miércoles, 2 de marzo de 2016

Los Altragos descerrajan “Rugidos Sónicos” con enorme pasión “altraguista” para escapar de la “tóxica” realidad

Portada de Zarzo
Puedo aseguraros que mientras los Altragos existan, el rock and roll seguirá vivo y con excelente estado de salud. No he conocido grupo con más actitud que la de estos cuatro músicos castellonenses que, además de tener entre manos un proyecto de “garage” con el que acaban de autoeditarse un fuzzcinante Ep, organizan el prestigioso festival Sant Antoni Pop en Betxí, municipio de la comarca de la Plana, con cerca de seis mil habitantes, que el pasado 23 de enero de 2016 celebraba nada menos que su décimo aniversario con un cartel de lujo a nivel internacional.   El single cuenta con cuatro composiciones propias que desprenden una fuerza descomunal a base de guitarras descerrajando “altraguismo” a raudales entre instrumentales contundentes  y canciones cantadas con pasión “obsesiva” y “Poco Amor”.  Canciones de auténtico “Rugido Sónico”, que así se titula de forma genérica el Ep, para ayudarte  escapar de la rutina, ese “tóxico lugar” en el que seguro que “no quieres estar”. 

Trayectoria 

Los Altragos. Foto: Antonio Serna 
Los Altragos son una de banda de rock and roll con actitud “garage”, formada en 2011. Sus actuales  componentes son Pascual Franch, voz y guitarra,  David Franch,  a la batería más coros, Oscar Balaguer a la guitarra y coros, y Pepe Bronco a los coros y bajo.  Proceden de Betxí (La Plana), localidad castellonense donde se celebra el prestigioso festival de Sant Antoni Pop al que están íntimamente ligados como organizadores y formando parte del cartel.  Recientemente grabaron en Circo Perrotti de Gijón, con la ayuda de Jorge Explosion, varios temas que forman parte de su primer Ep autoeditado con el título de “Rugidos Sónicos” que presentaron en el mes de noviembre de 2015.     
En Circo Perrotti con Jorge Explosion

El disco fue grabado y mezclado en los Estudios del Circo Perrotti de Gijón en junio de 2013. Jorge Explosión colaboraría también en la grabación de los coros. En el diseño de la carpeta, podemos disfrutar de los dibujos de Zarzo, quien conocerás por sus trabajos con otras bandas como los Five Fingers With Parasol. En el artwork destaca un vistoso pedal de fuzz, pisado con garra, como componente esencial  de la vistosa composición gráfica que conforma una explosión de “rugidos sónicos”.  

Las canciones

Los Altragos en el Wáchina 2016. Foto: Ivylot_

Empieza el Ep con una cascada salvaje de bajo que desemboca en la contundente entrada rítmica, incluido ese riff posesivo “garajero” de la guitarra que aportará unos cuantos buenos  solos a las seis cuerdas.  A destacar también la tremenda voz principal apoyada en el estribillo por los no menos esenciales coros.  “Escalofríos, gritos estridentes, zumbidos, entre una multitud de seres extraños… ayúdame a escapar, quiero marcharme de este tóxico lugar y no volver jamás… “.  “No quiero estar aquí”, que así se llama este excelente tema de atractiva melodía y poderoso ritmo, sirve de magnífica carta de presentación para un grupo capaz de tocar varios palos en el apasionante mundo del rock and roll. Como muestra de su versatilidad, óigase el corte con el que cierran la cara A: un instrumental llamado “Altraguismo”. Toda una exhibición de recursos sonoros muy bien ensamblados, desde la enorme guitarra solista hasta el persistente bajo y la inquebrantable batería construyendo un recorrido de punk surf and roll.      


Los Altragos. Foto: Ivylot_

Ya en la cara B, nos enteramos de su “Obsesión”: “estoy embalsamado, nada tienes que temer, desde este agujero frío y solo… todo por una obsesión… no me cansaré de esperar”.  Descarga rabiosa de fuzz con momentos de beat entre solos de guitarra, estremecedores.  La banda genera hábiles tensiones con las que procura “crecendos” de lujo que explotan en el estribillo y en esos coros finales tan poderosos.   Termina el disco con “Poco Amor”,  otra andanada pasional en la que no faltan ninguno de los recursos del mejor “garage punk” entre arreglos que profieren ráfagas de guitarras en estado de gracia dando forma a momentos sublimes cercanos a la psicodelia más hiriente. Mención especial también para ese bajo percutiendo generoso más la extraordinaria batería que marca el tempo sin momentos de respiro que valgan. Por encima de todos ellos, una voz principal, a la par que guitarrista rítmico, desgañitándose con una fuerza encomiable para describirnos esta historia de amores complicados, con el corazón vacío cuando “nada queda entre los dos”, ordenando recuerdos, “reconozco mis pecados y mis error, deja ya de atormentarte”.



Reflexión final

Los Altragos. Foto: Antonio Serna
Los Altragos son una auténtica lección del  enorme valor comunicativo y la consistencia artística que comporta el rock and roll como actitud creativa y vital frente a la realidad cotidiana.  Mientras oigo sus canciones, me los imagino ensayando tras la jornada laboral, en la que estarán más o menos a gusto,  o maquinando en el bar del pueblo cómo organizar, un año más, un festival internacional como el Sant Antoni Pop  en un pueblo, no lo olvidemos, de tan solo unos seis mil habitantes.  Si pienso en esas dos situaciones, no puedo más que admirarles profundamente, más aún si cabe cuando les comparo con todos aquellos que se quedan en sus sofás viendo la tele o se emborrachan en el bar de al lado de un concierto alegando que el rock está muerto y ya no vale la pena, porque no hay relevo generacional o no sé cuántas sandeces más.  Encima, este cuarteto no solo puede presumir de actitud, palabreja recurrente que en  boca de algunos más bien parece una pócima mágica a punto de agotarse, sino que con sus canciones originales y su destreza instrumental, no tienen nada que envidiar a nadie.  Mediante sus arreglos poderosos y enérgicos, desprenden pasión e imaginación en abundancia al tiempo que invitan al baile desenfrenado y liberador; cualidades inequívocas que no solo se evidencian en disco sino que explotan con toda su magnitud en sus aclamados directos.  Amigos y amigas, creo que a todos y todas nos hace falta una sesión urgente de “altraguismo”, y por ello resulta imprescindible que les escribas cuanto antes para conseguir una copia de este magnífico Ep repleto de “Rugidos Sónicos” con los que te aseguro que se te pasarán todas las tonterías posibles.      

Nota: Estuvimos en el directo ofrecido durante la quinta edición del Wáchina 2016 y aquí puedes leer una reseña del concierto.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario