lunes, 2 de noviembre de 2015

Bandits aportan “Algo especial” con buen criterio al universo elegante de los sonidos jamaicanos 60’s

Portada
Que Castelló ha sido y es una de las ciudades con más creatividad musical gracias a numerosas bandas de rock and roll, a cuál más interesante, no es noticia para nadie que esté mínimamente  al día de la actualidad discográfica de ahora y siempre.  Ni mucho menos voy a descubrir nada si afirmo que tiene una de las escenas de sonidos jamaicanos más consolidada del  Estado, incluso a nivel internacional, que arranca ya en los noventa,  con sellos, distribuidoras, sound  systems , festivales, pinchadas, locales, y sobre todo combos de un gran calibre como los Bandiits. Esta numerosa formación castellonense tiene un par de flamantes  Lp’s editados y, desde su creación en 2008, se ha convertido en una referencia  indispensable para el cartel del fantástico festival internacional Rototom de Benicàssim donde inauguraron en 2010 su pista de ska y rocksteady.  Tras una etapa de cambios, en la que algunos de sus músicos han dejado la banda por motivos de índole personal y  laboral, el grupo se encuentra en estos momentos en pleno proceso creativo. Tienen el firme propósito de seguir adelante con  este gran proyecto y grabar, cuando les sea posible, su tercer como esperado álbum.  Así que, por el momento,  seguiremos disfrutando, una vez más, de sus dos trabajos discográficos anteriores y, en especial,  del más reciente: ese “Algo Especial” editado por  Liquidator Music y Jamaican Memories  en 2014. Un disco en el que se muestran especialmente inspirados  para combinar los sonidos sincopados con suma imaginación y elegancia.  El álbum contiene 14 excelentes temas: 10 de propios, uno firmado por Paco Vila de los Arte Pop quien tocó el trombón en el primer álbum “Love Shots”, y tres fantásticas  versiones de canciones de pop y soul redimensionadas a ritmo off-beat.   

Trayectoria
Bandits en directo. Foto de su Facebook. 

El grupo Bandits está formado actualmente por  Borja Ortiz a la voz principal, Luis Suller a la batería, Adrià Montañés al bajo,  Kike Pérez a la guitarra, Miquel Claros,  hammond y piano,   Guillem Montañés a la guitarra, Bernat Fayos al saxo tenor y barítono y Marc Agut a la trompeta. 

Bandits. Formación anterior
La banda se creó en  Castelló de la Plana en el año 2008 por un grupo de músicos amantes de los ritmos jamaicanos, en especial del ska, tras haber formado parte de otros proyectos como Barreja, Orgull Roig o The Cabrians.  En noviembre de ese año dan su primer concierto y se convierten en banda de referencia en su provincia. Su radio de acción se extiende al resto del Estado  para presentar el que fue su  primer y aclamado álbum en el que ya demostraron unas excelentes formas y una sanísima actitud para defender unas canciones propias excelentes. Ese trabajo lleva por nombre “Love Shots” y fue editado en 2010 mediante una edición compartida por Liquidator Music (Madrid), Jamaican Memories (Castelló) y Golden Singles (València).  Durante este tiempo también han colaborado como  ”backing band” con dos leyendas del ska com son Roy Panton y Yvonne Harrison en la edición de 2013 del festival Rototom de Benicàssim: un encuentro de referencia internacional para los sonidos jamaicanos, donde ya actuaron en 2010 y volvieron a subirse a su escenario en 2014 con gran éxito.

Carpeta interior y disco "Algo especial"
Su segundo disco “Algo Especial”, se grabó en enero de 2013 en los estudios Rockaway de Castelló, en directo, y con un magnetófono de 24 pistas, con los ingenieros de sonido  Juan Vicente Miguel y Juan Carlos Morcillo, más la ayuda de Alberto Lucendo. Fue mezclado y masterizado por los dos primeros en la Guardia Studios de Vila-real. Las fotos del disco son de Papel  Mojado Projects y acompañan a las letras en la cubierta interior. El diseño de la portada, con esa disposición geométrica sobre fondo simulando la calidez visual de la madera, fue realizado por María Avariento y el logo de la banda es obra de Txarly Brown. Grabaron el disco  Borja Ortiz a la voz principal, Víctor Fabregat a la batería, Sito Ayestarán al bajo, Miguel Clarós al piano, hammond y coros, Kike Pérez a la guitarra y coros, Barnat Fayos a los saxos tenor y barítono, Adrià Montañés a la trompeta, Jonás Sánchez al trombón, y Guillem Montañés a la guitarra. Colaboraron María Felip a la flauta, Lluïsa Ros al cello, David Ros al violín y viola, y Paco Vila a los coros.
  
Las canciones

Bandits.  Foto: Didac Ramírez

El disco empieza con “Sweet Days”, un rocksteady de cautivadora melodía más  preciso “riddim” en el que nos explican cómo una buena canción y la sonrisa “de ella” puede llegar a convertir un lunes en un buen día para que el sol brille en nuestra cara. Una compenetrada sección de metal respalda a la voz principal entre momentos solistas protagonizados por un trombonista que nos ofrece un excelente pasaje de gran dulzura instrumental.   Le sigue el tema que da título al disco, ese “Algo especial”: un meticuloso tema de ska en el que afloran “recuerdos aún sin borrar, más que complicidad, cosas por compartir, mágicos momentos aún por vivir”. En este caso el saxo tenor y el piano adquieren el protagonismo con sendas intervenciones solistas marcadas por un meticuloso sincopado. La voz principal, en este caso cantando en castellano, se muestra igualmente inspirada para transmitirnos esos momentos especiales en los que vuelves a soñar y a amar una vez más.   
Bandits. Foto de su Facebook

“Dame una seña” es una fantástica versión en español del tema "Gimme Little Sign", un clásico de soul compuesto por Alfred Smith, Joe Hooven, y Jerry Winn e interpretado por Brenton Wood en 1967. De nuevo la maquinaria Bandits emerge bien acoplada llevándonos, en volandas, hacia los estribillos con una facilidad pasmosa entre excelentes aportaciones de metales y un cariñoso solo de guitarra eléctrica. Tema de amor de esos que generan un entusiasmo inconmensurable como la música de estos Bandits que llegan al siguiente corte, un instrumental  de “early reggae” con el título de “Timón Holandés”. Aquí sobresale el papel protagonista del órgano  dando vida a una melodía de ensueño con la ayuda, de nuevo, de una gran intervención del trombón.  Cierra la cara A “Magnum Bullet” con entrada marcada de batería perfilando los pasos de R&B a ritmo de ska en una clara crítica al fantasmal aeropuerto de Castellón “No  planes, no money, no shame, ghost plane”. Aquí es la trompeta la que nos ofrece unos exquisitos compases en solitario integrados en un tema alegre que refuerza su valor crítico. Le sigue “A puerta cerrada”, otra maravilla de superación personal “skatalítica” para que disfrutes del camino, pese los inconvenientes, porque “la tristeza viene y se va”. Un tema en el que todos los componentes ejercen un papel determinante y ejemplar, desde la sección rítmica a los metales pasando por las guitarras, la voz principal más los coros así como el piano en solitario más esa perceptible segunda voz del saxo.  Cierra la cara A otro extraordinario tempo de ska jazz  con aires de western llamado “Magnum Bullet” en el que resalta una ejecución rítmica impecable y unos solos fascinantes de trompeta, barítono y trombón.


Bandits. Pepe Girona Koma

La cara B arranca con un homenaje a la difunta Amy Winehouse, un precioso rocksteady que desprende pasión y elegancia a raudales con papel protagonista para órgano y piano yendo de tono mayor a menor con un gusto exquisito, más una curiosa aportación de cuerda que le da un toque sensacional.  Le sigue “No more Lies”, un gran tema de Paco Vila que tiene ese aire sensacional de himno generacional de “celtic ska”. Momentos de saxo sobresalen entre los metales, con precisos toques de piano y una extraordinaria voz principal bordando una original letra que nos cuenta: “no quiero más mentiras, no quiero pagar un precio por vivir mi vida… que nos digan la verdad, tenemos derecho  y vamos a luchar”.  A continuación nos ofrecen una suculenta adaptación del “Niña no te pintes tanto” (1974) de Danny Daniel. Sin perder la inocente ingenuidad del original consiguen que un tema edulcorado adquiera vida nueva y un considerable componente bailable  con todos los componentes de la banda aportando su impronta en unos excelentes arreglos de orquesta. Y de esa niña tan bonita, aunque sea chiquita, que mueve sus caderas al cruzar la acera y que no debería pintarrajearse tanto, pasamos a otro genial instrumental llamado “The Strange pair”.  En este corte nos agasajan  con un sensacional arranque de rockin’blues de guitarra que nos transporta a un tempo de R&B sincopado mediante excepcionales metales acompasados con pedal órgano. Resalta un gran solo de tenor, seguido de otro de trombón no menos conmovedor y de vuelta a esa genial guitarra de rock and roll que desprende una  pasión blues jazzy de los 50’s muy emocionante. Todo ello medido, por supuesto, por una maquinaría rítmica jamaicana perfecta.

Bandits. Foto: Pepe Girona Koma
Y cuando ya parece que es imposible que nos sorprendieran con más genialidades, aparece ese costumbrista tema llamado “Virtudes” que aúna la tradición musical mediterránea  de la copla y pasodoble con las excelencias jamaicanas.  Un trabajo melódico y rítmico verdaderamente sensacional con un final latino espectacular. Los Bandits siguen aprovechando su vena imaginativa más orquestal con los dos últimos cortes del disco.  Por una parte está el animado y bailable “Stamp and go” con una magnífica flauta travesera dando unos pases de gran profesionalidad  seguida por una trompeta igual de fascinante, más unos momentos rítmicos profusos con los que los Bandits se convierten en la mejor de las orquestas de baile que haya podido oír en la vida. Finaliza el disco con "Heart and Soul", un tema popular con música de Hoagy Carmichael y letra de Frank Loesser, publicado en 1938 con la versión de Larry Clinton & his Orchestra con Bea Wain.  En principio, la banda prescinde de la letra y nos ofrece una visión radiante con pequeños buenos solos pisándose los talones a cargo de trompeta, saxo, trombón, y piano creando una habilidosa rueda de excelencias sin  desperdicio alguno.  Finalmente la mezclan con el conocido “Always Look on the Bright Side of Life” (Mira siempre el lado bueno de la vida) canción escrita por Eric Idle y que apareció originalmente en la película La vida de Brian (1979).

Reflexión final

Bandits. Foto: Pepe Girona Koma

Bandits figuran entre lo más granado de nuestras bandas con raíces jamaicanas y su música no solo nos transmite una solidez compositiva basada en un extraordinario conocimiento de los parámetros creativos, sino que sus canciones se sustentan en una calidez tanto melódica como rítmica ciertamente extraordinaria. A ese combinado de excelencias, súmale una elegante como divertida puesta en vivo, una actitud irreprochable de entrega para agradar tanto al entendido como al neófito, y una humildad propia del melómano empedernido dispuesto a compartir con todos nosotros su arte, sin ínfulas que valgan, y con el propósito de que siga la fiesta con muy buen criterio.  Tanto su primer como su extraordinario segundo álbum son la mejor prueba de que resultan  indispensables para mantener el buen estado de salud de nuestra escena jamaicana y por ende, para acrecentar la estabilidad de la amalgama de sonidos que orbitan  en el universo “underground” del rock and roll.  Ese espacio de resistencia voluntaria, al margen de las radio fórmulas y los intereses de mercado, subsiste, a duras penas pero con ilusión a raudales,  gracias a músicos, Dj’s y aficionados como los que han convertido esa pequeña ciudad del Mediterráneo que es Castelló  en uno de los puntos musicales de referencia  para múltiples escenas.

Nota: Puedes escuchar las canciones en el bandcamp y comprar una copia del disco en la web de Liquidator Music. Finalmente te invitamos a disfrutar del video que grabaron con el tema "Algo especial". 

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada