lunes, 26 de enero de 2015

“Cuando cae la noche”, The Moonstones nos deslumbran con su potente “garage” melódico

Portada
Tras su aclamado primer Lp, The Moonstones siguen perfilando su impecable como original planteamiento “garajero” con un buen puñado de canciones propias en las que, en esta ocasión, han apostado por expresarse íntegramente en castellano. El disco lleva por título “Cuando cae la noche”. Editado por Soundflat records en 2014, contiene trece temas, doce propios y una versión de los Chesterfield Kings. Sobre una rítmica tajante, se suceden las melodías arrebatadoras con una conjunción instrumental altamente profesional, entre algún que otro solo bien encajado y una excelente voz principal arropada por coros salvajes. El resultado no podía ser más impactante aunque no es descabellado esperar que el listón de estos excelentes músicos vuelva a elevarse para un próximo disco con la seguridad de que sea mejor incluso que éste. De momento, disfrutemos de este segundo álbum. Un disco ideal para pasar a formar parte de tu imprescindible discografía de rock and roll así como para llenar las pistas de baile de botines relucientes moviéndose al son de sus fantásticas canciones. 

Trayectoria 

The Moonstones
The Moonstones se crearon en Madrid en el año 2005 y en estos últimos años han consolidado un proyecto sólido con sonido “garage”, donde no faltan detalles de R&B, beat o psicodelia. La banda está formada actualmente por Farro, voz y armónica; Carlos Chamarro a la guitarra y coros, Santi Sacristán al bajo y coros; Andrés García a los teclados y coros; y Zuhaitz Insausti a la batería.El cambio más importante de la banda se fragua a partir de 2008 con la entrada de Farro a la voz principal en 2008. En esa época le acompañaban Alberto al bajo y coros; Sergio al teclado y las maracas; Carlos Chamarro a la guitarra y coros, y Jesu García a la batería. 

Wurlitzer Ballroom (Madird) 2011. Foto: Fernando del Río
Sus temas han aparecido en recopilatorios internaciones como "The Astounding Freak Party. Dance with the vampire" editado en 2010 por del sello francés Rigolboch Ricordz Records o en la selección musical de la quinta edición del festival alemán Ballroom Bash donde actuaron en octubre de 2011. Ese mismo año sacaron su mencionado primer trabajo con el título de “Fuzz, Farfisa y Fiesta” (Soundflat Records / Off the hip) que obtuvo excelentes críticas tanto en medios de comunicación especializados como de público. Tras presentarlo en varios escenarios españoles mediante aclamados directos, a finales de 2012 realizaron una gira de conciertos por Alemania, Francia y Bélgica con notable éxito. Al año siguiente, 2013, graban un Ep para Kotj records con artwork de Mik baro y los temas “Eres el diablo” y “Gunslinger”, cover de Willie Deville. 

Moonstones  en 2012. En la Gramola (Orihuela)
“Cuando cae la noche” fue grabado en el Circo Perrotti de Gijón en octubre de 2013 con Jorge Explosion quien también lo produce, lo mezcla y se encarga de la masterización. La foto de la portada con la banda posando en el Templo de Baco ubicado en el parque del Capricho de la Alameda de Osuna en Madrid es de Andrea Yoko, y las fotos de la contraportada de Deborah Devobot, Iván Velayos, y Cristina Martín. El diseño ha corrido a cargo de Carlos y el arte final más retoque fotográfico de Gusi. Los temas son originales de la banda, con la aportación creativa de Sergio en el tema “Sabes muy bien”, más una versión de los Chesterfield Kings. 

Las canciones 

Grabación en el Circo Perrotti
El disco se inicia con “Malvada”, tema en el que los Moonstones muestran, de forma intachable, sobre el tapete gran parte de sus mejores cartas, aunque no todas, ni mucho menos. Una tras otra, las canciones son auténticos pozos de sorpresas encadenadas con una energía extraordinaria. En este caso, un espectacular arranque de bajo con agresivos acoples dan paso a un ritmo de antología sobre el que emerge la sensacional voz principal. Aportes ácidos de guitarras y riffs alucinantes de órgano, entre detalles de armónica, convierten este tema en una excelente entrada al mundo de esta inspiradísima banda madrileña. Y tras esa “malvada” experta en seducir, nos atraviesan con la incisiva “No sé decir que no”, mediante una sucesión de golpes rítmicos altamente persistentes. Añaden recorridos de armónica bluesera, entre el juego del amor y el placer, con solos envolventes de guitarra, y un ritmo marcado con extraordinaria facilidad. 

Grabación en el Circo Perrotti
“Tus ojos verdes”, tiene un toque de “garage folk” con suculento  órgano que aporta momentos lisérgicos de gran magnitud. Unos ojos persuasivos con los que podemos enloquecer y que quieren “lo mismo que yo”. Ojos tan hipnóticos como los repetidos solos de guitarra y la gran voz principal arropada por coros contundentes. Le sigue el tema “Charlatan” con guitarras afiladas acompañadas por un ritmo poderoso. Se trata de un tema dedicado a los charlatanes, que encantan serpientes allí donde van. Perdedores que se convierten en estrellas montando circos de los que no somos santos de su devoción hasta el momento en que creen que puedan aprovecharse de nosotros. El tema va creciendo hasta toparse con una inspiradísima guitarra eléctrica. Felices y contentos de no ser como esos individuos tan falsos, nos traen en volandas hasta el tema que da título genérico al disco: “Cuando cae la noche”. La canción se inicia con una secuencia oscura y espectral de órgano marcado por acordes punzantes. Una canción que crece hasta la inmensidad con una historia penetrante, ideal para los seres nocturnos que tienen ganas de gritar, de pecar, estremecidos por la luna, con unas patillas que crecen a ritmo de rock and roll. Esas ganas irremediables de bailar toda la eternidad son algo especial, difícil de explicar, pero que se entiende a la perfección oyendo a los geniales Moonstones. 

Imágenes del proceso de grabación
“Disparo en la sien” es el penúltimo tema de la cara A y con una rapidez endiablada con las guitarras cortando el ambiente entre disparos certeros de percusión. Nos recuerdan  que “la venganza es muy cruel, se sirve fría…”. “En mi colección”, cierra la primera cara con amplios arpegios de guitarras sobre los que cabalga momentos en solitario, ciertamente espectaculares, de las seis cuerdas. Un tema de confusiones amorosas con un no menos excelente solo fulminante de órgano. 

La cara B arranca con “No te fíes de mi” a ritmo de crujiente batería y melodía beat. Tema sobre un tío que parece agradable, entrañable, un posible buen padre, con la familia encantada pero….”no te fíes de mi”. De nuevo nos anonadan con otra exhibición de armónica entre riffs de garage salvaje. Le sigue “No mientas más”, versión del tema “She told me lies” de los Chesterfield Kings editado en single en 1984 por Mirror records, incluido en su disco de 1986, “Stop!”, editado por la misma discográfica. La adaptación del tema tanto por el idioma como por los recursos instrumentales resulta excelente. Conserva la rabia y la fuerza original,  y los Moonstones aportan un buen solo de órgano y mejoran incluso el acelerando final. 

“Mirando a la pared” , continua con las rabiosas guitarras dibujando escenas incisivas repletas de descargas de fuzz y, en este caso, con una perfecta y emocionante melodía que destaca en sobremanera. Un gran tema que pone los pelos de punta, con un toque existencial, y en el que se dicen cosas como: “luchando en la tempestad, te inunda la oscuridad, quisieras pensar que estás soñando por escapar”. El cénit llega con un solo de guitarra dialogando de forma extraordinaria con la armónica.  

Más imágenes de la grabación del disco
A continuación nos ofrecen “Sabes muy bien”, canción de comienzo atmosférico con ese poderoso órgano al que se suma un ritmo con fundamento. Garage oscuro con riff de teclados, y, por supuesto, esa gran voz principal entre detalles psicodélicos de guitarra. Se repiten las frases con sentimiento del tipo: “Ni paré a pensar en lo que siento, pensé en el momento”… “sabes muy bien, yo estuve allí”. Por su parte “Necesitas más” tiene otra muestra irrefutable de la gran destreza de la guitarra principal. Con una interpretación desbocada, acompañada por armónica, nos mete de lleno en un arranque de velocidad alertando de los consabidos problemas de las adicciones: “tu alma en llamas, ha perdido el control. La pólvora corre hasta el fondo de tu corazón… te vuelves loco… necesitas más. Perdiste la cabeza ya no hay vuelta atrás, solo te dejas llevar. Tu pulso se acelera, se acerca el final… te vuelves loco, no quieres parar. Tu sangre tiene un veneno mortal… tu vida es pura dinamita, todo te da igual, necesitas más…”.  

Cierra el disco la maravillosa “Veneno de escorpión” con esas guitarras americanas creando una atmósfera de psicodélica folk, para mantenerse al margen de los “errores del ayer”. El protagonista tan solo quiere irse de aquí, dejarlo todo atrás, estar lejos de “la tinta que hay en tu espalda” que es veneno de escorpión. Quiere dejar esta ciudad para no estar cerca de ella consciente que “las vidas que he malgastado nunca volverán”. Con un emotivo recitado, crean una tensión instrumental que culmina en un grito final y un acorde perdiéndose en la inmensidad de los recuerdos hasta el último de los surcos de este brillante disco. 


Grabación en el Circo Perrotti
Reflexión final 

“Cuando cae la noche” es un gran álbum que destaca, ya desde su primera audición, por el encanto  irrefutable de trece canciones de atractiva melodía sustentada por preceptos claros de “garage”. Entre riffs potentes y ritmos contundentes, emergen con pasión y entrega todos y cada uno de los componentes: desde la voz principal hasta  los solos de órgano, guitarra y armónica pasando por la sección rítmica. La banda nos plantea situaciones vitales en las que la amistad, el amor, las falsedades o las adicciones tienen un papel preponderante dentro de la amalgama de situaciones con las que nos topamos, en ocasiones, cuando cae la noche. Incluso nos pueden servir de posibles advertencias o simplemente a modo de sugerencias definidas con elegancia pero no exentas de la siempre necesaria visión subjetiva de la realidad. Musicalmente, los Moonstones son capaces no solo de lucirse en solitario sino que también logran un sonido tremendamente conjuntado al tiempo que sus combinaciones instrumentales emergen pletóricas entre “accelerandos” y  “crescendos” que contribuyen a acrecentar la intensidad de sus magníficas canciones. El resultado final es francamente deslumbrante y les consolida entre las mejores bandas de rock and roll a nivel internacional con una puesta en escena que eleva hasta dimensiones indescriptibles el  evidente poder cautivador de este flamante disco.   

Nota: Puedes escuchar el disco en el bandcamp.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario