viernes, 1 de enero de 2016

Magic Pop celebra en 2016 cinco años en la blogosfera y toda una década informativa musical


Magic Pop cumple este año 2016 varios aniversarios que invitan a las recurrentes celebraciones. No soy muy dado a conmemorar fechas y estadísticas, pero me apetece compartirlas con todos vosotros aunque corra el riesgo de pareceros un autobombo innecesario cuyo propósito implícito sea el que a uno le engranden el ego a base de felicitaciones y palmaditas en la espalda.  De paso, estrenamos nueva imagen.

En 2016 habrán pasado ya cinco años desde nuestra andadura como blog y nada más ni nada menos, que toda una década desde que inicié el proyecto en formato web allá por 2006.  Podríamos ir más atrás en el tiempo, pero referirme a finales de los ochenta como fecha de arranque del programa de radio del mismo nombre, me parece un tanto excesivo. Sí, lo sé, puede que no tenga más importancia que la numérica; pero amigos y amigas, si tenemos en cuenta que durante todos estos años he estado muy solo, salvo alguna muy puntual colaboración que agradezco en el alma,  redactando amplias reseñas, y cuando digo amplias ya sabéis que no es una exageración, sobre unos 200 conciertos, más de 300 discos, y alrededor de 850 obituarios, pues creo que podríamos considerar el trabajo realizado, como poco, de perseverante.  Creo también que no resulta exagerado calificar la labor informativa de ciertamente inusual, al menos si la comparamos con la vida media de los blogs que, con el auge de las redes sociales, empiezan a forman parte ya del pasado y pocos son los que recurren a ellos para comunicarse en la infoesfera. Y ya que estamos en el repaso de números, sirva también de referencia que el blog ha superado la nada menospreciable cifra de 500 mil visitas. 



Decía que no me convence este tipo de promoción cíclica, relacionada con las fechas y las cifras, porque cuando reflexiono sobre todo lo escrito hasta la presente, automáticamente  me parece más bien poco,  redactado con demasiada urgencia y, al final, prescindible. Como prueba del poco apego que siento por mi trabajo, una vez haya cumplido con un  propósito comunicativo inmediato, sirva el detalle de que toda la ingente cantidad de material que escribí durante  la primera etapa de la web, entre 2006 y 2009, la eliminé sin quedarme ni una sola copia. Para que os hagáis una idea, el portal Tinet, donde estaba alojada la página del Magic Pop, no estaba preparado para borrar de golpe tanta información y tuvieron que intervenir los técnicos especialistas para ir eliminándolo, paulatinamente, todos los datos con el propósito de que no se colapsara el sistema. Uno es como es,  poco dado a presumir y mucho menos a regodearse en sus capacidades informativas, más o menos convincentes.




Pero a los lectores qué más les dará como sea el que escribe. No es mi vida la que importa, sino la de otros, la de esos grandes músicos a los que considero básicos, indispensables, perdurables. Esos genios del rock and roll que forman parte de nuestro pasado pero también a todos aquellos que empiezan ahora a ensayar, a grabar una ilusionada maqueta, y con suerte, a editar su primer disco de debut.  La mayoría de esos creadores son tratados injustamente, cuando no directamente ignorados, por los mass media. Casi nunca los mencionan si no es como mera anécdota. Y lo que es aún peor, ni siquiera los especializados parecen demasiado interesados en discográficas, grupos o talentos emergentes si no es a cambio de una considerable inversión de publicidad por parte de los interesados que aún sueñan con verse reflejados en revistas de “prestigio” por todos conocidas.  Ante la pérdida de lectores, es bien cierto que esa interesada estrategia comunicativa es la única manera de sobrevivir en un mercado que ha menguado muchísimo en los últimos años, pero no me parece excusa suficiente como para mantenerse al margen de  iniciativas, con las que comparten criterios musicales, por el simple hecho de que no están  respaldadas por discográficas más o menos grandes, festivales de moda, cerveceras y tiendas de ropa varias.    


No os negaré que, en muchas ocasiones, he pensado en dejarlo ya sea por cansancio (tengo ya una edad), o bien tras evaluar su poca repercusión, o como consecuencia de esa simple depresión pasajera que nos procura a todos un carácter más bien quebradizo ante la falta de ayuda. La verdad es que me encantaría volver a escuchar conciertos y discos sin la necesidad imperiosa de retener datos y pensar en tantos detalles para después incluirlos en las reseñas que tú, querido lector o lectora, tienes la  amabilidad de leer. En realidad, son muchas horas dale que te pego al teclado, levantándome del asiento, una y otra vez, para echar atrás el brazo del tocadiscos con el propósito de oír bien un detalle del disco que estoy reseñando; de despertarme en plena noche recordando de repente que he olvidado mencionar un dato en un obituario y, aprovechando que estoy despierto a las tantas, ponerme a escribir porque me he enterado que ese día moría “nosequién” al que desde entonces admiro profundamente tras traducir del inglés los pocos datos que he encontrado en la página web de un tanatorio de Oklahoma. Me refiero, como bien sabéis, a mis queridos obituarios, eso tributos post mortem que, a  algunos, les traen a colación amigos fallecidos (lo siento por ello) o les recuerdan la insoportable levedad de la juventud. Ya lo he dicho más de una vez, pero insistiré de nuevo en ello: para mí, son sinceros homenajes a esos músicos desconocidos para una gran mayoría, entre los que me incluyo en algunos casos, sin los que nadie ni nada sería igual hoy en día aunque algunos piensen que han inventado lo que hace muchos años alguien ya creó bien sea escribiendo canciones, tocando un instrumento, cantando, produciendo o incluso dirigiendo sellos discográficos. 


Cuando pienso en todo el trabajo llevado a cabo hasta el momento, con todos esos datos a los que antes me refería, y la repercusión real que tiene no solo el Magic Pop sino la cultura y la música de forma genérica en la sociedad, me entra la incertidumbre de si vale la pena seguir adelante. Lo cierto es que el rock and roll no está en su mejor momento y dudo que mi contribución  comunicativa ayude a cambiar esa realidad crítica.  Es entonces  cuando más claro tengo el cerrar definitivamente el Magic Pop y dedicarme a la vida de melómano en la intimidad sin tener que dar explicaciones mediáticas de mis gustos, ni muchos menos con ese estilo periodístico tan excesivamente entusiasta del que peco en ocasiones.  Pero justo cuando creo que es una opción razonable a tener muy en cuenta, aparece un nuevo grupo, un disco, una historia recuperada del pasado y me olvido de tantas obsesiones para  seguir contra todo pronóstico.  Así que, amigos y amigas, estoy dispuesto a continuar con mi trabajo informativo durante un tiempo hasta… quién sabe cuándo, no quiero ni siquiera planteármelo. Además, ahora que por fin el Magic Pop cuenta con una buena fotógrafa, Eva Ferrera, para ofreceros excelentes reportajes visuales, dejarlo sería una gran injusticia imperdonable.  Así que, disfrutemos de la música, sin excesivas cavilaciones, y apoyemos a nuestra escena estatal porque de sus sellos discográficos y sus grupos depende nuestro futuro.

Logo 2006-2015.


Tan solo me queda reiterarte, una vez más, que siempre serás bienvenido o bienvenida a este espacio  informativo musical para amantes de los sonidos con raíces sixties, pensado con actitud modernista al margen de lo previsible. Muchas gracias por tu compañía y tu interés por los contenidos publicados durante toda esta década y en especial en estos últimos cinco años del Magic Pop en formato blog.   

Nota: Para acabar, os aportaré otro número muy significativo que, en este caso, me inspira una enorme tristeza. El artículo más leído en todos estos años, con más de cinco mil doscientas visitas en pocos días, ha sido el obituario del recién fallecido Paco Rufus, factótum indiscutible del rock and roll, cuyo indispensable trabajo, como editor y músico, ha sido fundamental para el buen quehacer informativo del Magic Pop. 

Alex Martí    

6 comentarios:

  1. Gracias por la impagable labor que se hace en el blog y buscar las ganas de seguir aunque sea de debajo las piedras. Salud!

    ResponderEliminar
  2. La familia Briatore le desea larga vida a Mágic Pop y que mantenga salud e inspiración como hasta ahora. Enhorabuena y gracias por la labor. Felicidades y saludos from the beautiful south.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer contar con la familia Briatore, un abrazo.

      Eliminar
  3. Moltes felicitats per l'aniversari (o pels aniversaris, més ben dit)! Espero poder-te seguir llegint durant molts més anys!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Oriol, ben saps el que costa tot plegat...

      Eliminar