martes, 30 de junio de 2015

El Gallo Claudio homenajea a Eskorbuto con un par de emocionantes versiones folk con pasión punk

Portada
“Anti Todo” no solo es uno de los mejores discos del grupo vasco Eskorbuto sino que también está entre las obras cúlmenes de la historia del punk a nivel internacional. Fue editado en 1986 por Discos Suicidas y sus canciones son feroces cargas de certero nihilismo, marcado por la evidencia de sentirse impotente ante la imposibilidad de cambiar nada determinante, entre sucesivas críticas a la realidad social y política del momento, y con la muerte como única recompensa plausible.  Entre sus diez temas, destacan dos de ellos especialmente demoledores como son “Historia Triste” y “Cerebros destruidos”.

Claudio
Casi treinta años después, el Gallo Claudio, destacado "frontman" alicantino de numerosos proyectos de rock and roll, por todos conocidos, como son Las Membranas o Flamin Guays, ha versionado, en este 2015, las dos canciones mencionadas con su voz acompañándose por guitarra acústica y armónica. Sus fantásticas adaptaciones están arregladas en clave de folk aunque sin perder ni un ápice la pasión punk  del original. Rufus recordings se ha encargado de editarle ese sencillo grabado en casa con el título genérico de “Eskorbuteando”. Un emotivo trabajo que se nos antoja no solo un merecido homenaje a un grupo seminal del que dos de sus miembros murieron el mismo año, 1992, el de las cacareadas olimpiadas entre otros fastos, sino también a toda esa generación coetánea que, tras todos este tiempo de sobrevalorada experiencia, nos damos cuenta, estupefactos y algo cansados ya, que  la realidad cotidiana sigue siendo igual de decepcionante.

Contraportada
El alicantino Gallo Claudio, con nombre del conocido y bromista personaje animado de Warner Brothers, es un "perro viejo con alma de teenager" tal y como le definen los que mejor le conocen. Ha formado parte de numerosas bandas míticas como  Los Chicles, Los Corazones Eléctricos, Los Asaltadores, The Fucking Garage, los Limpia Botas, Las Membranas, La Década Pordiosera, o los Flamin Guays, entre otros combos.  En solitario, canta, toca la guitarra y la armónica, y su primer trabajo es este “Eskorbuteando” que fue grabado en su casa “con pocos medios y muchas ganas”, tal y como se especifica en la contraportada del single.  Paco Rufus se encargó de masterizar los temas y de confeccionar el artwork mientras que Alejandro Tévar es el responsable de las fotos de Claudio con guitarra en mano.  En la contraportada se pueden leer las letras. Con agradecimientos a familiares y amigos “por soportar mi ausencia en todas esas horas que le dedicó a la música”, el disco va dedicado a la memoria de Iosu Expósito (n. 1960 – f. 1992) y Juanma Suárez  (n. 1962 – f. 1992), guitarrista y bajista de los Eskorbuto, banda formada en 1980 en Santurce y completada al poco de crearse con el baterista Pako Galán.  Cabe destacar también que la edición es muy limitada, tan solo 150 copias.  

Las canciones

Gallo Claudio. Foto: Alejandro Tévar
En la cara A está la versión de “Historia triste”, una canción espeluznante  que empieza con versos tan realistas y a su vez estremecedores, como “pasan los años, pasa tu vida, pasan los meses, pasan tus días, pasan las horas, también tus minutos, éste puede ser tu último segundo.”. Una historia final que en manos del Galo Claudio adquiere un aire de folk americano gracias a ese trenzado de guitarra acústica con lamentos de armónica y su penetrante voz de cantautor que se sincera con toda la honestidad posible.  En la cara B, nos ofrece una adaptación de “Cerebros destruidos”  con reflexiones igualmente impresionantes: “Perdida la esperanza, perdida la ilusión, los problemas continúan, sin hallarse solución. Nuestras vidas se consumen. El cerebro se destruye. Nuestros cuerpos caen rendidos como una maldición”.  Los elementos acústicos consiguen mantener ese indiscutible nervio punk y la interpretación resulta realmente conmovedora no solo por la letra en la que destacan dardos muy actuales, absolutamente atemporales diría yo, como: “La mentira es la que manda, la que causa sensación. La verdad es aburrida, puta frustración” que se completan con reflexiones existenciales del tipo “Prefiero morir como un cobarde, que vivir cobardemente”.  Poca vida puede haber entre nosotros con “el  terror causando hábito y el miedo a morir”. Por eso acaba el tema repitiendo insistentemente: “Ya estáis muertos”.

Reflexión final 

Gallo Claudio. Foto: Alejandro Tévar
El tema que da título al disco de Eskorbuto, “Anti todo”, arranca diciendo:  “Nada más nacer empiezan a corrompernos,  crecemos y envejecemos, en absoluta sumisión.  No hay amigos, ni enemigos,  lucha necia, todos contra todos”. Y ese último verso se destaca por escrito en la carpeta del magnífico sencillo que nos presenta al Gallo Claudio con el título genérico de “Eskorbuteando” de la mano de Rufus recordings.  Este legendario trío de Santurce tuvieron tantos enemigos, en tantos frentes distintos,  que sus vidas acabaron siendo una continua lucha anti todo. Pocas bandas han sido tan coherentes, convincentes y cautivadoras como lo fueron ellos, y de esa devoción por su música y en especial por esa maestría en decir las cosas claras, sin tapujos que valgan,  nacen estas dos versiones del Gallo Claudio.  Con su extraordinaria voz, tan sentida y a su vez aguerrida, consigue que las canciones adquieran una visión propia en la que confluyen emoción, experiencia y lucha existencial. Acompañado por ese toque de guitarra acústica, entre oscuro y enérgico, aderezado por detalles blueseros de emotiva armónica, las dos canciones adquieren una dimensión fascinante que pone los pelos de punta.

Escuchando el disco,  me he acordado de esos ochenta salvajes, de los conciertos multitudinarios de punk, y de las fiestas desfasadas,  pero también de los amigos que murieron a consecuencia de sobredosis o por el Sida y que, como sucedió con los dos componentes de Eskorbuto, ya no están entre nosotros para comprobar si esa máxima de “no hay futuro” era realmente cierto.  Resulta acongojante comprobar cómo las letras de dos canciones de nuestra juventud siguen conmoviéndome por igual tras superar, en mi caso, medio siglo de existencia. Y esa sensación obedece a la realidad tangible de que las cosas no ha cambiado en absoluto y que, como reza la canción,  los “problemas continúan, sin hallarse solución”. Aunque a los entusiastas de la felicidad les pueda parecer imposible, la vida puede llegar a ser, tal y como nos contaron los Eskorbuto y nos recuerda el Gallo Claudio con este espléndido sencillo,  una auténtica historia triste.  Y ante esa posibilidad difícilmente eludible, quizá lo único que cambie, tras todos esos años de cerebro destruido, es que “esa mañana en la que despertarás de tus sueños y sabrás que vas a morir”, sea más real y cercana que nunca.      

Nota: Puedes oír las canciones y adquirir el sencillo en el bandcamp de Rufus recordings.  El Gallo Claudio presenta su trabajo en solitario en un concierto de entrada muy limitada el próximo 18 de julio de 2015 en la tienda de discos Naranja y Negro y la taberna Cucaracha, ambas en Alicante. Más información aquí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario