martes, 19 de mayo de 2015

El futuro de Brighton 64 empieza ahora, y lo estrenan con su nuevo disco “Modernista”

Portada
Allá por el año 1990, Cristina y Eduardo Mendoza publicaron el libro “Barcelona Modernista”, una obra de culto que reivindica esta corriente de renovación artística desarrollada a finales del siglo XIX y principios del  XX.  De la misma forma que París se asocia a la “Belle Époque”,   Barcelona tuvo uno de sus momentos de mayor esplendor en ese periodo del también llamado “Art Nouveau” en los países francófonos, “Jugendstil “ en Alemania  o “Modern Style” en el mundo  anglosajón.  La ciudad catalana ha encumbrado como menospreciado, a partes más o menos iguales, a los grandes artistas modernistas. Es más, durante su historia, el poder económico y político de la “ciudad condal” se ha cargado por especulación urbanística, entre otras decisiones inexplicables, magníficas obras de ese, hoy en día reivindicado, estilo como por ejemplo la  Casa Trinxet de Puig i Cadafalch en 1967. Paradójicamente, como en tantas otras cosas heredadas de nuestro pasado, las que quedan, como la Casa Batlló o la Casa Milà, entre otras, son el principal punto de atracción para el turismo actual aparte del  no menos atractivo combinado de sol, comida y bebida abundante. En este libro de los Mendoza, reeditado en 2003, no solo se repasa el valor arquitectónico del modernismo sino que se añade una suculenta crónica sociocultural de la ciudad de las bombas, los procesos de Montjuïc  o la Semana Trágica. Una más que interesante obra  en la que sus autores afirman que “el Modernismo benefició a Barcelona incluso cuando la ciudad lo despreciaba”.

Foto promocional. Brighton 64

Sirva pues esta pequeña introducción histórica, para entablar curiosas coincidencias  con el grupo Brighton 64 quienes acaban de sacar al mercado discográfico este 2015, con BCore, un nuevo trabajo titulado precisamente “Modernista”.  Aunque el artwork aluda al grafismo previo a la primera guerra mundial, el modernismo de  esta banda barcelonesa se refiere, como bien sabes, al que todos conocemos como movimiento mod, una actitud musical y estética originaria de las islas Británicas allá por los cincuenta y sesenta que ha perdurado hasta nuestros días.  Los Brighton 64 fueron uno de sus principales estandartes creativos en el denominado revival de los ochenta, unos años en los que, pese a tener un nutrido grupo de seguidores incondicionales, la crítica especializada les menospreció sistemáticamente y sin criterio alguno. Sorprendentemente, casi son los mismos medios que ahora, por fin, les encumbran. Sin tapujos que valgan, ese cambio nos satisface completamente porque, al igual que ha sucedido con ese modernismo  de “fin de siècle”, por fin nos dan la razón y entienden el auténtico valor de un grupo fundamental para la historia de nuestra escena, capaz de reinventarse con una pasión extraordinaria como bien demuestran en este disco que te reseñamos a continuación.   

Trayectoria

Inicios de los Brighton
Los primeros Brighton 64 fueron los hermanos Gil, Albert y Ricky, más Toni Hernández y Daniel Cros, quien fue su primer cantante. La primera grabación fue un EP titulado “Barcelona Blues” (Flor y nata, 1983, reeditado por Bip Bip Records en 2009), con Ricky ya cantando y al bajo, más Albert a la guitarra rítmica, Toni a la batería y Carles Nadal a la guitarra que dejaría la banda. Los hermanos Gil montaron una banda paralela llamada Los Novios, en la que junto a la vocalista María, estaba a la batería Andreu Verdú (Killwatts, Kamenbert). Con Andreu, los Brighton graban el sencillo “Deja de tocar a mi Chica” (Flor y nata, 1983, reeditado por Bip Bip records en 2009). Tras la marcha de éste, entra Tino Peralbo y se constituye la formación más estable del grupo con la que sacan “Haz el Amor” (Twins, 1985) y con Jordi Fontich (teclados), el popular maxi “La Casa de la Bomba” (EMI, 1986), antes del también venerado LP “El Problema es la Edad” (EMI, 1987). Aumentarían su formación hasta convertirse en un sexteto y crearían una banda de versiones llamada Los 4 Fabulosos.

En formación de trío.
Tras problemas con la discográfica, que no les promocionan como es debido, entre otras situaciones personales, los hermanos Gil cierran a finales de ese 1987 el proyecto Brighton 64 y forman Los Brigatones, para luego llamarse Matamala hasta los albores de la década de 2000.  Es entonces cuando al finiquitar Matamala, separan sus carreras.  Albert fundaría Rivolta y después Chest mientras que Ricky crearía Maximum Ricky, Top Models, más el proyecto radiofónico y musical “Hipopòtam a Botafogo” y escribiría un magnífico libro llamado “Bola y Cadena. 20 años de explosión Mod” (Editorial Milenio 2003) donde se explica con pelos y señales la historia de los Brighton 64. Antes, en los noventa, montaron un sello propio llamado Al.leuia que posteriormente pasó a ser Bip Bip Records con la siguiente década. Esta discográfica, dirigida por Albert con la colaboración de Pol Fontini, cerraria en 2011. Albert también creaba una banda con el nombre de Pista Lliure mientras iba perfilando su faceta como escritor de la que ya conocemos un par de obras: “Pista Lliure” (Pagès editors 2010) y “El Cas del Serrell” (Editorial Base 2012). La última formación de Top Models incluía a los dos hermanos Gil, Pol y una teclista llamada Agnès. Por su parte, Tino Peralbo formó parte de proyectos como Steve & The Hooligans, Groom y Tino & Culpables. Jordi Fontich estuvo en los Brigatones y tocó el piano con varias formaciones.

La banda celebraba en 2011 su 30 aniversario con una exitosa gira por varios puntos del Estado. Un año antes, Bip Bip records  recuperaba la actuación del 17 de marzo de 1987 en la Studio 54 de Barcelona, celebrada durante la fiesta anual de entrega de los premios de Radio 3. Esa noche, Los Negativos, insigne grupo de psicodelia pop de Barcelona, recogía el premio al grupo revelación y Brighton 64 el de la mejor canción del año por “La casa de la bomba”. Las dos bandas laureadas, con los votos de los oyentes, tocaron cuatro canciones ante un público entregado. El disco de Brighton 64 incluye los temas “La calle 46”, “Bola y cadena”, “Igual nos da igual” y “La casa de la bomba”. Por otra parte, cabe recordar que en el año 2000 Bip Bip Records editó el disco de Brighton 64 "Explosión juvenil en directo - 1986-1987" con 15 canciones procedentes de dos conciertos del grupo, en Salle Romeau de Lyon (Francia) el 7 de mayo de 1986 y en la Recta de L'Estadi (Barcelona) el 24 de septiembre de 1987. Coincidiendo con el disco, hubo una reunión de la formación más estable de Brighton 64, o sea Albert, Ricky, Jordi y Tino, a finales del año 2000, incluido un concierto en el Purple Weekend de León. Volverían a tocar juntos en 2006.

El retorno de "Esta vez va en serio"
En 2012 Bcore editaba “Esta vez va en serio”, la vuelta al estudio tras no hacerlo desde 1987. El disco contiene doce canciones, la mayoría de ellas compuestas especialmente para este álbum.  Dos años después, 2014, el mismo  sello saca un recopilatorio en vinilo con el título de “Fotos del Ayer” que contiene catorce canciones del repertorio de los Brighton 64 grabadas entre diciembre de 1982 y mayo de 1987.

Los Brighton 64 actuales ya con Eric
Actualmente los Brighton 64 son los hermanos Gil, Albert a la guitarra eléctrica, voz, acústica y coros más Ricky a la voz, bajo, armónica y coros. Les acompañan Jordi Fontich al órgano y piano; y Eric Herrera a la batería, trombón pandereta y coros. Como bien sabes Eric ha tocado en otras bandas como los Badabadoc, Safranoria, Dr. Calypso o Renaldo & Clara.  

Juntos han grabado este disco en los Ultramarinos Costa Brava en septiembre de 2014 con Santi García con quien también ha llevado a cabo tareas de producción conjuntamente con la banda. Han colaborado Tino y Dan Peralbo en los coros, más Adrià Bauzó en el saxo tenor y barítono, e Ivó Oller a la trompeta. Todos los temas son de la banda menos una versión de una canción de los Canguros, “El regreso”, original de Joaquín Felipe y Joan Quesada. Por otra parte, el escritor Carlos Zanón ha participado con la creación literaria de “Síndrome de Rebeca”.  Dos meses después, en noviembre de 2014, los Brighton 64 grababan con Los Retrovisores una versión de  "Bola y Cadena/ La Canción del Trabajo" para Canal +.

Sensacional artwork
A destacar también el magnífico artwork de este nuevo disco en el que se mezcla, con excelente trazo e imaginación, algunos de los aspectos gráficos modernistas tanto del principios de siglo XX con procedentes del  pop art de los sesenta. Es obra del Señor Gómez & Srta Swallow. Por último mencionar que las fotografías son de Paco Pérez y se toman en la Fundició de Poble Nou. 

Las canciones

Brighton 64. Foto: Paco Pérez
El disco empieza con ese efecto especial que
nos indica que vamos a participar de un viaje, en este caso no hacia el pasado, aunque el tema que lo abre sea una composición de 1984, sino hacia el futuro que “ahora empieza, y está por estrenar”. Con un persistente acompañamiento de bajo, una precisa batería y los creativos riffs de teclado más guitarra, recuerdan a aquellos que persisten en mirar hacia atrás que “los sesesenta ya acabaron”. Con el poderío de los metales, van creciendo hasta el estribillo principal con un excelente y contagioso resultado.  Esos magníficos metales son los principales protagonistas iniciales del siguiente tema, “Poner los puntos sobre los íes”. Una sana autocrítica, al menos hacia esa arrogancia que para muchos de nosotros fue en nuestra juventud  un traje hecho a medida tras el que escondíamos nuestros propios defectos. Con una maravillosa melodía principal, destaca también un buen solo de trombón  y las sucesivas intervenciones de la mencionada sección de viento. Le sigue “Caminos por recorrer”, emotivo tema dedicado a la memoria del añorado Alfredo Calonge. “Por qué será que siempre vas un paso por delante… y ahora sé que si no te vuelvo a ver, la vida es justo lo que no debería ser, hay gente que casi sin querer muestra caminos que podemos recorrer”. Con una dulzura exquisita, solo de guitarra incluido, “despiden a un viejo amigo que se va”. 

Fotos de Paco Pérez en la Fundició (BCN)
“Síndrome de Rebeca” tiene un excelente trabajo literario, a la par que sonoro, con arreglos luminosos y ritmos bailables que buscan el estribillo para hablarnos de “obsesión, aflicción, adicción” en una relación de amor y desamor.  De nuevo, vuelven a sorprendernos con otro buen solo de guitarra, metales sugerentes y ritmos apasionados.  A continuación nos ofrecen “Som indomables”, tema  en catalán, con entrada triunfal de bajo, guitarra y batería. Una canción que podría servir a modo de bienvenida a las nuevas generaciones para reivindicar una pertenencia a un modo de vida especial. “Sé que también lo tenéis que vivir y en cada sueño, os siento míos, porque os quiero, porque estamos vivos”.   Finaliza la cara A con “Luces de ciudad”, otro tema con entrada clamorosa de vientos  con reflexiones muy agudas que en el fondo son guiños al pasado. “Un tipo dijo un día que el problema es la edad, convencido de que el tiempo pasaba solo para los demás”.  Como bien sabrás se trata de la archiconocida canción “La casa de la bomba” en la que pronuncia la frase “El problema es la edad”, título a su vez del disco de 1987. El tema incluido en este nuevo disco es una continuación a esa mítica canción con reflexiones existenciales sin desperdicio alguno como “hoy muestras arrugado el rostro de la vanidad, te creías diferente, y no eres uno más, no sabes cómo lo siento, a muchos nos ha pasado igual”.  Musicalmente tiene una estructura fantástica con imaginativo riff de guitarra, y buenos juegos de voces entre los dos hermanos, más sugerentes coros.  Con aire de rock urbano, han pasado los años para “el bonito cadáver” que pasea por la ciudad con su triste caminar.
           
Toni más Dan Peralbo con Eric poniendo voces
La cara B arranca con “Hot Dog City”, un tema con vocación de himno gracias a esa entrada de grandiosos metales, la no menos relevante voz principal, y ese excelente tratamiento rítmico. El protagonista es el propietario de  “un buen lugar donde beber y conversar”, donde trabaja toda la familia y no hay días de fiesta. Un local al que a veces los muchachos “rompen los cristales porque dicen que soy de otro color”. “Solo entonces siento la nostalgia, pienso en la distancia y me arrepiento de mi error”.  Le sucede “La manta de Linus”, un conmovedor  instrumental con detalles rítmicos de powerpop en el que destacan tanto el órgano como la guitarra. Ambos destacan en los momentos solistas con  un excelente combinado de motivos diversos con toques de popsike sin abusar de recorridos fantasisos y olvidándose de cualquier atisbo instrumental circense para centrarse en conseguir momentos sonoros muy atractivos y poderosos.

La sección de metales: Adrià y 
Con “Soñar despierto” recuperamos a los Brighton 64 más sinceros.  Volvemos a volar, soñando mundos imposibles como un moderno Julio Verne. Un gran tema de pop cariñoso y bailable en el que te recuerdan que,  por mucho que busques el invento que te hará famoso y rico, “la llave que abre a otra realidad, la llevas tú en el bolsillo”. Y siguiendo con ese “Objeto del deseo” nos ofrecen otro tema persuasivo en el que, precisamente con ese título, nos hablan de esos sueños vitales que “secuestran voluntades”. Aquí nos incluyen un bonito solo de órgano y unos arreglos preciosistas que nos transportan al “Regreso” con el que “vuelven a brillar mis ojos por ti”.  Un tema en el que se recupera a la persona amada para la que “siempre estará abierta la puerta, porque mi corazón es tu hogar”. Guitarras y batería en compenetración de mod revival se lucen entre detalles psicodélicos de fondo sobre los que tejen un tema extraordinario sobre pedales grandiosos de órgano. Cierra el disco, otro tema interpretado en catalán con guitarras acústicas y detalles de teclados perseverantes e irreductible batería. En “Tot s’hi val” nos hablan de la fidelidad, “siguiendo el rastro que tú me has marcado”. Un tema en el que dejan bien claro que ellos no mienten y que “si volvemos a jugar fuerte, nuevamente llegaremos  a puerto”. Y así termina ese viaje, con ese ruido de convoy que se aleja en el túnel de la vida.            

Reflexión final
 

Los Gil con el equipo de grabación, Adrià y Santi 
A mi modo de ver, resulta fácil y altamente satisfactorio disfrutar, sin más y a lo grande, del nuevo disco de los Brighton 64. Y cuando digo sin más, me refiero a plantearse únicamente una mera visión genérica de un trabajo discográfico, a todas luces excelente, firmado por uno de nuestros grupos de cabecera.  Con estas únicas premisas, observaremos claramente que en “Modernista” se concentra  todo lo mejor de la banda:  su gran capacidad melódica, su certera combinación rítmica, los guiños a los grupos mods de referencia, incluidos ellos mismos, y todo ello combinado con merecidos homenajes a amigos, colaboraciones literarias estelares y versiones de compañeros de generación.  Por otra parte, se recupera un tema mítico hasta el momento inédito, como el que le da título al álbum, mientras que, por otra parte, logran profundizar con excelentes resultados en esos arreglos de metales que evolucionan una concepción sonora iniciada en el pasado.  Sin lugar a dudas, con solo esta lectura tienes, seas o no fan del grupo, muchísimas razones para encumbrarles una vez más y, por supuesto, adquirir cuanto antes una copia de tan magnífico trabajo.

Foto promocional. Brighton 64 en l'actualidad.
Ahora bien, hay algo más en este álbum que me ha conmocionado especialmente; algo que les convierte en nuestra jodida conciencia. Cualquier mente despierta notará que gran parte de sus canciones se sustentan en un, más que considerable, trabajo poético agridulce con el que realizan una demoledora autocrítica sin parangón alguno. Las letras son de una sinceridad tan poderosa que inspiran una empatía desbordante, una sensación de complicidad vital casi inaudita con un grupo de rock and roll. Hay momentos en los que, para algunos de los que ya tenemos una edad, no oímos a los Brighton 64 explicarnos su historia personal, lo que realmente estamos escuchando es a nuestros implacables biógrafos. Con ellos repasamos nuestros propios sueños, nuestros logros, nuestros deseos; nos preguntamos qué ha sido de nosotros al envejecer y eso, amigos, seamos sinceros,  no ha sido, al menos en mi caso, tan satisfactorio como esperaba cuando era joven.  Pero bueno, esta segunda lectura es más personal, y quizá tú, querido lector o lectora no sepas de qué te estoy hablando, con lo que me alegro, sinceramente.  Sea como sea tu posición existencial frente a este fantástico trabajo,  tan emotivo si se me permite, lo que sí parece  tremendamente evidente es que a los Brighton 64 les quedan muchos caminos por recorrer. Como bien apuntan en la canción que le da título genérico, “el futuro ahora empieza, y está por estrenar” aunque ya no resulte tan imprescindible poner puntos sobre las íes y ya no sean necesarios los sueños a largo plazo sino tan solo darse cuenta de que la llave de la felicidad la hemos llevado siempre en el bolsillo.    
                    
Nota: Puedes escuchar las canciones en el bandcamp o adquirir una copia del disco, en Cd y vinilo,  en la web de BCore.

Videoclip de  "Modernista" realizado por Aina Sastre, Santi Salas,Albert García, y Pablo Navas.

2 comentarios: