el marcador de un pinball, un Tiki hace surf sobre una ola de lava que desciende de un volcán en erupción. En la contraportada se pueden apreciar detalles del tablero del recreativo y en el interior unas cuantas fotos  la banda a cargo de Alejandro Arrigonni, Klaesik Amalija Andersone, y Johan Skaneby.

Las canciones

Colorido para los Sonic Surf City
El disco empieza a surfear por esa erupción de lava sonora que forma el tema “Fabio & I”. En esta gran canción se pone ya en evidencia que este es un disco que se mueve a base de descargas fulminantes de guitarras, entre falsetes de surf, melodías luminosas, arreglos cariñosos, voces que atraviesan corazones y un acompañamiento rítmico que invita a contornearse en cualquier espacio donde nos lo pida en cuerpo. De este tema puedes ver aquí un videoclip dirigido por Johan Skaneby.  Le sigue “S.U.P.”,  con esa batería convertida en una metralleta de percusión a juego con esas brillantes guitarras que arrasan con una sucesión de acordes. S.U.P. son las siglas de “Stand Up Paddleboarding”, deporte originario, de los sesenta, de la isla de Hawai, variante del surf que consiste en mantener el equilibrio de pie sobre la tabla de surf mientras se va remando.

Casi sin respiro, nos meten de cabeza en la siguiente ola, ese “Sun in her eyes”, otra canción con contagioso “papapapa” entre melodías fascinantes, con algún que otro corte rítmico para acumular potencia y un final más reflexivo con guitarra penetrante que se acelera en los últimos compases para finalizar de forma pletórica. De este modo, llegamos a la versión del “Surfers are back”,  un tema de Robin Wills de los Barracudas incluido en su disco “Drop out with The Barracudas” (Voxx Records 1982) que los suecos interpretan a su modo impregnándolo de su fascinante estilo y dotándole de una carga energética incluso más impactante si cabe.            
  
En una de sus múltiples visitas a España
Con “Nevada”,  siguiente corte del álbum, aportan un toque misterioso para este instrumental de persecución cinematográfica, con excelente acompañamiento percutido, guitarras solemnes, espaciosas, apabullantes, y gritos de terror propios de esa siempre enigmática serie B.  Con la canción “Surf School”, vuelven los ritmos veloces, entre  riffs poderosos de guitarras y marcados por ese impactante bajo. Juntos miden a la perfección las distancias de un juego milimétrico de powerpop, aunque sea perfilado por un motosierra, que tiene su punto culminante en ese estribillo contagioso. “The Kook” es otra de las irrefrenables explosiones de punk surf, a toda pastilla, con melodía sixties, llevada más allá incluso de lo estrictamente “ramoniano”. Precede a “Everybody’s Going Surfin” con la que cierra la cara A del disco mediante voces alegres, invitando a la fiesta del surf, guitarras de pop entusiasta con estribillos radiantes de ensueño.

La “Supernova” explota en la Cara B con esa guitarra casi de hard rock y un tremendo bajo acompañándola para dar paso a esa voz tan esplendorosa. No faltan esos punteos exquisitos y unos momentos magnéticos que culminan el enorme trabajo realizado en los arreglos instrumentales. Le sigue “1-2-3 baby you and me”, tema que no está contenido en la versión digital. Se trata de otro ejercicio de soberbio dominio rítmico y melódico con la felicidad vital como tema central en perfecto bucle.    

Un grupo con un gran directo
El disco discurre con “Sleepy Heads” con voces y guitarras construyendo una atmósfera de auténtica satisfacción con otra melodía perfecta acompañada al paso rígido de una rítmica “destroza cervicales”. Mediante “The Wall” se apoderan de nuestros pies esas guitarras despampanantes con pases generosos de bajo y ritmos desenfrenados que construyen  otra canción para ser tarareada hasta la saciedad, eso sí, sin apenas tiempo para respirar “tarat tarat…”.      

El tema “Boticelli” tiene un aire entre majestuoso y siniestro. Una especie de hardcore pop, para una curiosa canción que volvería loco hasta al metrónomo más imparcial y frío. A destacar esos dulces coros femeninos entre la tormenta de guitarras con las que nos llevan hasta el detalle vocal de enorme cualidad como es la siguiente canción llamada “Wahine”: Precioso momento de doo wop a capella con excelentes voces y armonías perfectas.   

Cierra el disco ese “Ron Ron Ron”, que solo podrás oír en el vinilo, con los últimos pases desbocados de esas guitarras espléndidas, aprovechando hasta el último instante la ola que nos llevará a la playa donde no vamos a pararnos a descansar sino que volveremos a dar la vuelta al disco para surfear de nuevo hasta la saciedad al ritmo de estos impactantes Sonic Surf City.     

Reflexión final 

25 años surfeando con punk pop
Aunque hayan pasado 25 años desde que estos suecos grabaran su primer disco, sus canciones siguen generando una gran ola de sensaciones vitalistas.  Los Sonic Surf City persisten, con su buen criterio y una indiscutible entrega, en darnos motivos  para mejorar nuestra existencia mediante melodías pop de ensueño a ritmo trepidante de surf y punk.  Su nuevo disco “Viva Wahines” está repleto de canciones rápidas en las que estos extraordinarios músicos han volcado todo su entusiasmo y experiencia con arreglos luminosos que envuelven excelentes juegos vocales. El resultado genérico es una música tan perfecta como divertida que invita al baile y al desenfreno entre vítores a esas mujeres surfistas que protegen el manantial de la vida.     

Nota: Puedes escuchar el disco en el bandcamp o cmprar una copia en Naranja y Negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario