miércoles, 8 de octubre de 2014

Gamónides nos adelantan un par de temas tan viscerales como cósmicos con John Colby Sect

Portada 7"
Existen críticos y aficionados obcecados en perjurar que el rock and roll actual tiene limitados sus parámetros musicales a unos cuantos arreglos melódicos y rítmicos del pasado: Recursos que, según su débil criterio, las bandas acaban por repetir hasta la saciedad. Sin duda se trata de un discurso derrotista que tan solo sirve para sojuzgar proyecto tras proyecto, sin clemencia y con una autosuficiencia espantosa. Con ese elitismo oscurantista mal entendido, se dedican a menospreciar la actualidad con la cansina vara de medir de sus músicos de cabecera al tiempo que exigen a los nuevos grupos que inventen algo nuevo sin saber exactamente el qué. Frente a esa intransigencia por sistema, nuevos proyectos nacen  casi con el miedo en el cuerpo de ser menospreciados a la primera de cambio. Ante una desesperante falta de apoyo mediático, acaban por abandonar sus sueños, derrotados por la evidencia de que los discos no se venden como deberían o que a los conciertos el público llega tarde, si llega. Afortunadamente, no todas las bandas, promotores, público y periodismo musical, nos dejamos arrastrar por esa hipocresía en las ideas y la consecuente decadencia en las formas. Para consuelo de algunos y algunas, aún existen músicos con las ideas muy claras que no solo las defienden con firmeza sino que encima atesoran la energía y las ganas más que suficientes como para reinventarse con otras bandas paralelas no menos creativas como es el caso de estos Gamónides, formación creada con componentes de los Hollywood Sinners y los Jysus. Acaban de debutar este 2014 con un primer single que incluye dos canciones tan cósmicas como viscerales para un nuevo sello llamado The John Colby Sect.          

Trayectoria

Gamónides
La banda se formó en 2012 por Isaac Mangas (Jysus) a la voz y guitarra; Edu Sinner (Hollywood Sinners) a la batería; Marco Fernández (Hollywood Sinners y Jysus) a la voz y bajo; y Carlos Domingo a la guitarra. Este es su primer single y lo presentan en una tirada limitada de 100 unidades (ya agotadas) de color violeta pantone 270C y 200 en  vinilo negro. Se grabó en una tarde en el estudio Holy Tubes y cuenta con una original portada a juego con su contenido sonoro a cargo de Miriam Fernández Rivas. Una pintura muy orgánica con conexiones neuronales entre pequeños ojos observando un todo altamente psicodélico.        

Las canciones

Gamónides
La cara A consta de una introducción instrumental, tan breve como contundente, que precede al tema “Burundanga”, también conocida como “droga de la voluntad”. Los primeros compases conforman un fascinante diálogo rítmico de bajo y batería con destellos apasionados de melodía que desembocan en una descarga enérgica de riffs de guitarras, voz poderosamente desquiciada y guitarras gimiendo entre secuencias rítmicas incisivas. El efecto resulta demoledor, incluido el momento en que la canción reduce velocidad hasta perderse en la inmensidad de un espacioso cosmos de lamentos y acordes suspendidos en el mircrocosmos “gamónide”. Finalmente recupera la intensidad inicial antes de dar por finalizados los efectos alucinógenos del relato.

La Cara B cuenta con el oscuro tema llamado “Amor drogado” en el que voz, distorsiones, efectos y ritmo cadencioso, te envuelven desde el primer hasta el último de los compases. Te arrastran en un conmovedor viaje lisérgico en el que emergen sensaciones extremas con destellos instrumentales fascinantes con los que nos explicans punzantes choques entre amores fugaces, pupilas gigantes, y vanidades persuasivas.      

Reflexión final

Gamónides e el Euro Yeyé
Gamónides han logrado conmovernos con este debut ciertamente apoteósico: un single que precede al que será su esperado primer álbum, que grabarán en el Circo Perrotti, en el que puede que figuren otros de sus fascinantes temas como los titulados “Lobo Estepario”, “La Boda de R2D2” o “Cardiaco”.  Comprobando lo fascinantes que resultan en disco, no nos extraña en absoluto que consiguieran alzarse con el primer premio de la tercera batalla de bandas del Euro Yeye 2014 ante otras formaciones no menos geniales. Con extrema devoción y convicción a raudales, su música  emerge con una potencia desbordante, como si se tratara de la banda sonora de una nueva constelación en la que sus astros renuncian a atraerse entre ellos con las leyes físicas y psíquicas conocidas. No se nos ocurre otra manera más explícita de convencer a los escépticos, de que el rock and roll, en sus múltiples acepciones, sigue evolucionando con una imaginación ilimitadas, al margen de la hipocresía del mercado y las conveniencias de sus acólitos y vasallos.    

Nota: Puedes escuchar los temas en el bandcamp

No hay comentarios:

Publicar un comentario