lunes, 3 de agosto de 2015

Los Transilvanians, y su “Echo, Vibes & Fire”, triunvirato de excelente técnica, estilo, y pasión

Los Transilvanians acaban de triunfar este pasado mes de julio de 2015 en su tercera gira europea durante la que han presentado su más reciente álbum titulado “Echo, Vibes & Fire” (Liquidator 2014), un excelente trabajo discográfico de raíces jamaicanas, que rememora los años gloriosos del ska al dub pasando por el rocksteady, con un criterio propio actual que destaca tanto por su profesionalidad como por esa encomiable pasión creativa. En sus imaginativas canciones no faltan detalles de calidad procedentes del amplio abanico de la música negra, con  momentos memorables de jazz y R&B, tanto de soul como de funk. Mediante una consumada habilidad instrumental, propia de las grandes bandas del género, y esa enorme voz solista, una de las mejores del panorama actual,  dan vida a temas extraordinarios que se incluyen en ese característico imaginario del llamado “horror reggae” con mucho groove.  Para completar tan extraordinario disco, han contado con la colaboración de dos grandes de la escena como son el mítico cantante jamaicano, Roy Ellis, y el productor y músico cántabro, Roberto Sánchez. Ambos aportan su buen quehacer y esa experiencia indiscutible en un par de temas incluidos en un disco que no solo constituye el mejor de esta banda gallega, con más de una década de trayectoria, sino que se sitúa entre los más aclamados y novedosos del ámbito internacional de los últimos tiempos.  

Trayectoria 

Transilvanians 2915. Foto: Iago Alonso
Los Transilvanians son actualmente Charly "Doctor C" Varela a la guitarra; Nestor Meizoso al bajo; Xabi "Space Duke" Vieitez al piano y Hammond; Kino "Little Cobra", a la batería y voces; Antonio "Spanky-T" Rodríguez al trombón, voces y percusión;  Javier Marcos a la voz principal y  percusión; y Pedro Fariñas, a los saxos y percusión. Se formaron en Vigo en el año 2004 con músicos procedentes de otras bandas de la escena viguesa, de diversos estilos, como Os Resentidos, Skacha, Siniestro Total, o Foggy Mental Breakdown. En 2006 grabaron un disco con cinco canciones en los estudios Muu! de Vigo. Fueron editados por el sello El Ejecutor Records en formato CD/EP con título homónimo. Ese mismo año participaron en la edición del concurso en gallego “A polo ghit” con la canción "Kingston Town / Santiago DC".  En  2008 tocaron el tema “Kiki” en un disco de tributo a Potato con el título de “Será si hay…”. Dos años después grabaron varios temas en Studio Juan, que recogieron en dos discos: un single editado por Liquidator Music llamado “The Vault Of..”, y su primer Lp con el título genérico de “Vampire Lover” editado por su propio sello ZombieJ Records. La banda está formada en esa grabación por Almu Janeiro, voz; Xabi Vieitez, piano, Hammond y voces;  Javier F. Soto, guitarra y voces; Pedro Díaz, guitarra; Pabolo Muñíz, bajo; Antonio Rodríguez, trombón y voces; X. Pereiro "GDjazz", trompeta y voces; Javi S."Crossroad", saxo tenor y voces; y Kino "Little Cobra", batería y voces.

Portad del primer disco. 
Colaboraron en un tributo a la banda Skacha en 2011 aportando el tema ‘The Ghost of Bouzas’ al disco “Canta historia na barriada, XX anos de Skacha” (La Contra Records) y en 2012 en un homenaje a Os Resentidos titulado “A tribo toda baila, tributo a Resentidos” (Warner Spain) con el tema ‘En Kampuchea’. También se convirtieron en banda de acompañamiento del maestro Roy Ellis a.k.a. Mr. Symarip, en una gira por toda Europa. Juntos grabaron un single con los temas “You Can't Leave Now” y “Stay With Him” que Roy Ellis compuso a finales de los sesenta. Se grabaron en los estudios TZ de Vigo, mezclados por Roberto Sánchez en A-Lone Ark Studio en Santander y masterizados por Ibon Larruzea en Euridia.

Portada del Ep 
Ya en 2013 presentan nueva formación y sacan un nuevo Ep llamado “Kings Of Catacomb Reggay” (Liquidator Music). Se estrena como cantante principal Javier Martos quien procede de la escena punk-hardcore de los 80, entre otros proyectos posteriores de jazz, samba, y más recientemente de ska-reggae, entre otros.  Después grabaron una canción “Gates of the West”  para un recopilatorio con adaptaciones de temas de los Clash titulado “The Clash Goes Jamaican” editado por el sello valenciano Golden Singles en 2013 y coordinado por Dr Jau. El tema está incluido en este segundo álbum titulado “Echo Vibes & Fire” (Liquidator Music 2014).  Cabe destacar que en 2013 fueron galardonados en los primeros Premios Galegos da Música Martín Códax, iniciativa de la Asociación Músicos ao Vivo, como la mejor banda de la categoría de Ska, Reggae & Mestizaje. En 2014 participaron en el recopilatorio de bandas gallegas para el libro-disco infantil “Os Bolechas fan unha Banda”, con los populares personajes de Pepe Carreiro. Acompañaron también a Winston Francis, Roy Panton e Yvonne Harrison, y realizaron su segunda gira por Europa.

Transilvanians. Foto: Carpeta interior. Iago Alonso
Las canciones de este disco que te presentamos son en su mayoría obra de Kino Little Cobra con la ayuda del resto de los músicos, más Roy Ellis en el tema que canta, a excepción de dos versiones: una del tema de los Clash “Gates of The West”, y “Dr. Jekyll & Hyde park” de Alan Hawkshaw aka Morris Hawk.  Se grabaron con José Aller entre 2013 y 2014 en Garageland Studios, a excepción de la aportación de Roy Ellis que se registró con Dale Powers, y Roberto Sánchez en A-Lone Ark Muzik Studio quien se encargó de mezclarlo y aportó voces. Fue masteriado por Ibon Larruzea en Euridia. Colaboraron también en la grabación de la versión de los Clash antiguos componentes de la banda como son Pabolo “Rocksteady” Muñiz al bajo, Javier F. Soto y Javi Vicente a las guitarras, y Diego Tornado al saxo. Vicente también tocó la guitarra en “Mr. Rudi”, “O Rebullón” de la que es autor, y “Reggaemotion”. Por su parte, Javi “DGDJazz” Pereiro tocó la tormepta en “Into the Pyramid”, “Ska All Night”, “O rebullón”, “The Voice of the People”, y “Reggaemotion”.

Constan en los créditos otros colaboradores como David Alonso tocando la trompeta en “Gates of The West”; César Loureiro, a cargo de la zanfona en “Dr. Yekill & Mr. Hyde”, tema en el que también participaron Iago Vázquez a la flauta travesera y Paulo Pascual al Theremin; Xosé Miguélez estuvo con su saxo en “Ska All Night” y “Base Alieníxena de Rande”; y Dale Powers se encargó de la introducción hablada de “Mr. Rudy”.

Transilvanians 2015. Foto: Thomaz Rhansmyr
El artwork es obra del genial dibujante Roberto Argüelles y representa a Lee Scratch Perry comandando un submarino de la Upsetter Navy propulsado por tres palancas que aportan “echo”, “vibes”, y “fire”. Frente a él, tres personajes, un hombre, un licántropo y un infraser de las profundidades marinas, están atrapados por los tentáculos de un gigantesco cefalópodo. En el encarte, destaca una magnífica foto de la banda a cargo de Iago Alonso. Este pasado mes de julio de 2015 estuvieron tocando en cuatro paises durante su tercer tour europeo. Les acompañó el teclista Martín Vázquez. Empezaron en Erandio, celebraron el 40 aniversario del centro cultural y político ACU en Utrecht (Holanda), y acompañaron por quinto año consecutivo a Roy Ellis en el Bots Festival de Rheinbollen (Alemania). También tocaron en Dourges y Sáint-Etienne (Francia) y acabaron en Mondragón.

Las canciones

Transilvanians. Foto: Xabica
El disco arranca con el magistral instrumental “Into The Pyramid” en el que confluyen, sobre un efectivo ritmo sincopado,  filigranas arabescas, metales que articulan unas llamadas solemnes y unos descomunales solos del trombón, saxo, trompeta y órgano aportando una gran destreza y una pasión inconmensurable.  Le sigue “Ska All Night”, un tema con cimientos de clásico R&B jamaicano, en el que la banda se luce con esa conexión férrea entre músicos y cantante solista para dar vida a un ska convincente, no tan solo por su pulsación rítmica sino también por esa calidez que emana con su melodía. Mediante ambos recursos nos invitan al baile no sin ofrecernos algunas exhibiciones de saxo y trompeta en solitario aportando un buen toque jazzy.

Con “Peacock Style”, los Transilvanians lucen, con todo su colorido, sus mejores galas sonoras rocksteady mediante una canción en la que melodía y ritmo se compenetran con una facilidad pasmosa para crear esa fantástica cadencia envolvente sobre la que su solista vuelve a hacer gala de un fabuloso registro sonoro, completado por otro solo de trombón sin desperdicio alguno y los consabidos coros que aportan valores de himno atemporal. Y de este modo llegamos a “Base Alieníxena de Rande” (nombre de un puente sobre la ría de Vigo), un extraordinario tema de funk, con raíces en los setenta, que deriva hacia un ska un tanto psicodélico. Destaca tanto por su habilidad rítmica como por esos arreglos de metales con especial protagonismo para esas magníficas, como enigmáticas, aportaciones de flauta travesera y órgano.

Transilvanians. Foto: Cristina Xexe
Con “Mr. Rudy (feat. Roy Ellis)” hace acto de presencia el maestro jamaicano Roy Ellis “Mr. Symarip”, todo un referente clásico del reggae desde los años sesenta que volvía en 2007 con enorme fuerza y vitalidad creativa. Dirige este fascinante tempo de rocksteady con su inconfundible voz, acompañado por una banda con la que entabla una comunicación perfecta.  Finaliza la cara A con ese “O Rebullón”, en el que la formación da muestras, más que notables, de su gran pericia para diseñar elegantes instrumentales de lujo con los metales brillando entre el movimiento sinuoso y rítmico procurado por un bajo omnipresente. Una exhibición de calidad a raudales completada por esas guitarras tajantes y una percusión frondosa dando movimiento para que se luzcan esos solos cautivadores de saxo, trombón y órgano. Finalmente, unos arrebatadores recursos de dub embellecen el momento onírico hasta cotas indescriptibles.

Con Roy Ellis. Foto de su facebook 
La cara B empieza con “The Voice of the people”, un tema en el que la banda se nos descubre  reivindicativa con el loable propósito de que el pueblo dirija su propio destino. El ritmo contagioso del ska resulta ideal para este genial tema, al igual que fue esencial para crear la banda sonora de la Jamaica independiente en 1962.  Destaca también por sus fantásticos solos de saxofón y trombón sobre una base rítmica calculada con una gran meticulosidad entre llamadas de metales y, por supuesto, esa voz principal que eleva el tema a un estrato de himno. Le sigue la versión del tema de los Clash, una fabulosa adaptación no solo al tempo sino también aplicando la peculiar forma de los conmovedores arreglos rocksteady, que seguro haría las delicias de sus compositores, Joe Strummer y Mick Jones.  Uno de los temas de transición de los londinenses entre la primera época más punk a otra más rock y pop con posteriores toques jamaicanos. El tema fue grabado en 1978 y es un descarte del álbum  “Give’Em Enough Rope”. Fue editado en single por Epic y en un Ep por CBS con el título de “The Cost of Living EP” (1979).  Le sigue otra versión, “Dr. Jekyll & Hyde Park”, tema de Alan Hawkshaw aka Morris Hawk, de los Mohawks incluido en el disco de 1968 editado por Pama records.   La adaptación mantiene el pulso y la elegancia del original mientras los instrumentistas gallegos perfilan una extraordinaria combinación rítmica y melódica con predominio de órgano y un solo jazzy muy bien ejecutado a cargo del saxo.

Transilvanians. Foto: Miguel Estima
Volvemos a los ritmos sincopados mediante “Reggaemotion”, otra delicia caribeña con matices tratados con magnífico gusto, más coros de black Music y esos fraseos tan envolventes, entre metales distribuyendo las notas con una profesionalidad encomiable. Con “The Burial of Monkey Paco”, se refieren a un simio “Chlorocebus sabaeus”, que se hizo famoso a finales de los ochenta y noventa por varias polémicas animalistas, feministas, moralistas  que se organizaron a raíz de  su comportamiento sexual primero en la localidad de Redondela y después en el zoo de Vigo. Al parecer, se masturbaba con mucha frecuencia. Le pusieron una compañera de jaula que murió y al final, tragó un trozo de carne con un imperdible que le llevó a la muerte.  Musicalmente, los Transilvanians crean un espacio sonoro muy selvático con otras excelencias musicales a cargo del órgano que protagoniza este corte que resulta ideal para la pista de baile gracias a unos arreglos en los que batería y bajo tejen unas secuencias rítmicas que invitan al movimiento lúdico. Cierra el disco “Fence of Shame”, la última de la exquisiteces de este álbum en el que destaca la extraordinaria voz aguda de Roberto Sánchez. Un sensual reggae con fascinantes condimentos de dub, mediante esos ecos envolventes que se mezclan con enorme pericia entre las tajantes síncopas.
 
Reflexión final 

Transilvanians. Foto: Iago Alonso 
En la historia del pueblo jamaicano, seguramente por influencia de la Iglesia Cristiana Copta asociada a la cultura rastafari,  tiene una especial relevancia el número tres. Por citar algunos cuantos ejemplos: Haile Selassie I fue la tercera encarnación de Jah (Dios), quien forma la santa trinidyad con los activistas y líderes espirituales, Marcus Garvey y  Emmanuel Charles Edwards. El país está divido en tres condados; tres son los colores de la bandera, tres los primeros grandes sound system (Duke Reid, Sir Coxsone, y Prince Buster), así como los numerosos tríos vocales del rocksteady, o la terna de las empresas  discográficas Studio One, Dynamic y Federal.  No en vano, el tres es el número de la expresión artística, la comunicación, la alegría de vivir. El disco de los Transilvanians, con sus tres palabras clave “Echo, Vibes & Fire” se suma a esas casualidades mágicas, que puede que no lo sean tanto.  Creo no equivocarme si me aventuro a afirmar que tan sugerente título podría referirse al “eco” como recurso fundamental en el dub; a las vibraciones rítmicas y espirituales que identifican la música reggae; y al fuego como síntoma de entusiasmo y entrega por parte de un gran grupo que  aúna precisamente: técnica, estilo, y pasión con gran brillantez. Como apunta el gran musicólogo, experto en música jamaicana, Lutxo Pérez, en la presentación de este álbum: “el catacomb reggay pudo reinar para siempre entre vampiros, zombis y duppis (otro terceto) en la memoria de los barrios de Kingston, pero decidió resucitar en la Galicia caníbal” en manos de estos vigueses que aportan un modo creativo propio con el que han conseguido unos resultados finales que elevan este álbum a uno de los mejores discos  del triunvirato que forma el ska, el rocksteady y el reggae.

Nota: Puedes escuchar el disco en el bandcamp de Liquidator y comorar una copia en vinilo más cd en su web.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada